Si desea contactar con la Revista de Foklore puede hacerlo desde la sección de contacto de la Fundación Joaquín Díaz >

Búsqueda por: autor, título, año o número de revista *
* Es válido cualquier término del nombre/apellido del autor, del título del artículo y del número de revista o año.

CANCIONES Y CUENTOS

DIAZ GONZALEZ, Joaquín

Publicado en el año 1982 en la Revista de Folklore número 13.

Esta visualización es solo del texto del artículo.
Puede descargarse el artículo completo en formato PDF desde la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Revista de Folklore número 13 en formato PDF >

Los últimos números de la revista están disponibles en el servidor de la Fundación Joaquín Díaz >


(Fichas sobre Brujería cántabra)

A

Cuando veíamos llegar las nubes anunciando una tronada y aparecía la tormenta por Cabillas, allá por encima de Castillo Pedroso, corríamos los vecinos que estábamos en el campo a la iglesia y Vicentón, el sacristán, subía a la torre y echaba las campanas a vuelo mientras decía a grandes voces:

¡Tente nublo, tente nublo,
tente nublo, tente tu!
Si eres agua baja acá;
si eres piedra, estate allá.

B

Yo tendría unos seis años cuando iba a cuidar las ovejas y muchas veces nos sorprendía la tormenta, y un pastor llamado Francisco Estrada, decía:

-¡Tente nublo, tente tú,
que Dios puede más que tú!
Si eres agua ven acá;
si eres piedra, estate allá.

Conjuros recogidos por Fernando Gomarín Guirado. El A, en Villasevil (ay. Santiurde de Toranzo, p. j. Santander, número 3, Santander) a Severina Portilla, de 95 años, el 17 de marzo de 1974. El B, en Pando (ay. Santiurde .de Toranzo, p. j. Santander, número 3, Santander), a Maximina Villegas Pacheco, de 82 años, el 17 de marzo de 1974.

LOS. REYES

Esta costumbre data de muy antiguo, desconociéndose sus orígenes.

El día 5 de enero, a las 12 de la noche, después de pedir permiso ,al señor Alcalde, salían los pastores y pastoras a cantar los reyes; recorrían todas las calles del pueblo parándose de trecho en trecho para que la gente pudiera escucharles.

Al día siguiente; 6 de enero, festividad de los Reyes Magos, todos juntos pedían por todo el pueblo, recogiendo en los coloños (1) todo lo que les daban, marchando acto seguido a adorar al Niño y hacerle los presentes, huevos, corderos, etc.

Por la noche se juntaban en una casa a cenar de lo que habían recogido; si sobraba algo se lo repartían entre todos.

Hacia el año 1950, los pastores, que ya eran muy pocos, dieron paso a los mozos para que continuaran con la tradición, y en un principio pastores y mozos conjuntamente cantaban los Reyes, pero en la actualidad ha pasado a ser una costumbre exclusivamente de los mozos y mozas, respetando por completo la tradición.

(1) Coloño: Palabra burgalesa que significa cesto.

CANCION DE LOS REYES

Con licencia del Señor
y la del señor Alcalde ,
vamos a cantar los Reyes
sin el perjuicio de nadie

ALEGRIA CABALLEROS
Los Reyes ya son venidos
los reyes ya son mañana,
la primer fiesta del año
que en el mundo es celebrada.

ALEGRIA CABALLEROS
Sale la estrella de Oriente
a un tiempo que el sol se pone
caminaba San José
por una oscura montaña,
iba dando puerta en puerta
por ver si posada hallaba.

ALEGRIA CABALLEROS
y llegaron a un mesón
donde dentro gente hablaba,
¿Da usted posada a un buen viejo
y a una doncella ocupada?

ALEGRIA CABALLEROS
Contestó el mesonerito
con su cara muy airada
gente que no trae dinero
yo no admito en mi posada.

ALEGRIA CABALLEROS
Camina de allí el buen viejo
con las sus barbillas canas
como era tanta la nieve
sendas y caminos tapa.

ALEGRIA CABALLEROS
Como era tanta la nieve
era tan cruel la helada,
en el portal de Belén
nos aguarda una zagala.

ALEGRIA CABALLEROS
Todos según van llegando
la enhorabuena la daban,
al ver que había nacido
el Redentor de las almas .

ALEGRIA CABALLEROS
Ha nacido el niño Dios
en unas hermosas pajas
que la mula se las come
y la vaca se las llevaba.

ALEGRIA CABALLEROS
Oh, bendita seas vaca
de ti coman los cristianos .
Oh, maldita seas mula
de ti coman los milanos.

ALEGRIA CABALLEROS
Los pastores que supieron
el nacimiento de gracia,
recogen sus ganados
y abandonan sus cabañas
al ver al Niño Jesús
que en aquel establo se halla.