Si desea contactar con la Revista de Foklore puede hacerlo desde la sección de contacto de la Fundación Joaquín Díaz >

Búsqueda por: autor, título, año o número de revista *
* Es válido cualquier término del nombre/apellido del autor, del título del artículo y del número de revista o año.

Algunos cuentos de tradición oral en Cantabria

GOMARIN GUIRADO, Fernando

Publicado en el año 1995 en la Revista de Folklore número 172.

Esta visualización es solo del texto del artículo.
Puede descargarse el artículo completo en formato PDF desde la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Revista de Folklore número 172 en formato PDF >

Los últimos números de la revista están disponibles en el servidor de la Fundación Joaquín Díaz >


EL CURA MEON (A)

Era un cura que tenía una criada y cuando se iba a misa el cura, si es que había meao la cama, se lo decía y ella cambiaba las sábanas. Pero aquel día no se acordó de decírselo y cuando [el cura] estaba en misa vio entrar a la criada y dijo:

-"Peronia sécalas que están mojadas..."

Y dice la criada:

-"¡Ah, meón!... Dóminos deo nostros..." (1).

EL CURA MEON (B)

Era un párroco que tenía un ama de llaves que se llamaba Peronia. Y entonces él tenía el defecto de que se le escapaba la orina, se meaba la cama, y todos los días, antes de que llegara Peronia, hacía él la cama para que no se enterase su ama de llaves.

Pero un día no le dio tiempo a hacer la cama porque tuvo que ir a un funeral. Y entonces la Peronia lo descubrió. Fue al funeral y se sentó en el banco de atrás. El cura, al celebrar la misa y verla, canta:

-"Peronia, sécalas secalorum..."

Y contestó la Peronia:

-"¡Amén. Ah. meorum...!" (2).

SAN BARTOLO

A San Bartolo le hicieron, en Obregón, nuevo, de madera de carrasquilla, la misma madera que la del pesebre del burro.

Sermoneaba el cura de La Concha:

Glorioso San Bartolomé,
que naciste de un carrascal,
del pesebre de mi burro
eres hermano carnal (3).

UN SACO VACIO NO SE TIENE

Un hombre fue a Campoo a pedir trabajo a una casa y le preguntaron:

-¿Usted qué sabe hacer?

-Pues... yo sé segar, sé ordeñar, sé picar leña, sé hacer de too.

-Pos póngase a trabajar.

-Hombre... yo me pondría... pero es que no he comío... y si no he comió cómo voy a trabajar; un sacu vacío no se tiene.

-Bueno hombre, no se apure; usté coma, coma.

El hombre comió y cuando ya estaba bien lleno, le dijeron:

-¡Cono, póngase ya usté a trabajar!

Y dijo:

-Es que mire... un sacu vacío no se tiene, pero es que un sacu lleno no se dobla (4).

LA ZORRA DE LAS PATAS LARGAS

Veinticinco gallegos,
todos reunidos,
a bailar con la zorra,
comprometidos.

Cantaron, bailaron,
pero no la pescaron.

Como la zorra tiene
largas las patas,
se sube a los balcones
de las beatas.

Cantaron, bailaron,
pero no la pescaron (5).

EL RATÓN VALIENTE

El pueblo de Carrejo
y la villa de Cabezón,
se juntaron una tarde
para matar un ratón.

Y el ratón fue tan valiente...
¡que se cagó en "to" la gente! (6).

EL PRINCIPE, LA MUJER Y EL MAYORDOMO

Era un príncipe que era muy rico y tenía muchas tierras. Se casó con una señorita muy guapa y, al poco tiempo de casarse, estalló una guerra y tuvo que marcharse a la guerra. Y tenía un mayordomo, y a ese mayordomo le dijo que cuidara de la mujer y de todos los bienes que tenía. Pero entonces el mayordomo quiso abusar de ella y le escribía al príncipe cartas diciéndole que era una golfa, que se había hecho una golfa, que marchaba de fiestas "pa" una parte y "pa" otra y que no venía hasta las tantas de la noche... Y el príncipe le contestaba: ¡Cuídamela, cuídala! ¡Y ten cuidado de todo! Entonces él se lo decía a ella:

-Mira que tal...

