Si desea contactar con la Revista de Foklore puede hacerlo desde la sección de contacto de la Fundación Joaquín Díaz >

Búsqueda por: autor, título, año o número de revista *
* Es válido cualquier término del nombre/apellido del autor, del título del artículo y del número de revista o año.

FORMULAS DE JURAMENTO EN LA EDAD MEDIA

PANIZO RODRIGUEZ, Juliana

Publicado en el año 1992 en la Revista de Folklore número 140.

Esta visualización es solo del texto del artículo.
Puede descargarse el artículo completo en formato PDF desde la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Revista de Folklore número 140 en formato PDF >

Los últimos números de la revista están disponibles en el servidor de la Fundación Joaquín Díaz >


INTRODUCCION

Para la Real Academia Española juramento es "la afirmación o negación de una cosa, poniendo por testigo a Dios, o en sí mismo o en sus criaturas. Voto o reniego. Veto. Juramento o execración en demostración de ira. Reniego, Blasfemia contra Dios, la Virgen o los Santos; fig. y fam. maldición o dicho injurioso contra otro." (1)

El Antiguo Testamento hace alusión al juramento: "Procura con diligencia, no olvidarte del Señor, que te sacó de la tierra de Egipto, de la casa de la exclavitud. Temerás al Señor, tu Dios y a él solo servirás; y cuando hayas de jurar lo has de hacer por su nombre" (Deuteronomio, 6, 13).

"Temerás al Señor, tu Dios, y a él solo servirás; con él te unirás en su nombre harás tus juramentos" (Deuteronomio, 10,20).

El juramento se hace ante los hombres, pues intenta confirmar ante ellos la verdad de lo que se afirma o dar mayor fuerza de garantía de cumplimiento a una promesa.

Pellisé (2) teniendo en cuenta la materia, divide el juramento en asertorio y promisorio. Juramento asertorio es aquel con que se afirma o niega la verdad de una cosa pasada o presente; y el promisorío, el que se hace para asegurar cosas futuras.

Por razón de lo invocado es inmediato si se invoca a Dios, o mediato si se invoca a una criatura en cuanto que es reflejo de Dios, por ejemplo, por el cielo, por los evangelios, por los santos.

Por razón del modo en que se hace, el juramento es solemne o simple, según vaya o no acompañado de solemnidad exterior, mediante fórmulas y ceremonias.

La fórmula usual de juramento lleva la preposición por, en la lengua primitiva se usaba par.

A continuación ofrecemos una serie de fórmulas de juramento procedentes de diversos textos literarios españoles de los siglos XII al XV.

En síntesis con estos juramentos podemos hacer tres apartados, en el primero incluimos los juramentos que ponen por testigo a Dios y en menor proporción a la Virgen María, a San Isidoro, a San Millán y a Santa Ana.

Un segundo grupo lo forman los juramentos Que ponen por testigo a objetos estimados por el hombre medieval como eran la barba, el cabello, las uñas, el calzado, la espada y la corona.

Un último apartado lo integran las maldiciones entre ellas destacan las fórmulas así y maldita sea,

FORMULAS DE JURAMENTO EN EL POEMA DE MIO CID

Son dos los juramentos usuales en el Poema de Mío Cid, el rey Alfonso VI jura por San Isidoro y el Cid por su barba.

"Juro par Sant Esidre, el que bolviese mi cort/quitarme a el reyno, perderá mi amor", (3140-3141)

"Yo lo juro par Sant Esidre el de León/que en todas muestras tierras non ha de tan buen varon". (3509-3510)

Según Menéndez Pidal (3) San Esidre es San Isidoro, obispo de Sevilla entre los años 599-636. La invocación habitual de Alfonso VI a este santo es un detalle auténtico de las costumbres del monarca, quien heredaría de su padre la devoción a San Isidoro. Fernando I envió una embajada al rey moro de Sevilla para traer de allá el cuerpo de San Isidoro, lo depositaron en la iglesia de San Juan, de León, el año 1603 y postrado ante el altar de sus reliquias depuso la corona real antes de morir.

"Por aquesta barba que nadi messó,/non lo lograron ifantes de Carrión; que a mis fijas bien las casaré yo!" (2832-2834).

"Par aquesta barba que nadi messó,/assís irán vengadas doña Elvira e doña Sol". (3186-3187)

El no cortarse la barba ni los cabellos, y a veces ni las uñas, era señal de dolor que solía cumplirse previo juramento o promesa. Aún en las épocas en que era de moda la barba afeitada, se dejaba ésta crecer durante el período de luto.

