Si desea contactar con la Revista de Foklore puede hacerlo desde la sección de contacto de la Fundación Joaquín Díaz >

Búsqueda por: autor, título, año o número de revista *
* Es válido cualquier término del nombre/apellido del autor, del título del artículo y del número de revista o año.

Editorial

DIAZ GONZALEZ, Joaquín

Publicado en el año 1993 en la Revista de Folklore número 155.

Esta visualización es solo del texto del artículo.
Puede descargarse el artículo completo en formato PDF desde la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Revista de Folklore número 155 en formato PDF >

Los últimos números de la revista están disponibles en el servidor de la Fundación Joaquín Díaz >


Juan de Esquivel Navarro, en el capítulo I de su Tratado de Danza, indica que el origen de tal Arte es la “imitación de la numerosa armonía que las esferas celestes, luceros y estrellas fijas y errantes traen en concertado movimiento entre sí”. En efecto, desde los tiempos más remotos el ser humano intenta mimetizar con gestos y movimientos las actividades más destacadas que ve a su alrededor, es decir las de sus propios semejantes, las de la Naturaleza y las de la Divinidad. Para realizar esa imitación necesita un lenguaje codificado de gestos y actitudes a cuyo estudio y ejecución se dedican determinadas personas, danzarines especializados a los que, en civilizaciones antiguas, se llega incluso a reverenciar por ser portadores del lenguaje de los dioses.

Aunque la imitación de los movimientos del cosmos suele responder a un orden y a una norma -los pasos, gestos y evoluciones tienen parámetros fijos que se van repitiendo- también existen danzas que reflejan el caos del universo y tratan de representarlo; en ese caso, aunque lo más importante sigue siendo el fondo ritual, la forma se reviste de un ropaje anárquico, resultante sin duda de la improvisación o invención que el caso requiere.

Hoy día incluso, cuando ya la danza se ha convertido en espectáculo después de pasar por diversas fases artísticas y sociales, todavía perdura ese sentido imitativo con gran fuerza, dándose el caso de coreógrafos de enorme prestigio que descubren en el mundo de la tradición y sobre todo en el de las culturas antiguas todavía vivas, una fuente inagotable de inspiración.