Si desea contactar con la Revista de Foklore puede hacerlo desde la sección de contacto de la Fundación Joaquín Díaz >

Búsqueda por: autor, título, año o número de revista *
* Es válido cualquier término del nombre/apellido del autor, del título del artículo y del número de revista o año.

EL MOLINO Y EL MOLINERO EN EL REFRANERO

DIEZ BARRIO, Germán

Publicado en el año 1989 en la Revista de Folklore número 101.

Esta visualización es solo del texto del artículo.
Puede descargarse el artículo completo en formato PDF desde la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Revista de Folklore número 101 en formato PDF >

Los últimos números de la revista están disponibles en el servidor de la Fundación Joaquín Díaz >


Hace bastantes años, en muchos pueblos se podía ver la actividad y el ajetreo de personas conduciendo sus carros llenos de costales de grano en dirección al molino.

Estas imágenes están totalmente perdidas y sólo nos quedan edificios derruidos, otros que a duras penas se mantienen en pie y alguno aprovechado como mesón o restaurante.

Sin duda el trabajo del molinero tuvo mucha importancia para los hombres del campo hasta que aparecieron las primeras fábricas de harinas.

El refranero hace un repaso del molino y del que muele. Para moler, lo primero que se necesita es agua abundante:

-Con agua muele el molino, y el molinero, con vino.

-Mientras tiene agua el molino, el molinero bebe vino.

-Pide su agua todo molino, y todo molinero pide su vino.

-Cuando no tiene agua el molino, el molinero no tiene vino.

-Molinico ,¿por qué no mueles? -Porque me beben el agua los bueyes.

-Agua pasada no mueve molino.

-Cada uno quiere llevar el agua a su molino y dejar en seco el del vecino. No importa el perjuicio de los demás con tal de poder moler y esto porque el molino andando gana y, además, porque molino que no muele no tiene maquila, es decir, el que no trabaja no cobra, no le dan la porción de grano o harina que le correspondería por su trabajo.

En segundo lugar, conviene madrugar para que no se adelanten otros y nos hagan esperar y perder el tiempo:

-Quien primero viene, primero muele.

-Quien al molino ha de andar, debe madrugar.

-Quien al molino va y no madruga, los otros muelen y él se espulga.

-Quien está en el molino muele; que no el que va y viene.

Es tan importante llegar a tiempo que:

-Más vale aceña parada, que amigo molinero. Si el molino está parado, el que primero llega, primero muele; Cuando la aceña está funcionando, de poco sirve que el molinero sea nuestro amigo.

Al ser el molino un lugar en que fácilmente pueden engañar a uno, es aconsejable que vaya una persona de edad, una persona experimentada:

-Al molino y por carne, vaya de la casa el más grande. Molineros y carniceros siempre tuvieron fama de aprovechados.

Debe ir sola:

-Al monte y al molino no llames al vecino. Perderás la mitad de la leña al repartirla y tendrás que cederle el primer puesto en el molino, con lo cual perderás el tiempo.

Y, además, no comunicar las ganancias a nadie:

-Huerto y molino, lo que producen no lo digas a tu vecino.

Ciertos oficios son muy propios para la sisa, y el de molinero es uno de ellos: Cien sastres, cien molineros y cien tejedores, hacen justos trescientos ladrones.

Esta fama de ladrones, no entro si merecida o no, que tienen los molineros viene de muy antiguo. Ya el anónimo autor del Lazarillo de Tormes (1554) nos lo recuerda: «Pues siendo yo niño de ocho años, achacaron a mi padre ciertas sangrías mal hechas en los costales de los que allí a moler venían, por la cual fue preso, y confesó y no negó, y padeció persecución por justicia.»

El refranero se hace eco de este sambenito que les han colgado a los que ejercen la molienda:

-De molinero mudarás, pero de ladrón no saldrás.

-De molinero a ladrón no hay más que un escalón; y ése es tan bajo, que lo sube un escarabajo.

-Molinero y ladrón, dos cosas suenan y una son.

-De molinero mudarás, pero de robado no escaparás.

-Molinero y ladrón, seria caso de admiración.

-Maestro de molino, ladrón fino.

-Dios nos libre y nos defienda del que hace mala molienda. Del que se queda a escondidas con una parte de lo que muele.

La maquila es el grano o harina que le dan al molinero por moler, pero a veces se toma otra parte que no le corresponde:

-Quien dijo maquilar, quiso decir robar.

-Quien te maquila, ése te esquila.

-Molinero ladrón, no saca maquila, sino maquilón.

-Molinero maquilero, ladrón primero.

Pero no todos los refranes recalcan el lado negativo del oficio:

-El molinero andando gana, que no estándose en la cama.

Aconseja el trabajo para medrar .

-Molinero moliendo y alguacil andando, los dos van ganando.

Cada uno en su trabajo.

-Espaldas de molinero y puercos de panadera, no se hallan dondequiera.

Los molineros tienen las espaldas anchas, acostumbrados a cargar los sacos de harina y grano, y los cerdos de la panadera están gordos y lucidos.