VIDA DE SANTA MARIA EGIPCIACA

La única fórmula de juramento que aparece en este poema juglaresco es pronunciada por María Egipciaca:

"Juro vos por Dios verdadero,/non he comigo mas de un dinero" (345-6).

GONZALO DE BERCEO

Debido, posiblemente, al caracter religioso de la obra del poeta riojano los juramentos no aparecen en las siguientes obras: Los Milagros, Loores, El Duelo, Vida de Santa Oria y Martirio de San Laurencio.

VIDA DE SANTO DE DOMINGO DE SILOS

Berceo en esta obra pone por testigo a Dios y alude también a un modo externo de jurar, con los dedos en cruz.

"Yo nunqua alcé propio, nin fiz cosa atal,/adugo por testigo al Padre spirital" (178).

Adugo: Pongo.

"Puso dedos en Cruz, juró al criador,/que cual ellos fizieron tal prendan o peor:/vasallo que traspassa mandado de sennor ,/nol debie valer a coita, nul fiador".

VIDA DE SAN MILLAN DE LA COGOLLA

En la vida de San Millán hay una sola alusión a juramento:

"Pusieron e juraron siempre todas sazones/a Sant Millán la casa de dar tres pipiones".

Pipión: Moneda acuñada por San Fernando, doce de ellas componían un sueldo.

LIBRO DE APOLONIO

Aparece en esta obra un juramento pronunciado por el rey Apolonio, que jura no cortarse los cabellos ni las uñas hasta que no case bien a su hija. "Non quiero los cabellos ni las hunyas taiar/Fasta que casamiento bueno le pueda dar". (346)

LIBRO DE ALEXANDRE

En el Libro de Alexandre aparecen dos juramentos que ponen por testigo a objetos estimados en aquella época como lo eran el calzado y la espada.

"Clérigos y alonges//çertas y las mongias/non andan a derechas// palas çapatas mias/mal pecado todos//andan en trauersias" (1822)

Çapatas según Corominas es una pieza de calzado que llega a media pierna.

"Tovo Alixandre que era grañt escarnio/que sele touiese una villa mas que Poro e Dario/dixo yo prometo e juro por el mi gladio que non dexe en ella calleja nin ningund varrio". (2220)

Gladio: Espada.

Otra fórmula documentada es:

"Dixo Paris a Elena//yo iuro hermana/quel non me uenciera//por forçia nin por manna". (494)

EL LIBRO DEL BUEN AMOR

Los juramentos usuales en esta obra son: juro a Dios, por el calzado y por su corona.

"A Dios juro, señora, é por aquesta tierra/Que cuanto vos he dicho, de la verdat non yerra" (671)

Trotaconventos afirma del Arcipreste:

"Es ligero, valiente, byen mançebo de días,/Sabe los estrumentos é todas juglerías,/Doñeador alegre//¡par las çapatas mías!/Tal ome qual yo digo non es en todas erías". (1489)

El término doñeador según Corominas significa cortejador, donjuán.

¡Par las çapatas mías!: juramento ponderativo, bien de aquel tiempo, que tanto empeño ponían en la galanura del calzado puntiagudo, fino, de seda de colores.

En la Cántica de los clérigos de Talavera, leemos:

"Dile luego de mano doze varas de daño,/e aun ¡para la mi corona! anoche fue al baño". (1698)

¡Para la mi corona!, por la corona de clérigo que llevo, a la que acude como símbolo de autoridad al afirmar y aseverar.

Aluden a juramento las siguientes estrofas:

"Juran que cada día yredes a conçejo". (754, 615,963,1482)

EL MARQUES DE SANTILLANA, CANCIONES Y DECIRES

Encontramos en esta obra tres fórmulas de juramento: por Jupiter, juro a Dios y juro por Santa Ana.

"Replicó: Amigo, non curo/de amar nin ser amado,/ca por Júpiter os juro/nunca fuy enamorado;" (p.16)

"Del todo muero por vos,/e non mejora/mi mal, juro vos a Dios,/mas empeora". (p. 184)

"Yo les dixe assí:/ "juro por Santana/que no soys villana". (p. 231 )

Júpiter es el Dios romano asimilado a Zeus. Aparece como la divinidad del cielo, de la luz diurnal, del tiempo atmosférico, del rayo y del trueno.

ALFONSO MARTINEZ DE TOLEDO. ARCIPRESTE DE TALAVERA O CORBACHO.

El Arcipreste de Talavera ofrece el mayor número de fórmulas de juramento del corpus que hemos utilizado, pone por testigo a Dios, a la Virgen María, a los Santos Evangelios, a la pasión de Dios, al siglo de su padre, a su vida y a su honra.

Es usual en las maldiciones la forma así.

