Si desea contactar con la Revista de Foklore puede hacerlo desde la sección de contacto de la Fundación Joaquín Díaz >

Búsqueda por: autor, título, año o número de revista *
* Es válido cualquier término del nombre/apellido del autor, del título del artículo y del número de revista o año.

LA INFANCIA EN EL REFRANERO

PANIZO RODRIGUEZ, Juliana

Publicado en el año 1990 en la Revista de Folklore número 118.

Esta visualización es solo del texto del artículo.
Puede descargarse el artículo completo en formato PDF desde la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Revista de Folklore número 118 en formato PDF >

Los últimos números de la revista están disponibles en el servidor de la Fundación Joaquín Díaz >


Saber refranes poco cuesta y mucho vale
INTRODUCCION

Para Rodríguez Marín, el refrán es un dicho popular, sentencioso y breve, de verdad comprobada, generalmente simbólico, expuesto en forma poética, que contiene una regla de conducta u otra enseñanza.

Con frecuencia se confunde el término refrán con otros similares, como son proverbio, aforismo, sentencia y máxima. Lázaro Carreter identifica el vocablo refrán con proverbio.

Según M. Fernández, las primeras muestras del género de que tenemos noticia aparecieron en Grecia a finales del siglo IV a. de C. Fueron los proverbios de Menandro, que comentará Aristóteles (1).

En España la primera colección de Paremias corresponde al Marqués de Santillana y lleva por titulo Refranes que dicen las viejas tras el fuego.

En la Edad Media fueron numerosos los escritores que insertaron paremias en sus obras. Entre ellos, destacan El Arcipreste de Hita, don Juan Manuel, El Arcipreste de Talavera, el autor del Caballero Zifar, Sem Tob de Carrión, Fernando de Rojas, etc.

En el Renacimiento el gusto por los saberes populares se incrementa hasta al punto que será raro encontrar algún autor de la época que no haya entretejido refranes en sus obras. Erasmo de Rottel1dam fue uno de los primeros humanistas europeos que volvió los ojos a la filosofía tradicional que se encierra en los proverbios vulgares. Durante los siglos XVI y XVII aparecen bastantes compilaciones de refranes y dichos en general.

Entre este tipo de obras, según Oliver, merecen especial mención las siguientes

Pedro Valles Libro de refranes. Copilado por el orden del ABC.

Hernán Núñez Refranes o proverbios en romance.

Juan de Mal Lara La Philosophia Vulgar.

Sebastián de Horozco Recopilación de refranes y adagios y Teatro Universal de los Proverbios.

Gonzalo de Correas Vocabulario de refranes

Lorenzo Palmerino Refranes de mesa, salud y buena crianza.

Juan Sorapan .de Rieros: Medicina española contenida en proverbios vulgares de nuestra lengua (2).

En el Siglo de Oro son numerosos los escritores que incluyen refranes en sus obras. Blasco de Garay compone Cartas en Refranes. Juan de Espinosa, en el Diálogo en laude de las mujeres. Lope de Vega, en La Dorotea, y Cervantes, en su Quijote, insertan paremias.

Del prestigio que por entonces disfrutaba la doctrina de dichas sentencias dan testimonio dos hechos: Primero, que los refranes se denominen «evangelios chicos» o «evangelios abreviados». Segundo, que la obra titulada Medicina española contenida en proverbios vulgares... llegase a emplearse como texto para los estudios en medicina en Granada.

Este florecimiento decae a lo largo del siglo XVIII. En esta época podemos mencionar a Fray Martín Sarmiento, a Antonio Valladares y a Sotomayor .

En el Romanticismo, Fernán Caballero publicó una obra titulada Cuentos, oraciones, adivinanzas y refranes populares e infantiles. Antonio García Gutiérrez, en su discurso de ingreso en la Real Academia de la Lengua, trató de coplas y refranes populares. Los refranes alcanzaron mayor auge en el último cuarto del siglo XIX y los primeros años del siglo XX. Destacan José María de Sbarbi, Francisco Rodríguez Marín, Gabriel María Vergara, Julio Cejador, José Gella Iturriaga, Juana G. Campos, Ana Barella, Eleanor S. O'Kane, José María Iribarren, Louis Combet, Antonio Castillo de Lucas, Luis Martínez Kleiser, etc. En la época actual, Camilo José Cela y Miguel Delibes los ponen en la boca de sus protagonistas.

