FUNDACION JOAQUIN DIAZ

Años de publicación:

2014  2013  2012  2011  2010

2009 - 2000

1999 - 1990

1989 - 1980

Ir al buscador >


Revista de Folklore

ORIGEN DE ALGUNOS REFRANES

PANIZO RODRIGUEZ, Juliana

Revista número: 148     Año: 1993     Páginas en la revista: 140-144    


Esta visualización es solo del texto del artículo.
Puede descargarse el artículo completo en formato PDF desde la
Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes >

Si la Revista de Folklore 148 todavía no está disponible en la base de datos de la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes,
puede descargarlo desde el propio
servidor de la Fundación Joaquín Díaz >


Según el Diccionario de la Real Academia Española el refrán es: "un dicho agudo y sentencioso de uso común".

Los refranes tienen su génesis, su historia, su curioso por qué al cual es debido su pervivencia en el tiempo; poner de manifiesto el posible origen de treinta y ocho refranes es el objetivo de este artículo.

A BUEN ENTENDEDOR, POCAS PALABRAS

Un día cierto pobre solicitó una entrevista con el cardenal Mazarino para hacerle saber la penuria que padecía. El cardenal consintió en recibir al menesteroso con la condición de que expresara sus deseos en dos palabras:

El pobre dijo:

-Hambre, frío.

Mazarino volviéndose hacia su secretario, dispuso:

-Comida, ropas.

A ENEMIGO QUE HUYE, PUENTE DE PLATA

Indica que es conveniente facilitar la huida del adversario.

Procede de una máxima militar atribuida a Gonzalo Fernández de Córdoba durante sus brillantes campañas de Italia.

ALLA VAN LEYES, DO QUIEREN REYES

Este refrán data del siglo XII, cuando se entabló entre los castellanos una disputa sobre si debía mantenerse en la Iglesia el rito mozárabe o el romano.

Para zanjar la disputa, el rey Alfonso VI resolvió encomendar la cuestión a la prueba del fuego; arrojaron a las llamas ambos códices y resultó indemne el mozárabe. Como ésto contrariaba al monarca éste hizo que prevaleciese el rito romano.

A MAL HABLADOR, DISCRETO OIDOR

La víspera de la batalla de Salamina, Euribíades, jefe de los espartanos, discutía con el ateniense Temístocles acerca de los planes conjuntos de combate para oponerse al enemigo. Eran tan divergentes los puntos de vista de ambos que Euribíades alzó el bastón amenazando a su contradictor. El ateniense dijo: Pega, pero escucha.

Esta respuesta desarmó a Euribíades que aceptó el plan de Temístocles y ganaron la batalla de Salamina.

A PALABRAS NECIAS, OIDOS SORDOS

Cuenta la historia que una vez se acercó a Aristóteles un hombre muy prolijo en palabras. Tanto y tanto hablaba que al final terminó por pedirle excusas al filósofo. Aristóteles respondió: Hermano, no tenéis de que pedirme perdón, porque estaba pensando en otras cosas y no os he entendido una sola palabra.

A QUIEN MADRUGA, DIOS LE AYUDA

Pone de manifiesto las ventajas del madrugar. Un hombre contaba a su hijo el caso de un vecino suyo que por madrugar encontró en la calle una bolsa llena de dinero.

El hijo que tenía bastante apego a las sábanas respondió: Pues a fe, padre, que como madrugar, más había madrugado el que perdió la bolsa.

ASI DIJO LA ZORRA A LAS UVAS, NO PUDIENDOLAS ALCANZAR, QUE NO ESTAN MADURAS

Procede este dicho de una fábula de la Fontaine, en ella la zorra, no pudiendo alcanzar un sabroso racimo de uvas, exclamó: ¡Están verdes!.

ASI SE ABRE, ASI SE CIERRA, y ASI SE GUARDA EN LA FALTRIQUERA

Se emplea este dicho contra las personas inclinadas a apropiarse de lo ajeno.

Un caballero ofreció en una ocasión su tabaquera a un extranjero. Este se la guardó. Pasó el tiempo y no la devolvió a su dueño. Un día al encontrarse ambos en la calle, el dueño de la tabaquera paró al extranjero para decirle que tenía su tabaquera un secreto que le agradaría mostrarle. Tomó el dueño la tabaquera y dijo: Así se abre, así se cierra y así se guarda la tabaquera.

