Si desea contactar con la Revista de Foklore puede hacerlo desde la sección de contacto de la Fundación Joaquín Díaz >

Búsqueda por: autor, título, año o número de revista *
* Es válido cualquier término del nombre/apellido del autor, del título del artículo y del número de revista o año.

ANOTACIONES A UNA ALBADA

PANIZO RODRÍGUEZ, Juliana y PLAZA MARINA, Beatriz

Publicado en el año 1993 en la Revista de Folklore número 152.

Esta visualización es solo del texto del artículo.
Puede descargarse el artículo completo en formato PDF desde la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Revista de Folklore número 152 en formato PDF >

Los últimos números de la revista están disponibles en el servidor de la Fundación Joaquín Díaz >


Según Don Narciso Alonso Cortés, el pueblo Castellano «tiene especiales aptitudes de poeta, y es de ver con que facilidad improvisa un labriego cantares de circunstancias, o como un mozo enamorado urde coplas al pie de una ventana, prolongando indefinidamente las despedidas.

El labriego castellano entona cantares en todos los momentos de su vida. Ellos le acompañan en las rudas faenas del campo, en sus escarceos amorosos, en las fiestas y diversiones. Hay, sin embargo, dos ocasiones en que de modo expreso ensarta cantares con incansable afán: las rondas y los bailes de pandereta» (1).

Como resto de estos cantos de boda ofrecemos una albada que se cantaba hacia 1930 en Quintana Redonda (Soria).

Albada según el Diccionario de Autoridades es la música que en las aldeas dan los mancebos a las doncellas, cantándolas algunas coplas al romper el alba; y porque este festejo se hace de ordinario a dicha hora, se dijo albada. Es voz usada en Aragón y corresponde a la que en Castilla se dice alborada (2).

Según el Espasa se da el nombre de albada a todo concierto dado después de las doce de la noche (3).

Para María Moliner los términos albada y alborada significan lo mismo. «Cantos y música con que en los pueblos festejan los mozos a las mozas al amanecer» (4).

El Diccionario de la Real Academia define albada y alborada como «música al amanecer y al aire libre para festejar a una persona. Composición poética o musical destinada a cantar la mañana» (5).

1 Para empezar a cantar
Señores, pido licencia.
No digan a la mañana
que hemos tenido vergüenza.

2 Para continuar cantando
tres cosas es menester:
Memoria y entendimiento
y sabiduría también.

3 Con licencia de la novia,
que sin ella no podemos
le cantaremos la albada
que le sirva de consuelo.

4 Echaré mi bien llegada,
yo que he llegado el primero,
manzanilla colorada
cogida en el mes de enero.

5 Echaré mi bien llegada
yo que el segundo llegué,
manzanilla colorada
no sé si la cogeré.

6 Yo que el tercero llegué
vengo a cantar esta albada,
si hay alguno que la sepa
esta es mi primera entrada.

7 Lo primero es buenas noches,
lo segundo es atención,
a todos los de esta casa
buenas noches os dé Dios.

8 Hemos tenido noticias
de que os habéis casado,
mis compañeros y yo
la enhorabuena os damos.

9 Esta mañana temprano,
a la que rayaba el sol
los dos fuísteis a la Iglesia
a hacer vuestra confesión.

10 Luego volvísteis a casa
muy humildes con agrado,
y en casa de vuestros padres
os habéis arrodillado.

11 Delante de vuestros padres
primos, parientes y hermanos
os echan la bendición
y os quedásteis llorando.

12 Luego volvísteis a misa
con nobles acompañados,
el padrino a la derecha,
la madrina al otro lado.

13 A la Iglesia os han llevado
con la bandeja en la mano,
que también anillos y arras
del matrimonio sagrado.

14 Ha salido el Sacerdote
al momento a recibiros,
con el manual y la estola
y demás ritos precisos.

15 Lo primero que pregunta,
aquel ministro de Dios,
si tenéis alguna cosa
que sepáis entre los dos.

16 A los que había presentes
lo mismo les preguntó
y todos han respondido
no sabemos, no señor.

17 Lo segundo que pregunta
este Ministro sagrado,
si os queréis por esposos,
por amables casados,
y con la voz humilde
respondísteis otorgamos.

