Si desea contactar con la Revista de Foklore puede hacerlo desde la sección de contacto de la Fundación Joaquín Díaz >

Búsqueda por: autor, título, año o número de revista *
* Es válido cualquier término del nombre/apellido del autor, del título del artículo y del número de revista o año.

CANCIONES RECOGIDAS EN TREMAYA (Palencia)

GALLARDO GUTIEZ, Piedad

Publicado en el año 1991 en la Revista de Folklore número 129.

Esta visualización es solo del texto del artículo.
Puede descargarse el artículo completo en formato PDF desde la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Revista de Folklore número 129 en formato PDF >

Los últimos números de la revista están disponibles en el servidor de la Fundación Joaquín Díaz >


LAS BODAS

Eran uno de los acontecimientos más importantes en la vida del pueblo y prueba de ello es que a ellas se asocia todo el pueblo entero ya sea directa o indirectamente.

Así la víspera de la boda las compañeras y amigas de la novia acudían al balcón de ésta y la cantaban la enhorabuena:

Asómate a esa ventana,
saca los brazos afuera
que hemos venido las mozas,
a darte la enhorabuena.

La enhorabuena te damos,
mis compañeras y yo
que sea por muchos años,
y para servir a Dios.

Licencia pido a Jesús,
ya la Virgen Soberana
para cantar esta copla
que he aprendido en España.

Informado estoy señores,
informado estoy de veras
os vais a casar mañana
Dios quiera para bien sea.

Y que gocéis matrimonio
según tu amor lo desea
y yo de mi parte vengo
a daros la enhorabuena.

Y tú hermosísima dama
que logres lo que deseas
también digo a vos, galán
hombre de muy altas prendas

que la sepas estimar
con amor y reverencia
no te la dan por esclava
te la dan por compañera.

Mírala pues como el sol
relumbrante como estrella
hermosa como diana
cuando asoma por la tierra.

También digo a vos galán
que mañana ha de ser cierta
la bendición de tus padres
antes de ir a la iglesia.

Con tu madrina agarrada
y aquel pañuelo de seda
y toda la compañía
hasta el portal de la iglesia.

Y te dirá el señor cura
que si quieres a tu esposo
y tú le responderás
sí le quiero que es buen mozo.

Y tú responderás
con muchísima vergüenza
sí le quiero, sí le estimo
y he de andar a su obediencia.

Esto te lo han de decir
y ha de ser cosa muy cierta
que nunca saldrás de casa
sin su mandato y licencia

Y por si acaso salieres
a tus vecinos des cuenta
por si viniere tu esposo
que hallare la puerta abierta.

Lo que te pido y encargo
hermoso y claro lucero
que recibas con cariño
los afectos de tu dueño

Quédense con Dios y adiós
y a las nobles compañías
que a la mañana vendremos
a darles los buenos días.

Quédense con Dios y adiós
caballeros y señores
que a la mañana vendremos
a por el ramo de flores.

Quédense con Dios y adiós
y Dios les guarde el cielo
Dios les dé mucha fortuna
como para mí deseo.

Con esto no canto más
señores lo que les pido
que me perdonen ustedes
si alguna falta ha habido.

El mismo día de la celebración de la boda los amigos de los contrayentes iban a buscar a los novios para llevarlos a la iglesia. En la puerta de la novia sus padres la daban la bendición y la encomendaban a sus compañeros que se encargaban de llevarla hasta el templo.

A la puerta de la casa:

Buenos días tengan todos
caballeros de nobleza,
al señor novio y la novia
les damos la enhorabuena,

les damos la enhorabuena
sus amigas principales
y también les deseamos
que tengan felicidades.

Buenos días y mañana
la del valor escogido
nosotras todas te damos
nuestro palacio y castillo.

Con la mañanita fresca
y el rocío que ha caído
venimos a verte niña
como te cae el vestido.

Al darte la bendición
afligidos y angustiados
se le parte el corazón
a padres que te han criado.

Sal a la puerta paloma
ensancha tu corazón
ya llega el novio flamante
orgulloso y con razón.

Despídete compañera
de la casa de tus padres
que ésta es la última vez
que de ella soltera sales.

Aunque la lleves contigo
no puedes decir que es tuya
que aún puede decir que no
delante del señor cura.

Durante el camino hacia la iglesia los mozos y mozas no dejaban de cantar a los novios:

Llévala de canto en canto
llévala de piedra en piedra
no se la manche el zapato
ni el vestido de seda.