BOFETON EN CARA AJENA, TIENE PENA

En algunos países, como la república de Afganistán, este dicho se cumple a rajatabla, porque la ley prohibe abofetear a alguien. No sucede lo mismo en Occidente, donde el sopapo está a la orden del día.

CARIDAD CON TROMPETA, NO ME PETA

Lo dijo Jesús: Que tu mano izquierda no sepa lo que hace la derecha. Significa que la caridad debe practicarse sin ostentación.

CAYO EL BUHO ENTRE LAS GRAJAS, E HICIERONLE MIGAJAS

Creían los antepasados que del sentimiento de envidia no escapaban ni las aves de presa, porque el grajo envidiaba al búho sus grandes ojos y se los sacaba cuando acertaba a atraparle entre sus garras.

COMO LOS NOVIOS DE HORNACHUELOS, QUE EL LLORABA POR NO LLEVARLA y ELLA POR NO IR CON EL

En el pasado era corriente que los pactos matrimoniales se concertasen entre los padres de la pareja sin consentimiento de los hijos. Esto ocurrió una vez en Hornachuelos (Córdoba) y cuando se vieron los futuros esposos, halláronse tan feos entre sí que no quisieron contraer matrimonio.

De ahí nació el dicho que hoy se utiliza para enfatizar la desarmonía de una pareja.

CON EL AMIGO INCIERTO, UN OJO CERRADO y EL OTRO ABIERTO

Procede este refrán de una fábula clásica, cuya protagonista la zorra invita a dormir al mochuelo, comprometiéndose a velarle el sueño.

Finge acceder el mochuelo pero cerrando y abriendo alternativamente un ojo; como aquélla manifestó su extrañeza por este modo de proceder, el mochuelo la dijo: Con el amigo incierto, cerrado un ojo y el otro abierto.

DE POBRES PAÑALES, OBISPOS Y CARDENALES

Indica que a nadie le está prohibido, aunque sea de origen humilde, ocupar por sus méritos puestos importantes.

Valentín Esprit Flechier, hijo de un fabricante de velas, hizo con brillantez la carrera sacerdotal y llegó a ser obispo de Nimes. Un día mientras conversaba con un prelado nobiliario que le mostró su asombro porque desde tan humilde cuna había alcanzado ese puesto, Flechier le dijo: sospecho que si vd. hubiera nacido en mi cuna, no hubieráis pasado de fabricante de velas.

DOS DE LA VELA Y DE LA VELA DOS

Dice un cuento que una vez un criado por orden de su amo, fue a la tienda para comprar una bujía que valía dos cuartos. Dio para pagar una peseta equivalente a treinta y cuatro cuartos, el tendero no le devolvió nada y trabucó así el ajuste de la cuenta: Dos de la vela y de la vela dos, son cuatro, cuatro por cuatro, treinta y dos; y dos de la vela, treinta y cuatro.

EL HACER BIEN A GENTE RUIN TIENE BUEN PRINCIPIO y MAL FIN

Indica los inconvenientes que tiene el beneficiar a las personas que no lo merecen ni saben apreciarlo.

El rey Pedro I de Castilla cabalgaba una noche camino de Sevilla cuando vio a un carretero que intentaba enderezar su volcado carruaje. El rey ayudó al rústico a salir del aprieto. Al poco tiempo Don Pedro sufrió un accidente y el rústico no le ayudó a salir de apuros. Cuando Don Pedro llegó a Palacio dio orden de que trajesen al carretero a su presencia. y le refirió el suceso preguntándole: ¿Qué opinas tú de este suceso y de las dos personas que se cruzaron anoche en el camino de Sevilla ?

-Señor, repuso el villano, opino que V. M. se portó como quien es, y yo como quien soy.

La agudeza desarmó la cólera del monarca y el carretero escapó con bien.

EL PERRO DEL HORTELANO, NI COME LAS BERZAS NI LAS DEJA COMER AL EXTRAÑO

Este dicho procede de la fábula de Esopo, titulada el perro del hortelano. Erase, dice, un perro celoso guardián de la hacienda del amo que hasta al buey impedía comer su alimento.

Necio envidioso -le decía el buey- que ni comes ni dejas comer.

EL QUE NO SE CONSUELA, ES PORQUE NO QUIERE

Almorzaba, en una ocasión, en un restaurante un distinguido caballero, cuando un camarero que pasaba junto a él, llevando en lo alto una bandeja con licores, tropezó y derramó sobre el cliente todo el contenido de las copas.

