Si desea contactar con la Revista de Foklore puede hacerlo desde la sección de contacto de la Fundación Joaquín Díaz >

Búsqueda por: autor, título, año o número de revista *
* Es válido cualquier término del nombre/apellido del autor, del título del artículo y del número de revista o año.

LAS MEDIAS DE LOS PETOS. LA ALBERCA (SALAMANCA)

CAMPOS, María y PUERTO, José Luis

Publicado en el año 1994 en la Revista de Folklore número 164.

Esta visualización es solo del texto del artículo.
Puede descargarse el artículo completo en formato PDF desde la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Revista de Folklore número 164 en formato PDF >

Los últimos números de la revista están disponibles en el servidor de la Fundación Joaquín Díaz >


Aún pervive en el pueblo salmantino de La Alberca, perteneciente a la Sierra de Francia, una ocupación artesanal, en la elaboración de medias y calcetines a base de distintos puntos. Son ya pocas las mujeres que todavía saben tejer unas y otro; no más de cuatro o cinco. Nosotros aportamos en este trabajo datos que hemos recogido a nuestra informante Dolores Hernández Hoyos, de 66 años, una de las mujeres que, entre otros menesteres, cultiva dicha ocupación.

LAS PRENDAS Y SU USO

Tanto las mujeres como los hombres cubren sus pies con medias, calcetas y calcetines, elaborados de modo artesanal por medio de hilo con distintas agujas. Todas estas prendas se utilizan al vestir algunos trajes tradicionales, y su uso alcanza tanto a los días de fiesta como a los de diario.

Las mujeres calzan distintos tipos de medias, las más utilizadas son las que reciben el nombre de medias de los petos. Pero existen otros tipos que, según los puntos utilizados en su elaboración, reciben nombres como:

.Medias de las cinco vueltas.
.Medias de la caenina encontrá.
.Medias de al través.
.Medias de los corazones.
.Medias de los cuadros.
.Medias de la media flor.
.Medias de las conchinas grandes.
.Medias del caño las patatas.
.Etc.

Para la elaboración de las prendas femeninas que acabamos de citar, se suelen utilizar colores como el blanco, el salmón, el "beige" o el azul claro, que son los más utilizados; pero no se mezclan colores, sino que se tejen con uno solo, el que se elija. Aunque las medias de los petos tienen que ser siempre blancas, como también las de vestir en las fechas festivas y solemnes, también en estas ocasiones se utilizan las de color pajizo o "beige".

Los hombres utilizan calcetas y calcetines. Las calcetas son siempre blancas y para su elaboración se emplean los tercios, más luego uno de los siguientes puntos, según se elija uno de ellos: así: las conchinas grandes, las conchinas chicas, la caenina encontrá, la caenina calá, los cuadros, la panza de vaca, etc.

Los calcetines de los hombres se tejen también con alguno de los puntos citados al tratar de las calcetas. Suelen ser de color lila, salmón o azul... y es una prenda de uso diario y también festivo.

LAS MEDIAS DE LOS PETOS. SU ELABORACION

Se tejen estas medias, como el resto de las prendas citadas, tanto femeninas como masculinas, con hilo de algodón, o de lana, esta última de Béjar, generalmente. Se hacen con cinco agujas: se va pasando una y luego otra, y así sucesivamente, hasta la última. Y, de este modo, se va subiendo. En cada una de las agujas, se empiezan dieciocho pares, que equivalen a treinta y seis puntos.

La estructura de las medias de los petos consta de tres partes perfectamente diferenciadas:

.Los tercios
.Los petos
.El calcañar y la planta y la punta del pie

Los tercios: Se empiezan primero los picos y se sigue con la vuelta del revés, los árboles, la randa, los corazones alternados con los árboles, y otra randa. Todos estos puntos constituyen el tercio de la media. Aunque puede haber distintas combinaciones en su elaboración.

Los petos: Y, tras los tercios, empieza el peto, que es la parte de la media que va desde debajo de la rodilla hasta el tobillo, extendiéndose también por todo el empeine del pie. Reciben el nombre de petos unas divisiones, trazadas por medio de puntos que forman líneas (que acotan espacios en los que aparecen distintos puntos que enumeramos) que semejan, visualmente, uves mayúsculas (V), observables por las partes anterior y posterior de la pierna, respectivamente. El peto consta de seis puntos del derechas, montados y con la hebra echada.

Los petos van acotados por sendas líneas verticales (una lateral externa de la pierna, y la otra lateral interna), trazadas por el conjunto de los siguientes puntos, que forman un conjunto simétrico:

.Punto del revés.
.Punto gordo.
.El revés.
.El helecho, en el centro.
.El revés.
.Punto gordo.
.Punto del revés.

Entre peto y peto, existen espacios, tejidos con puntos. Todos ellos pueden ir con el mismo punto; o, si quien elabora la media lo prefiere, en cada espacio puede aparecer un punto diferente del utilizado para el espacio superior y para el inferior; con lo que esta combinación de distintos puntos contribuye a romper la monotonía. Esta, por ejemplo, es una posible combinación de distintos puntos (de los que damos sus nombres) que pueden ser utilizados
entre peto y peto:

.La caenina calá con el punto de al revés y el punto de al través.
.El empedraíno.
.Las conchinas.
.La piernita nuez.
.El ojito perdiz.
.La ceguñina.

Luego se hace el calcañar, para cuya elaboración puede elegirse uno de los siguientes puntos: Puede ser de corazón (llamado también de corbata) o liso. Y en esta tercera parte de la media, conocida con el nombre genérico citado, hay que incluir también la planta y la punta del pie, para las que se suele utilizar, sin más, un punto liso.

OTRAS MEDIAS

Nos hemos detenido, sobre todo, en las medias de los petos, por ser las más conocidas y, acaso, utilizadas. Pero, tal y como indicábamos al principio, existen otros tipos de medias, cuyos nombres ya hemos enumerado. Todas ellas llevan también tercios, que pueden ser de puntos como el helecho bordao, rombos... El empiece puede ser de varios tipos: Dos puntos del revés y dos del derechas; uno del revés y otros de al través; o de los picos. El talón o calcañar de cualquiera de estas medias puede ser también de la celosía, punto anteriomente no citado.

Y ésta es una primera y sucinta aproximación a una artesanía de elaboración textil que aún pervive en La Alberca. Queremos llamar la atención sobre los nombres de prendas y de puntos, que los reproducimos en su pureza local; para ello hay que entender que este pueblo pertenece al dominio dialectal del leonés, algunos de cuyos rasgos perviven en los distintos niveles lingüísticos, mezclados con la influencia meridional que llega a través del extremeño. Como documento gráfico auxiliar, para que el lector se forme una cabal representación, mostramos unos dibujos de distintos puntos, otro con la estructura de las medias de los petos y, en fin, una fotografía de las mismas.