Si desea contactar con la Revista de Foklore puede hacerlo desde la sección de contacto de la Fundación Joaquín Díaz >

Búsqueda por: autor, título, año o número de revista *
* Es válido cualquier término del nombre/apellido del autor, del título del artículo y del número de revista o año.

LA CIRAGUA: Un juguete de Berniches (Guadalajara)

LOPEZ DE LOS MOZOS, José Ramón

Publicado en el año 1982 en la Revista de Folklore número 15.

Esta visualización es solo del texto del artículo.
Puede descargarse el artículo completo en formato PDF desde la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Revista de Folklore número 15 en formato PDF >

Los últimos números de la revista están disponibles en el servidor de la Fundación Joaquín Díaz >


Se trata de un sencillo juguete, de fácil construcción. Consta de dos piezas: un cilindro de madera de saúco al que se le ha desprovisto de su médula y un émbolo que se hace de madera de olivo por ser bastante dura y a la vez suave y de superficie lubricada.

El saúco se corta en invierno, después de la caída de la hoja. Esta operación debe hacerse en la fase menguante de la luna, ya que -según el decir popular- se conserva durante más tiempo.

Se utilizan para disparar unos proyectiles esféricos de cáñamo, que generalmente suelen tener el diámetro de un centímetro. Estos proyectiles se cargan de dos en dos como mínimo. Primero introduciendo uno y empujándolo con el émbolo hasta el orificio de salida del cilindro, posteriormente se introduce otro, no sin antes haber soplado con el fin de que quede algo de aire dentro y la presión sea mayor a la hora de disparar, logrando mayores distancias.

El tamaño del émbolo es casi siempre el de la "ciragua", es decir, el del tubo, y por lo general va de ocho a diez centímetros.

A la hora de disparar sólo puede salir un proyectil de los que se hayan cargado, ya que al émbolo se le hace un tope para impedir su total penetración en el tubo. Queda el extremo del émbolo justamente aun centímetro del orificio de salida, con lo que, si hemos metido dos proyectiles, siempre nos quedará uno dentro. Dicho tope se realiza a filo de navaja.

El juguete ya no se usa en Berninches. Se solía construir una vez seca la madera, es decir, casi siempre en primavera. No se decoraban por lo general y lo construían niños de diez años para arriba 1.

En Horche, también en la provincia de Guadalajara, se usaban juguetes parecidos. Tal es el caso del llamado "taco", cuyo cilindro era de caña ahuecada, émbolo de olivo y proyectiles de papel masticado en la boca con el que se hacían bolas. Solía utilizarse en el colegio, disparando los niños de las filas más atrasadas.

Con distinto nombre encontramos este juguete en Portugal 2: "A seringa é feita com um ramo de sabugueiro a que se extri a medula, no qual se introduz outro ramo a servir de pistao que absorve a água lentamente de uma vasilha. Depois, empurrando fortemente e mesmo pistao atira o líquido a grande distancia. Este brinquedo descrito por Eduardo Sequeira, é igual ao citado por Augusto César de Lima e idéntico a "tcharinga" de Jaime Lopes Días" Nos encontramos, pues, ante dos ejemplos de juguetes, dos manifestaciones etnográficas similares, pero con la sustancial variación de que, en el caso de Guadalajara, se arrojan proyectiles y en el portugués, se trata de agua.

Aunque como queda a la vista (fig. 1), tanto uno como otro juguete sufren un proceso de construcción parejo 3.

_____

1 Datos facilitados en Berninches por Teodoro Lorente, de 24 años. (5-XII-77).

En el Museo de Artes y Tradiciones Populares de la Universidad Autónoma de Madrid, aparece consignado un ejemplar de este juguete con el número 3751. Juguete de madera. Forma cilíndrica con orificio central por el que entra un palo. Recibe el nombre de "ciragua". BERNINCHES. Autor: Félix Lorente Heredero (57 años en 1978).

2 CASTRO PIRES DE LIMA, Fernando de. : Brinquedos, en " Actas do 1º Congresso de Etnografía e Folclore". Biblioteca Social e Corporativa, Lisboa, 1963. Vol. III. Pág. 46 y fig. 19.

3 CASTRO PIRES DE LIMA, Fernando de. : OP. Cit. Véase la fig. 19 y compárese con la nuestra.