Si desea contactar con la Revista de Foklore puede hacerlo desde la sección de contacto de la Fundación Joaquín Díaz >

Búsqueda por: autor, título, año o número de revista *
* Es válido cualquier término del nombre/apellido del autor, del título del artículo y del número de revista o año.

Editorial

DIAZ GONZALEZ, Joaquín

Publicado en el año 1992 en la Revista de Folklore número 139.

Esta visualización es solo del texto del artículo.
Puede descargarse el artículo completo en formato PDF desde la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Revista de Folklore número 139 en formato PDF >

Los últimos números de la revista están disponibles en el servidor de la Fundación Joaquín Díaz >


Cuervo y Menéndez Pidal coincidían en afirmar que la escasa participación de la mujer española en el descubrimiento y posterior colonización de América -junto al desinterés de la mujer india por la cultura europea-, fue una de las causas del poco arraigo en el nuevo mundo de un género tan popular en la Península como el romance. Posteriores hallazgos y estudios (algunos incluso realizados o inspirados por el propio Pidal) demostraron que tal afirmación era, por lo menos, inexacta, y que en América hombres y mujeres difundieron y recrearon el romancero lo mismo que aquí, aunque en algunos casos y lugares españoles fuesen efectivamente recitadoras o cantoras quienes mejor entendían y adornaban la temática clásica de aquel género. Familia, religión y sociedad constituyeron la trilogía sobre la que se apoyó la creación romancística española y, como no podía ser menos, así continuó al otro lado del Atlántico: los más tempranos inventarios del contenido de la bodega de los barcos españoles incluyen gran cantidad de libros y pliegos con romances, y autores como De las Casas demuestran, con la inclusión frecuente de fórmulas romancísticas en sus diálogos, lo encastrado que estaba el género en el propio lenguaje coloquial de los primeros colonizadores. Esa misma lengua común facilitó que en poco tiempo se pudieran componer nuevos romances sobre la estructura octosilábica dándoles además ritmo y melodía autóctonos. De este modo se mantuvo y amplió un repertorio muy rico difundiéndose de padres a hijos o por la acción de los copleros ambulantes.