Esta calle está empedrada
con naranjas de la China
que la empedró el señor novio
cuando vino a ver a la niña.

Mira qué ramo te han puesto
los mozos de tu lugar
mira qué ramo te han puesto
no te habrán querido mal.

Al acercarse al Templo:

Abrid esas puertas de oro
con sus cerrojos de plata
para que pase el novio
con esa paloma blanca.

Salga señor cura salga
con los libros de casar
que está la novia en ayunas
y se va a desmayar.

Salga señor cura salga
salga de la sacristía
a casara esta doncella
porque es hija de María.

El sacerdote salía y casaba a los novios en el atrio de la iglesia; una vez verificada la ceremonia, pasaban al templo donde se celebraba la misa y reciben la bendición nupcial.

A la salida las mozas continuaban cantando a los recién casados:

Al coger agua bendita
ten niña mucho cuidado
no se te caiga el anillo
que tu marido te ha dado.

Cinco rosas primorosas
salen de misa mayor
los novios y los padrinos
el cura que los veló.

Salga la señora madre
y reciba a su hija honrada
salió de casa soltera
y se la traemos casada.

Abran esas puertas de arco
ventanas y corredores
para que entre el señor novio
con el su ramo de flores.

De esta forma se llegaba a la casa de la novia donde se obsequiaba a mozos y mozas con vino y galletas, y algún pequeño dinero. Los mozos y mozas se despiden hasta la hora de la comida, durante la cual vuelven a la puerta de la casa para desde fuera acompañar, con nuevas canciones, el banquete:

Por tierras que tengo andado
desde Madrid a Alicante
no he visto mejores novios
ni padrinos más elegantes.

A estos señores novios
Dios les dé mucha fortuna
que dentro de un año
tengan un niño en la cuna.

Cómo reluce la mesa
cuchillos y tenedores
mejor relucen los novios
entre todos los señores.

Si hay algún primo o pariente
o hermano del señor novio
que salga fuera a ese ramo
y a ese pimpollito de oro.

Para todos hay asiento
los de la espada ceñida
para todos hay asiento
y silla para la niña.

Tira tira, tirador
tira la pólvora al aire
que el señor padrino es rico
dinero tiene que pague.

La silla pontifical
del padre Santo de Roma
la debería ocupar
don Teodosio y su persona.

Vivan los señores novios
el cura que los casó
el padrino y la madrina
los invitados y yo.

El novio dice a la novia
cuando se van a acostar
tantas idas y venidas
ya me las vas a pagar.

LOS REYES

El día cinco por la tarde los mozos del pueblo se reunían para recorrer todas las casas del pueblo y pedir el aguinaldo.

Primeramente se dirigían a casa del señor cura y a continuación a la del resto de los vecinos. Una vez en la puerta, los mozos preguntaban ¿Cantamos o rezamos? .Y si no había habido recientemente una defunción en la casa los mozos cantaban "los Reyes".

En Tremaya aparecen dos versiones.

Primera versión:

Buenas noches, buenos Reyes
tengan todas señorías
de Dios reciban el pago
por ir a ver al mesías.

Esta noche son los Reyes
segunda fiesta del año
cuando damas y galanes
al rey piden aguinaldo.

Yo se lo vengo a pedir
a este caballero honrado
y no me lo negarán
si yo los reyes les canto.

Del Oriente Persia salen
tres reyes con alegría
y por nombres tienen magos
de su gran filosofía.

Van guiados de una estrella
luce de noche y de día
su divino movimiento
el del Norte al Mediodía.

Esta estrella no es errante
ni tampoco dividida
que es el angel que anunció
a los pastores la dicha
del nacimiento dichoso
de aquel divino mesías.

Caminan los tres gustosos
y "en llegando" a Palestina
la estrella se les paró
que Dios así lo quería.

No preguntan por posada
ni tampoco por comida
preguntan por aquel rey
que es el autor de la vida

que es de una Virgen Sagrada
que ha nacido aquí estos días
van al portal de Belén
donde la estrella los guía.

Vieron al recién nacido
en los brazos de María
y con gran reverencia
se postraron de rodillas.

Al Niño de Dios adoran
ya su madre esclarecida
uno le ofrece el oro
y el otro le ofrece la mirra

y otro le ofrece incienso
y para el cielo caminan
el oro por ser el rey
de toda la jerarquía.

El incienso como Dios
de gran potencia infinita
la mirra como inmortal
misterios que ellos tenían.

