Si desea contactar con la Revista de Foklore puede hacerlo desde la sección de contacto de la Fundación Joaquín Díaz >

Búsqueda por: autor, título, año o número de revista *
* Es válido cualquier término del nombre/apellido del autor, del título del artículo y del número de revista o año.

SABIDURIA POPULAR DE EXTREMADURA. CALENDARIO AGRÍCOLA METEOROLÓGICO

GUTIERREZ MACIAS, Valeriano

Publicado en el año 1996 en la Revista de Folklore número 191.

Esta visualización es solo del texto del artículo.
Puede descargarse el artículo completo en formato PDF desde la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Revista de Folklore número 191 en formato PDF >

Los últimos números de la revista están disponibles en el servidor de la Fundación Joaquín Díaz >


El refrán es un comprimido filosófico cristalizado a través de los tiempos. España es un país refranero.

En Extremadura abundan los refranes, en especial en los medios rurales y, a veces, cuanto más pequeño es el pueblo pueden registrarse mayor número de refranes.

Su origen se remonta al pasado y se basa en siglos de mirar al cielo para escrutar los astros misteriosos, cuya influencia sobre la tierra, los animales y los seres humanos se estimaba de capital importancia por nuestros campesinos del ayer.

A continuación incluimos algunos refranes de nuestra región y otras parcelas, que se mantienen con rigor y que hemos espigado en distintos lugares.

La aceituna de Enero echa alpechín al suelo: Indica que la aceituna ha de recogerse y llevarse a la almazara antes de que llegue el mes de Enero, ya que de lo contrario perderá la sazón y, consiguientemente, la calidad del fruto es peor, lo que producirá aceite muy ácido, por lo general, de aroma poco afrutado.

El ajo de Enero llena el mortero; pero yo de Diciembre lo quiero: En el mes indicado es cuando suelen sembrarse los ajos, que serán cosechados por San Juan (24 de Junio); aunque el saber popular asegura que el ajo sembrado en el mes de Diciembre rendirá mejores frutos.

En Enero se hiela el agua en el puchero: Indica que en el mes de Enero se registran en Extremadura, comprobado estadísticamente, las más bajas temperaturas anuales.

En Enero, ni galgo lebrero, ni azor perdiguero: En dicho mes, las liebres son muy rápidas y están muy vigilantes, en tanto la perdiz vuela de modo raudo.

Por San Antón (17 de Enero) la gallinita pon: “La nueva, que la vieja no”, suelen añadir los más avisados. Las pollas -gallinas jóvenes- suelen comenzar la puesta por esta fecha.

Por San Antón, se acabó el turrón: Indica que, alejadas ya las fiestas navideñas, escasean los dulces y turrones en los hogares.

En Febrero, siete capas y un sombrero: Suele ser éste un mes muy ventoso, frío y desapacible. Aparecen de improviso, con fuerza, estos elementos, a pesar de que también pueda haber días templados, pues el Sol ya comienza a elevarse sobre el cénit.

En Febrero busca la sombra el perro: "Y a veces el dueño", ya que, como antes quedó escrito, puede haber días muy templados y apacibles. Además, se estima que el sol de Febrero es dañino para la salud.

La cigüeña en San Blas (3 de Febrero), nieve verás: Alude al mal tiempo que suele hacer por esta fecha ya que la llegada de esta zancuda es premonitoria de buen año, con la aparición de la nieve. Variante: Por San Blas, cigüeña verás; si no la vieres, mal año tuvieres.

En Marzo crece la hierba, aunque le den con un mazo: Quiere expresar este refrán que, con la llegada de la Primavera, los días son más largos y la humedad reinante, junto con el incremento de las temperaturas, hace prosperar las cosechas y los pastos.

El aire de marzo, quema las damas en el palacio: Indica que los vientos de Marzo pueden ser tan recios que incluso penetran en las casas, no muy bien acondicionadas para los rigores invernales, que solía haber en los pueblos extremeños.

Marzo, airoso; Abril, lloveoso (o aguanoso, también lluvinoso), traen a Mayo florido y hermoso: Expresa las propiedades meteorológicas que suelen poseer estos meses.

Cuando Marzo mayea, Mayo marcea: Quiere indicar este refrán que un mes de Marzo soleado y de temperaturas tibias es preludio de un Mayo frío y lluvioso.

En Marzo quema el Sol como un escarzo: En este mes, de atmósfera limpia, los rayos del astro comienzan a incidir con fuerza sobre los campos sembrados y "pica", produce una especie de quemazón excitante. Aquí se usa la palabra escarzo en sentido figurado, pues escarzo es el acto de escarzar; es decir, realizar la operación de eliminar los panales sucios o inútiles de las colmenas, y hurtar, extraer la miel. Es obvio decir que en esta operación se está expuesto a las picaduras de las abejas, que producen una quemazón muy particular.

