Si desea contactar con la Revista de Foklore puede hacerlo desde la sección de contacto de la Fundación Joaquín Díaz >

Búsqueda por: autor, título, año o número de revista *
* Es válido cualquier término del nombre/apellido del autor, del título del artículo y del número de revista o año.

CANCIONES Y CUENTOS

DIAZ GONZALEZ, Joaquín

Publicado en el año 1982 en la Revista de Folklore número 17.

Esta visualización es solo del texto del artículo.
Puede descargarse el artículo completo en formato PDF desde la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Revista de Folklore número 17 en formato PDF >

Los últimos números de la revista están disponibles en el servidor de la Fundación Joaquín Díaz >


LOS NIÑOS DEL DIABLO

Iba un señor vendiendo rosas y claveles, pero no era el tiempo de rosas y claveles, y llevaba unos claveles, creo que preciosos, y dice una que estaba en estao cosiendo a la ventana:

-Huy, qué rosas lleva. Anda, sal, dile que a cómo son, y cómprale una o dos.

Y dice otra: -Bah...

-Sí, sí, que está en estao; no sea que se la hayan antojao.

Y bajó la criada.

-¿A cómo son los claveles?

-¿Pa quién son?

-Pa mi ama.

-Toma, llévaseles que les vea.

Y vuelve y dice que cuánto es.

-Nada, nada; lo que para tu ama, lo que para tu ama.

Bueno, pues se quedaron con los claveles. y llegó otra, que estaba también en estao y la vendió las rosas en el mismo precio:

-Nada, nada, lo que para tu ama.

Conque ya, cuando llegó el tiempo vino el hombre.

Tan, tan.

-¿Quién? Dice:

-Que vengo a cobrar .

-¿Cuál?

-Las rosas.

-¿Y cuánto era?

-Pues lo que haya tenido la señora, la niña.

Pues la niña se la tuvo que llevar y el niño de la otra, y era el demonio, claro. y les estaba criando, y cuando eran mayores sentían voces --estaba San Pedro pol medio- que les decían:

-No hagais caso; no hagais esto, que son los demonios. ..Escaparos. ..

Y se escaparon corriendo, corriendo, y los demonios detrás de ellos, y resulta que llegaron a un río y los chicos se pararon y no sabían qué hacer, y de repente, se hace ella una barca y él el barquero. y llegan los demonios y .dicen:

-¿No han visto por aquí a dos?

Y dice:

-Sí; han estrenao esta barca y pal otro lao se marcharon.

-¿Nos quiere usté pasar a nosotros?

Y se marcharon. y ya ellos se volvieron a su pueblo.

Recogió Joaquín Díaz, de Amalia Gómez, nacida en La Overuela {Valladolid}.

RAMO DE TORREFRADES DE SAYAGO (ZAMORA)

Cantó la señora Rafaela (1901), recogió Alberto Jambrina Leal.

Para empezar a cantar
licencia les pediremos
porque no digan ustedes
que sin licencia cantemos

A la gala de la rosa bella...
a la gala del galán que la lleva.
A la gala de la bella rosa...
a la gala del galán que la goza

Toma niña el verde ramo
recibelo con amor
asiéntalo en tierra llana
no se le caiga la flor

A la gala...
Ponte niña a la mesa
mírate de lado a lado
a ver si tienes en ella
los padres que te han criado.

A la gala...
Toma niña esta naranja
repártela por la mesa
dale parte a tu marido
que así lo manda la Iglesia.

A la gala...

CANCIONES DE DIVERSOS TEMAS

En este pueblo no hay mozos
y si les hay no les veo,
estarán en la cocina
atizando los pucheros.

La mujer que gasta rizos
y picos en las enaguas;
su marido es jornalero
malagueña con chicharra.

A todos los ojos negros
les van a prender mañana,
y tu que negros los tienes
échate un velo a la cara.

Ojos negros, cara blanca
tiene aquella labradora,
ojos negros, cara blanca
que a todo el mundo enamora.

Las morenas son de Dios
y las rubias de un platero,
morena nos la dé Dios
que yo rubia no la quiero.

Rosa te puso tu madre,
clavelina quise yo;
que las rosas se deshojan
y las clavelinas no.

Parece que te estoy viendo,
de rosa en la cantarera;
la mujer que tiene buen marido
parece moza soltera.

Dicen que te has alabado
de que te puse la silla;
también el torero pone
al toro las banderillas.

Dicen que te has alabado
de que entraste en mi cocina;
pero no te alabarás;
de que te puse la silla.

A un alto cielo subí
a preguntar por tu nombre,
y me dijo un serafín
que te llamabas Dolores.

Informante: Jacinta Herreras. Edad, 80 años. Lugar de nacimiento y localidad en que se ha recogido el tema: Barcial de la Loma (Valladolid).
Fecha de recopilación: 5-1-1982.
Recopilador: Juliana Panizo Rodríguez.

A FALTA DE PAN, BUENAS SON TORTAS

Se dice como proverbio de consolación para quien debe conformarse con lo que tiene, aunque prefiriese algo mejor .

Parece proceder del dicho latino "Absint si carnes, tharico contentus abibis", que recoge el Diccionario de Autoridades. De esta frase, con seguridad, han surgido las castellanas "A falta de carne bueno es el caldo" -que ofrece Correas en su vocabulario-, y "A mengua de carne buenos son pollos" -recogido por Iñigo López de Mendoza-. Abundando en el tema, existe otro refrán que dice: "A falta de polla, pan y cebolla".

Se ha conservado mejor, sin embargo, el que es motivo de esta breve consideración, que no es sino una comparación entre calidades: El pan, por los elementos que entran a formar parte de su elaboración y por el resultado final ("De los olores el pan; de los sabores la sal"), supera con creces a la torta, de la que comenta Covarrubias: "Es el pan tendido que no se levanta en alto, a modo del pan cenceño de los judíos, el cual se dijo a torquendo, porque se hace en forma redonda, vel a torrendo porque se tostaba en el rescoldo de la ceniza, y éste era el pan que en el Testamento Viejo se llamaba subcinericio".

Acerca de la inferior calidad de la torta hablan otros proverbios conocidos como: "Costar la torta un pan" (que viene a indicar que algo le cuesta a uno mucho más de lo calculado), o "Más vale pan duro que tierno hallullo" (torta).

Antonio Castillo de Lucas en un trabajo publicado en la Revista de Dialectología y Tradiciones Populares (t. V, 1949), sobre refranes vallisoletanos, ofrece dos ejemplos característicos y conocidos que insisten sobre el tema: "Dicen los tontos de Zaratán que torta no es pan", y "A falta de pan, buenas son tortas de Zaratán". En unas aventuras, en prosa y verso, publicadas a comienzos del XVIII por Antonio Muñoz, al llegar uno de sus personajes a Valladolid, pide en la Plazuela Vieja un panecillo de zaratán (sic), lo que parece indicar que, para un forastero, el topónimo era tomado como un tipo característico y excelente de pan.