Si desea contactar con la Revista de Foklore puede hacerlo desde la sección de contacto de la Fundación Joaquín Díaz >

Búsqueda por: autor, título, año o número de revista *
* Es válido cualquier término del nombre/apellido del autor, del título del artículo y del número de revista o año.

ROMANCES HUMORISTICOS VALENCIANOS

ATIENZA PEÑARROCHA, Antonio

Publicado en el año 1996 en la Revista de Folklore número 188.

Esta visualización es solo del texto del artículo.
Puede descargarse el artículo completo en formato PDF desde la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Revista de Folklore número 188 en formato PDF >

Los últimos números de la revista están disponibles en el servidor de la Fundación Joaquín Díaz >


INTRODUCCION
Dentro de los romances encontramos, atendiendo a la temática, gran cantidad de tipos y clases. Desde los dramáticos, de gesta, hasta los meramente narrativos, encontramos algunos cuya intención es divertir al o a los oyentes.

No existe un gran número de romances valencianos, comparado al de otras zonas de España. Pero sí que encontramos una significativa muestra de romances humorísticos, de temática lúdica y pícara. En el presente trabajo describiremos algunos de ellos.

Podemos establecer una diferenciación temática en estos romances: los "religiosos", cuyos protagonistas son santos, y los “profanos”, en los cuales la acción corresponde a seglares. ¿Por qué esta diferenciación? Porque nos parece la más lógica, habida cuenta del corto número de estas composiciones que conocemos. Es necesario señalar que esta "clasificación" de los romances es válida para este trabajo, pero posiblemente no sea válida para una exposición más amplia. No obstante, nos sirve para establecer no sólo una diferenciación temática, sino también, como se verá, estrófica.

En cuanto a la métrica, nos encontramos con que responde en líneas generales al verso octosílabo, tradicional del romance. Sin embargo, en los romances puramente humorísticos de ambiente religioso, a los cuatro versos de ocho sílabas siguen otros cuatro de cinco sílabas, con lo cual el recitado o cantado gana un ritmo dinámico, rompiendo la monotonía del verso, más propia de romances "serios" o trágicos.

También apreciamos una heterodoxia formal en algunos romances humorísticos "profanos", ya que los versos son de seis o siete sílabas, y las estrofas se componen de versos de diversa métrica, para adaptarlos a una música concreta.

Estos romances solían ser cantados por ciegos a cambio de limosnas. Dado que estos personajes eran itinerantes, no debe sorprendernos la amplia zona de difusión de los mismos. Para la recopilación que aquí se ofrece, hemos acudido a cantadores semiprofesionales actuales, así como a algunas rondallas populares, los cuales los han incluido en su repertorio, y los ofrecen sobre todo en los descansos de las actuaciones de los grupos de danzas. Estos cantadores son Pepe Gimeno "Botifarra", de Xativa, o Angel "el de Turballos". Otros romances han sido recopilados por Salvador Seguí en su "Cancionero de la Provincia de Valencia", siendo nuestra labor simplemente de constatar su difusión a otras comarcas de las señaladas por el conocido musicólogo.

Los cantadores semiprofesionales son un fenómeno aún muy vivo en el folklore valenciano, y sobre el cual creemos interesante decir unas palabras.

LOS CANTADORES SEMIPROFESIONALES

Estos cantadores responden al patrón de ser personas nacidas en medios rurales o semirrurales -pueblos-dormitorio que rodean a la ciudad de Valencia, o barrios populares de ésta-. Apenas poseen formación musical, salvo casos en los cuales su familia provenga de ambientes de música popular, como el caso de la familia Sousa. Estos cantadores suelen estar vinculados a formaciones de rondalla o a algunos dulzaineros, junto a los cuales son contratados para efectuar rondas nocturnas con motivo de las fiestas, o para acompañar a grupos de danzas folklóricas en sus actuaciones.

El cantador y la cantadora suelen ser personas dotadas de muy buena voz, toscamente educada para cantar cant d'estil, canto de estilo, cantos de ronda melismáticos propios del folklore valenciano, basados en los ritmos de fandango -l'Ú-, de jota -l'Ú i Dos-, de “valencianas” (jotas acomodadas a ritmos de fandango) -1'Ú i Dotze-, o bien ritmos más particulares del cant d'estil, como les albaes o les riberenques. Además de estos ritmos, un cantador o cantadora pueden interpretar piezas de baile o ronda, como jotas, fandangos, seguidillas, etc.

Los modelos de actuación son la cantá d'albaes o la nit d'albaes (cantada de albadas o noche de albadas), y la guitarra. En el primer caso, los cantadores son un equipo de tres personas: el cantador, la cantadora y el versaor. La música la pone un dulzainero y un tabaleter o tamborilero. Estas personas acuden a un lugar prefijado por los que les han contratado, normalmente una comisión de fiestas, a una hora próxima a la medianoche. Allí, si no se ha hecho antes, se les cuenta el recorrido. Seguidamente, la comitiva -festeros, cantadores, músicos, curiosos y aficionados- se pone en marcha, hasta llegar al primer domicilio donde vive la persona a obsequiar. El versaor compone una cuarteta alusiva y halagadora hacia la persona, que inicia el cantador y remata la cantadora, subiendo ésta el tono, en afán de virtuosismo. La gente de la casa obsequia a los presentes normalmente con pastas y vinos dulces -mistela o moscatel- y después la comitiva se dirige a otro domicilio. Cuando los festeros quieren lucirse, o tienen dinero, pueden contratar a varios cantadores y cantadoras.

La guitarrá es básicamente lo mismo, pero aquí la música supone el acompañamiento de instrumentos de cuerda -guitarra, bandurria, laúd y guitarró o pequeña guitarra- y de viento -trombón de varas, trompeta y bombardino-. Con estos instrumentos se interpretan las variaciones de cant d'estil que hemos descrito más arriba: riberenques, l'Ú, l'Ú i Dos, l'Ú i Dotze... obviamente, la guitarrá es mucho más onerosa que una cantá d'albaes, pero mucho más rica melódicamente. A veces, incluso se contratan a algunas parejas de bailadores de grupos de folklore, para enriquecer más el acto.

Estos actos suelen congregar una comitiva, que suelen ser amigos de los intérpretes, curiosos aficionados a estas músicas, y por supuesto, los festeros que organizan y pagan el acto.

Estos cantadores son semiprofesionales; es decir, ellos poseen empleos de los cuales viven. El canto folklórico es simplemente un medio de sacarse un sobresueldo. Pero ninguno ha podido renunciar a su trabajo en beneficio de una dedicación exclusiva a esta actividad.

Como decíamos, en ocasiones interpretan estos romances, dando así a sus actuaciones un aire de desenfado, e incluso de procacidad.

ROMANCES RELIGIOSOS

Podríamos aquí reseñar tres ejemplos: el de Sant Antoni de Gavarda, el de Sant Rorro y el de Sant Vicent Ferrer.

Son tres romances bien diferentes los dos primeros del último.