Este día de los reyes
recibe la iglesia misma
su sagrado bautizo
en Enero a los seis días.

Este día se pusieron
los tres reyes en la pila
los tres fueron bautizados
y la iglesia esclarecida.

Tomás les echaba el agua
y su nombre les ponía
a uno le puso Melchor
a otro Gaspar le ponía.

A otro "puson" Baltasar
oh qué feliz compañía.
Los años que estos vivieron
en aquella inmortal vida.

Melchor vivió ciento veinte
oh qué edad tan florecida
Gaspar vivió ciento veinte
Oh qué edad tan florecida.

Baltasar ochenta y tres.
también de edad bien cumplida
y en el año del setenta
según la plana lo indica,

Recibieron el bautizo
de la iglesia más crecida
donde Dios premia a los buenos
aquellos que en esta vida
pasaron tantos trabajos
por su ley santa y divina.

Ahora ilustres señores
los que en esta casa habitan
nos darán el aguinaldo
para que reciban la dicha
del nacimiento dichoso
de aquel divino Mesías.

Buenas Pascuas, buenos reyes
buenas entraditas de año
que nos den buen aguinaldo
señores de hoy en un año.

Segunda versión:

Día de los Reyes Santos
caballeros alegría
iba la luna tan alta
como el sol al mediodía.

Todo lleno reales
que la luna nos debía
a eso de la media noche
la estrella resplandecía.

A eso de la media noche
la madre al niño escondía
le escondía entre sus brazos
de esta suerte le decía.

Para qué has venido hijo
a este mundo pecador
para ser crucificado
el que nunca fue varón.

Subirás hijo a los cielos
el día de la Ascensión
hallarás tres sillas de oro
sentarás en la mejor.

Sentarás en la del medio
que lo dijo el Redentor
que lo dijo el renegado (?)
que de los cielos bajó
que los reyes, reyes eran
que los reyes, reyes son.

LAS MARZAS

El primer día de Marzo y como despedida del invierno los mozos salen por las casas haciendo una cuestación para poder celebrar una cena; para que el donativo fuera mayor, los mozos al son del tambor entonaban estas canciones:

Si nos dan la licencia
señor cantaremos
con mucha prudencia
las marzas diremos.

Si es descortesía
o es desobediencia
en casa de nobles
cantar sin licencia.

Ya se acaba el tiempo
de las nuestras fiestas
y nos viene el tiempo
de las penitencias.

Marzo florido
seas bienvenido
las cuarentenas
Santas y buenas.

Mozos robustos
pálidas doncellas
ya se acaba el tiempo
de nuestras fiestas.

Ya nos viene el tiempo
de la cuarentena
de coger los rosarios
y de ir a la iglesia.

Marzo florido
seas bienvenido
Marzo florido
seas bienvenido.

Traemos un burro
cargado de nada
no ronca por hierba
paja ni cebada

que ronca por huevos
chorizos y magras
que ronca por vino
tortas y tajadas:

Al pasar por el puente
nos tiró la carga
como era de huevos
no nos quedó nada.

Se acaban las Marzas
las marzas se acaban
guardemos la fiesta
huevos a la cesta.

CANTOS RELIGIOSOS

Canción que se interpretaba en Semana Santa y que narra la pasión de Jesucristo.

Mandamientos de Cuaresma:

Las mandamientos son diez
las palabras son ejemplos
que los mandó nuestro Dios
para adornar a su templo.

El primero fue Judas
cuando a aquel manso cordero
le vendió por treinta reales
preso le entregó en el huerto.

El segundo los judíos
para el huerto se partieron
y con grande griterío
en la cárcel le metieron.

En el tercero la junta
y de la junta salieron
mandan que le crucifiquen
y que le azoten primero.

En el cuarto los judíos
le amarraron como a un reo
le dan cinco mil azotes
y otros tantos que no cuento.

En el quinto cantó el gallo
cuando le negó San Pedro
le tiraron de la barba
tres bofetadas le dieron.

En el sexto la corona
que de espinas le pusieron
como era tan pesada
tres veces cayó en el suelo.

En el octavo el calvario
y para llegar primero
alquilan por cinco reales
a Simón el Cirineo.

En el noveno los clavos
ya están hechos los barrenos
le clavan de pies y manos
le descoyuntan los huesos.

En el décimo expiró
y vino Longino luego
dándole una cruel lanzada
que le abrió su santo pecho.

Aquí si quieren saber
de Dios los diez mandamientos
el autor que los dispuso
fue Santísimo redentor nuestro.

