Si desea contactar con la Revista de Foklore puede hacerlo desde la sección de contacto de la Fundación Joaquín Díaz >

Búsqueda por: autor, título, año o número de revista *
* Es válido cualquier término del nombre/apellido del autor, del título del artículo y del número de revista o año.

LA "DANZA" DE LOBEZNOS

DIAZ GONZALEZ, Joaquín

Publicado en el año 1981 en la Revista de Folklore número 1.

Esta visualización es solo del texto del artículo.
Puede descargarse el artículo completo en formato PDF desde la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Revista de Folklore número 1 en formato PDF >

Los últimos números de la revista están disponibles en el servidor de la Fundación Joaquín Díaz >


Hace diez años, y con ocasión de un viaje a Sanabria (Zamora) para recopilar material tradicional, tuve oportunidad de anotar un largo poema en Lobeznos. La composición, hacía referencia a una guerra hispano-lusa, y se representaba y bailaba. Hasta 1980 no he podido regresar a la zona para preguntar datos sobre el tema, pero, finalmente. puedo ofrecerlos bastante exactos y completos, gracias a la amabilidad de don Cayetano Rodríguez y de don José Alonso, que fue quien, hace diecisiete años, representó por última vez el "Entremés" o "Danza" que es como allí denominan al largo romance. Ocho personas, generalmente jóvenes, eran los actores y danzantes; cada uno tenia un papel asignado que debía recitar de memoria. Iban vestidos con enaguas blancas de vuelo y, según la ocasión, blandían espadas de madera o palos (de encina o roble) para el baile. La representación seguía un orden riguroso: Primero la escenificación del texto, después el paloteo, y, por último, la procesión (la celebración tenía lugar el jueves de mayo que coincidiera con la Ascensión), en que un "bírria" (1) con largas tenazas iba corrigiendo los posibles errores de los danzantes. Ofrezco a continuación las melodías y el texto, colocando al margen el nombre de los personajes para facilitar la lectura. Respeto la dicción pseudo portuguesa siempre que ello es posible

PERSONAJES: Don Luis (gobernador español)

Don Alvaro (caballero español)
Don Juan (Rey portugués, llamado también don Jamelo)
Don Belardo (caballero portugués)
Soldado español 1º (Rodrigo)
Soldado portugués 1º (Barroso)
Soldado español 2º
Soldado portugués 2º
Don Luis.

Por fin la sangre penetra
por su patria y por su ley;
hoy la hemos de defender
o morir en la defensa
Yo soy don Luis el valiente,
brazo a brazo con sesenta,
gobernador y señor
me ha hecho el rey por su cuenta

A ese rey de Portugal
le tengo hacer una afrenta
para que sepa el portugués
que es negocio de interés
y que soy el rey de la tierra

Don Alvaro, el caballero,
narbolar el estandarte
y prevenir nuestra gente,
de España la mejor parte

Don Alvaro.

Nuestra gente armada está
de coti y con coti maña (2)
que aunque venga el portugués
será imposible ganarla

Don Luis.

¿Hacéis todos juramento
de ayudar a vuestro rey,
que es obligación y ley?
No tardéis; decirlo presto

Don Alvaro.

Todos decimos que si;
queriendo Dios nuestro señor
todos te hemos de ayudar
a pelear ya ganar la ciudad de Rionor ,
la de abajo, que la de arriba es muy antigua español

Don Luis.

¿En qué os pagaré yo tan buena obra?

Don Alvaro.

Mi señor,
el buen pagar es vencer
y que ganemos victoria,
y si le hemos de dar batalla
escríbele y mándale un pliego;
que no nos llamen traidores
como les llaman a ellos

Don Luis.
¿Cuál de mis caballeros
seréis el más esforzado
que le llevéis este pliego
como un pájaro volando?

Don Alvaro.
Ea pues, mi señor, yo iré
y volveré no tardando

Don Luis.

Aguárdate, caballero,
el sable puedes dejarlo,
que el portugués es traidor
y nos querrá robarlo
Se lo entregas a Rodrigo,
que en él puedes confiarlo

Don Alvaro.

yo obedezco sin cuidado
(Dirigiéndose al Soldado 1º español)
Toma este sable, Rodrigo,
mi capitán ha mandado
que en tus manos te lo entregue;
mira si tienes cuidado

Rodrigo.
Yo haré las diligencias;
no sé si me saldrá en vano

Don Alvaro.

