Si desea contactar con la Revista de Foklore puede hacerlo desde la sección de contacto de la Fundación Joaquín Díaz >

Búsqueda por: autor, título, año o número de revista *
* Es válido cualquier término del nombre/apellido del autor, del título del artículo y del número de revista o año.

PREFACIO CHISTOSO DE 30 PUEBLOS CASTELLANOS

CASTAÑEDA, Mariano

Publicado en el año 1994 en la Revista de Folklore número 157.

Esta visualización es solo del texto del artículo.
Puede descargarse el artículo completo en formato PDF desde la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Revista de Folklore número 157 en formato PDF >

Los últimos números de la revista están disponibles en el servidor de la Fundación Joaquín Díaz >


PRESENTACION

Añoranzas recogidas
de unos pueblos Castellanos.
Tienen mucha moraleja,
también tienen muchos años.
Donde todos llevan mote
desde tiempos muy lejanos.
Como buenos Trovadores,
de este solar castellano.
Hoy las vamos a recitar
con música de prefacio.
Poner todos mucha atención,
que es bonito este cántaro
y si conocéis los pueblos,
vais todos a disfrutar ...

PREFACIO CHISTOSO DE TREINTA PUEBLOS

Montorio mil veces Montorio,
Pantaleón está a la raya,
A Ruyales no le cuento
Que es tierra muy desastrada.

De allí me voy a Los Tremellos
Que está en medio de la cañada
como es tierra tan amena
cría las grandes aliagas.
Tiene una torre muy alta
que es de tanta elevación,
que todos los que la han visto
la miran con detención.

De allí me voy a Las Celadas
gente ignorante y muy lata.
Creyeron que era la Virgen
la abubilla que cantaba.
Cuando andaba por los aires
la abubilla en Las Celadas
salían a recibirla
y volteaban las campanas.
La decían: "Virgen Santa
No te poses en las matas,
pósate, en estas sabanas blancas".

Desde aquí me voy a Ros,
gente muy determinada.
Quieren coger la ballena
y se les volvió una albarda.
Una vieja setentona
que apenas podía andar
también reclamó su parte
como todos los demás.

Desde allí me voy a Huermeces,
donde todos son hidalgos
Con la hidalguía que tienen,
se ven más anchos que un pavo.
En este pueblo señores
reina mucho el entusiasmo.
Y no permiten comer,
los criados con los amos.
Pues sacan mucho dinero,
de patatas y garbanzos.

Paso a Castrillo de Rucios
donde todos son negretes.
En echando cuatro tragos,
ya principian a moquetes.
Es pueblo de mucha pesca,
tiene un río tan crecido
con la pesca se mantienen,
casi todos los vecinos.
En este pueblo señores
también pudo suceder
Que jugaran dos la hacienda
y ninguno quería perder.

De aquí me voy a Santibáñez,
gran torre y buenas campanas.
Pueblo de buenas obreras,
si no fueran holgazanas.
En este pueblo señores,
hay gente de mucho trato.
Unos andan a quincalla
otros a pieles, jarras y platos.

Desde allí me voy a Miñón
pueblo de mucho gentío.
Con el Cura y el Alcalde,
componen ocho vecinos.
Le cruza la carretera,
por medio la población.
Pero lo que más le agranda
es la muestra del reloj.

De aquí me voy a Mansilla,
parecen ricos y no lo son.
Porque la hacienda que tienen,
no es de ellos que es de Jalón.
En este pueblo señores
hay labradores muy buenos
y a la vuelta de ocho días
se encuentran de jornaleros.

De aquí me voy a La Nuez de Abajo,
pueblo de los colmeneros.
Tienen mucha conociencia,
en Burgos con los cereros.
Es pueblo muy industrioso,
para ganar de comer,
Unos andan a tachuelas,
otros a cera y a miel.
En este pueblo señores,
se juntaron tres beatos.
Para aumentar las colmenas,
a palos mataron un jato.

De aquí me voy a Zumel,
donde dicen disparates.
Van a Burgos por incienso
y preguntan por zumaque.
Se han dedicado a pescar
con las redes y el candil. E
s una gente tan fresca
que no se puede decir.

De aquí me voy a Lodoso,
que les llaman los meleros.
Y se lo ponen para postre,
cuando tienen forasteros.
En este pueblo señores,
una cosa hay que entender.
Que avisaron a concejo,
para repartir la miel.
Un señor de la ciudad,
regaló tres orzas llenas.
Lo de arriba era miel
y lo de abajo era... manteca.
En este pueblo hay, señores,
mucha bellota y morón.
Muy cerquita del pueblo,
tenía un borracho el pisón.