El caballero vuelto hacia el camarero dijo: -Menos mal, amigo, que eran Martinis secos.

EL ZAPATERO JUZGUE DE SU OFICIO y DEJE EL AJENO

Trabajaba un día el pintor Apeles en retrato de un ateniense, cuando un zapatero vecino del artista le hizo una observación atinada del zapato que lucía el modelo. Apeles se apresuró a corregir su yerro. Como el artesano extendió su juicio a otros pormenores de la tela, Apeles le dijo:

-Zapatero, no juzgues más allá del zapato. O lo que es igual: "Zapatero a tus zapatos".

EN BAEZA, TANTO VALEN LOS PIES COMO LA CABEZA

Critica este dicho a las personas que quieren colocarse por encima de sus merecimientos reales. Un hidalgo de Baeza se hizo unos zapatos de terciopelo de una gorra. Cuando los amigos le preguntaron la causa, él respondió:

-En Baeza, tanto valen los pies como la cabeza.

EN BOCA CERRADA NO ENTRAN MOSCAS

Es muy antigua esta norma de conducta. Pasaba Carlos V por Calatayud, y un aragonés le dijo:

-Cerrad la boca, majestad, que las moscas de esta tierra son insolentes.

MAS VALE TARDE QUE NUNCA

Diógenes Laercio, en la senectud, decidió aprender música. Como uno le objetó que era viejo para apreder solfeo, el filósofo contestó:

-Más vale tarde que nunca.

NO HAY TAL MAESTRO COMO FRAY EJEMPLO

Lo decía ya Lucio Anneo Séneca: Lento es el procedimiento de enseñar por medio de la teoría; breve y eficaz por medio del ejemplo.

OJO POR OJO, DIENTE POR DIENTE

La primera parte de este dicho está tomado del éxodo y alude a la Ley del Talión, según la cual debía aplicarse al delincuente el mismo castigo infligido por él a la víctima. Este riguroso concepto de castigo se ha dulcificado con el paso del tiempo y son pocos los países en los que se mantiene.

PELILLOS A LA MAR, PARA NUNCA DESQUITAR

Los griegos para solemnizar el perdón de un agravio pendiente tenían por costumbre arrancarse de la cabeza algunos pelos y arrojarlos al viento. Este ritual ha llegado a nosotros algo modificado; en algunas regiones de España, cuando los niños acuerdan reanudar su amistad, toman unos cabellos en la palma de la mano y los soplan diciendo: ¡Pelillos a la mar!.

PERRO DE MUCHAS BODAS, NO COMIO EN NINGUNA POR COMER EN TODAS

Cuenta la historieta que era un perro tan glotón que decidió acudir a dos bodas el mismo día, una en Olías y otra en Cabañas, pueblos toledanos distantes entre sí. Lo intentó pero llegó tarde a los dos convites y tuvo que quedarse en ayunas.

POR LA CALLE DE LUEGO IRAS A LA PLAZA DE NUNCAJAMAS

Se cuenta que la Madre Mª. de San José, sucesora de Santa Teresa en el convento de Sevilla, no disimulaba su contrariedad por la lentitud con que avanzaban las obras de la nueva casa, por ello dirigía constantes quejas al Provincial, éste respondía: eso se hará luego...

Indignada la priora le dijo al provincial:

-El que echa por la calle de Luego y por la rúa de Después, llega a la plaza de nunca.

PREMIO QUE EN DARSE TARDA, AL PREMIADOR DESHONRA y AL PREMIADO AGRAVIA

Don José Patiño, ministro de Finanzas de Felipe V, mereció ser llamado "el Colbert español". Pese a ello no obtuvo ninguna recompensa del monarca hasta pocos días antes de fallecer. Entonces le otorgó el monarca un título nobiliario con Grandeza de España, distinción que le autorizaba a permanecer descubierto delante del rey. Ante este hecho el moribundo exclamó:

-El rey me da sombrero cuando ya no tengo cabeza.

PRESUNCION y AGUA BENDITA, CADA CUAL TOMA LA QUE NECESITA

Alcesti, poeta griego de poco mérito comiendo una vez junto a Eurípides éste le dijo que en tres días sólo había escrito tres versos.

Alcesti contestó: en ese tiempo he escrito no menos de trescientos.

-Lo creo -replicó Eurípides. Pero los tuyos sólo durarán tres días, en tanto que los míos serán eternos.