Encuentro de Jesús y la Virgen. Se cantaba en la procesión del Domingo de Pascua.

Buenos días Virgen pura
madre del divino Verbo
¿qué haces aquí en esta calle,
cubierta de velo negro?.

Vengo en busca de mi hijo
que me han dicho, por muy cierto,
que ayer ha resucitado
vengo a salir a su encuentro.

Cesa señora tu llanto
que viene resplandeciendo
más hermoso que el sol mismo
de claro como un lucero.

Contener señora amorosa
vuestra excesiva alegría
para poder comprender
el misterio de este día.

Recibid Jesús amante
nuestros buenos sentimientos
pues por eso hoy de mañana
os salimos al encuentro.

El dolor de vuestra Madre
conviértase en alegría
porque ha resucitado
dentro del tercer día.

Ya cesaron nuestras penas
y toda nuestra amargura
ya todo será placer
y eternamente dulzura.

Resucita nuestras almas
que hasta aquí estaban dormidas
ojalá que desde ahora
quedemos arrepentidas.

Desde esta Semana Santa
quedemos arrepentidas
por haber bebido el agua
de las fuentes cristalinas.

Alarga Señora el paso
que reconozco sin duda
te has de encontrar con tu hijo
en la calle de la Amargura.

Ayer cruzaba la calle
de aquella ingrata ciudad
anegando el sentimiento
de profunda soledad.

Ninguna te satisface
sólo aquellas tres Marías
que antes de rayar el alba
del sepulcro ya venían.

Deja ya ese triste manto
y revístete de gala
que viene resplandeciendo
el que tú muerto llorabas.

Ya se cumplió la palabra
que al punto de morir Dios
estremeciendo a la guardia
de muerto resucitó.

Mas ya no mires el precio
mira nuestra redención
porque el que tanto anhelabas
dentro de tu corazón

Pedid madre venturosa
por nosotras miserables
para que resucitemos
de nuestras culpas y males.

Cambia nuestros corazones
y borra nuestras ofensas
esta es la resurrección
que os pedimos contentas.

Camina con Dios María
tú te vas para tu templo
y nosotras doncellitas
vamos en tu seguimiento.

Regocíjate María
Y alegra tu corazón
alégrese todo el mundo
de su gran Resurrección.

A todas las que con gozo
escuchan nuestros acentos
también allá los escuchen
en el reino de los cielos.

Aquí puestas de rodillas
con humilde corazón
pedimos a todos estos
de nuestras faltas perdón.

Buenas Pascuas, buenas Pascuas
tengan todos los presentes
el señor cura el primero
porque mejor las merece.

A la Justicia leal
también la felicitamos
Dios quiera que nos juntemos
aquí de hoy en un año.

La Salve

Dios te salve, Virgen pura
reina del cielo y tierra
madre de misericordia
de gracia y virtudes llena
vida y dulzura en quien vive
toda la esperanza nuestra
Dios te salve a tí llamamos
desterrados hijos de Eva
a tí madre suspiramos
gimiendo y llorando pena
en este tan triste valle
de dolores y miserias
y después de este destierro
con venir y darnos muestras
a Jesús fruto bendito
de tu vientre hermosas perlas
¡ah! clementísima aurora
¡oh! piadosísima estrella
¡oh! dulcísima patrona
Virgen pura del Rosario
por nosotros a Dios ruega
para que seamos dignos
de alcanzar la vida eterna.

Los sacramentos:

Los sacramentos divinos
son muy buenos de guardar
incorpórate en la cama
que los voy a "prencipiar".

El primero es el bautismo
bien sé que estás bautizada
que te bautizó el señor cura
para ser buena cristiana.

El segundo la confirmación
bien sé que estás confirmada
que te confirmó el obispo
para ser mi enamorada.

El tercero penitencia
la que dan a los enfermos
y una vez que estuve malo
también a mí me la dieron.

El cuarto comunión
recíbela con anhelo
que si en gracia la recibes
irás derechita al cielo.

El quinto la extremaunción
de extremo a extremo te quiero
ni de día ni de noche
yo por tí no duermo un sueño.

El sexto es la orden
yo cura no lo he de ser
que en los libros del amor
toda mi vida estudié.

El séptimo matrimonio
es lo que vengo a buscar
y aunque tus padres no quieran
contigo me he de casar.

Cantemos la despedida
y al glorioso San Vicente
que se acabaron las rosas
de los sacramentos.