De aquí me voy a Pedrosa
tiene buena vega y ancha.
Donde cogen mucho trigo
y también mucha patata.
También tienen un buen páramo
que cría aliagas y tombos,
que cortan por San Miguel
para guisar los palomos.
En este pueblo señores,
una cosa hay que advertir,
que para ir a San Pedro
está la huerta de Gil.

De aquí me voy a Tajadura
cerca de Villarmentero.
Donde cogen muchas nueces
para gente caballero.
Es un pueblo muy económico
pues para ahorrarse dinero
al mismo que hacen de guarda
le ajustan de ganadero.

Me voy a Las Quintanillas
que es un pueblo de carretera.
En la que hay dos mesones
y en la cuesta la yesera.
Es un pueblo muy bonito
para pasar la vejez,
el que tiene cuatro cuartos
otros trabajan por él.

De aquí me voy a Palacios
y allá en un barrio chiquito
hay un convento de monjas.
Religión de San Benito.
A estos les llaman pardillos
desde tiempo inmemorial
y el señor que se lo puso
que se lo venga a quitar.

Desde aquí me voy a Isar.
Pueblo de los capado res.
Cada uno tiene un chiflito
que hace doscientos mil sones.
En la cosecha del vino
el año que es abundante
todo lo viejo tiran
con lo nuevo hay bastante.
El pueblo tiene dos torres
y también muchas bodegas.
Donde beben el buen vino
y asan buenas chuletas.

Ahora voy a Villanueva de Argaño
pueblo de las tres mentiras.
Ni es villa, ni es nueva, ni es argaño
aunque ellos mismos lo digan.
A estos les llaman los buenos
fundados en mil razones
y los domingos se meten
en las cuadras de los mesones.

De aquí me voy a Cañizar.
A estos les llaman los machos
porque de que van a Burgos
siempre van cargados de ajos.
El apellido del pueblo
han tratado de mudar.
En vez de decir de los ajos
decir que es de Mariscal.

De allí me voy a Villorejo
un pueblo muy regular.
Do se hallan muchos cangrejos
sin ir al río a pescar.
El llamarles los cangrejos
hace mucho tiempo ya.
Porque de los tratos que hacían
se volvían siempre atrás.

De aquí me voy a Manciles
hay muchos raposos ya
y suelen dejar mal tasto
por donde quiera que van.
En este pueblo señores
no pueden tener gallinas
pues va el reposo y las mata
al revolver una esquina.

Nos pasamos a Susinos
donde todos son mosquitos
y cuando hace mucha calma
pican grandes y chiquitos.
Pero si sale el padrastro
esta gente se retira.
Si quieren saber quien es
se lo dirán las vecinas.

Llegamos hasta Tobar
un pueblo que está en dos barrios
y se comieron un boche
el herrero y otros varios.
El boche se cayó al río
Y a otro día de mañana
creyeron que era la nutria
y por pesca la sacaban.

Ya estamos en Las Hormazas
un pueblo que está en tres barrios.
Bocos, barrio de La Parte
y el otro barrio Solano.
Los viudos y mozos viejos
que quieran mujer barata,
en este pueblo dan siete
por una criba de paja.

Nos vamos a Avellanosa
y el apellido es del Páramo
porque la vega que tienen
es terreno muy quebrado.
A estos les llamen los Charros
y entre ellos así se entienden
la feria está en la taberna,
unos compran y otros venden.

Nos bajamos a San Pedro
que les llaman Moscateles,
pero les faltan las uvas
que las parras no las tienen.
El ponerles ese apodo
fue por ir a preguntar,
por zapatos de veinte años
pá un mozo de cordobán.

De los 30 pueblos
que contiene este prefacio
el que les quiera cantar
tiene que hacerlo despacio.

No lo llevarán a mal
Para todos he tenido
Creo habrán pasado
un rato divertido.

Y si vais a la taberna
beber el vino caliente.
Así no os dará un costipado
sine fine et dicentes.
Santo, Santo, Santo.

Adiós pueblos que he cantado
con tanta fe y alegría.
Los recuerdos que yo tengo
no lo olvidaré en mi vida.
Vosotros, seréis el amor
Vosostros, seréis el cariño
Vosotros, seréis el honor
Que engrandece, nuestra Castilla.

Adiós con el corazón
que con el alma no puedo.
Adiós con el corazón
Adiós mis queridos pueblos.

Estas añoranzas que oí cantar a un Pastor que se llamaba Mauricio de Montorio, en una noche de aquellas alegres matanzas, en el año 1923 en mi pueblo de Villarmero, han estado en silencio.

Interesado en conseguirlas, para que no se pierdan. Hoy las presento en esta revista.

Estos recuerdos,
debemos de cultivarlos.
Son Herencia, que nos legaron,
de estos pueblos Castellanos.
¡No debemos olvidarlo!