San Antoni de Gavarda

Sant Antoni de Gavarda es una composición, octosílaba, típica del romance, pero que se compone de cuartetas –coplas- sueltas, estando el cantador "obligado" a abrir el romance con una copla concreta de presentación: Sant Antoni de Gavarda / feu un milacre en Antella.../, y a cerrarla con otra de despedida: Sant Antoni de Gavarda / no vull demandar-tee més.../. Aparte de éstas, el cantador puede entonar cualquiera de las que se reseñan seguidamente. Debe entenderse que nunca se cantan todas, sólo algunas, pues, como se verá, son todas las coplas independientes entre sí.

El romance ridiculiza la excesiva creencia en el poder curatorio de los santos. En este caso, alude a San Antonio Abad, patrón del pueblo de Gavarda, en la comarca de la Ribera, en la provincia de Valencia. Popularmente se le conoce como Sant Antoni del Porquet (San Antonio del cerdito), en alusión al animal que siempre le acompaña. Su fiesta se celebra el día 17 de Enero, y la noche anterior se encienden fogatas en las calles.

El romance es propio de las comarcas de la Ribera y de la Costera. A lo largo de una serie de coplas, independientes unas de otras, los fieles afligidos o amenazados se amparan en San Antonio, el cual nunca aparece, y el devoto abandonado sufre el percance con más o menos duelo.

Algunos de los cantadores semiprofesionales arriba aludidos, así como versadors inspirados, han ido componiendo coplas de este santo, incluso en fechas muy recientes. Es el caso concreto de Angel "el de Turballos", a quien se deben algunas coplas que siguen. El romance nunca se canta completo como aquí se detalla; dada la independencia de unas coplas sobre otras, cada cantador compone “su” romance según sus gustos a determinadas coplas, o incluso según las circunstancias del acto. Por ejemplo, recuerdo que en cierta ocasión Pepe Gimeno “Butifarra”, cantó la copla del calvo en alusión a un bailador del grupo de danzas que estaba actuando, y que se había rapado la cabeza por motivos estéticos, variándola ligeramente: Un xicot del nostre grup / tenia repelons al cap.../ (Un chico de nuestro grupo / tenía repelones en la cabeza.../). Obviamente tuvo éxito.

La primera copla hace referencia a un hecho real. Una mujer de la localidad de Antella estaba caminando por el borde de una acequia, cuando cayó a ésta. Como llevaba varias faldas, éstas le hicieron de flotador, al retener el aire, y la buena mujer se puso a pedir auxilio, mientras la corriente se la llevaba. Unos labradores que se encontraban recogiendo y maceando esparto acudieron a los gritos, y la sacaron del agua.

El resto de coplas hacen referencia al mundo agrícola y labrador que caracteriza las comarcas de la Ribera del Júcar y de la Costera de Xativa: los carros que se atascaban en los caminos embarrados, los toros sueltos... y también a problemas de la salud, o de la vida cotidiana, como el sorteo de los "quintos" para ir a la mili.

Además de las descritas, hemos tenido noticias del argumento de otra copla, pero no su verso, que narra la desdicha de un labrador al cual le pilla una tormenta en medio del campo, y tras aclamarse a San Antonio para llegar seco a casa, sólo llegan secos...sus dientes.


Sant Antoni de Gavarda
féu un milacre en Antella
una agüela es caigué al riu
si no la trauen s'aufega
"Pare Sant Antoni
tragueu-me d'ací”.
I si no la trauen
encá estava allí.

(variante; otro inicio)

Eixe poble de Gavarda
és un poble molt ditxós
i alla per advocat tenen
a Sant Antoni el gloriós
i el Sant fa milacres
el prodigi és d'ell
qui moria jove
no es feia mai vell.

Eixe poble de Gavarda
és un poble molt devot
d'un Sant Antoni molt vell
de fama molt milagrós.
Allá en la Ribera
va fer lo següent:
qui moria jove
no es feia mai vell.

Un xiquet anava a escola
i feia un aire molt fort
li va caure una rajola
i el va deixar quasi mort.
Sa mare al moment
al Sant s'aclama
i va i el xiquet
es mor a l'instant.
(variante: la Costera)

Sa mare qu'el veu
me s'aclama al Sant:
"Cura'm al meu fil1"
i es mor a l'instant.
(variante: la Ribera)

Sa mare afligida
al Sant s'aclama.
Només que s'aclama
es mor a l'instant.

Un pobre viudo tenia
uns repelons dalt del cap
i Sant Antoni li deia
que li curara eixe mal.
El Sant li ho otorga,
el milacre fa:
l'ha deixat més "calbo"
que la meua ma.
(variante: de La Ribera)

Un pobre viudo tenía
en el cap uns trasquilons
i a Sant Antoni li deia
que li cure els repelons.
El Sant al moment
favor li otorgà
deixant-lo més calbo
que la seua mà.
Anant a carregar pedra
i per a posar-la allí
en la paret de l'Esglesia
un es va xafar un dit.
L'home s'aclama
al Sant milagrós
que li cure el dit,
i s'en xafa dos.

Un bou acaçava a un home
prop de l'ermita del Sant
i l'home a Sant Antoni
demana auxili plorant.
El bou al moment
li girà cornà
més gelat que un rape
allí s'el deixa

Un peixcador molt devot
a mal hora ana a peixcar
se li gira la barqueta
i l'home es posa a nadar.
El home s'aclama
en fervor al Sant,
si no toca terra
"enca" esta nadant.

D'Antella "pa ca" Gavarda
un carreter s'astaca
la mula era molt vella,
i el matxo estava molt flac.
"Pare Sant Antoni,
tragueu-me d'ací"
i si no m'el trauen
enca estava allí.
(Variante: la Costera)
Per el camí de Gavarda
un carro s'en va estacar
i el carreter molt devot
al Sant li va demanar:
“Pare Sant Antoni
tragueu-me d'ací”.
Si no pasen hómens
enca estava allí.

Un tort i un coixo anaren
la salut a demanar
el tort quasi no es veia/ ...es va quedar cego
el coix no podia anar
i a un geperudet
que allí s'encontra
li va eixir gepa
darrere i davant.
En el poble de Gavarda
un geperudet n'hi ha
el pobre al gran Sant s'aclama
de que li cure eixe mal.
El Sant feu milacre
molt sensacional:
li va posar gepa
darrere i devant.

Una dona ja velleta
plorava i pregava al Sant
per a que el fill a la "mili
traguera el número alt.
L'home en les boletes
va posar la mà
i no tragué el cero
perque no hi ha.

Una xiqueta patia
de molt de mal de queixal
i a San Antoni li deia
que li curara eixe mal.
Sa mare en gran pena
al Sant s'aclama
i li cau en terra
tota la banca.

San Antoni de Gavarda
no vullc demanar-te res
perque si tot mos ho dones
tu et quedar'as sense res.
Vullc salut i perres
de treball ni un pel
per a tu sencera
la gloria del cel.
(variante: La Ribera)
Vull salut i perres
faena ni un colp
per a tu la glòria
per a sempre, amén.

(San Antonio de Gavarda
hizo un milagro en Antella
una abuela cayó al río
si no la sacan se ahoga
“Padre San Antonio
sacadme de aquí”
Y si no la sacan
aún estaba alli.