Composición religiosa dedicada a la Virgen y que se interpretaba durante el mes de Mayo.

Canción de Mayo:

Yo tengo una madre
madre querida
que mis penas calma
cuando me mira.

Se llama mi Madre
Virgen María
divina pastora
del alma mía.

Flores del campo
y del jardín
todas al templo
juntas venid.

"Veniz" que os llama
la Virgen pura
que su hermosura
os da fin.

"Oh" que alegría
ya estais aquí
las flores madre
las quieres dí.

Prestas al trono
suyo subid
besad sus plantas
rosa y jazmín

azahar, verbena
mirto, benjín
liris, heliotropo
dalia, alhelí

iris, violeta
que haceis aquí
ornad el manto
de esa Judit.

Canción perteneciente al grupo de las que se cantaban en Mayo para alabar y pedir protección a María.

Canción de Mayo:

“Oh" María madre mía
“Oh” consuelo del mortal
ampárame y guíame
a la patria celestial (BIS)

Con el angel de María
la grandeza celebrad
transportados de alegrías
sus firmezas publicad. (BIS)

Romances. La Condesita:

Ya se marcha don Bernardo
ya se va para la guerra
y dejó a la Isabelita
ni casada, ni soltera.

Si a los siete años no vuelvo
marido puedes buscar
ni a los siete, ni a los ocho
que de mí bien libre estás.

Un día fue ella su padre
un día fue a visitar
cómo no te casas hija
cómo no buscas marido.

Cómo quiere que me case
si don Bernardo está vivo
has tenido cartas hija
o billetes has tenido.

No he tenido cartas padre
ni billetes he tenido
que un día estando en mi cuarto
mi corazón me lo dijo.

Lo que le pido a usted, padre
y es que me compre un vestido
que no se lo pido de seda
tampoco de paño fino.

Se lo pido de sayal
de eso que llaman torcido
para yo irle a buscar
por plazas y por caminos.

Ya había andado veinte leguas
y un pastorcito ha encontrado
pastorcito, pastorcito
de quién es ese ganado.

No se lo digo señora
que me "reñerá" mi amo.
No se lo quiero de balde
que se lo quiero pagado.

De don Bernardo, señora
mañana se va a casar
ya tiene las carnes muertas
y el vino está a refrescar.

Oiga, oiga el pastorcito
más le quiero preguntar
¿Dónde vive don Bernardo?
para yo irle a buscar.

Oiga, oiga la señora
en la que relumbre más
siete vueltas dió al palacio
la puerta no pudo hallar

ya eso de las ocho y media
con don Bernardo está ya
Buenos días caballero
Buenos días militar.

Si me diera una moneda
para el camino pasar
echó mano a su bolsillo
y un ochavillo la da.

Qué roñoso el caballero
qué roñoso el militar
que al cabo de tanto tiempo
un ochavillo me da.

De dónde es la princesita
tan cortesa en el hablar
de Sevilla, de Sevilla
de Sevilla natural.

Entonces a mi señora
muy bien la conocerá
y también a mi señor
razón de ellos me dará.

La mi querida Isabel
¿que si se ha casado ya?
sí señor sí les conozco
su señor ha muerto ya.

La tu querida Isabel
contigo está hablando ya
Don Bernardo que oye esto
desmayado cae "patrás".

Ni con agua, ni con vino
le pueden hacer hablar
solo con dulces palabras
que Isabelita le da.

Mira los anillos de oro
que me diste "pa" casar
mira los anillos de oro
que me diste "pa" bailar

Adiós Julianita mía
hija del rey don Julián
que me voy para Sevilla
con mi mujer de verdad.

Malditas sean las mujeres
que en busca de los hombres van
no maldigas tú mi sangre
que vengo de gente real.

Romance de Ciego:

Cúbrase el cielo de luto
y las brillantes estrellas
y el sol guarde sus rayos
padres de familia, alerta.

Que está el mundo relajado
que mancebos y doncellas
no guardan su santidad
siendo conveniente prenda.

Cuántas jóvenes hoy día
por no verse en la vergüenza
a su sangre despedazan
¡oh Dios! que tanto consientas.

Cuántos tiernos inocentes
perecen sin clemencia
atienda todo cristiano
esta historia verdadera

que fue dentro de Valencia
con una cierta mozuela
su edad de veintitrés años
su nombre Josefa Cuesta.