El príncipe le volvió a contestar que si no se quedaba bien que la matara y entonces el mayordomo le enseñó la carta a ella, diciéndole:

-Mira. Me dice tu marido que si no te entregas a mí que te mate. Te mato.

Y ella dijo:

-Primero morir que perder la vida.

Y entonces, pues... a matarla. Mandó a dos hombres que la llevaran a dos montes, lejos. Los hombres llevaban una perruca con ella y al llegar al monte ese donde la iban a matar, como era tan guapa y tan buena les dio pena y mataron la perruca y le trajeron al mayordomo lo que les pidió: la lengua y el hígado. Y a ella la mandaron que marchara por allí y se marchó andando y se metió en una cueva. En la cueva estaba el lobo y al entrar ella, el lobo salió y se apartó para que pasara.

Y entonces ella estaba embarazada y el lobo le traía carne de zorro. Cuando dio a luz, tuvo un hijo y le puso de nombre Tristán. El lobo le trajo una cabra "pa" amamantar al niño y la cabra le amamantaba al niño. Ya las ropas que tenía se habían deshecho todas, lo de ella "pa" vestir al hijo y eso; se había deshecho todo.

Y entonces se terminó la guerra y vino él. Y, como estaba aburrido, se marchó de caza y llegó a aquellos montes donde la habían matao a ella y vio una cabra, la disparó y la mató. Entonces oyó un grito que decía:

-¡Tristán, hijo mío! ¡Han matado tu nodriza!

Y dijo él:

-¿Pues qué gente hay ahí?

Y ella le vio venir y se fue a la cueva. Le conoció. Y como estaba desnuda, se puso de espaldas.

Y él dice:

-¿Cómo está usté aquí?

Y ella no contestaba:

-¿Cómo está usté aquí?

-Tú lo sabes por qué -le contestó.

-Yo no sé nada.

-¿Tú tenías una mujer, que mandaste matar por el mayordomo?

-Sí.

-Pues esa mujer soy yo. Y tú la mandaste matar.

Entonces se quitó la ropa que tenía y se la puso al niño y a ella, y los llevó a casa.

Cuando llegó a casa dijo al mayordomo:

-¿Conoces a ésta?

-No. [Porque estaba llena de vello y desnuda y flaca que se había quedado].

-Pues ésta es mi mujer, la que mandé yo matar por culpa tuya. Ahora, preparar seis caballos de los más fuertes que haya para amarrarle a él a las ancas y que le desangren.

Y yo me fui y me vine y allí se quedaron (7).

LO PELUDO EN LO PELAO

Estaba uno segando yeros y pasaba por allí el pastor de las ovejas que dijo:

-Oye, ¿me dejas meter lo mi peludo por lo tu pelao?

-Métalo usté, pero con cuidao.

[Eran las ovejas al cierro de los yeros] (8).

____________

NOTAS

(1) Informante: Manuel Pérez García, de 58 años, natural de Arenal de Penagos y vecino de Sobarzo. Falleció en septiembre de 1989. Versión recogida el 1 de mayo de 1986.

(2) Informante: Amparo Fernández San Segundo, de 54 años, natural de Santader y vecina de San Román de la Llanilla. Recogido el 20 de octubre de 1994.

(3) Informante: Aurora Pontones Gandarilla, de 81 años, natural de Cabárceno y vecina de Sobarzo. Recogido el 26 de julio de 1983.

(4) Informante: María del Carmen González Diez (a) "Minuchi", de 47 años, natural y vecina de Reinosa. Recogido el 24 de diciembre de 1990.

(5) Informante: Manuel Pérez García, de 58 años, natural del Arenal de Penagos y vecino de Sobarzo. Falleció en septiembre de 1989. Versión recogida el 1 de mayo de 1986.

(6) Informante: Herminia Velarde, vecina de Cos, ay. de Mazcuerras, Cabezón de la Sal. Recogido el 9 de septiembre de 1975.

(7) Contado por Joaquín Sáinz Negrete, de 76 años, natural de Santa María de Soba. Fallecido en diciembre de 1991. Cinta grabada por sus hijas en 1991 y entregada a mí el día 28 de octubre de 1994.

(8) Informante: María Gómez González. Lugar de recogida: Fontecha. En compañía de Fernando Vierna García. Fecha: 22 de octubre de 1994.