Si desea contactar con la Revista de Foklore puede hacerlo desde la sección de contacto de la Fundación Joaquín Díaz >

Búsqueda por: autor, título, año o número de revista *
* Es válido cualquier término del nombre/apellido del autor, del título del artículo y del número de revista o año.

Editorial

DIAZ GONZALEZ, Joaquín

Publicado en el año 1994 en la Revista de Folklore número 157.

Esta visualización es solo del texto del artículo.
Puede descargarse el artículo completo en formato PDF desde la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Revista de Folklore número 157 en formato PDF >

Los últimos números de la revista están disponibles en el servidor de la Fundación Joaquín Díaz >


El turrón sigue siendo lo es desde hace mucho tiempo uno de los elementos indispensables en la Navidad. Aunque sus orígenes son bastante confusos hay algunas leyendas curiosas sobre su nacimiento: Lo más probable es que proceda de los tiempos de la dominación musulmana en el Levante español; la utilización de miel, almendras o avellanas en su preparación así parece indicarlo. En cualquier caso, ya desde el siglo XV existe en catalán la palabra "torrón" o terrón, refiriéndose a un dulce, parecido a un conglomerado de tierra, que se hacía por Navidad. En el siglo XVII y preparado en cajas se enviaba de unas cortes a otras como signo de amistad, constituyendo un regalo apreciadísimo. En Barcelona se cuenta que, en tiempo de Felipe IV y durante el asedio de las tropas reales a la ciudad, las autoridades catalanas ofrecieron un premio a aquel proveedor de alimentos que consiguiera producir uno que no se corrompiera y permaneciera inalterable y comestible durante mucho tiempo; un confitero llamado Turrons presentó, entre dos obleas, una masa compacta de almendras y miel y se llevó el premio. Otra versión dice que fue en 1703, y con motivo de una epidemia, cuando se convocó un certamen para crear un dulce que se mantuviera más de un mes sin perder sus cualidades: ganaron Pablo Turrons y Pedro Xercarius y se dice que de ahí le viene la denominación.

Como hemos visto, sin embargo, su historia es muy anterior y ya Cobarruvias, a comienzos del siglo XVII, habla de él como "cierta golosina que se hace de avellanas, almendras, nueces y piñones y se tuesta con miel".