Ese pueblo de Gavarda
es un pueblo muy dichoso
y allí por abogado tienen
a San Antonio el glorioso
y el Santo hace milagros
el prodigio es de él
quien moría joven
nunca se hacía viejo.

Ese pueblo de Gavarda
es un pueblo muy devoto
de un San Antonio muy viejo
de fama muy milagroso.
Allí en la Ribera
hizo lo siguiente:
quien moría joven
nunca se hacía viejo.

Un niño iba a escuela
y hacía un aire muy fuerte
le cayó un ladrillo
que le dejó casi muerto.
Su madre al momento
al Santo se aclamó
y va y el niño
se muere al instante.

Su madre que lo ve
se me aclama al Santo:
"Cúrame a mi hijo"
y se muere al instante.

Su madre afligida
al Santo se aclamó.
En cuanto se aclama
se muere al instante.

Un pobre viudo tenía
unos repelones en la cabeza
y a San Antonio le decía
que le curara ese mal.
El Santo se lo otorga
el milagro hace:
lo ha dejado más calvo
que mi mano.

Un pobre viudo tenía
en la cabeza unos trasquilones
y a San Antonio le decía
que le cure los repelones.
El Santo al momento
favor le otorgó
dejándolo más calvo
que su mano.

Yendo a cargar piedra
y para ponerla allí
en la pared de la Iglesia
uno se chafó el dedo.
El hombre se aclama
al Santo milagroso
que le cure el dedo,
y se chafa dos.

Un toro perseguía a un hombre
cerca de la ermita del Santo
y el hombre a San Antonio
pedía auxilio llorando.
El toro al momento
le arreó cornada
más helado que un rape
allí se le dejó.

Un pescador muy devoto
a mala hora fue a pescar
se le giró la barquita
y el hombre se pone a nadar.
El hombre se aclama
con fervor al Santo,
si no toca suelo
aún está nadando.

De Antella hacia Gavarda
un carretero se atascó
la mula era muy vieja
el mulo estaba muy flaco.
"Padre San Antonio,
sacad me de aquí"
y si no lo sacan
aún estaba allí.

Por el camino de Gavarda
un carro se atascó
y el carretero muy devoto
al Santo le pidió:
"Padre San Antonio
sacadme de aquí".
Si no pasan hombres
aún estaba allí.

Un tuerto y un cojo fueron
la salud a pedir
el tuerto casi no se veía /...se quedó ciego
el cojo no podía ir
y a un jorobadito
que allí se encontró
le salió joroba
detrás y delante.
En el pueblo de Gavarda
un jorobadito hay
el pobre al gran Santo se aclama
de que le cure ese mal.
El Santo hizo milagro
muy sensacional:
le puso joraba
detrás y delante.

Una mujer ya viejecita
lloraba y pedía al Santo
para que su hijo (al sorteo de) la "mili"
sacara el número alto.
El hombre en las bolitas
puso la mano
y no sacó el cero
porque no hay.

Una joven padecía
de mucho dolor de muelas
y a San Antonio le decía
que le curara ese mal.
Su madre con gran pena
al Santo se aclamó
y le cae al suelo
toda la dentadura.

San Antonio de Gavarda
no quiero pedirte nada
porque si todo nos lo das
te quedarás sin nada.
Quiero salud y perras (dinero)
de trabajo ni un pelo
para ti entera
la gloria del cielo.

Quiero salud y perras
faena ni un golpe
para ti la gloria
por siempre, amén.

Romance de San Rorro

Se trata de un romance enaltecedor del vino, a través de un santo figurativo, cuya principal virtud es la de estar borracho a todas horas, y además hacer el bien emborrachándose.

Para componer la totalidad del romance nos hemos servido de cuatro versiones, una del cancionero de Salvador Seguí, que sitúa su origen en la Vall d'Albaida y la Costera; otra de la Ribera, del repertorio del grupo de Danzas de l'Alcúdia, una tercera del grupo Folk Al Tall, y la que suele interpretar el cantador de Xativa Josep Gimeno "Botifarra". Mientras que las dos primeras versiones y la última están muy conectadas entre sí, la tercera versión difiere bastante, al incorporar la historia de los amores de San Rorro con una beata. Creemos que estas coplas son bastante más modernas que el resto del romance, porque incorporan cultismos como "decalitro", y bebidas alcohólicas poco comunes entre los labradores valencianos como la ginebra.

Obviamente, ya hemos comentado que estos romances se crean por aglutinación de muchas coplas, algunas de ellas tomadas incluso de otras canciones: esto se aprecia, por ejemplo, en la copla de "Si alguns per casualitat... " que es una copla de tema báquico, pero que no menciona a San Rorro. Por tanto, hemos podido apreciar cómo los cantadores semiprofesionales actuales mezclan unas versiones con otras, e incluso siguen inventando nuevas coplas.

Sant Rorro era un sant,
era un sant miraculós
que per a fer-se en un got
no ha segut mai pereós.
Quan era xiquet
apenes parlava
anava a les tendes
i s'emborratxava.

(Variante: La Vall d’Abaida)
San Rorro era molt devot
era un sant molt milagros
que per a fer-s'en un got
no ha segut mai pereós.

Quan era xiquet
apenes parlava
anava per les tabernes
i s'emborratxava.
(Variante: la Costera)

des de xicotet
anava devant
sa mare li dia:
"No borrugen tant".
(Variante)
Es Sant Rorro el més lluït
i és el sant més miraclós
que per a pagar mitjeta
mai no ha segut pereós.
Quan ea xiquet
apenes parlava
anava a les tendes
i s'emborratxava.

Quan se feu més majoret
li aumenta la devoció
no sabia passar dia
sense agarrar "gafarró".
Tenia amistat,
tenia amistat,
amb les taberneres
que venien fiat.
(Variante)
Quan ja se feu més fadrí
li aumenta la devoció,
no sabia pasar dia
sense prendre canyamó.
Per alla on anava
prenia amistat
amb les taverneres
que venien fiat.

Aplega un dia Sant Rorro
no tenia una aguileta;
s'en ana de bon matí
a visitar a l'aixeta
i com no podia
fer-se una copeta
digué que el deixaren
debaix de l'aixeta.

Aplega un dia Sant Rorro
i a tenda s'en aná
i aplegava a la tenda
molt resolt i campejà.
Al tendero diu:
"Senyor Serafí,
tinga la camisa
i pose un got de vi".

Quaranta cuiros de vi
un carro es va estacar
i el carreter apurat
a Sant Rorro es va aclamar.

I entre Sant Rorro
i un atre borratxo
es beuen el vi
i trauen el carro.
(Variante: la Ribera)
Un carro con cuatro mulas
de vino anava cargado
s'estacaron en lo fango
y no pogueren sacarlo.
El pobre San Rorro
con otro borracho
bebieron el vino,
sacaron el macho.

Quan ell entra en més edat
i en un pet feia dos trons
se feu més aficionat
a tastar el seu bocoi.
I els companyeros
aire se feren
i hasta borratxos
en terra caigueren.

