Si desea contactar con la Revista de Foklore puede hacerlo desde la sección de contacto de la Fundación Joaquín Díaz >

Búsqueda por: autor, título, año o número de revista *
* Es válido cualquier término del nombre/apellido del autor, del título del artículo y del número de revista o año.

ALGUNOS REFRANES GLOSADOS

PANIZO RODRIGUEZ, Juliana

Publicado en el año 1995 en la Revista de Folklore número 171.

Esta visualización es solo del texto del artículo.
Puede descargarse el artículo completo en formato PDF desde la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Revista de Folklore número 171 en formato PDF >

Los últimos números de la revista están disponibles en el servidor de la Fundación Joaquín Díaz >


Para Julio Casares, el refrán es "una frase completa e independiente, que en sentido directo o alegórico y por lo general en forma sentenciosa y elíptica, expresa un pensamiento —hecho de experiencia, enseñanza, etc. — a manera de juicio, en el que se relacionan por lo menos dos ideas.

Insertamos, a continuación, una serie de refranes glosados recopilados la mayoría en Valladolid y pueblos de la provincia.

Acuérdate de ti y olvídate de mí: Manera de alejar para siempre a una persona.

Acusóme, padre, de que por un oído me entra y por el otro me sale: Aplícase a las personas despreocupadas para quienes toda represión es inútil por no hacerla caso alguno.

A chico pajarillo, chico nidillo: Recomienda que se debe medir con la calidad o dignidad de las personas el porte y trato, para no hacerse reparables.

Adonde está la muchedumbre, ahí está la confusión: Para poder ejecutar bien las cosas sobre el mucho gentío.

Agachar las orejas: Aguantar con paciencia un regaño, o acatar una orden sin protestar.

Al buen pagador no le deben prendas: Al que quiere cumplir con lo que debe, no le cuesta ningún trabajo dar cualquier seguridad o garantía que le piden.

A la moza ser buena, y al mozo un oficio no les puede dar mayor beneficio: Recomienda que a las jóvenes se las instruya, sobre todo en la parte moral y a los muchachos se les dé una carrera u oficio.

Al que no se menea no le da el aire: Recomienda la actividad como único medio de conseguir un fin.

Al que se hace de miel se lo comen las moscas: La persona de carácter bondadoso, suele ser víctima del abuso de los demás.

Altas o bajas, en abril son pascuas: Porque cuando no caen en él las de Resurrección caen las de Pentecostés.

A mocedad ociosa, vejez trabajosa: Los que pasan lo mejor de su vida sin trabajar, se verán sin recursos al llegar a la edad madura.

Amasando se hace el pan: Para conseguir algo es preciso tener paciencia.

A pan duro, diente agudo: Aconseja la actividad y diligencia que se debe poner para vencer las cosas arduas y difíciles.

A muertos idos no hay amigos: La pena que produce la muerte o ausencia de las personas queridas suele mitigarse pronto.

Apunte usted un olivar, que ni se ha sembrado ni se sembrará: Se aplica a ciertas promesas que tenemos por seguro que no se han de cumplir.

A quien no le sobre pan, que no piense en criar can: Recomienda que cada uno se arregle con aquello que posea, y no contraiga empeños indebidos por gastos excesivos.

A quien sufre la ofensa, Dios le recompensa: Aconseja la virtud de la paciencia y la humildad como agradables a Dios.

Aunque estés mal con tu mujer, no es de buen consejo que te cortes el aparejo: Porque lo más razonable es que se hagan las paces.

Bailar el agua delante de uno: Complacer y adular a una persona para conseguir lo que se quiere.

Buena es la nieve que en su tiempo viene: Todo lo que se realiza en su tiempo y sazón tiene que dar buen resultado.

Con buen paño y buen sastre, se hace un buen traje: Cuando los medios son apropiados, es natural que las cosas se hagan bien.

Cada ollero su olla alaba, y más si la trae quebrada: No hay comerciante que no alabe su mercancía y aún con mayor interés si se encuentra ella averiada.

Cada palo que aguante su vela: Significa que cada uno se resigne con su suerte.

Cantar uno la palinodia: Volverse atrás de lo que había dicho, prometido, etc.