Se hallaba sobre las armas
defendiendo las banderas
y un famoso granadero
que era la sal de la tierra

a Josefa con amor
ha empezado a entretenerla
la dice prenda querida
no muestres tanta impaciencia

yo cumpliré mi palabra
y “encogiendo” mi licencia
cuando una noche a las doce
válgame la omnipotencia

con ella estaba durmiendo
y una hermana más pequeña
y la sintió lamentar
despavorida y despierta

quieres que llame a mi madre
qué tienes que así te quejas
la amenaza con la muerte
si el silencio no conserva

al hijo de sus entrañas
aquella leona sangrienta
con una enorme navaja
y al momento lo degüella

lo iba picando a pedazos
lo echaba en una barreña
por encima de una tapia
“lo arrojado" ya a una huerta.

Y era su madre viuda
sola vivía con ellas
por la mañana temprano
y ha salido a abrir la puerta.

Ha visto venir a un perro
con toda una pierna entera
allí reprende a su hija
que en ella tiene sospecha.

y ella le ha contestado
y a usted nada le interesa
y una moza como yo
luego tomaré la puerta.

A la mañana siguiente
tomó la marcha violenta
y se encontró con su amante
que es todo lo que desea.

La buscó para servir
una señora honesta
de segunda vez casada
su nombre doña Manuela.

El cura y su penitencia:

Un sacerdote de misa
de las animas pastor
se enamoró de una niña
desde que la bautizó.

Se murió su padre y madre
y huerfanita se quedó
un hermano que tenía
también se lo llevó Dios.

A eso de los nueve meses
se sale a peinar al sol
con peine de oro en sus manos
que de plata no le halló.

Pasó por allí el mal cura
pasó por allí el traidor
Mariana, la mi Mariana
Mariana no respondió.

La ha cogido de la mano
Y a su casa la llevó
la ha metido en un cuarto
y el más oscuro que halló.

Allí la confiesa todo
y la da la comunión
la perdona los pecados
los que no perdona Dios.

El día de Nochebuena
por ser la noche mayor
con ella duerme el mal cura
con ella duerme el traidor.

A eso de la media noche
el mal cura despertó
Mariana, la mi Mariana
Mariana no respondió.

Ha echado mano a su rostro
Muerta y fría la encontró
la ha echado mano a sus pies
serraditos los halló.

Que se los serró el demonio
mientras que el cura durmió
encendió" una vela de sebo
que de cera no lució.

Se ha subido a una ventana
del más alto corredor
vecinos los mis vecinos
los que estéis por alrededor

los que me debáis dinero
ya os lo perdono yo
los que no me lo debáis
ya os lo daría yo.

”Sacaíme" de aquí este cuerpo
que esta noche falleció
no digáis cómo, ni cuándo
ni de qué casa salió.

Ni le enterréis en sagrado
que esta alma se condenó
el otro día es Navidad
y a decir misa marchó.

En el medio del camino
una voz del cielo oyó
detente cura detente
detente cura traidor

que no puedes decir misa
ni recibir al Señor
te traigo tres penitencias
si una grande otra mayor

Que me barras los caminos
desde Madrid a León
si esa no te "paece" buena
otra te traigo mejor.

Que hagas un cirio de cera
y tu serás el pabilón
que luzcas el día de Jueves Santo
mientras cantan la pasión.

Si esa no te "paece" buena
otra te traigo mejor
que te metas en un horno
cuando esté al mejor ardor.

Y de estas tres penitencias
la del horno escogió
el cuerpo se hizo ceniza
y el alma de Dios gozó.

La novia de Rogelio:

Era una niña muy guapa
y de familia muy rica
su novio la abandonó
de que vio que estaba en cinta.

Sus padres que se enteraron
del estado en que ella estaba
la amenazaron de muerte
echándola de su casa.

Adiós padres de mi vida
que no volveré a ver
se despiden de su hija
olvidando su querer.

Se marcha de "en ca" sus padres
y se fue "en ca" su madrina
ésta la recibió
como si fuera una hija.

Nunca le faltó de nada
y siempre estaba llorando
pensando en el porvenir
que se la estaba acercando.

Ya por fin dio a luz a un niño
que era más bello que el sol
por no descubrir su honra
ella sola se arregló.

Ya por fin se decidió
mandó tarjeta a su novio
diciéndole que se hallara
en un cuarto con él solo.

Rogelio acudió a la cita
que Carmen le había dado
cuando vino la encontró
recostada contra un árbol.

Y acércate acá Rogelio
y acércate que soy yo
y acércate y verás
el fruto de nuestro amor.