Sobre su vitalidad y pervivencia, Oliver afirma «Hoy han entrado en crisis numerosísimos refranes viejos por causa de las peculiaridades de la vida moderna, pero precisamente basados en ella misma, surgen numerosos y frases hechas y proverbios actuales que desaparecerán en el futuro para dejar paso a los que hayan de llegar. Los medios de comunicación social, y en especial la televisión, son puestos como ejemplares verdugos que estandarizan la lengua y acaban con el peculiar modo paremiológico de hablar de nuestros pueblos. Sin embargo, debemos reflexionar en el hecho de que ellos mismos -y especialmente del lenguaje publicitario- nacen diariamente nuevos usos populares que generan las formas proverbiales de nuestros días.

Los refranes no se acaban, sino que varían sus formas igual que lo hace la lengua española en que se inscriben (3).

Una prueba de esta pervivencia son las paremias que insertamos seguidamente, referidas a la infancia y recopiladas en Valladolid y pueblos de nuestra provincia. La edad de los informantes oscila entre los treinta y ochenta y seis años. Señalan, entre otras, las siguientes características de los niños: su disponibilidad «el servicio del niño es poco, mas el que lo pierde es loco»; la volubilidad «Amor de niña, agua en cestilla»; el egocentrismo «Gatos y niños siempre dicen mío, mío»; la influencia de las personas que les cuidan «El niño que no ríe a las siete semanas, o es ruin o tiene ruines amas»; su agradecimiento «El perro y el niño, donde le ponen, cariño», y el aspecto positivo de la enseñanza en la infancia «Lo que se aprende con babas no se olvida con canas».

La referencia R. A. indica que se halla documentado en la decimoctava edición del diccionario de la Real Academia; en las siguientes, por razones de espacio, se suprimieron los refranes.

Mi sincero agradecimiento a las personas que han hecho posible esta recopilación y a la REVISTA DE FOLKLORE por su publicación.

A CANTO DE PAJARO Y GRACIA DE NIÑO, NO CONVIDES A TUS AMIGOS. Porque a veces hacen lo contrario a lo que se les pide.

ARA CON NIÑOS, SEGARAS CADILLOS. Refiere y advierte la necesidad que hay de servirse de gente hábil y experta en cualquier negocio, especialmente en la labranza, para coger buen fruto (R. A.).

AL PERRO Y AL NIÑO HAY QUE TRATARLES CON CARIÑO.

AL POTRO Y AL NIÑO, CON CARIÑO.

AL NIÑO Y AL FRAILE, QUE LES DE EL AIRE. Señala que se debe tener lo más lejos posible para que no molesten.

AL NIÑO LLORON, BOCABAJO Y BOFETON.

AMOR DE VIEJO Y DE CHIQUILLO, AGUA ES EN CANASTILLO. Señala lo voluble que son ambos.

AMOR DE NIÑA, AGUA EN CESTILLA. «Ref. que denota la poca confianza que se debe tener en el amor de los niños» (R. A.).

ANDA, NIÑO, ANDA, QUE DIOS TE LO MANDA.

BOBITO ES EL NIÑO QUE SE DEJA ENGAÑAR.

COME, NIÑO, Y TE CRIARAS; COME, VIEJO, Y VIVIRAS. Indica la necesidad del alimento en todas las edades.

CORTOS SON LOS DIAS DE LA NIÑEZ, Y LARGOS EN LA VEJEZ.

CUIDAR DE ALGO COMO DE LA NIÑA DE SUS OJOS. Tener en gran estima un objeto.

CUIDATE BIEN DE LO QUE HACES, NO TE FIES DE RAPACES. Advierte de la poca constancia que tienen los niños.

DICEN LOS NIÑOS EN EL SOLEJAR LO QUE OYEN A SUS PADRES EN EL HOGAR. «Ref. que enseña el cuidado y cautela que deben observar los padres delante de los hijos en acciones y palabras, porque éstos las aprenden incautamente, y las dicen y usan sin reparo ni reflexión» (R. A.).