Cada uno lleva la lengua al lado donde le duele la muela: Cada uno se queja de lo que le molesta y procura buscar remedio.

Casarse uno con su opinión: Aferrarse a juicio propio sin admitir como aceptado el de los demás.

Caérsele a uno el alma a los pies: Desanimarse por no corresponder la realidad a lo que esperaba.

Cogerle a uno el pan bajo el sobaco: Captarse su voluntad hasta el punto de dominarle completamente.

Colarse uno por el ojo de una aguja: Se aplica al que por ser delgado, se introduce o desliza fácilmente por un lugar angosto.

Come pan y bebe agua, y vivirás vida larga: Aconseja la abstención del alcohol y de los manjares regalados y fuertes.

Comer el pan de la boda: Hallarse aún los recién casados en la luna de miel.

¿Cómo te va, Mendo? -Horas llorando, horas riendo: Indica la volubilidad de las cosas humanas.

Con la paciencia y la esperanza todo se alcanza: Recomienda hacer las cosas con calma, no desesperándose porque los resultados no sean tan rápidos como nuestro deseo quisiera que fuesen.

Con los años vienen los desengaños: Porque cuantos más años viva una persona, más desengaños tiene que sufrir.

Cuales palabras me dices, tal corazón te tengo: A las personas se las quiere según el trato que de ellas recibamos.

Cuanto más tarde nacido, tanto más querido: Expresa que, por lo general, el último hijo que nace es el más querido.

Dame pan y llámame perro: Se aplica a los que aguantan toda clase de injurias, con tal de no perder la prebenda de que disfrutan.

De músico, poeta y loco, todos tenemos un poco: Refrán con que se da a entender que es tan natural en el hombre la afición a la música y la poesía, como general la propensión de cada individuo a tener una manía favorita.

Dejar a uno con un palmo de narices: Manera de burlarse una persona de otra, dejándola defraudada en sus esperanzas.

De la necesidad nace la actividad: Las personas más perezosas tienen que deshacer su apatía cuando se ven obligados por la fuerza de la necesidad.

De las palabras ociosas nos han de pedir cuenta en la otra vida: Aconseja hablar poco y menos para decir vaciedades.

De Oviedo al cielo; y en el cielo un agujero para ver a Oviedo: Elogio tributado a la capital de Asturias.

De un mosquito hacer un elefante: Se aplica a aquellas personas de carácter tan exagerado, que las cuestiones más pequeñas aumentan en su imaginación de una manera asombrosa, originando en ocasiones no pocos disgustos y compromisos.

De una nuez chica nace gran árbol de noguera: A veces pequeñas causas originan grandes efectos.

Donde pan se come, migas caen: Todo lo que se ejecuta deja residuos.

Donde quita y no se pon, presto se acaba el bolsón: Indica que si se gasta el dinero y no se repone se quedan sin nada.

Dormiré, dormiré: buenas nuevas hallaré: Refrán contra los que siendo perezosos se prometen buenos sucesos.

Dormir uno con los ojos abiertos: Dormir con precaución y cuidado para no dejarse sorprender ni engañar.

Dime con quién andas y te diré quién eres: Expresa que a las personas se las juzga según la clase de compañías con las que se las ve frecuentemente.

El alguacil con andar y el molino con moler, ganan de comer: Indica que cada uno, ejercitando su oficio, saca de él su provecho.

Echar lanzas en la mar: Trabajar en vano.

En este mundo no se vende lo que no se tiene: Indica que no hay nada que no tenga salida y colocación en la vida.

El curar el mal, sin cura, no es prudencia, que es locura: Aconseja que no se pierda el tiempo pretendiendo remediar lo que se sabe que es irremediable.

Echar a perder una olla por un cuarto de cominos: Critica a los que deslucen alguna acción, empresa, trabajo, etc., por causa de omitir lo menos, después de haber hecho lo más.

El leal amigo, al bien y al mal se para: El verdadero amigo acude lo mismo a los acontecimientos agradables que a los desagradables.

En los nidos de antaño no hay pájaros hogaño: Recomienda que no se deje pasar las oportunidades, por temor a no hallarlas cuando se las vaya a buscar.

El mío es mío, y yo muy su amo: Indica que sólo contamos con lo que legítimamente nos corresponde.