Sabia totes les tendes
quin vi era el més eixut,
on el venien barato
i on el donaven més pur.
Allí se gastava,
se portava, un duro
i se n'anava a casa
en un pet com un zurro.

Quan tenia més edat
ja tenia millor cor,
es feu molt aficionat
a donar el "truc i flor".
Si deien "envide"
tirava la falta,
Sant Rorro mig canter
de vi se calava.

Si alguns per casualitat
teniu la dona partera
en compte de xocolate
doneu-li la bota plena,
qu'es la millor medicina
per a la partera hui.
En conter de la gallina
doneu-liun cuiro de vi.
Senyores que el caldo
dona inflamació.
Doneu-li ginebra
i vi del millor.

Sant Rorro prengué amistat
amb una "agüela" beata
quan anaven a resar
omplien la cárabassa.
I quan arrivaven
a l’"amen i gloria"
els dos s'empinaven
la carabassola.

Per al final del rosari
es menjaven un mosset,
entraven en la bodega
i omplien el tonellet.
Puix vindria a cabre
decalitre i mig
i tot s'el colaven
abans de les sis.

La beata ja parlava
en italia i en francés
i Sant Rorro se n'anava
caiguent-se per le carrer.
Cantant seguidilles,
aquell malfainer ,
anava borratxo
com un dolçainer.

Quant Sant Rorro es va morir
tots els devots acudiren
i com eren tan amics
per dur l'ataüt renyiren
i dotze corones
li varen posar
i en conter de llistes
tres barrots ben grans.
(Variante)
Quan es va morir Sant Rorro
molts amics l'acompanyaren,
como tots volien portar-lo
a l'ultim se sortejaren
i ademés portaven
deu cuiros de vi
per anar tastant-lo
durant el camí.
Adiós San Rorro dichoso
no m'has quedat res a deure
dona salut als borratxos
i moltes ganes de beure.
Beneït Sant Rorro
tingau-lo en memòria
i tots els borratxos
ens porte a la gloria.
(Variante; La Safor)


Aixina a Sant Rorro
tingau-lo en memòria
que a tots els borratxos
se'n dura a la gloria
(Variante)
Adiós Sant Rorro bendito
que mai has quedat a deure,
dona salut als borratxos
i moltes ganas de beure
que el vostre perdó
en la gloria eterna
al cel ens aguardes
amb la bota plena.

(Variante: la Ribera)
Vigan tots els més borratxos
a adorar al seu patró
el millor que nos han dado
qu'és un Sant molt poderós (...milagrós).
I ara a la vellea
ens ha divertit,
d'una borratxera
es muigué en una nit.
(Variante: la Costera)

I ara a la vellea
ens ha divertit
en un bon petorro
es muigué en una nit.
Tots els que esteu escoltant
gaurdeu sempre una copeta
per a poder convidar
al que canta esta copleta.
I al pobra Sant Rorro
tingau-lo en memoria
que en el seu ofici
vos dona la gloria.
Amén

San Rorro era un santo
era un santo milagroso
que para conseguir un vaso
nunca ha sido perezoso.
Cuando era niño
apenas hablaba
iba a las tabernas
y se emborrachaba.

San Rorro era muy devoto
era un santo muy milagroso
que para conseguir un vaso
nunca ha sido perezoso.

Cuando era niño
apenas hablaba
iba por las tabernas
y se emborrachaba.

desde niño
iba delante
su madre le decía:
"No bebas tanto".

Es San Rorro el más lucido
y es el santo más milagroso
que para pagar "media"
no ha sido nunca perezoso.
Cuando era niño
apenas hablaba
iba a las tabernas
y se emborrachaba.

Cuando ya se hizo más mayorcito
le aumentó la devoción
no sabía pasar día
sin agarrar borrachera.
Tenía amistad,
tenía amistad,
con las taberneras
que vendían fiado.

Cuando ya se hizo más mozo
le aumentó la devoción
no sabía pasar día
sin tomar "cañamón".
Por allí donde iba
hacía amistad
con las taberneras
que vendían fiado.

Llegó un día San Rorro
no tenía un real;
se fue de buena mañana
a visitar el grifo
y como no podía
hacerse una copita
dijo que le dejaran
debajo del grifo (del tonel).

Llegó un día San Rorro
Y a la taberna se fue
y llegaba a la taberna
muy resuelto y campechano.
Al tabernero le dice:
"Señor Serafín,
tenga la camisa
y ponga un vaso de vino".

Cuarenta cueros de vino
un carro se atascó
y el carretero apurado
a San Rorro se aclamó.
Y entre San Rorro
y otro borracho
se beben el vino
y sacan el carro.

Un carro con cuatro mulas
de vino iba cargado
se atascaron en el barro
y no pudieron sacarlo.
El pobre San Rorro
con otro borracho
bebieron el vino,
sacaron el mulo.

Cuando él entró en más edad
y con un pedo hacía dos truenos
se hizo más aficionado
a probar de su barril.
y los compañeros
aire se hicieron
hasta que borrachos
en el suelo cayeron.

Sabía todas las tabernas
qué vino era el más seco,
donde lo vendían barato
y donde lo daban más puro.
Allí se gastaba,
si llevaba, un duro
y se iba a casa
con un pedo como un churro.

Cuando tenía más edad
ya tenía mejor corazón,
se hizo muy aficionado
a dar el "truc i flor".
Se decía "envido"
tiraba la falta,
San Rorro medio cántaro
de vino se calaba.

Si algunos por casualidad
tenéis la mujer parturienta
en vez de chocolate
dadle la bota llena,
que es la mejor medicina
para la parturienta hoy.
En vez de (caldo de) la gallina
dadle un pellejo de vino.
Señoras, que el caldo
da inflamación.
Dadle ginebra
y vino del mejor.

San Rorro trabó amistad
con una abuela beata
cuando iban a rezar
llenaban la calabaza.
y cuando llegaban
al "amén y gloria"
los dos se empinaban
la calabazota.
Para el final del rosario
se comían un bocado,
entraban en la bodega
y llenaban el tonelito.
Pues vendría a caber
decalitro y medio
y todo se lo colaban
antes de las seis.

La beata ya hablaba
en italiano y en francés
y San Rorro se marchaba
cayéndose por la calle.
Cantando seguidillas,
aquel vago,
iba borracho
como un dulzainero.

Cuando San Rorro se murió
todos los devotos acudieron
y como eran tan amigos
por llevar el ataúd riñeron
y doce coronas
le pusieron
y en vez de cintas
tres barrotes bien grandes.

Cuando se murió San Rorro
muchos amigos le acompañaron
como todos querían llevarlo
al final se sortearon
y además llevaban
diez pellejos de vino.
para ir probándolo
durante el camino.
Adiós San Rorro dichoso
no me has dejado nada a beber
da salud a los borrachos
y muchas ganas de beber.
Bendito San Rorro
tenedlo en memoria
y a todos los borrachos
nos lleve a la gloria.

Así a San Rorro
tenedlo en memoria
que a todos los borrachos
se llevará a la gloria.