18 A los que había presentes
también les ha preguntado
si saben alguna cosa
del matrimonio sagrado.
Respondieron no, señor,
No sabemos nada en algo.

19 A este tiempo el padrino
las arras os ha entregado,
juntamente los anillos
para que os hagáis el cargo.

20 Luego que recibísteis
quedásteis aprisionados
con cadenas y con grillos
con pestillo y candados.

21 Los anillos son grillos
las arras son las cadenas
el pestillo es la humidad
el candado la obediencia.

22 Dísteis la mano derecha
muy humildes con amor,
y aquel ministro de Cristo
gustoso la recibió.

23 Subísteis la Iglesia arriba
con gran modo y atención
hasta aquel lugar sagrado
de la capilla mayor.

24 Seguísteis al Sr. Cura
y en la grada os dejó,
aquel Ministro de Cristo
en la Sacristía entró.

25 Luego salió revestido
en la grada se postró
para celebrar la misa
que es sacrificio de Dios.

26 Oísteis la misa juntos
con agrado y atención
y al tiempo de ofrecer
os levantásteis los dos.

27 El estado que os dieron
cuando fuísteis a ofrecer,
significa la fe viva
que los dos debéis tener.

28 Al tiempo tocan al Santus
os levantásteis los dos,
y fuísteis a arrodillaros
al pie del altar mayor.

29 Al mismo tiempo el padrino
a la grada se acercó,
aquella sagrada banda
a los dos os la cruzó.

30 En el último Evangelio
os ha leído el Sr. Cura
y el uso del matrimonio
con vuestra vida y estado.

31 De los siete Sacramentos
que hay en la Iglesia Sagrada,
habéis recibido tres,
sábado por la mañana.

32 El primero penitencia,
el segundo Comunión,
el tercero matrimonio,
sea para servir a Dios.

33 El Párroco de este pueblo
os ha dado comunión
cuando terminó la misa
os echó la bendición.

34 Las bendiciones Sagradas
que el Sr. Cura os ha echado,
os améis el uno al otro
con amor y con agrado.

35 Habéis oido, casados
lo que el Sr. Cura ha dicho
que os améis el uno al otro
como a la Iglesia amó Cristo.

36 Al padrino y la madrina
les debéis de dar las gracias,
que os han puesto en camino
de las Bienaventuranzas.

37 A vuestros queridos padres
también les debéis de dar,
que os han sacado de mancebos
y os han llevado a casar.

38 Cómo relumbra la espada
del Rey entre sus vasallos,
así relumbran ahora
esos dos recién casados.

39 Cómo relumbras casada
al lado de tu marido
como espada valenciana
cuando la sacan el filo.

40 Ya se acaba la albada
las flores van a empezar
un poquito de atención
si las queréis escuchar.

41 Doncella fuísteis a misa
pisando palmas y flores,
luego volvísteis a casa
al lado de tus amores.

42 Doncella fuísteis a misa
con el velo tendido,
luego volvísteis a casa
al lado de tu marido.

43 Todas las flores se sequen
florezca la del enebro,
florezca y viva la fama
del Sr. Cura el primero.

44 Todas las flores se sequen
florezcan las de los prados,
florezca y viva la fama
de estos dos recién casados.

45 Todas las flores se sequen,
florezca la de la encina,
florezca y viva la fama
del padrino y la madrina.

46 Todas las flores se sequen,
florezca la del romero,
florezca y viva la fama
del Sr. Juez de este pueblo.

47 Todas las flores se sequen,
florezca la del peral,
florezca y viva la fama
de los mozos del lugar.

48 Todas las flores se sequen
florezca la de la cebada,
florezca y viva la fama
de los que cantan esta albada.

49 Todas las flores se sequen
florezca la de la mora,
florezca y viva la fama
de la gente de esta boda.

50 Que viva el novio y la novia
y el cura que los casó,
vivan los padres y hermanos