Ensalada y visita, poquita: La primera porque hace daño tomarla en abundancia y la segunda porque molesta cuando se prolonga mucho.

Entrar una cosa por un oído y salir por el otro: No hacer caso ni aprecio de lo que le dicen.

Enviar a uno a escardar cebollinos: Despedirlo ásperamente, negándole lo que pide o solicita.

El poco hablar es oro, y el mucho lodo: Enseña las ventajas que lleva el hablar extemporáneamente.

El ruin pajarillo, presto descubre su nidillo: Por poco que signifique una persona o cosa, fácilmente se sabe de dónde procede.

Estar hecho a machaca martillo: Ser una cosa de mucha resistencia por estar construida a conciencia.

Esta es otra que tal baila: Da a entender que una persona se parece a otra en un vicio o en una cualidad, no digna de encomio por lo general.

Estar pensando en las musarañas: Se dice de la persona que está embelesada y con la boca abierta.

Es más el número de los simples que el de los prudentes: El mundo está más lleno de tontos que de gente avisada.

Estar sin oficio ni beneficio: No ocuparse en nada, bien porque no se tenga trabajo, bien porque no se quiera trabajar.

Fuíme a palacio, fui bestia y vine asno: Los estudios son inútiles para el que no ha nacido con capacidad para ellos.

Genio y figura, hasta la sepultura: Se dice del que tiene un modo de ser, que por lo general no cambia hasta el último instante de su vida.

Hacer de la necesidad virtud: Tolerar con paciencia lo que no se puede remediar.

Hacer o tener oídos de mercader: Darse por desentendido.

Huir de la llama y dar en las brasas: En ocasiones, por pretender huir de un peligro se cae en otro mayor.

Júntate a los buenos y serás uno de ellos: Indica la utilidad que se sigue de las buenas compañías.

La albarda debe ser conforme al burro: Aconseja se guarde en todo las debidas proporciones.

La ociosidad es raíz y madre de todos los vicios: Aquel que no se ocupa en nada está expuesto a convertirse en un vicioso.

La palabra de Dios a nadie se le niega: Se refiere al saludo, el cual no debe excusarse jamás a nadie.

La obra es la que alaba al maestro: Aquello que se hace bien constituye una obra para el que lo ejecutó.

La olla de San Francisco: donde comen cuatro comen cinco: Refrán empleado para convencer a una persona que se quede a comer aun cuando no se le esperaba.

La mujer hermosa quita el nombre a su marido: Cuando una mujer sobresale por su belleza, todos la conocen por ella misma, antes que por el apellido de su esposo.

La mujer, el fuego y los males, son tres males: La primera debe entenderse cuando no sale buena; los otros dos son de suyo temibles.

La muerte, con igual pie pisa las altas torres de los reyes, como las humildes chozas de los pobres: Significa que la muerte es igual para todos, no perdona edades, sexos, ni categorías.

La mujer hacendosa, corona es del marido: Porque no hay mayor honra para un hombre que el poseer una compañera guardadora del hogar.

La necedad es madre de todo mal suceso: Una persona desprovista de talento no puede hacer nada bueno.

Las migajas del fardel a veces saben bien: Muchas veces se desprecian las cosas de poca importancia, teniendo que aprovecharlas a la fuerza en algunas ocasiones.

Las obras de caridad, en vez de disminuirle, adelantan el caudal: Los beneficios que hagamos en la tierra a nuestros semejantes, son siembras cuyos frutos recogeremos duplicados el día de mañana.

Las malas nuevas corren las leguas más que las buenas: Las desgracias, por lo general, se saben más pronto que las buenas noticias.

Los pájaros de una volada, todos van a beber a la misma fuente: Significa que los que son de análoga procedencia suelen tener las mismas inclinaciones.

Las obras que se hacen declaran la voluntad que tiene el que las hace: Por los actos se conocen las intenciones de las personas.

Las palabras de los ancianos son muchas veces oráculos: La experiencia que comunica la edad, hace que los consejos de los ancianos sean de un valor inestimable.

Lentitud en prometer, seguridad en cumplir: Indica que no se haga un ofrecimiento hasta que no tengamos la convicción de que hemos de llevarlo a efecto.