Ya se acercaba Rogelio
dando besos a su hijo
diciendo qué desgraciado
va a ser este pobrecito niño

Con esas cosas Rogelio
me partes el corazón
en vez de hacerlo el mimito
le has echado la maldición.

Te daré dos mil pesetas
si te vas para Madrid
dejando mi honra libre
no te acuerdes más de mí.

Ya se marchaba Rogelio
y al punto le ha dado dos tiros
el hombre que es un causante
bien lo tiene merecido.

Estos son una muestra de los innumerables romances que se contaban o cantaban en las "veladas" de las largas noches de invierno cuando varias familias o vecinas se reunían después de cenar.

En cualquier momento que un grupo de mozas y mozos se juntaban para una celebración, ya fuera de carácter profano o religioso y sobre todo en las tardes de los domingos estivales era motivo para cantar y bailar.

Los mozos acompañaban las canciones con tambor y las mozas con la pandereta a la vez que cantaban.

Por lo que se refiere a los bailes hay dos tipos principales: baile " a lo pesao" es un baile lento como indica su nombre y viene a ser una especie de jota de montaña.

El "baile a lo ligero" es alegre, rápido, movido forzado por el ritmo que se aplica y acompañado de canciones gráciles y variadas.

He aquí una pequeña muestra de las canciones que acompañaban a los bailes y también de las llamadas canciones de "ralda" o de ronda con que los mozos cortejaban a las mozas.

Canción de Ronda

Una tarde de verano
saliendo yo de paseo
encontré una chavaluca
que era un angelín del cielo.

Yo la perseguí sus pasos
hasta el portal de su casa
y ella me ha contestado
caballero soy casada.

Soy casada caballero
caballero soy casada
tengo el marido buen mozo
no puedo faltarle en nada.

Yo triste y desconsolado
a un arroyo me arrimé
yo oí cantar un jilguero
con su voz me consoló.

Canta jilguerillo canta
que tu canto me cautiva
que pretendo a una casada
y no soy de conseguirla.

Trátela usted con cariño
trátela usted con firmeza
que a fuerza de calumniar
ablandará su dureza.

Y yo hice lo
que el jilguerillo decía
a fuerza de calumniar
conseguí lo que quería.

Ya se terminó la misa
ya se terminó el sermón
ya se va para su casa
prenda de mi corazón.

Deja los ríos correr
paloma revoladora
no pongas el pie delante
deja que pase la bola.

Deja que ruede la bola
que con ella se divierte
mejor me divierto yo
la noche que voy a verte.

La noche que voy a verte
siempre voy con alegría
y vuelvo con la esperanza
de ser tuyo y tú ser mía.

De los rizos de tu frente
tengo que hacer un cordón
para ponértelo al cuello
para colgar el reloj.

Para colgar el reloj
o llevar de él la pistola
para matarte con ella
si la intención no se logra.

Ronda:

Vengo de pasar el "puertu"
vengo de pasar a Asturias
me han dicho que hay buenas chicas
y no se casa ninguna.

Si no se casa ninguna
qué suerte voy a tener
al otro lado del "puertu"
allí me dan a escoger.

Escogí una chica rubia
que habita en la calle real
si ella vive, yo me muero
con ella me he de casar.

Con ella me he de casar
con ella me casaré
"estuviendo" la licencia
del teniente coronel.

El teniente coronel
no me la ha querido dar
pero traigo la licencia
del Capitán General.

Para qué me casaría
con aquella "pellellona"
ni se lava ni se peina
ni sabe echar la "boroña"

Un día que me enfadé
barrí la casa con ella
"lagarrado" de la mano
y se la llevé a mi suegra.

Suegra aquí tiene a la hija
que bien me engañó con ella
ni se lava ni se peina
ni sabe echar la boroña.

Grandísimo jucarón
borrachón y calavera
no dabas esas razones
cuando viniste por ella.

Corrido:

Madre yo tengo un novio
aceitunero, aceitunero
me gusta a mí.

Dale a la vara
dale bien que las verdes
son las más caras
y las negras "pa tí"
tipiti, tipiti.

Ay que me voy detrás de tí
y entre tanto te contaré
las penas que paso por tu querer.
Viendo las aceitunas
el me decía, que se moría
por mi querer.

Si me quieres te quiero
si me amas te amo
si me olvidas te olvido
y a todo hago.

Dame las avellanas
sol de mi vida
que me están esperando
cuatro a la esquina
cuatro a la esquina niña
cinco al arroyo
dame las avellanas
pañuelo y todo.