QUIEN DA PAN A PERRO AJENO, PIERDE PAN y PIERDE PERRO

Indica que los favores que se hacen a personas ajenas no son agradecidos.

Luis XIV de Francia solía decir que cada vez que daba un empleo hacía un ingrato y noventa y nueve descontentos.

Y Ramón y Cajal, abundando en la misma idea, afirmaba que en este mundo hay tres clases de ingratos: los que callan el favor, los que lo cobran y los que lo vengan.

SANTA RITA, RITA, LO QUE SE DA NO SE QUITA

Era una joven fea que un día acudió con fe a Santa Rita de Casia, abogada de imposibles, para obtener novio. Dio fruto enseguida la intercesión de la santa, pero como el noviazgo no perseveró, ella decía a la Santa:

-Santa Rita, Santa Rita, lo que se da, no se quita.

SI QUIERES QUE HAGA POR TI, HAZ POR MI

A propósito de este principio decía el evangelista San Mateo: y así lo que queráis que los hombres hagan con vosotros, hacedlo también vosotros con ellos (Cap. VII, vers., 12).

TENGA EL JUEZ UNA OREJA PARA EL DEMANDANTE y LA OTRA PARA LA OTRA PARTE

Alejandro Magno, rey de Macedonia, cuando alguien acudía a él con alguna disputa, escuchaba siempre con una oreja tapada. Como alguien le preguntó por qué hacía eso, respondió:

-Reservo la otra oreja para el inculpado.

¡TORMES, TORMES, POR DONDE FUISTE NUNCA TORNES!

En el año 1265 las lluvias torrenciales ocasiona. ron una crecida en las aguas del río Tormes y los arrabales de Salamanca quedaron completamente anegados, muchas personas y animales perecieron a causa de la riada. En memoria de aquel suceso el pueblo puso en circulación este dicho.

UNA EN EL CLAVO y CIENTO EN LA HERRADURA

Se aplica a las personas que tienen más yerros que aciertos.

Un profesor que examinaba al ingenioso Marcos Zapata después de oir una serie de barbaridades le dijo:

-Señor Zapata está usted dando una en el clavo y ciento en la herradura.

A lo que Zapata le replicó:

-Si se estuviera usted quieto.

Con aquella aguda respuesta obtuvo el aprobado el travieso estudiante.

UNA LIMOSNA PARA ESTE POBRE CALDERERO, QUE LE SOBRO VIDA y LE FALTO DINERO

Indica que a veces las previsiones más prudentes se ven contrariadas por la realidad.

Se cuenta de un calderero que a fuerza de laboriosidad había conseguido ahorrar una cantidad considerable. Iba a cumplir ochenta años y decidió dejar el oficio y vivir de los ahorros.

Pero la vida del calderero se prolongó veinte años más por lo que hubo de echarse a los caminos a implorar la caridad pública con esa lamentable cantinela.

VIRTUD PREMIADA, QUILATES GANA

Moliére, a pesar de las estrecheces que pasó durante su vida, era un hombre generoso; un día dio una moneda a un mendigo, éste pensando que se había equivocado corrió tras él para mostrarle la moneda que acababa de recibir. Moliére conmovido por la honradez de aquella persona, añadió otra moneda a la limosna, mientras decía para sí:

-¡Dónde ha ido a anidar la virtud!.

VIVA LA GALLINA, y VIVA CON SU PEPITA

Aquejados dos amigos de una misma enfermedad en el cuello, uno de ellos se la hizo estirpar y falleció. Visto lo cual el otro compañero dijo al médico:

-¡Ah, doctor, doctor! Viva la gallina, y viva con su pepita.

BIBLIOGRAFIA

____________

CABALLERO, Ramón: Diccionario de modismos de la lengua Castellana, Buenos Aires, 1942.

CASARES, Julio: Introducción a la lexicología moderna, Madrid, 1950.

COVARRUBIAS, Sebastián de: Tesoro de la Lengua Castellana o Española, Madrid, 1611.

IRIBARREN, José María: El porqué de los dichos, Madrid, 1974.

JUNCEDA, Luis: Del dicho al hecho, Barcelona, 1991.

REAL ACADEMIA ESPAÑOLA: Diccionario de la Lengua Española, Madrid, 1984.

SBARBI, José María: Gran diccionario de refranes de la Lengua Española, Buenos Aires, 1965.

VEGA, Vicente: Diccionario de anécdotas, Barcelona, 1956.