En Marzo, la bocha harás y la estaca plantarás: Este refrán, de Piornal (localidad enclavada en las proximidades del valle del río Jerte, a 1.100 m. de altitud), indica que Marzo es un mes propicio para sembrar. La bocha es el hoyo excavado para la siembra de los plantones.

Marzo, loco, y Abril no poco: Hace referencia a lo que es la meteorología en estos meses, poco previsible, cambiante.

Si no hubiese Abril, no habría año ruín: variantes: Si abril no existiera, pan no se cogiera; Si Abril no existiera, pan se cogiera. Es así, contradictorio en su meteorología este mes, que puede arruinar muchas cosechas o darles la sazón óptima. Sin embargo, si viene bueno, el refrán aclara: Agua en Abril, granos mil.

En Abril quemó la vieja el celemín; en Mayo el escaño, y en Junio porque no lo tuvo: Habla el refrán del frío que en algunos días de estos meses, suele sorprender a los incautos que no han hecho acopio de leña.

La siesta es de Cruz (3 de Mayo) a Cristo (14 de Septiembre): Son estas las fechas entre las cuales se acostumbra a dormir la siesta en los pueblos extremeños, y también en otros de España. Por eso, se ha dicho que Vale más una Cruz que tres Cristos; pues la Cruz nos trae la temporada de siesta, y el Cristo nos la niega.

San Bernardino de Siena, quita las calenturas a mi morena: Estaba mala, con la enfermedad de "calenturas" y le pidió a San Bernardino la gracia de la curación. Se celebra esta festividad el día 20 de Mayo, en Roturas de Cabañas, localidad perteneciente a la comarca cacereña de Las Terrucas.

Agua por San Juan (24 de Junio), quita vino, aceite, y no da pan: La lluvia en torno a esta fecha es perjudicial para las cosechas, porque los olivos están en flor, el trigo sin granar, y la uva igual. Hay también otro refrán basado en esta festividad: Aceituna, una, por San Juan, y ciento por Navidad, lo que, claramente, indica que tan exquisito fruto escaseaba en las despensas de antaño, en Extremadura, por las fiestas de San Juan, y abundaba en Navidad.

Cuando pinta la mora, pinta la uva; cuando florece el cardo, ya está madura: Cuando la zarzamora está en sazón, la uva comienza a madurar y alcanzará su máxima calidad en Septiembre. Pero, aún hemos de agregar algo más: Por Santiago (25 de Julio) pinta el gajo (o el bago), pinta la uva, que ya está madura.

Por San Miguel (29 de Septiembre), el higo es de quien lo ve: Variante: En pasando San Miguel, el higo es de quien lo ve. Ningún propietario se molesta porque, de sus fincas, se cojan higos pasada esta festividad, pues ya, en realidad, quedan muy pocos para entonces.

Por San Miguel, todos los culos giñan bien; por los Santos, ya no tanto, y por Navidad, ni poco, ni mucho, ni na: Hace referencia a las cualidades laxantes del higo, y de las frutas en general.

Por San Eugenio, las castañas al fuego, la leña en el hogar y las ovejas a encerrar: Indica, con claridad, que, en las proximidades del 14 de Noviembre, festividad del Santo, suele comenzar la invernada y, consiguientemente, reina el mal tiempo, como se sabe por la experiencia campesina.

Por San Clemente, alza la tierra y tapa la simiente: San Clemente se celebra el 23 de Noviembre, fecha en la cual se ha de comenzar la sementera.

Santa Catalina (25 de Noviembre), nos trae la harina: Aquí la harina se refiere a la nieve. El refrán, sin duda, nació en las regiones extremeñas en que son frecuentes las nevadas, por tal fecha. Aunque también coincide con el tiempo en que han de comenzar las sementeras, que, con otras labores, nos darán el trigo, y de élla harina.

Cuando en el invierno oigas tronar, vende los bueyes y échalo en pan: Las tormentas invernales, además de devastadoras para los campos, son un mal augurio para el año agrícola, e inútil la sementera.

Si el agua, al llover, hace gorgoritos, va a llover lo que no está en los escritos: Indica que si las gotas de lluvia producen pompas en los charcos, es preludio de lluvias muy intensas.

Año bisiesto, ni viña, ni huerto, ni pan en el cesto: Existe una tradición, según la cual los años bisiestos traen mala suerte y, por consiguiente, cosechas pobres.

El curioso lector tiene aquí una referencia en torno al calendario agrícola-meteorológico; aunque hará bien en consultar las noticias que, sobre este particular, difunden a diario los medios de comunicación.