Dicen que no me quieres
porque soy chica
más chica es la pimienta
y amarga y pica.

Estribillo
Dices que no me quieres
ponme una duda
colorada es la sangre
como la tuya.

Estribillo

A lo ligero:

A lo ligero madre
a lo ligero
una pulga bailando
rompió un puchero.

Entra y no temas
que mi caballo lleva
silla y bandera
también espada
entra diciendo ¡Viva!
por toda España.

Dicen que no me quieres
porque soy pobre
más pobre es la cigüeña
y sube a la torre.

Estribillo

Si me quieres, te quiero
si me amas te amo
si me olvidas te olvido
y a todo hago.

Estribillo

Tú que vives en alto
vives airosa
y por eso te has hecho
tan buena moza.

Estribillo

Dices que no me quieres
ya lo voy viendo
clarita como el agua pura
que va corriendo.

Estribillo

A lo ligero madre
a lo ligero
por echarme en la cama
me eché en el suelo.

Estribillo

Baile:

Aquí me pongo a cantar
y aquí canto la primera
y cantando la segunda
cantaré yo la que quiera.

Morenuca me crió mi madre
morenuca pero con buen aire.

En el segundo cantar
las buenas tardes daré
que se me había olvidado
en el otro que canté.

Estribillo

Qué hacen allá esos mocitos
que no salen a bailar
están mirando a las chicas
para llevar a contar.

Estribillo

Amor mío, come y bebe
échate a dormir la siesta
que a mí me tienes segura
como el agua en una cesta.

Estribillo

No sé qué cantar canté
todos se me han olvidado
tú me traes a la memoria
tú eres un lucero claro.

Estribillo

Toca mozo el tamboril
que le rompas los bordones
que bailas con una dama
de las más altas del Norte.

Estribillo

Este pandero que toco
en medio tiene una o
con un letrero que dice
viva quien toca y yo.

Estribillo

Aquí va la despedida
la que dió Cristo en Belén
Per Christian Dominun nostrum
Requiem eternam amén.

Estribillo

Una despedida sola
dicen que no vale nada
vayan una, vayan dos
vayan tres, y cuatro vayan.

Baile

Aquí me pongo a cantar
y aquí canto la primera
y "en cantando" la segunda
cantaré yo la que quiera

la quinta la quinta
la van a llevar
si la llevan, que la lleven
y a mi lo mismo me da
lo que sobran son chavales
de poca formalidad
y el galán que a mí me quiere
fuera de la quinta está.
la quinta la quinta
la van a llevar.

Aquí me pongo a cantar
a presencia de la gente
aunque no soy resalada
tengo la sal suficiente.

Estribillo

Ya he cantado dos cantares
y con este ya van tres
si no salen a bailar
al punto lo dejaré.

Jota la Pernía:

Buenas tardes tengan todos
estas nobles compañías
que queremos obsequiarles
con la jota la Pernía.

Cuevas del cobre
Peñas del Moro
en las montañas
de los Redondos.

Desde la cueva del cobre
hasta el pueblo de Simancas
baja el agua cristalina
que del Pisuerga no mana.

Estribillo

Redondo es muy bonito
y tiene grandes paisajes
de la Peña las Agujas
hasta la cueva de Viarce.

Estribillo

Redondo dicen que es feo
porque no tiene balcones
pero tiene unas chavalas
que roban los corazones.

Estribillo

Para qué me has preguntado
qué aire es el que me consuela
si sabes que es el que viene
por el puerto Piedrasluengas.

Estribillo

Jota:

Buenas noches tengan todas
estas nobles compañías
que queremos obsequiarle
con la jota la Pernía.

No voy por agua
ni por arena
voy por los ojos
de una morena
rubia y salada
que lleva ojos
de enamorada

Cómo quieres que la hiedra
en el invierno se seque
cómo quieres que yo olvide
a quien he querido siempre.

Estribillo

Si quieren saber señores
donde está mi residencia
en la villa de Tremaya
en la provincia de Palencia.

Estribillo

y algún día dije yo
que olvidarte era mi muerte
y ahora lo mismo me da
olvidarte que quererte.

Estribillo

Un galán me dijo ayer
que si quería ser suya
yo le dije caballero
mira qué alta es la luna.

Estribillo

Ya va "cá" la despedida
la que dió Cristo en Belén
por Cristum Dominum Nostrum
Requiem eternam amén.