Al tratar del segundo mandamiento afirma:

"Pues, demándote, por Dios, quál es el que por tal vía de loco amar anda e bive que, non una, mas ynfinidas vezes juró e jura el nombre de Dios en vano, faziendo mill maneras de juramentos, diziendo: Juro a Dios e a Santa María e para estos Santos Evangelyos, e aún para los santos de parayso, que no te faré e te contesceré. Non dubdes desto, que bien sabes que cristiano so".

Al referirse a la mujer señala:

"Jurará, perjurará: "Nunca tal cosa fize; nunca tal cosa dije nin presumí, para esto y aun para aquello. Nunca fuy en tal cosa, nin jamás tal yo sope. ¿Non me creés agora? Dezid pues, sy me creés". Vevís cómo dirá: "yuy, ¡qué yerto, duro como roble, demón, alperchón, diablo tamañazo! Dezid, pues, sy me creés ¿Non me querés creer? Agora tanto me da creedlo o non lo creáys; que si tal cosa fize, nin tal cosa dixe, nin por mi boca salió, ¡quemada me vean, amen! ¡Nunca goze de mi alma! ¡EI diablo me lieve! ¡El diablo me afogue! ¡EI diablo sea Señor de mi alma! ¡Non vea más manzilla de lo que parí! ¡Asy goze de lo que yo amo! !Asy sea yo casada! ¡Asy me alumbre Dios! ¡Asy me vál Dios! ¡Asy vea este fijo arçobispo! ¡Asy cumpla Dios mis deseos! ¡Mejor goze de ty! ¡Asy gozes de mi! ¡Landre, mala muerte, dolor de costado, me fiera, me mate, me saque del mundo! ¡Por esta señal de cruz! ¡Para la Virgen Santa María! ¡Por Dios todo Poderoso! ¡Para los Santos de Dios! ¡Para la pasyon de Dios! ¡Por Dios byvo verdadero!"

"Otras mugeres juraron por otras maneras, diziendo: ¡Ay byva esa persona honrada! ¡Asy aya buen reposo aquel honrado padre vuestro que yo byen conoscí! ¡Mejor goze de aquéstos! ¡Para el syglo de mi padre! ¡Ya juré por mi vida! ¡Nunca biva en el mundo! ¡Mal gozo vea mi padre de mí! ¡Nunca el año cumpla! ¡Asy vos de Dios salud a mí paga! ¡Asy biva Juan Gonçales! Ya juré.

Estas e otras ynfinidas maneras de jurar, juran las mugeres e han acostumbrado de jurar; pero quando lo juran, juran en dos maneras: juran por la boca, revocándolo con el coraçon diziendo:

"jura mala en piedra cayga" o dizen entre su coraçon: "Nunca o mejor". E con esto tal piensan que engañan, pero ellas son engañadas; que quien con arte jura con arte perjura. E, por ende, son dichas las mugeres de dos coraçones y cuchillo de dos tajos: uno juran, otro fazen;" (p. 146-8)

"¡Quiça el diablo traxo aquí tordo!" Respondió la muger: "Para la Virgen Santa María non es synon tordilla!" (p. 154)

Reniego

"En tanto que toma ya tanto que cuydo rebentar, diziendo: !Reniego, descreo, para el cuerpo e para el Santo! Noramala me conoscio! ¡Quando le do, ándame alegre; quando nol do, el rostro tuerce!" (p. 108)

LA CELESTINA

Son poco abundantes los juramentos en esta obra, jura por todos los santos del martirologio y por el cuerpo santo de la letanía.

Cent. -¿Offrescer dizes, señora? Yo te juro por el Sancto martirogio de pe a pa, el brazo me tiembla de lo que por ella entiendo hazer, -que contino pienso cómo la tenga contenta a jamás acierto. (T. II. p. 167)

Cent.-Juro por el cuerpo santo de la letanía, no es mas en mi bravo derecho dar palos sin matar que en el sol dexar de dar bueltas al cielo".

Sos.-Rogóme que la visitasse siempre, que ella pensaua gozar de mi amor por tiempo. Pero yo te juro por el peligroso camino en que vamos, hermano, e assi goze de mí, que estuve dos o tres veces por me arremeter a ella. (T.II. P.174).

Sos. -¿Assí, vellacos, rufianes, veníades a asombrar a los que no os temen? Pues yo juro que si esperárades, que yo os hiziera yr como mereciades. (T. II. P. 183).

Maldiciones.

Cal.-¡Assi los diablos te ganen! ¡Assi por infortunio arrebatado parezcas o perpetuo intollerable tormento consiga, el qual en grado incomparablemente a la penosa o desastrada muerte, que espero, traspassa. (T. I. P. 35).