Ea pues, mi señor,
el sable ya está entregado,
ya me puedes dar el papel
que voy corriendo a llevárselo

Don Luis.

A la Virgen de la Guia
vayas bien encomendado

(Don Alvaro da una vuelta por detrás de la fila de portugueses que están frente a los españoles y se acerca a don Juan)

Don Alvaro.
Dios guarde a vuesa merced

Don Juan. A vossa merced Deus guarde

Don Alvaro.

Don Luis, mi gobernador
a vuestra presencia me envía
a traeros este pliego
que en él su respuesta pedía

Don Juan.

Levantaros, cavaleiro,
que eu darosla quería
(Le ofrece la mano a don Alvaro y tiende el papel a un portugués)
Toma lá, cabeza de ferro,
relata lá ese papel,
olha ver o castellâo lo que fica pedir nél

Don Belardo.

Meu señor, eu péceme
que no ensilgo

Don Juan.

Toma lá esos zocos

(Le da unas gafas)

Don Belardo.

Ya pece que voy insilgando:
Lo primeiro que vos dice
que tinháis santas i boas tardes
que manhan, facendo alardes
baixaréis al lindo Rio,
y si qués que fiquemos amigos
has de entregar as chavinhas
de la ciudad de Lisboa
a mais as de nosa terra toda,
i si no, a fogo i a sangre
su patria se irá abrasando toda.

Don Juan.

Mui ben vos podéis volver
decir lá voso capitán
que si o collo acá en minhas mâos
como colho este papel
a bocados lo comerá
como si fosse de mel;
i si es don Luis i gobernador
en las guerras peleando
a talladas lo heis de ver
por esas costas rodando.
Si no fosse de manheira
cuando vaía minha armada
que esté la vossa espantada
de temor vendiendo ceira;
i mui ben vos podéis volver
i decir a vosso capitán
que si quer guerra, que venha;
i si no, que a buscalo van.

Don Alvaro.

Hola, señor don Jamelo,
de valiente te has preciado
A ti, qué te se figura,
¿que a voces
pasmas a los castellanos?

Don Belardo.

Tira lá de un paso diante;
no aguardes por mais recado;
bato mâo a minha espada
y te dexo devorado

Don Alvaro.

Ea pues, ya me voy,
no quiero estarte estorbando;
en la batalla verás
lo que te dejo explicado,
que en ella pienso ganar
la bandera, don Belardo.

Don Belardo.

Eso non ganharas,
non, que asi lo tenho eu jurado
nel libro del rey don Juan,
que eu me chamo don Belardo
(Se va don Alvaro y tras dar otra vuelta a las filas llega ante don Luis)

Don Luis.

Bien venido seáis vos,
Don Alvaro, el caballero,
¿qué te ha dicho el esforzado
que le llaman don Jamelo?

Don Alvaro.

Luego, ¿que no lo ha oído usted
estar hablando?

Don Luis.

Si,
pero creí que era allá
con uno de sus criados

Don Alvaro.

Ha entendido usted muy mal

Don Luis.

Pues ahora me vas a explicar
todo cuanto te ha contado

Don Alvaro.

Ahora se lo voy a explicar
Atención, los de mi bando:
Me ha dado tan mala respuesta
que ha jurado en el papel
que a bocados te comiera
como si fueses de miel,
y si eras don Luis y gobernador
en las guerras peleando,
a tajadas te había de ver
por esas cuestas rodando;
y que me volviese luego
a decirte, capitán,
si quieres guerra, que vayas;
si no, que a buscarte van.

Don Luis.

Eso digan los traidores.
Toquen el clarin al alba,
resuenen mis atambores,
narbólense mis banderas;
ea, valientes leones,
para hoy es la arrogancia.

Don Alvaro.
Cuando vuesa merced quiera
ya podéis ir andando;
si los portugueses tiemblan,
nosotros vamos cantando.

Don Luis.

Perseguirme, caballeros,
perseguirme sin cuidado,
que vamos a Portugal
a buscar a los contrarios

(Dan una vuelta y vuelven a sus puestos)

Soldado 2º

Seis leguas de Portugal,
señores, no he visto ná;
larga ha sido la jornada,
bien podemos descansar.

Don Luis.

