Si desea contactar con la Revista de Foklore puede hacerlo desde la sección de contacto de la Fundación Joaquín Díaz >

Búsqueda por: autor, título, año o número de revista *
* Es válido cualquier término del nombre/apellido del autor, del título del artículo y del número de revista o año.

Editorial

DIAZ GONZALEZ, Joaquín

Publicado en el año 1994 en la Revista de Folklore número 163.

Esta visualización es solo del texto del artículo.
Puede descargarse el artículo completo en formato PDF desde la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Revista de Folklore número 163 en formato PDF >

Los últimos números de la revista están disponibles en el servidor de la Fundación Joaquín Díaz >


Posiblemente una de las amenazas más graves que pesan sobre el individuo de nuestros días es la tendencia a la inhibición. Cualquier definición de cultura incluye el concepto de participación, y es evidente por otra parte que el desconocimiento de una lengua o una cultura ajenas a la nuestra constituye no pocas veces el germen de una injusta prevención hacia ellas (cuando no de un desprecio o animosidad), precisamente por no entender lo que vemos u oimos. Parece como si no solamente no nos interesara nuestro propio pasado, la génesis y el desarrollo de nuestras costumbres, sino que basta las circunstancias actuales que nos rodean, los acontecimientos que nos atañen de forma inmediata, pasaran ante nuestros ojos indiferentes e impermeables, sin provocarnos reacción.

Muchas serían las causas que podrían aducirse a la hora de buscar la causa de esa pasividad, pero tal vez la mayor sea la sensación real y desesperanzadora de que nuestro esfuerzo, nuestra participación, apenas tiene repercusión en el entorno en que nos desenvolvemos y mucho meno aún, claro está, en círculos sociales más amplios y lejanos.

En el terreno que más nos interesa -el de la cultura entendida como modo de vida- se detectan ya síntomas graves de "aculturación", desestimándose una rica herencia social y aceptándose con pasividad patológica unas formas externas ante las que apenas reaccionamos; tal actitud no sólo está condicionando nuestra conducta sino que está privándonos del derecho a valorar, seleccionar y elegir las propias pautas de comportamiento. El mejor patrimonio que pueden transmitir los padres a los hijos es la facultad o capacidad de elegir libremente, y eso requiere que el individuo se esfuerce y se involucre vitalmente.