Si desea contactar con la Revista de Foklore puede hacerlo desde la sección de contacto de la Fundación Joaquín Díaz >

Búsqueda por: autor, título, año o número de revista *
* Es válido cualquier término del nombre/apellido del autor, del título del artículo y del número de revista o año.

Editorial

DIAZ GONZALEZ, Joaquín

Publicado en el año 1994 en la Revista de Folklore número 159.

Esta visualización es solo del texto del artículo.
Puede descargarse el artículo completo en formato PDF desde la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Revista de Folklore número 159 en formato PDF >

Los últimos números de la revista están disponibles en el servidor de la Fundación Joaquín Díaz >


Para algunos antropólogos, comparar civilizaciones, modos de vida o costumbres constituye la dedicación preferente y más interesante. No hay, sin embargo, que viajar mucho ni buscar tribus perdidas en remotos continentes para descubrir caprichosas y exóticas tradiciones con las que poder sorprendernos; nuestros propios antepasados podían tener en la mesa, por ejemplo, unos gustos bastante diferentes de los que actualmente tenemos nosotros mismos. Basta con repasar algunos libros pertenezcan o no a la bibliografía gastronómica conocida para observar cómo oscilan las preferencias de pueblo y señores hacia determinados alimentos; cómo se introducen y se aprovechan comercialmente productos como las especias; cómo el paladar soporta sin alterarse que le suministren en una comida alimentos salados (léase aceitunas de postre) después de haber probado los dulces (léase acitrón de entrante); cómo, en fin, la abundancia de platos y viandas obligaba a probar sólo un bocado de cada cosa para poder resistir sin peligro de empacho el sin fin de manjares (entre 5 y 200 diferentes, según la riqueza de las mesas) que solían constituir una comida regular hace dos o tres siglos. Si se comparan las costumbres, un historiador del próximo siglo podrá deducir que en nuestros días estaba perdido el sentido del gusto y la economía malherida. Y puede que, además, tenga un punto de razón en ambas cosas.