Ninguno se eche a dormir,
tenga su cuerda calada
que el portugués es traidor
y saldrá de su montañas,
más en tiempo de campaña.
Si el enemigo venciera
o la prevención faltara,
¿qué dirían de nosotros
esos menguados canallas?
Los timbres y los laureles
que son propios de la España
entre si dividirían.
Confío honor de la patria,
mas, alerta, compañeros,
confiando en Jesucristo
y la Virgen soberana

Soldado 2º

Esta noche hago la posta,
pongo mi cuerpo de guardia;
descansen y duerman todos
que yo tocaré al alba
habiendo señal de guerra
o bandera enarbolada;
mas, casi la puede haber,
que ya va rompiendo el alba

Don Luis.
Descansen y duerman todos
y confío en su palabra
(Se acuestan, y comienzan a hablar los portugueses)

Don Belardo.

Valeroso don Jamelo,
capitán de nossa armada,
o ladrón do castellâo
dentro a nossa terra andaba,
veinte lugares quemeu (3)
grandes facendas robaba,
i vocé, que esto non veu,
eu chámote don Juan nada

Don Juan.

Valeroso don Belardo,
¿ Vos zumbais
o falais de veras?

Don Belardo.

Por los santos mondideos,
ja estan xunto a Mirandela

Don Juan.
Oh, válanos nossa senhora dos Olmos
a mais a mais a da Serra,
que assim o ladrâo do castellâo
havia entrar sin temor en minha terra
Juro, a paus le hei dar a morte
mais uma morte tâo fera
que los tinho de agarrar
en metade aquella serra
donde los coman os câos
lobas, corvos y pegas,
que sempre estos castellâos
han tener tres mil reveisas;
ben se vei que son tirâos
que si os colho en minhas mâos
han de saber que soi portugues
i que non me deixo vencer delos.
l vos, cabeza de ferro,
valeroso capitao
¿Vos no vistes lo bilhete
que truxo aquel castellâo?

Don Belardo.

Meu sinhor, eu ben lo vi,
pois que eu tenho de ser
o primeiro de armada pra que o castellâo prove
o ferro da minha espada,
e que si ninguno de vos me ajudare
eu solo pra elos marchara.

Sold. 2º port.

Oh, sinhor, que marchemos Iogo,
ja tudo fica aparelhado,
gente da pe i da cavalo
com muitas armas de fogo
i a don Belardo, sinhor,
ja podeis dar a bandeira,
que e home de muita pujanza
i ten ganhada muita terra

Don Juan.

Eu fágolo logo, fidalgo
narbolándola en Castela.

Don Belardo.

Eu recibo la bandeira;
com juramento i permiso
eu la tenho narvolar
no castelo de Alcañizu (4)
Inda non com tudo eso
queimando sus alrrabais
e la tenho narvolar
na plaça de Carballais (5).
Se forte lá he de queimar
que eu de gente ja estou farto,
pra que sepa o castellâo
que eu me chamo don Belardo

Don Juan.

Oh, qué boa gente levo
si don Barroso chegare.

Don Barroso.
Oh, señores, aqui estou
arquejao como un cadelo (6)
solo por dir a pelejar
com ese castellâo fero

Don Belardo.

Assim traia tanta gente
como el celo ten estrelas
tenho ebarrondar en elas (7 )
como el lobo nas ovelhas;
com esto non digo mais,
com esto salto marchando
narvolando las bandeiras
com un letreiro a la punta
que vaia fagendo guerra:
Viva nosso rei don Juan,
morra ese rei de Castela

Don Juan.

Perseguirme, cavaleiros

Don Barroso.

Aguardese, meu capitan,
que inda eu tenho que falar,
que el que faga centinela
tamen me as ha de pagar,
que por força que por manha
en minhas mâos ha de dar
i aunque somos amigos
no hai amigo en pelejar
i al bellaco de don Alvaro
lo tenho de espedazar
a ver por qué insultó a Jamelo
quando el prego fue levar;
com el fio de minha espada
la lingua le hei de cortar
para que tinha vergonha
quando fala a un general.

Don Juan.
Perseguirme, cavaleiros,
perseguirme sin parar.

Sold. 2.º espa.

Alarma, leones de España (8),
si duermes despierta,
que ahí víene el portugués
haciendo tres mil afrentas:

Don Luis.

Ya se acerca el portugués;
velo, ahí está cara a cara
Mis deseos se han cumplido,
ver cercar al portugués
pa que sepa el interés,
la fuerza que traigo y brío.

Don Juan. J

a fuxen de verme perto,
estos ruims castellâos
juro que haveis de morrer
como si fosses marrâos;
juro a Deus que si non fosse
haviais de ser queimâos

Don Luis.
Has de morir tú y tu gente,
perro traidor rebelao
(Comienzan a chocar sus espadas)

Don Juan.