Adiós San Rorro bendito
que nunca has quedado a deber
da salud a los borrachos
y muchas ganas de beber
que vuestro perdón
en la gloria eterna
en el cielo nos esperes
con la bota llena.

Vengan todos los más borrachos
a adorar a su Patrón
el mejor que nos han dado
que es un Santo muy poderoso (...milagroso).
Y ahora a la vejez
nos ha divertido
de una borrachera
se murió en una noche.

Y ahora a la vejez
nos ha divertido
con un buen "pedo"
se murió en una noche.
Todos los que estáis escuchando
guardad siempre una copita
para poder convidar
al que canta esta coplita.
y al pobre San Rorro
tenedlo en memoria
que con su oficio
os da la gloria.
Amén.

Consideramos interesante hacer una pequeña aclaración a la copla duodécima, en la cual se habla del juego del "truc", un juego de naipes muy popular, que se juega entre dos parejas de jugadores; básicamente, el juego consiste en hacer "faroles", y amedrentar al contrario haciéndole creer que uno lleva buenas manos. Es por tanto, "un juego de mentirosos", y en la copla se viene a decir que San Rorro era capaz de desafiar a sus contrincantes al "tirar la falta", engañándoles con unas cartas malas que, con su arrojo, hacía creer que eran buenas.

Igualmente, es interesante la mención de la fama de borrachines de los dulzaineros. En efecto, existen varios dichos acerca de la afición de estos músicos populares al vino: Dolçainer, borratxo i malfeiner (Dulzainero, borracho y vago). Es un tópico que incluso ha pasado a la literatura: así, Blasco Ibáñez tiene un cuento, "Dimoni", que narra la historia de un dulzainero borrachín e informal. Y si bien en la actualidad ya no se da tanto, sí que hemos conocido algunos dulzaineros mayores que, en efecto, eran alcohólicos moderados; entiéndase, que también conocimos bastantes dulzaineros poco amigos del vino.

Romance de San Vicente Ferrer

Este romance no es propiamente humorístico, pero sí refleja un episodio repleto de ironía por parte del Patrón de Valencia, y por esta razón lo hemos incluido aquí. Este romance nos fue cantado por Pepe Gimeno, el cantador ya citado anteriormente, que lo había aprendido del Tio Vicent, de Torrella (La Costera). Sin embargo, también hemos encontrado este romance como "Oració en vers al Anchel del Apocalipsis Sen Visent Ferrer" (Oración en verso al Angel del Apocalipsis San Vicente Ferrer), como apéndice de una biografía popular del Santo, publicada en el pasado siglo con el título: “Vida del valenciano Apóstol de la Europa San Vicente Ferrer, ordenada en compendio por un devoto del Santo”, en Valencia, sin fecha. Por tanto, si no podemos cifrar el origen del texto en la comarca citada, no podemos decir lo mismo de la melodía, la cual muy probablemente es autóctona de esta localidad.

El romance consiste en una enumeración de prodigios y milagros del santo, nacido en la ciudad de Valencia en 1350, y muerto en Vannes (Bretaña) en 1419. Comienza con una invocación a la Virgen del Rosario para que el recitador mantenga a lo largo de todo su dictado fuerza en la voz y memoria en la mente.

El motivo central es un milagro que, según la tradición, obró el santo en la ciudad de Valencia cerca de la Puerta del Mar .Precisamente, hasta hace pocos años existió un retablo cerámico en la plaza que formaba dicha puerta -y que en la actualidad lleva su nombre- relatándolo, hasta que el derribo de la finca motivó su desaparición.

A la Verge del Roser
demane favor i ajuda
per a explicar el milacre
del angel per criatura
que fón San Vicent Ferrer.
La seua vida pasmosa
jamai es pot explicar
perque és molt miraculosa
i m'hareu de perdonar
si m'oblide alguna cosa.
Estant Constança prenyada
-este si que és cas pasmós-,
va sentir lladrar un gos
que dins del seu ventre estava
i es queda tota asustada.
El Bisbe fón sabedor
i a eixa mare li digué:
"No tinga vosté temor
que lo que tindra vosté
sera un gran Predicador".
(Variante: La Costera)
Estant Constança embrassada
-este si que és cas pasmós-,
la senyora una vegada
es sentí lladrar un gos
i es queda tota asustada.
Lo Bisbe fón sabedor...
Naixqué Vicent i es criá
sempre en lo temor de Déu
i en tot lo que predicà
diu: "Fills meus, teméu a Déu,
que el Juí prompte vindrà".
A un xiquet mol xicotet
que dos messos no tindria
en dolor aflixidet
San Vicent així le dia:
"Qué tens o qué vols, pobret?"
Contesta el xicorrotet:
"Salut, San Vicent, voldria".
Diu: "Dolor, deixa al xiquet
i que mame en alegria
i que dorga l'angelet".
A una muda que vingué
diu Vicent: "Que vols, llenguda?"
I la muda respongué:
"Parlar vull". I quedà muda
perque no li convingué.
Aná el Sant a predicar
a una certa població
i mentres dia el sermó
el burret es va deixar
en casa d'un particular.
Uns estudiants que hi havien
començaren a jugar
i entre rises i alegries
ells volgueren tantejar
la virtut que el Sant tenia.
Digué l'ú: "Jo pujaré
en lo burret a cavall,
el manteu me ficaré
i corrent amunt i avall
dos mil miracles faré".
Molt content i molt ufà
pujà un burro a cavall,
i el burret com qui no ha fà
el tira un bac i el deixà
sense dir "ací em fa mal".
Tots confusos es quedaren;
al vore tanta desgràcia,
d'esta manera parlaren:
"Pare Vicent, un pobret
que està gelat com la neu
d'un bac del vostre burret.
Vinga per l'amor de Déu
a remediar este fet".
El Sant la cara els girà
al vore-los tan confusos
la resposta els va tornar:
"Qui els mana tractar en burros?
Aneu, porteu al burret
a on esta el pobre difunt
i puesto que ell ho ha fet
que li done vida al punt
i atra volta estara quet".
Ho varen ejecutar
conforme el Sant els digué,
i el burret varen portar
i en lo seu propi alé
el varen ressucitar.
Es un cas d'admiració
vore un burro fer miracles,
¡que més gracia i major do!,
lo que no han fet uns atres
ho feu este Sant varó.
Dóna als estudiants memoria
dona carnes als tollits,
a les justícies concordia
i consola als afligits
i tots ens du a la gloria
(variante de la última estrofa)
i tots els presents la gloria. Amén.

(A la Virgen del Rosario
pido favor y ayuda
para explicar el milagro
del ángel por criatura
que fue San Vicente Ferrer.
Su vida pasmosa
nunca se puede explicar
porque es muy milagrosa
y me habréis de perdonar
si me olvido alguna cosa.
Estando Constanza preñada
-éste sí que es caso pasmoso-,
oyó ladrar un perro
que dentro de su vientre estaba
y se quedó muy asustada.
El Obispo se enteró
y a la madre le dijo:
"No tenga usted temor
que lo que tendrá usted
será un gran Predicador".