Levantar la liebre para que otro medre: Se aplica a aquel que sugiere una idea, poniéndola otro en práctica y recogiendo su fruto.

Lo más encomendado lleva el gato: Aquello que trata de cuidarse, es lo que suele extraviarse.

Lo mejor es enemigo de lo bueno: Enseña a conformarse cada uno con lo que tiene, pues la ambición suele hacer perder lo que se poseía.

Lo olvidado ni agradecido ni cambiado: Critica al que se desentiende del favor recibido.

Lo que no entra por tu ojo o por tu oído, no sea de ti creído: Recomienda poca credulidad en aquello que no tengamos certeza.

Lo que se ama no tiene espaldas: Significa que lo que se quiere de veras se tiene siempre presente.

Lo que sus ojos ven, sus manos águilas son: Indica la rapacidad de algunas personas.

Llegar y besar el santo: Indica la facilidad con que se consigue una cosa.

Más apaga buena palabra que caldera de agua: Refrán que enseña que el buen modo y suavidad en las palabras cortan la cólera ajena.

Mal por mal nunca se debe dar: Aconseja que jamás paguemos con daño el que se nos hace, sino que devolvamos bien por mal.

Mas dura la memoria de las injurias recibidas que las de los beneficios: Porque la flaqueza humana es más sensible a aquéllas que a éstos.

Más vale pájaro en mano que ciento volando: Recomienda que no se dejen las cosas seguras, aunque valgan menos, por la esperanza de alcanzar otras mayores que son contingentes.

Mas vale onza de trato que libro de trabajo: Por la amistad y la simpatía se logra a veces lo que no se hubiera logrado quizá con el esfuerzo de la labor.

Más vale una misa en vida, que muchas después de muerto: Es mejor ayudar a las personas mientras tengan vida que decirles misa después de muerto.

Medio mundo trata de engañar a otro medio: Indica la condición humana.

Mejor es el buen mimbre que muchas riquezas: Vale más la fama y el respeto de todos que la posesión de un capital sin aquellas circunstancias.

Mes de la Pascua se vive junto al ascua: El mes de diciembre es frío y no se está bien más que al lado de la lumbre.

Nadar como el aceite sobre el agua: Significa tener la suerte de quedar siempre victorioso.

No es menester mucho tiempo ni gastar muchas palabras para persuadir una verdad a los discretos: La verdad se impone por sí sola.

No es tan bravo el león como lo pintan: Indica que una persona no es tan antipática y desagradable como parece.

No hay llanto sin paño: No existe mal tan grande que no encuentre algún alivio.

No hay mejor andar que el no parar: La labor continua, aunque no sea exagerada, llega a conseguir el fin que se propone.

No tener ni para alpiste: Carecer de dinero.

Nuestro alcalde nunca da paso de balde: Refrán contra los nada espléndidos.

Ni de tal moro buen cristiano, ni de mal cristiano buen moro: Las conversiones por muy buenas y reales que parezcan, nunca dejan de encerrar poca sinceridad y sí mucha fantasía.

Ninguno se muere porque a otro le entierren: Contra los aprensivos que, porque ven un mal en otra persona, ya creen que les va a acometer a ellos.

No con quien naces, sino con quien paces: El trato y la comunicación, hace más que la crianza y linaje.

No saber uno donde tiene los ojos: Ser muy ignorante en las cosas más claras y triviales.

No se ha de exprimir tanto la naranja que amargue el zumo: En todo debe precederse con gran moderación, para evitar los malos resultados que suelen causar al llegar las cosas a su fin.

No es bien nacido el que no es agradecido: Indica que las personas deben agradecer siempre los favores que les hacen.

No es buen año cuando el pollo pica al gallo: Indica que cuando los superiores se dejan dominar por los inferiores, demuestran aquéllos no poseer grandes dotes para el mando.

No es lícito hacer un mal porque de él se siga un bien: Regla de conducta moral basada en la ley natural y sancionada por la ley divina.

No hay más padre ni madre, que escudos y reales: Contra los que contraponen el lucro a todo afecto puro y desinteresado.

No hay palabra bien dicha que sea mal escuchada: Porque lo bien dicho se escucha con agrado.