mis compañeros y yo.

51 Qué adornada está la mesa,
de manteles y saleros,
qué acompañados los novios
de damas y caballeros.

52 Casados, a vuestros padres
las gracias debéis de dar,
que os han dado permiso
para poderos casar.

53 La madrina es una rosa,
el padrino es un clavel,
la novia es un espejo,
el novio se mira en él.

54 De lo poco y mal cantado
ustedes perdonarán,
que somos mozos de campo
y no hemos aprendido más.

55 Lo que te encargo (Fulano)
que la tengas bien guardada
que la han tenido sus padres
metida en sus entrañas.

56 Lo que te encargo (Fulanita)
que le tengas bien tenido,
que le han tenido sus padres
en el corazón metido.

57 No piensen los de esta boda
que venimos por el vino,
venimos a divertirnos
con el novio y el padrino.

58 No piensen los de esta boda
que venimos por la torta,
venimos a divertirnos
con la madrina y la novia.

59 Lo que te encargo (Fulanito)
que no entregues los calzones,
que son amigas las mujeres
de mandar más que los hombres.

60 Recibid la enhorabuena
de estos humildes muchachos
que seáis muy felices
al pasar al nuevo estado.

61 Recibid la despedida
con un ramito de olivo
que la juventud os envía
como prueba de cariño.

62 Recibid la despedida
que los jóvenes os damos,
que seáis siempre dichosos
de corazón os deseamos.

63 La albada se ha concluido
esta va por despedida
daos la enhorabuena
el padrino y la madrina.

64 Ustedes queden con Dios,
que nosotros ya nos vamos,
a rondar a otra doncella
que ésta se nos ha casado.

Informante Alejandro Núñez Mateo

El tema fundamental de esta albada es la felicitación a una joven porque ha contraído matrimonio.

Podemos distinguir dos partes, la primera comprende hasta la estrofa treinta y nueve, en ella describe minuciosamente el ritual del matrimonio, en la segunda incluimos el resto de los versos y se trata fundamentalmente, de una alabanza a los que participan en la ceremonia.

La mayoría de estas estrofas constan de cuatro versos octosílabos.

En ella podemos observar tres campos léxico-semánticos diferentes. En el primero incluiríamos los términos referentes a personas, algunos de ellos relacionados con el matrimonio como: la novia, esposos, casados, padrino, madrina, padres, parientes.

Forman parte del segundo campo los términos alusivos a la religión y relacionados, en cierto modo, con el rito del matrimonio: Dios, iglesia, confesión, misa, sacerdote, matrimonio sagrado, siete sacramentos, el primero penitencia, el segundo comunión, el tercero matrimonio para servir a Dios, párroco, bendición, bienaventuranzas.

En el tercero incluimos los vocablos referentes a la naturaleza: palmas, flores, enebro, prados, encinas, romero, peral, mora y manzanilla.

El estilo de esta albada se caracteriza por el realismo, espontaneidad, sencillez y viveza expresiva.

____________
NOTAS

(1) ALONSO CORTES, N.: Cantares de Castilla, Valladolid, Institución Cultural Simancas, Diputación Provincial de Valladolid, 1982, pp. 13-14.

(2) REAL ACADEMIA ESPAÑOLA: Diccionario de Autoridades, Ed. facsimil, Madrid, Gredos 1963, p. 161.

(3) HIJOS DE ESPASA EDITORES: Enciclopedia Universal Ilustrada, Barcelona, 1928, p. 66.

(4) MOLINER, M.": Diccionario de uso del español, Madrid, Gredos, 1970, p. 115.

(5) REAL ACADEMIA ESPAÑOLA: Diccionario de la Lengua Española, Madrid, vigésima edición, 1984, p. 56.

BIBLIOGRAFIA

DRONKE, P.: La lírica en la Edad Media, Barcelona-Caracas-México. Seix Barral, 1978.