Estando Constanza embarazada
-éste sí que es caso pasmoso-,
la mujer una vez
se oyó ladrar un perro
y se quedó muy asustada.
El Obispo se enteró...
Nació Vicente y se crió
siempre en el temor de Dios
y en todo lo que predicó
dice: "Hijos míos, temed a Dios
que el Juicio pronto vendrá
A un niño muy pequeñito
que dos meses no tendría
con dolor afligidito
San Vicente así le decía:
"¿Qué tienes o qué quieres, pobrecito?"
Contestó el pequeñín:
"Salud, San Vicente, querría",
Dice: "Dolor, dejar al niño
y que mame con alegría
y que duerma el angelito".
A una muda que vino
dice Vicente: "¿Qué quieres, lenguaraza?"
y la muda respondió:
"Hablar quiero". Y quedó muda
porque no le convino.
Fue el Santo a predicar
a una cierta población
y mientras decía el sermón
el burrito se dejó
en casa de un particular.
Unos estudiantes que allí estaban
comenzaron a jugar
y entre risas y alegrías
ellos quisieron probar
la virtud que el Santo tenía.
Dijo uno: "Yo subiré
en el burrito a caballo,
el manteo me pondré
y corriendo arriba y abajo
dos mil milagros haré".
Muy contento y muy ufano
subió en el burro a caballo,
y el burrito como si nada
le dió un batacazo y lo dejó
sin decir "aquí me duele",
Todos confusos quedaron;
al ver tanta desgracia,
de esta manera hablaron:
"Padre Vicente, un pobrecito
que está helado como la nieve
de un batacazo de vuestro burrito.
Venga, por el amor de Dios
a remediar este hecho".
El Santo la cara les volvió
al verlos tan confusos
la respuesta les dió:
"¿Quién les manda tratar con burros?
Id, llevad el burrito
a donde está el pobre difunto
y puesto que él lo ha hecho
que le dé vida al punto
y otra vez estará quieto".
Lo ejecutaron
conforme el Santo les dijo,
y el burrito llevaron
y con su propio aliento
lo resucitaron.
Es un caso de admiración
ver a un burro hacer milagros,
¡que más gracia y mayor don!,
lo que no han hecho otros
lo hizo este Santo varón.
Da a los estudiantes memoria
da piernas a los tullidos,
a los pleitos concordia
y consuela a los afligidos
y todos nos lleva a la gloria.

Y a todos los presentes la gloria. Amén.

ROMANCES “PROFANOS”

Aquí hemos agrupado los romances cuyos protagonistas no tienen nada que ver con la Iglesia, y corresponden a romances de temática más satírica. Aquí tendríamos los ejemplares del Romanç del Albercoquer, el Romanç de les Jugadores, y el Romanç de la Cileta, en valenciano, y Los tres casamientos en un día, en castellano.

Romanç del Albercoquer

En este romance se narra la historia de una broma. Un labrador, celoso cultivador de un albaricoquero, con cuyos productos regala a su familia y a los "señoritos" o amos de cuyas tierras es arrendatario, es objeto de una burla por parte de unos amigotes.

El romance transpira la obsesión del labrador valenciano por obtener cosechas, y su recelo ante los ladrones y sinvergüenzas. También tiene la faceta de ofrecer una visión positiva de su mujer, que es la que toma las riendas del problema cuando el protagonista se derrumba, abrumado por su “crimen”.

I era un "sinyoret"
allá en l'horta
"pa" regal de sa casa
un albercoquer
ot ple d'albercocs
xicotets, madurets i algú groc.
Per por a una feta
carrega portava l'escopeta
molt ben preparà
per si algú s'acostava
buidar-li el cap.

I els amics que s'enteren
en molta manya
un ninot li preparen
en roba i palla
molt ben arreglat
i li ho deixen a l'abre penjat
"pa" que es menejara
i el fulano de lluny
el divisara.

I el fulano qu'el veu
allarga el pas
i li diu: "So tunante,
ahí que fas?
Pillo, so gandul,
si no vols que te forade el cul
pillo, deshonrat,
si no vols que te forade el cap.
Com has sabut l'hora,
per a vindre a omplir-te la barjola
de la fruita bona
que guardava "pa" la meua dona
en gran interés,
que guardava "pa" l'amo,
"pa'l" sinyoret?"

I al vore qu'es meneja
li pega un tir
i als seus peus li va caure
aquell pernil
i ell que s'el va vore
correguen's s'en escapava a correr.
Quan arriva a casa
sa muller li diu:
"Xico, qué passa?
fas cara de por!"
"Es que acabe de fer una mort
en l'albercoquer,
el pillastre s'omplia el celler
de la fruita bona
que guardava "pa" la meua dona
en gran interés,
que guardava "pa" l‘amo,
"pa'l" sinyoret".
Le diu a sa muller:
"Mira on m'amagues
que no vinga la ronda
també l'alcalde
i em porten lligat
a dormir a la pressó tancat".
Pensa sa muller
amagar-lo dins d'un gran femer.
Tan a dins estava
que de l'aulor del fem's ofegava
li destapa el cap
i li ho deixa en un cabas tapat
"pa" que respirar
i perill no hi haguera
que s'ofegara.

I pensa sa muller
el que faria,
pensa anarse'n al poble
i que sentia
i al no sentir res
pensa anarse'n al albercoquer
a vore aquell mort,
i aleshores repara
que era un ninot.

I s'en va sa muller
detra al femer,
i li diu "So tunante
ix, femater,
que has fet gran hassanya,
has mort un ninot de roba i palla
tot ple de sangríes".
I va anar de cruzel la
quinze o vint dies

(Y era un señorito
allí en la huerta (que tenía)
para regalo de su casa
un albaricoquero
lleno de albaricoques
pequeñitos, maduritos y alguno amarillo.
Por miedo a una faena
cargada llevaba la escopeta
muy bien preparada
por si alguno se acercaba
vaciarle la cabeza.

Y los amigos que se enteran
con mucha maña
un muñeco le preparan
con ropa y paja
muy bien arreglado
y se lo dejan en el árbol colgado
para que se moviera
y el fulano de lejos
lo divisara.

Y el fulano que lo ve
alarga el paso
y le dice: “So tunante,
¿ahí qué haces?
Pillo, so gandul,
si no quieres que te agujeree el culo,
pillo, sinvergüenza,
si no quieres que te agujeree la cabeza.
¿Cómo has sabido la hora
para venir a llenarte la barriga
de la fruta buena
que guardaba para mi mujer
con mucho interés,
que guardaba para el amo,
para el señorito?"

Y al ver que se mueve
le pegó un tiro
y a sus pies le cayó
aquel "jamón"
y él que se lo vio
corriendo escapó a correr.
Cuando llega a casa
su mujer le dice:
"Chico, ¿qué pasa?
¡haces cara de miedo!"
"Es que acabo de hacer una muerte
en el albaricoquero,
el pillastre se llenaba la bodega
de lafruta buena
que guardaba para mi mujer
con gran interés,
que guardaba para el amo,
para el señorito".
Le dice a su mujer:
"Mira dónde me escondes
que no venga la ronda
también el alcalde
y me lleven atado
a dormir a la prisión encerrado".
Pensó su mujer
enconderlo dentro de un gran basurero.
Tan dentro estaba
que del olor de la basura se ahogaba
le destapa la cabeza
y se lo deja con un capazo tapado
para que respirara
y peligro no hubiera
de que se ahogara.