No poder uno cantar por no estar en su muladar: Indica que no debe uno dárselas de valiente más que cuando está en terreno propio y entre los suyos.

No por mucho paño se corta mejor el vestido: El mérito de las obras está en las manos del artífice, y no en la abundancia de este material.

No tener uno dónde volver los ojos: Se usa hablando de una persona desvalida, o de aquella a la que se le ha muerto quien la sustentaba.

Nublado de mañana y consejo de tarde, todo se vuelve aire: Tanto una cosa como la otra no suelen tener resultados molestos.

Nunca esperes a que haga tu amigo lo que tú pudieres: Indica que no se moleste a nadie para que haga lo que nosotros podemos realizar.

Nunca se guisó nada a gusto de todos: Indica que es imposible agradar a todo el mundo.

Ocio, ni para descansar: Enseña lo poco recomendable que es el no hacer nada.

Ojos que bien se quieren desde lejos se saludan: La atracción y simpatía de algunas personas se echa de ver aun desde largas distancias.

OJOS que no ven, corazón que no siente: Indica que las lástimas que están lejos se sienten menos que las que se tienen a la vista.

Oír como quien oye llover: Indica el poco aprecio que se hace de lo que se escucha o sucede.

Por San Juan, suelta tu gabán: Porque en esa época ya hace calor.

Ponerse el mundo por montera: No tener en cuenta para nada la opinión de los hombres.

Oveja harta, de su rabo se espanta: Contra los regalones y acomodados, a quienes cualquier exceso les causa novedad.

Pájaro triguero, no entres en mi granero: Aconseja que no debe fiarse uno de aquellos que están aficionados al vicio.

Paga lo que debes, verás lo que tienes: Recomienda la prontitud en la paga de lo ajeno, para gozar con quietud de lo que a uno le queda.

Palabras, plumas y riñas de enamorados, el aire se las lleva: Expresa lo ligeras que suelen ser estas tres cosas.

Para las ocasiones son los amigos: El verdadero amigo es aquél a quien se encuentra cuando la necesidad nos obliga a buscarlo.

Parte Nicolás para sí lo más: Critica a los egoístas, que toman siempre la mejor y la mayor parte de una cosa para sí.

¿Para qué quiero lo que tengo si lo que debo no lo puedo pagar? De nada sirve contar con escasos recursos cuando son muchas las necesidades que hay que atender.

Para merecer es necesario padecer: Significa que primero que se llega a merecer una cosa son muchos los sinsabores que hay que pasar.

Parece que se ha tragado el palo de la escoba: Aplícase a la persona que anda muy tiesa, sin mover la cabeza hacia ningún lado.

Pensando mucho y corrigiendo más, buena tu obra la sacarás: Recomienda al escritor que no escriba sin pensarlo.

Poner una cosa sobre las niñas de los ojos: Realzarla y estimarla sobre todo encarecimiento.

Por necio que el necio sea, dice y hace alguna cosa buena: Aunque sea de una manera inconsciente alguna vez se verifica lo que el refrán dice.

Primero es la obligación que la devoción: Enseña que la principal ocupación debe ser aquella que nos incumbe, sin distraernos en cosas extrañas.

Prometer el oro y el moro: Ofrecer cantidades o ganancias considerables, y, por lo común, más exageradas, que positivas.

Quebrarse uno los ojos: Cansarse la vista por la fatiga que produce leer o estudiar mucho.

Quedarse uno(a) compuesto(a) y sin novio: No lograr lo que se deseaba o esperaba después de haber hecho gastos o preparativos creyéndolo indefectible.

Quedarse hecho una mona: Dícese de la persona que ha quedado burlada y avergonzada.

Quien de arañar tomó su maña, hasta su muerte araña: Indica que las costumbres que se adquieren duran hasta la muerte.

Quien con lobos anda, a aullar se enseña: Explica el influjo que tienen las malas compañías para pervertir a los buenos.

Quien la armó, que la desarme: Indica la obligación que tiene el que obra mal, de corregir o reparar.

Quien mucho ofrece, poco da: Enseña a desconfiar de las personas que prometen mucho pero suelen ser las que menos cumplen.