Quien esis morir sodes vos
que teneis mui pocas mâos
Macoroncinhos, cadelos,
vilhacos, ruims castellâos
juro que haveis de morrer
como si fosses marrâos

Don Luis.

Ea, valientes leones,
mueran estos rebelaos

Don Belardo.
No hai ja medo que ja el morra
que heis de fuxir como gams

Don Luis.

Ah, portugués arrebelado,
¿no decias en las guerras peleando
que antes muerto que rendido,
y que reventar quisieras
antes de verte cautivo?

Don Belardo.

Antes morto que rendido;
pelejando lo veran
que assim lo tenho eu jurado
nel libro del rei don Juan (9),
que eu me chamo don Belardo.

Don Juan.

Jesus, que cansado estou
non me podo menear,
nossa senhora da Serra nos debiera de ajudar.

Don Luis.

Ajajá, portugués arrebelado
¿no decias en las guerras peleando
que más castellans gastabas
que peces tienen los ríos
y peñascos las montañas?
Bien pensastes de volver
a ver hijos y mujer
a tu tierra con gran fama;
eso no han de ver tus ojos
ni ninguno de tu armada,
que heis de morir aquí todos
a los hilos de mi espada.

Don Juan.

E por Deus, que por Deus,
no nos quergades matar,
as mulheres fican viudas
os meninos por criar,
andaran de porta en porta
i no hallarán qué jantar.

Don Barroso.

Eu, como casado novo,
tudos me son a chorar , tenho la mujer doente
i no la podo deixar.

Don Juan.

Fate largas las orelhas:
Eu fagome que no entendo
por ver si me deixan (10).

Don Luis.

¿Chámaste tú don Jamelo?

Don Juan.

Eu don Jamelo me chamo
Eu chámote don Juan diabo
que asi metes imperdido
que asi metes inganado,
sendo en tan forte cabeza de ferro
forte galinha estremada,
gato rabón escudeiro,
chamuscado por el lombo
apreitado por el rabo,
e que perdéis, que perdáis

Don Juan.

Que tinhais tres mil razâos
que nos deixeis as vidas
a mi i a mis companheiros;
elos seran tus criados,
eu serei tu escudeiro
i selarei tu cabalo (11).
Oh, malhaia minha arma
que tan poco ha pelejado;
para no pelejar más
anda arma con San Diabo (12).

Don Luis.

Yo la vida te concedo;
si no tienes más que hablar
vente conmigo Jamelo ,
donde yo te he de llevar

Don Juan.

Aunque no sea de mui buena gana
tóquese el ojo a marchar
(Se va con los españoles y comienza el paloteo)

El paloteo de la "Danza" tiene ocho lazos con sus correspondientes cambios o "vueltas"

El orden en que se interpretan es éste:

Entrada/lazo 1 y cambio/lazo 2 y cambio/lazo 1 y cambio diferente/lazo 4 y cambio/lazo 1 y cambio 1/lazo 6 y cambio 1/lazo 1, cambio 4/lazo 8, cambio 1/Final

Acompañan gaita sanabresa y tamboril. la gaita está en DO y emite esta escala: Do, re, mi menor, fa, sol, la menor, si menor, do. El roncón está en Do

Los danzantes entrechocan sus palos coincidiendo con los tiempos fuertes del compás que, como se ve es de 2/4

_________

NOTAS:

(1) El birria es la personificación del diablo en muchas danzas profanas y religiosas. También se le Ilama mirrio, murrio, cachibirria, cachidiablo, zurra, etc. Habitualmente va disfrazado.

(2) Debe ser "con cota y cota de malla".

(3) Debe decir "quemou" pero toma esa licencia para que rime.

(4) Alcañices

(5) Carvajales

(6) Parece querer decir "cansado como un perro".

(7) Hace gestos con la espada.

(8) Se levanta el centinela.

(9) ¿Podría ser don Juan IV, Duque de Braganza y Rey de Portugal (1604-1656), restaurador de la independencia lusa y considerado "rebelde" (rebelao es uno de los términos que más frecuentemente aparecen) por Felipe IV?.

(10) .Don Juan intenta dar a entender que no comprende el castellano y pretende con ello librarse de la muerte o la afrenta, pero don Luis se dirige a él en portugués.

(11) Ensillaré tu caballo.

(12) Tira la espada.