Y pensó su mujer
la que haría,
piensa irse al pueblo
y (a ver lo) que oía
y al no oir nada
piensa irse al albaricoquero
a ver a aquél muerto,
y entonces repara
que era un muñeco.

Y se va su mujer
directa al basurero,
y le dice: "So tunante,
sal, basurero,
que has hecho gran hazaña,
has matado un muñeco de roba y paja
Todo lleno de jirones".
Y estuvo de diarreas
quince o veinte días.

Romance de las Jugadoras de Burro

También conocido como "Xiste de les Burreres" (Chiste de las Burreras), narra la historia de una mujer que, obsesionada por jugar con sus amigas al “burro”, un juego de naipes muy popular y de ambiente femenino por excelencia, mezcla las cartas con la comida. Nos encontramos con un romance misógino: mientras el marido está trabajando duramente en el campo, la mujer incumple sus deberes como cuidadora de la casa, administradora de los bienes y...cocinera. Este tipo de romances anti-femeninos o antimatrimoniales eran muy comunes en el repertorio de los ciegos cantores. El área de extensión concreta de este romance abarca la Costera, la Safor y la Marina. La versión que ofrecemos es la que grabó para la "Fonoteca de Materials" Doña Consuelo Femenia, de Benissa. Las variantes son mínimas, y las que conocemos las ofrecemos junto al verso correspondiente. Este romance fue publicado también por Salvador Seguí en su "Cancionero de la Provincia de Valencia", pero sin la totalidad del texto.

La música de este romance es la misma que la del romanc de L 'Albercoquer.

Vaig a contar un xiste
molt clar i molt curro -"xulo"
referit a les dones
que juguen al "burro"
totes comboiaes
es presenten al joc
ben mudades
i el monyo ben fet
una dona se deixa al xiquet
pel carrer plorant;
l'atra es deixa al marit
marmolant
amostrant l'esquena,
s'arremata el día fent faena
i en milt interés -amb gran interés
mentres que la dona
es juga els diners.
(Variante)


el monyo ben fet
el marit per l'horta
quedant-se nuet.

L'atre día una jugadoreta
també se'n va anar
a jugar al "burro"
després d'esmorzar
i a vora migdia
se'n recorda que el marit vindria.
S'alsa en un moment
se'n va a casa depresa i corrent
tira mà al perol
posa aigua, pensa, nap i col,
i al posar les salses
s'equivoca i pos les cartes.
Se'n torna a jugar
deixant-se la baralla
mescla en el dinar.

Arriba el marit de l'horta
cansat i rendit
de fer tanta faena
cansat i afligit
i encontra tancat
i una dona d'allí del veïnat
de bons sentiments
així li digué:
"que venia de Bambau
que ta muller m'ha deixat la clau
i m'ha dit de veres
que tu dines i que no l'esperes
que ella no vindrà
que té partida de "burro"
per tota l'espra.

El marit agarra la clau
i obre el postic
i entra a casa
confús i afligit
buscant el dinar
i per fi qu'el perol encontra
i per la primera
per tres voltes d'omplir la cullera
se veié en el plat
el tres d'oros tot arremullat
tres o quatre moscas
de seguida es veu l'as de copes
i el pobre enfadat
arreballa el perol en un bac;
veu les demés cartes
totes fetes igual un empastre.
Vegeu tal apuro
per deixar a la dona
que jugara al "burro".

(Voya contar un chiste
muy claro y muy curro -chulo
referido a las mujeres
que juegan al "burro"
todas preparadas
se presentan al juego
bien arregladas
y el moño bien hecho
una mujer se deja al niño
por la calle llorando;
otra se deja al marido
murmurando
enseñando la espalda,
termina el día haciendo faena
y con mucho interés -con gran interés
mientra que la mujer
se juega el dinero.

el moño bien hecho
el marido por la huerta
quedándose desnudo.

El otro día una jugadora
también se fue
a jugar al "burro"
después de almorzar
y cerca de mediodía
se acuerda que el marido iría.
Se levanta en un momento
se va a casa deprisa y corriendo
coge el perol
pone agua, penca, nabo y col,
y al poner las salsas
se equivoca y pone las cartas.
Se vuelve a jugar
dejándose la baraja
mezclada en la comida.

Llega el marido de la huerta
cansado y rendido
de hacer tanta faena
cansado y afligido
y encuentra cerrado
y una mujer de allí del vencindario
de buenos sentimientos
así le dijo:
"que venía de Bambau
que tu mujer me ha dejado la llave
y me ha dicho de verdad
que tú comas y que no la esperes
que ella no vendrá
que tiene partida de "burro"
para toda la tarde.

El marido coge la llave
y abre el postigo
y entra en casa
confuso y afligido
buscando la comida
y cuando por fin el perol encontró
y por la primera
por tres veces de llenar la cuchara
se vio en el plato
el tres de oros todo remojado
tres o cuatro moscas
en seguida se ve el as de copas
y el pobre enfadado
lanza el perol de un golpe;
ve las demás cartas
todas hechas igual un empastre.
Ved tal apuro
por dejar a la mujer
que jugara al "burro".

Romanr de la Cileta

Cileta es el diminutivo de Cecilia o de Celia. Este romance, que es pariente próximo del "Romance de Mariana", trata de las argucias de un estudiante para conseguir "llevar al huerto" a su novia, "la Cileta", con el artículo delante, propio de nuestra área lingüística. Este romance, que parece surgido de los cuentos de Bocaccio, nos habla de las siempre complicadas relaciones sentimentales de la juventud en el pasado.

Este romance fue publicado por Salvador Seguí en su "Cancionero...", y más tarde grabado por el grupo de danzas Alimara. Su área de distribución parece ser la Ribera, donde a Seguí se lo cantaron, concretamente de Alfaro, pero su popularidad se extiende hasta la Costera de Xativa.

Nos encontramos ya con una composición romancística, pero que altera un poco el hecho social del romance. En efecto, este canto se utilizaba para aliviar y acompañar las tareas de la vendimia. Su temática, plenamente picaresca, y su descaro, es ya propio de los cuplés narrativos, los cuales a partir de este momento, adoptando la métrica y la estructura de los romances, sucederán a éstos. Por tanto, este Romance de Cileta es, además de un romance, un "quasi-cuplé", de música reiterativa como la de los romances, y que servía de acompañamiento en las tareas comunales de los almacenes agrícolas. Así, podemos ver como la estructura es en estrofas, de las cuales siempre se repite la primera.

En el carrer l'hospital
en el carrer l'hospital
dos cases a la ma dreta
allí viu un estudiant
que festeja en la Cileta.

No l'ha pogut enganyar (bis)
ni en diners ni en parauleta
i una nit va inventar
disfressar-se de mongeta.