Lucr .-Assi te arrastren traydora! ¿Tú no sabes qué es? (T. II. P. 49).

Cal.-¡Maldito seas!, que fecho me has de reyr, lo que no pensé ogaño. (T.I. P. 45).

Cal.-¡Pues fuego malo te queme, que tan puta vieja era tu madre como yo! (T. I. P. 98).

Semp.-¡O mal fuego te abrase! Que tú fablas en daño de todos é yo á ninguno ofendo. (T. I. P. 207).

NOTAS

(1) REAL ACADEMIA ESPAÑOLA: Diccionario de la Lengua Española, Madrid, Espasa Calpe, 1984, 20 ed., vols. 1º, p. 804.

(2) PELLISE PRATS, B.: Nueva enciclopedia jurídica, Barcelona, Francisco Seix, Tomo XIV, 1971, pp. 378-390.

(3)MENÉNDEZ PIDAL,R.: Cantar del Mío Cid, Texto, Gramática y vocabulario, Madrid, Espasa-Calpe, 1969, p. 303.

BIBLIOGRAFIA

BEINHAUER, W.: El español coloquial, Madrid, Gredos, 2º ed., 1973.

GARCIA DE DIEGO, V.: Gramática histórica, Madrid, Gredos, 3ª ed., 1970.

GRIMAL, P. : Diccionario de mitología griega y romana, Barcelona-Buenos Aires, Paidos, 1981.

GARCIA AGUADO, J.: Glosario sobre Juan Ruiz, Madrid, Espasa Calpe, 1929.

STEIGEN, A.: Contribución al estudio del vocabulario de Corbacho, Boletín de la Real Academia Española, IX, Madrid, 1922.

LIDA DE MALKIEL, M. R. : La originalidad artística de la Celestina, Buenos Aires, EUDEBA, 1962.

CORPUS UTILIZADO

ANONIMO: Poema de Mío Cid, edición, introducción y notas de Ramón Menéndez Pidal, Madrid, Espasa-Calpe, 12ª ed., 1968.

ANONIMO: Vida de Santa María Egipciaca, estudio, vocabulario y edición de Manuel Alvar, Madrid, C.S.I.C., CXCMMLXXII.

BERCEO, Gonzalo de: Milagros de Nuestra Señora, edición y notas de Antonio García Solalinde, Madrid, Espasa-Calpe, 6ª ed., 1964.

-:"Loores de Nuestra Señora" en Poetas castellanos anteriores al siglo XV; edición de Florencio Janer, B.A.E. LXII, Madrid, Atlas, 1952, págs. 93-100.

-:"El duelo que fizo la Virgen María el día de la pasión de su fijo Jesu Christo" en Poetas Castellanos anteriores al siglo XV; edición de Florencio Janer, B.A.E. LXVII, Madrid, Atlas, 1952, págs. 131-137.

-:Vida de Santo Domingo de Silos, edición de Teresa Labarta de Chaves, Madrid, Clásicos Castalia, 1972.

-:Vida de San Millán de la Cogolla, estudio y edición crítica de Brian Dutton, Londres-Madrid, Tamesis Books Limited, 1967.

-:"Vida de Sant Laurençio" en Poetas Castellanos anteriores al siglo XV; edición de Florencio Janer, B.A.E. LVII, Madrid, Atlas, 1952, págs. 90-93.

ANONIMO: Libro de Apolonio, edición de C. Carroll Marden, Baltimore-Paris, The Johns Hopkins Press-Libraire E. Champión, 1917.

-:Libro de Alexandre, edición de R. S. Willis, New York Kraus Reprint Corporation, 1965.

-:Poema de Femán González, edición, prólogo y notas de Alonso Zamora Vicente, Madrid, 2ªed., 1945.

RUIZ, Juan(Arcipreste de Hita): Libro de Buen Amor, 2 Vols., edición, introducción y notas de Julio Cejador y Frauca, Madrid, Espasa-Calpe, 10ª ed., y 9ª ed.,m 1967.

DON JUAN MANUEL: El Conde Lucanor, edición de José Manuel Blecua, Madrid, Clásicos Castalia, 1969.

SANTILLANA, Marqués de: Canciones y Decires, edición y notas de Vicente García de Diego, Madrid, Espasa-Calpe, 1964.

MARTINEZ DE TOLEDO, Alfonso: Arcipreste de Talavera o Corbacho, edición, introducción y notas de J. González Muela, Madrid, Clásicos Castalia, 1970.

ROJAS, Fernando de: La Celestina, 2 vols., edición, introducción y notas de Julio Cejador y Frauca, Madrid, Espasa-Calpe, 1965-1966.