¿DONDE PERDIO LA NIÑA SU HONOR? DONDE HABLO MAL Y OYO PEOR. «Ref. que aconseja el gran recato con que se debe hablar, para no dar motivos a oir lo que no es razón» (R. A.).

EL AMOR Y EL NIÑO EMPIEZAN BRINCANDO y ACABAN LLORANDO.

EL AGUA CUESTA ARRIBA DURA POCO, Y MENOS EL AMOR DE NIÑO LOCO.

EL NIÑO DUERME AL PESO, Y EL VIEJO, AL SESO. Los niños bien alimentados duermen bien, y los mayores se duermen pensando.

EL NIÑO Y EL POTRO, PRIMERO SARNOSO PARA SER HERMOSO. Los niños que son feos de pequeños, cuando son mayores sucede lo contrario.

EL NIÑO Y EL BECERRITO, EN LA MITAD DE LA SIESTA HAN FRIO.

EL NIÑO Y EL COCHINO, ADONDE LES DAN EL BOCADILLO.

EL NIÑO REGALADO, SIEMPRE ESTA ENOJADO. Porque no hay nada que tanto canse como la abundancia y el mimo.

EL NIÑO QUE NO RIE A LAS SIETE SEMANAS, O ES RUIN O TIENE RUINES AMAS. Ref. que denota la influencia en los niños de las personas que los cuidan.

EL NIÑO QUE MAMA Y COME, DOS BARBAS PONE. Porque con la doble alimentación engorda en seguida.

EL NIÑO POR SU BIEN LLORA, Y EL VIEJO, POR SU MAL. Señala la facilidad con que lloran los niños.

EL NIÑO POR SU NATURAL, NACE INCLINADO AL MAL.

EL NIÑO ENGORDA PARA VIVIR, Y EL ANCIANO, PARA MORIR.

EL NIÑO QUE NO LLORA NO MAMA. Aconseja la insistencia en lo que se pide.

ENVIAR MUCHACHOS A VENDIMIA ES COSA PERDIDA. Denota la poca responsabilidad de los niños.

ENTRE NIÑO Y NIÑA CRECERA UNA VIDRIERA. Señala los peligros de la adolescencia.

EL SERVICIO DEL NIÑO ES POCO, MAS EL QUE LO PIERDE ES LOCO. Señala lo disponibles que son los niños.

ESTE NIÑO ME ALABA PORQUE COME Y MAMA. Los niños que maman y comen algún alimento se crían bien y no desgastan tanto a su madre.

ESTAR COMO EL NIÑO DE DIEGO, QUE NACIO MUDO, SORDO Y CIEGO Se dice de las personas que parecen o son medio tontas.

GATOS Y NIÑOS SIEMPRE DICEN MIO, MIO. Pone de manifiesto el egocentrismo de los niños.

GRITA, NIÑO, QUE BAJA EL VINO HOY, A CUATRO; MAÑANA, A CINCO. Se dice cuando van las cosas de mal en peor.

HASTA EL NIÑO, NI HAMBRE NI FRIO. Los pobres no suelen sufrir esas dos calamidades hasta después de Navidad.

LO QUE EL NIÑO OYO EN EL HOGAR, LO DIJO EN EL PORTAL.

LO QUE CON MOCOS SE APRENDE, TARDE SE OLVIDA.

LO QUE CON BABAS SE APRENDE, TARDE SE OLVIDA.

LO QUE SE APRENDE CON BABAS, NO SE OL VIDA CON CANAS.

LOS NIÑOS, DE PEQUEÑOS; QUE NO HAY CASTIGO DESPUES PARA ELLOS. «Ref. que enseña que se deben corregir y castigar las malas inclinaciones que suelen mostrar los niños, porque con la edad se hacen incorregibles o es difícil el castigo» (R. A.).

LOS NIÑOS HABLAN CUANDO MEAN LAS GALLINAS. Frase empleada contra los niños que hablan cuando no les corresponde.

LOS NIÑOS Y LOS LOCOS DICEN LAS VERDADES. «Ref. que advierte que la verdad se halla frecuentemente en las personas que no son capaces de reflexión, de artificio ni disimulo» (R. A.).