A les dotze de la nit (bis)
se'n va a casa la Cileta
"Cileta, abaixa a obrir
que es una pobra mongeta".

"Mare no vullc abaixar (bis)
que es el estudiant de Lletra".
"Cileta, abaixa a obrir
sino, duras corretgeta".

"Que li farem pa sopar?" (bis)
"Dos ouets i una sopeta"
Quan acaben de sopar
la monja es posa tristeta.

"Qué tens, mongeta de Déu? (bis)
qué tens que estas tristeta?"
"Que esta nit fa molt de fret
i tinc que dormir soleta".

"Soleta no dirmiras (bis)
que dormiras en Cileta.
Cileta, agarra la llum
i acompanya a la mongeta".

Al sentdemá de matí (bis)
sa mare crida a Cileta.
"Mare, no vullc abaixar
que se dorm molt be en mongeta".

Ja podeu apreparar (bis)
giponet i caroteta
pa l'infant qu enaixera
fill de l'estudiant de Lletra.

(En la calle (de) el hospital
en la calle (de) el hospital
dos casas a mano derecha
allí vive un estudiante
que corteja a la Cileta.

No la ha podido engañar
ni con dinero ni con palabrita
y una noche se inventó
disfrazarse de monjita.

A las doce de la noche
se va a casa (de) la Cileta
"Cileta, baja a abrir
que es una pobre monjita".

"Madre, no quiero bajar
que es el estudiante de Letra".
"Cileta, baja a abrir
sino, tendrás (de la) correíta".

"¿Qué le haremos para cenar?"
"Dos huevecitos y una sopita"
Cuando terminan de cenar
la monja se pone triste.

"¿Qué te pasa, monjita de Dios
qué te pasa, que estás tan triste?"
"Que esta noche hace mucho frío
y tengo que dormir solita".

"Solita no dormirás
que dormirás con Cileta.
Cileta, coge la luz
y acompaña a la monjita".

A la mañana siguiente
su madre llamó a Cileta.
"Madre, no quiero bajar
que se duerme muy bien con monjita".

Ya podéis preparar
corpiñito y capuchita
para el niño que nacerá
hijo del estudiante de Letra.)

Los tres casamientos en un día

Este romance, recopilado por Salvador Seguí y publicado en su ya citado "Cancionero...", pertenece a la comarca de Los Serranos, donde se habla castellano. Corresponde a un caso teóricamente auténtico, y su forma corresponde a un romance normal, a base de coplas de cuatro versos de ocho sílabas, rimando la segunda y la cuarta.

El romance narra la celebración de una boda atípica, que es castigada con una salvaje broma por los mozos del lugar. Una viuda, su hija y su nieta, deciden casarse todas juntas para ahorrarse el dinero de hacer tres convites diferentes. Su tacañería es respondida por el desvalijo del banquete y una cencerrada en ausencia de las amas, mientras éstas están casándose.

Allá en el pueblo de Chelva
en el barranco Morrón
pasó un caso muy chocante
que causó admiración.
Vivía una patrona
con una hija y una nieta
las tres estaban solteras
en una casa pequeña.
Las tres tenían sus novios
todas se querían casar
mayormente la patrona:
ésto se debe contar.
Esta le habla a un viejo
medio sordo y jorobado
pero era muy bonito
porque estaba acomodado.
La hija era medio bruja
y también tenía novio:
un sastre de mala muerte
que nunca daba en el ojo.
La nieta, una jovencita
cuenta pocas primaveras
sólo tenía un defecto:
tenía las piernas tuertas. (torcidas)
Ella tenía por novio
a un gallardo paragüero
que cuando venía a Alpuente
ponía algún remedio.
Un día estaban "toas" juntas
y entre todas acordaron
casarse todas a un tiempo
para evitar muchos gastos.
La vieja toda apurada
fue junto al cura corriendo
antes que alguno de los novios
cambiara de pensamiento:
"Buenas tardes señor cura
yo venía a preguntarle
por hacer tres casamientos,
¿cuánto podría pagarle?"
"Uno vale treinta duros
y los tres valen noventa,
pero siendo los tres juntos
rebajaremos la cuenta".
"Claro que los tres juntos,
y todos tres en un día:
casamos mi nieta y yo
y casarse también mi hija".
"Jamás he visto en mi vida
desde que soy sacerdote
tres casamientos en casa
suele ser señal de muerte".
"Pues no es ningún milagro
atrapar esos tres burros
y también aparejarlos
para que están bien seguros.
De padrinos y madrinas
servimos unos a otros
y mire usted señor cura
que queremos rezar poco".
Un día malo de invierno
salieron para casar
dejaron la casa sola
con los niños del lugar,
que entraron en la cocina
se llevaron la comida,
el vino, las empanadas,
y cogieron las morcillas.
Tocaron cuernos y latas,
cencerros y botes viejos
y se marcharon al campo
muy felices y contentos.
Allí lucieron la fiesta
a cuenta del casamiento,
vino corría en el suelo
y la carne de cordero.
Volvamos a las parejas
que venían de casarse
pensando que un gran banquete
ellos iban a tomarse.
Cuando llegaron a casa
encontraron un desastre,
no encontraron pan ni vino
ni pasteles ni la carne.
"¿Quién será el galupín
tan ladrón y desalmado?"
dijeron los matrimonios
todos a un tiempo, llorando.
"Esta sí que ha sido gorda,
nunca me hubiera casado
pues por ser el primer día
buen caso nos ha pasado".
Lo más gracioso fue
al llegar los invitados:
lo encuentran todo vacío
y los casados llorando.
"¿Qué os pasa, buenos amigos?"
dijeron los convidados.
"¿Por qué estáis todos tan tristes,
como perdidos, llorando?"
"¿Qué es lo que nos ha pasado?
dijo la tía Micaela.
"Mientras fuimos a casarnos
nos robaron las ovejas,
el vino y el pan de trigo".

Hasta aquí los romances que de esta temática hemos podido recopilar. Hemos dejado fuera otras canciones que, más que romances, pertenecen ya al género del cuplé narrativo; género del cual el folklore valenciano conserva una muestra interesante. No obstante, creemos que no pertenecen al género del romance por su ámbito social -no eran cantados por ciegos, sino que se cantaban en ámbitos laborales, como los almacenes donde se empapelaba y encajaba la naranja o familiares- y por su temática bastante más pícara que la de los reseñados. Valga lo hasta aquí expuesto como una muestra de riqueza del género romancístico en la literatura popular y tradicional valenciana.

BIBLIOGRAFIA

SEGUI, Salvador: Cancionero Musical de la Provincia de Valencia Diputación de Valencia, Valencia, 1980.

COSMOS, Angel: Al Tall canta amb tot el poble, 1981.

DISCOGRAFIA

AlL Tall: Posa vi, posa vi, posa vi..., Edigsa, 1978.

Fonoteca de Materials, disc. 2, Consellería de Cultura, Educació i Ciencia, Valencia, 1985.

Grup de Danses de l'Alcúdia: El Bo de la Post, 1988.