Quien mucho duerme, nada espera: Para lograr un fin es preciso ser activo y no entregarse al descanso y a la indolencia.

Quien no dice nada, ni peca ni miente: La mejor manera de no cometer errores es no hablar.

Quien quisiere comer la nuez o la almendra, quebrante primero las cascaras: Pone de manifiesto que para lograr un fin, es preciso pasar algunos trabajos primero.

Quien vio a pajares vio todos los lugares: Significa que los pueblos pequeños se diferencian poco unos de otros.

Ser una merienda de negros: Dícese del lugar en que reina el desorden y la confusión y nadie se entiende.

Ser uno el ojito derecho del otro: Ser objeto de su mayor confianza y predilección.

Si al palomar no le falta cebo, no le faltarán palomas: Las personas que ofrecen garantías siempre encuentran servidores.

Siembra buenas obras, cogerás frutos de ellas: El que obra bien siempre halla su recompensa.

Siempre se aparece la madre de Dios a los pastores: En muchos asuntos manejados por personas poco idóneas, interviene la casualidad, sin la cual no era fácil que se hubiese llegado a conseguir el éxito.

Si en tu casa quieres paz, deja de mandar y haz: Indica que es más eficaz trabajar que mandar.

Si mi padre es rico, no quiero callar el pico: Expresa la tranquilidad y seguridad con que habla el que tiene las espaldas bien cubiertas.

Sin un ochavo no se hace un real: Para llegar a mucho es indispensable comenzar por poco.

Soltar a la mosca entre la miel: Significa colocar a una persona en un sitio donde puede lucrarse, por ser a propósito para ello.

Tener palabra de Semana Santa y hechos de Carnaval: Equivale a hacer buenos ofrecimientos sin que correspondan las obras.

Tener palabra de rey: Ser exacto y buen cumplidor de la palabra que se dice.

Tal el pájaro, tal el nido: Según la categoría o condición de las personas, así debe ser su casa.

Tras de pagado, rogado: Dícese en aquellas ocasiones en que hay que pedir por favor lo que realmente es un derecho.

Tener los oídos a componer: Dícese de las personas que no oyen, o, en ocasiones, hacen por conveniencia que no oyen.

Trabajar para el nuncio: Significa trabajar en alguna cosa que no nos reporta beneficio, porque no ha de ser ni agradecida la labor ni pagada.

Tantas letras tiene un no como un sí: Argumento contra quien nos niega alguna cosa, cuando nuestro deseo es que se nos conceda.

Tener el alma atravesada: Ser persona de malos sentimientos e intenciones.

Todo árbol que no llevare buen fruto se ha de cortar: Indica que debe exterminarse todo aquello que no reporta beneficio.

Tener más visitas que un ministro: Se aplica a las personas que dicen muchas cosas lo mismo que los ministros en su despacho.

Trasnocha y madruga y andarás en mula: Significa que vivir siempre entregado al trabajo puede permitir a uno el lujo de no andar de pie.

Una onza de alegría vale más que cien quintales de melancolía: Refrán que pondera la alegría.

Una onza de buena fama vale más que una libra de perlas: Pone de manifiesto el gran valor que tiene la honra.

Un padre es para cien hijos, y cien hijos no son para un padre: Enseña el verdadero y seguro amor de los padres para con los hijos y la ingratitud con que éstos suelen corresponderles.

Volver(le) a uno las palabras al cuerpo: Obligarle a que se desdiga, o convencerle de que ha faltado a la ley.

Volverse uno mico: Pretender hacer una cosa sin poder conseguirlo.

Yo me casé con Antona, y ella con mi caudal, no con mi persona: Critica a las personas que contraen matrimonio por interés.

____________

BIBLIOGRAFÍA

REAL ACADEMIA ESPAÑOLA: Diccionario de la Lengua Española, 18 ed., Madrid, 1956.

RODRÍGUEZ MARÍN, E.: Más de 21.000 refranes castellanos no contenidos en la copiosa colección del Maestro Gonzalo Correas. Madrid, 1926.

MARTÍNEZ KLEISER, L.: Refranero general ideológico español. Madrid, 1953.

SBARBI, G. M.: Diccionario de refranes. Buenos Aires, 1943.