Si desea contactar con la Revista de Foklore puede hacerlo desde la sección de contacto de la Fundación Joaquín Díaz >

Búsqueda por: autor, título, año o número de revista *
* Es válido cualquier término del nombre/apellido del autor, del título del artículo y del número de revista o año.

LA VIRGEN DE LAS CHANAS DE NOCEDA DEL BIERZO

RODRIGUEZ RODRIGUEZ, Felisa

Publicado en el año 1982 en la Revista de Folklore número 16.

Esta visualización es solo del texto del artículo.
Puede descargarse el artículo completo en formato PDF desde la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Revista de Folklore número 16 en formato PDF >

Los últimos números de la revista están disponibles en el servidor de la Fundación Joaquín Díaz >


En la llanura ocre de castaños y centenales, se levanta blanca de cal y airosa por espadaña, la ermita de Nuestra Señora de las Chanas.

Allá por los confines de la Edad Media y en el hueco de añoso roble, dicen que la Virgen con su Niño en el regazo, se apareció a unos crédulos pastores.

No es que se propiciara la candidez de estos seres incontaminados para ser los protagonistas de incontables prodigios. Está plenamente demostrado que en los lugares en que se daba culto a los dioses paganos, se levantaron después santuarios para dar culto a las imágenes cristianas.

Así sucedió que en el lugar en que se encontró a nuestra Patrona fue construido un templo para venerar a la Virgen de las Chanas.

A los píes del santuario mana una fuente cristalina a la que se atribuyen sorprendentes milagros.

Entre ellos, que el mozo interesado por casarse bebiendo siete sorbos seguidos y sin alentar del agua milagrosa, de inmediato encuentra novia.

Un castaño milenario con el tronco y ramas retorcidos como si fueran los miembros de invencible cíclope, sombrea el norte de la ermita.

Según cuenta la tradición, en las noches de luna llena, bajo su copa se reunían los "druidas" sacerdotes celtas, a celebrar extraños ritos de ofrendas y sacrificios a sus divinidades mitológicas para alcanzar los bienes que deseaban o que los libraran de los temibles males.

La toponimia que rodea la parcela de las Chanas recuerda poblados y pobladores desaparecidos, como ViIlatrevedes sugiriendo las tres villas que ocupaban nuestros ascendientes antes que los sotos de nogales que crecen espontáneos, dieran nombre propio a Noceda.

En concreto no sabemos la fecha exacta en que fue edificada la ermita de las Chanas.

Un viejo manuscrito de finales del siglo XVI nos habla de los tesoros y de la hacienda que por aquellas épocas poseía el santuario y era de tal volumen como para obligar al Obispo de Astorga a desplazarse cada año a esta localidad por tomar las cuentas al " Abad" , ermitaño, mayordomo y concejo, que administraban sus posesiones.

Aparte de los prados, huertas, matas de madera, etc., tenía reses dadas a "medias", es decir, que los animales los compraban con dinero de la ermita y los aumentos o ganancias eran repartidos por igual entre el que cuidaba de las reses y los responsables de aumentar el capital de la Virgen de las Chanas.

Cuando el año era adverso y los arrendatarios no podían pagar el estipendio, eran amenazados con la excomunión aparte de retirarles las fincas.

Todo ello consignado en las páginas de nuestro "manuscrito", del que vamos a copiar una, de actuaciones, consistente en inventariar las joyas y plata que por entonces poseía la ermita. Con una letra tan llamativa como dibujada, se manifiesta de esta manera:

Estando en Nuestra ssa de las Chanas del conzejo de nozeda a diez y syete del mes de sptyenbre año de milI y seys cientos yseys el sr Pedro mys juez hordinaryo en el conzejo de nozeda y Francyscº de la mata E alonso alvarez Regidores y alonso gb abbad de la cofradía de la dicha yglesya y mayordomo delle y de su ofícyo y en nombre de la dycha cofradía E cofrades Por antemy el escrybano hycyeron el ynbentaryo de la plata y joyas que tyene fa dicha yglesya de la fforma sygyente

PrymeraMente un calyz de plata con su patena y dos vynajeras de plata.

Yten una corona que tyene Nuestra SSª de plata.

Yten una lanpara de plata con su cubyerta y cadenetas deplata toda son seys cadenetas tres grandes y tres chycas.

Yten una bula que contyene los Santos Jubileos y gracias de la yglesíaconcedyda por Nuesto Padre papa Systo Pío quinto su Apo las calendas de Marzo año de myl quynyentos y ochentaysyete en pergamyno pendyente en cuerdas coloradas

Yten cuatro candeleros de azofar.

Yten una musday y cadena dygodos de alquimya que tyene Ntra SSª

Y continúa una lista interminable de joyas y plata que por entonces poseía la Virgen de las Chanas.

Sí en míl quinientos ochenta y ocho el Papa Sixto V en el tercer año de su pontificado, concedió a la Virgen de las Chanas una bula de gracias y jubileos consistentes en ganar las mismas indulgencias los que visitaban .su santuario que los que peregrinaban a Santiago de Compostela, es evidente que hace cuatro siglos a fama de la Virgen de las Chanas había desbordado las fronteras nacionales, siendo conocida y venerada en Roma también.

La talla de la Virgen es románica, del siglo XIII, según informe de los expertos de arte sacro de la Universidad de Valladolid.

Pero fue desafortunadamente mutilada para amanerarla según el gusto de aquella época reflejado en la moda de vestir los santos.

Para ello le arrancaron el Niño del regazo, le pusieron os brazos y manos distintos al igual que una carita muy graciosa que nada tiene de común con el arte románico de la talla primitiva.

Asi dejaron nuestra valiosa talla románica. A pesar del desacierto irritante, Ella continuó repartiendo favores entre los que con fe se los pedían.

Cuando la sequía era persistente, hacían rogativas a la Virgen para que enviase las lluvias.

Se organizaba la procesión desde el santuario de las Chanas hasta la iglesia parroquial, que está en el barrio de San Pedro. Ocurría que mientras unos iban cantando. ..

Virgen de 'las Chanas
nuestra Madre excelsa,
mándanos la lluvia
que el campo se seca.

Iba rezagado un campesino que había fabricado los adobes para hacer un gallinero, recitando su particular plegaria:

Reina del cielo
que a los pobres oyes,
manda el Sol y aire
pa que sequen mis adobes.

y no faltaban lluvias, ni sol, ni aire para complacer a todos los impacientes.

La Virgen ataviada con sus galas y la corona de plata con la mágica esquilita estremeciendo los corazones con su tintineo:

La Virgen de las Chanas
tiene una corona
con una campanilla
que a todos emociona. ..

Tanta era la fe de los nocedenses, que decían persuadidos:

-Todo lo que se pide con devoción a la Virgen de las Chanas, de fijo se consigue.

Un lateral del santuario estaba totalmente decorado con exvotos que daban fe de los milagros acaecidos por la intercesión de la Reina del Cielo.

Pendían de alcayatas, manos de cera, pechos, ojos, pies y otros miembros.

Lo que más abundaba eran hábitos y mortajas de los que alcanzaron la salud y en ocasiones la vida.

Una blanca con dibujos rosa, era distinta a las demás por haber sido mortaja de una niña a quien todos daban por muerta; la Virgen de las Chanas la devolvió a la vida al escuchar la angustiosa súplica de la madre de aquella pequeña a la que se dio en llamar la "resucitada".