NI AL NIÑO QUE SE ECHE, NI AL VIEJO QUE SE LEVANTE. Se suele decir, porque a los primeros les conviene el ejercicio, y a los segundos, el reposo.

NI DE NIÑO TE AYUDES NI TE CASES CON VIUDA. Señala la poca utilidad de ambos.

NIÑA Y VIÑA, PERAL Y HABAR, MALOS SON DE GUARDAR. A estas cuatro cosas no les suele faltar nunca golosos.

NIÑA ES MARINA CUANDO LA LLEVAN POR EL DIENTE A MISA. Señala que a la juventud se la solía guiar fácilmente.

NIÑO VOMITON, SIEMPRE GORDINFLON. El niño que tiene por costumbre devolver suele criarse gordo.

NIÑO BRACEADO, O PASEADO, PRONTO CRIADO. El niño que se acostumbra a ir en brazos se cría pronto.

NIÑO QUE BEBE VINO Y MUJER QUE HABLA LATIN, NO HAN DE TENER BUEN FIN. Considera ambas cosas como impropias de los seres mencionados.

NI AL NIÑO EL BOLLO NI AL SANTO EL VOTO. «Ref. que enseña que se debe cumplir todo lo que se promete» (R. A.).

NO DICE EL MOCHUELO SINO LO QUE OYO TRAS EL FUEGO. Señala el cuidado que debemos tener al hablar delante de los niños.

NO HAY QUE MENTAR AL DIABLO DONDE HAY NIÑOS. Señala lo traviesos que son los niños.

NIÑOS Y GENTE LOCA, LA VERDAD EN LA BOCA; CUERDOS Y SABIOS, LA MENTIRA EN LOS LABIOS. Señala que son más sinceras las personas que reflexionan poco.

POR LOS NIÑOS SE PONE LA OLLA. Los niños agradecen lo que se hace por ellos.

PREDICAR A NIÑOS, CONFESAR A MONJAS Y ESPULGAR A PERROS ES TIEMPO PERDIDO. Porque ninguno de ellos lo agradece.

QUIEN CON NIÑOS SE ACUESTA, MEADO AMANECE. Ref. que enseña que quien fía el manejo de los negocios a personas ineptas y de poco seso, se verá después chasqueado.

SANA, SANA, CULITO DE RANA; SI NO SANAS HOY, SANARAS MAÑANA. Se dice a los niños cuando se han dado un golpe y se besa la parte dolorida.

SI EL NIÑO LLORARE, ACALLELO SU MADRE, Y SI NO QUIERE CALLAR, DEJELO LLORAR. «Ref. que aconseja que cada uno cumpla con lo que le toca y hasta donde alcancen sus medios, sin cuidarse de lo demás» (R. A.).

SI ERES NIÑO Y HAS AMOR, ¿QUE HARAS CUANDO MAYOR? «Ref. con que se da a entender que si no se corrigen las inclinaciones que se advierten en los niños, después crecen y se aumentan con la edad y se hace difícil la enmienda» (R. A.).

TRAS QUE LA NIÑA ERA FEA, SE LLAMABA TIMOTEA. Se dice cuando a un inconveniente se añade otro nuevo.

UN NIÑO LE HARA ENTENDER QUE ES DE NOCHE EN LA MITAD DEL DIA. Señala que la persona de quien se trata es muy cándida.

VIEJO QUE MUCHO DUERME Y NIÑO QUE MUCHO VELA, PRONTO SE LES ACABA LA CUERDA.

EL PERRO Y EL NIÑO, DONDE LOS PONEN, CARIÑO.

____________
1) FERNÁNDEZ, M.: Refranero español. Editorial Burdeos, Madrid, 1989, pág. 7.

(2) OLIVEZ, Juan Manuel: Refranero español. Sierra. Madrid, 1983, págs. 10-11.

(3) Op. cit., pág. 8.


BIBLIOGRAFIA:

LAZARO CARRETER F. : DIccionario de Términos filológicos. Madrid, Gredos, 1974.

RODRIGUEZ MARIN, F.: Más de 21.000 refranes castellanos no contenidos en la copiosa colección del maestro Gonzalo de Correas. Madrid, 1926.