Si desea contactar con la Revista de Foklore puede hacerlo desde la sección de contacto de la Fundación Joaquín Díaz >

Búsqueda por: autor, título, año o número de revista *
* Es válido cualquier término del nombre/apellido del autor, del título del artículo y del número de revista o año.

CANCIONES Y CUENTOS

DIAZ GONZALEZ, Joaquín

Publicado en el año 1982 en la Revista de Folklore número 18.

Esta visualización es solo del texto del artículo.
Puede descargarse el artículo completo en formato PDF desde la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Revista de Folklore número 18 en formato PDF >

Los últimos números de la revista están disponibles en el servidor de la Fundación Joaquín Díaz >


EL ARADO

El arado cantaré
y de piezas le iré formando.

El dental es fundamento
donde se forma el arado
pues tenemos tan buen Dios
y amparo de los cristianos.

Los orejeros son dos
Dios los abrió con sus manos
significa, son las puertas,
de la gloria que esperamos.

La telera y la chaveta
ambas las dos hacen cruz
consideremos, cristianos,
que en ella murió Jesús.

La reja será la lengua
la que todo lo decía,
válgame el divino Dios
y la sagrada María.

La manceba es el rosal

María coge colores
de tu vientre virginal.

El pescuño es el que aprieta
todas estas libaciones,
consideremos cristianos
afligidos corazones.

La cama será el madero
la que Dios tuvo por cama


El timón es el derecho
que así lo pide el arado
significa la lanzada
que le atravesó el costado.

Los bueyes son los judíos
los que a Cristo le llevaron
desde la casa de Anás
hasta el monte Calvario.

Los collares son las fajas
con las que a Cristo vendaron
los cencerros los clamores
cuando le están enterrando.

El surco que el gañán lleva
por medio de aquel terreno
significase el camino
de Jesús de Nazareno.

El agua que el gañán lleva
metida en el botijón
significa la amargura
que bebió Nuestro Señor.

Cantó: Valentín del Valle, 61 años, natural de Valdemanco (Madrid).


EL ARADO

El arado cantaré,
de piezas lo iré formando,
y de la Pasión de Cristo
misterios iré explicando.

El dental es el cimiento
donde se forma el arado,
pues tenemos tan buen Dios,
amparo de los cristianos.

Las orejeras son dos;
Dios las abrió con sus manos,
y significan las puertas
de la gloria que esperamos.

La cama será la cruz,
la que Dios tuvo por cama.
El que llevase su cruz
nunca le faltará nada.

La telera y la chaveta,
que entrambas dos hacen cruz,
consideremos, cristianos,
que en ella murió Jesús.

La reja será la lengua,
la que todo lo decía.
¡Válgame el divino Dios,
y la sagrada María!

El pescuño es el que aprieta
todas esas libaciones.
Contemplemos a María,
afligidos corazones.

El timón, que hace derecho,
que así lo pide el arado,
significa la lanzada
que le atravesó el costado.

Los frontiles son de esparto,
se los ponen a los bueyes.
Al buen Jesús maniataron
con muy ásperos cordeles.

Los bueyes son los judíos,
los que a Cristo le llevaron
desde la casa de Anás
hasta el monte del Calvario.

La aijada que el gañán lleva
amarrada con sus manos,
significará las varas
con que a Cristo le azotaron.

El agua que el gañán lleva
metida en su botijón,
significa la amargura
que bebió Nuestro Señor.

Las toparras que se encuentra
el gañán cuando va arando,
significa las caídas
que Cristo dio en el Calvario.

El surco que el gañán hace
por medio de aquel terreno,
significará el camino
de Jesús el Nazareno.

La simiente que derrama
el gañán por aquel suelo,
significará la sangre
de Jesús el Nazareno.

Las vacas, con sus cencerros,
que son a son van tocando,
significan los clamores
cuando le están enterrando.

Padres, los que tengáis hijos,
ya habéis oído el arado.
Cuidad de su educación
y procurad enseñarlos.

Canencia (Madrid) Recogidos por José Manuel Fraile


LAS TRES CAUTIVAS
A la verde, verde,
a la verde oliva
donde cautivaron
a mis tres cautivas;
el pícaro moro
que las cautivó
a la reina mora
se las entregó:

-Toma, reina mora,
estas tres cautivas
para que te laven,
para que te sirvan.

-¿Qué nombre daremos
a estas tres cautivas? ..

-La mayor Constanza,
la menor, Lucía,
y la más pequeña
llaman Rosalía.

-¿Qué oficio daremos
a estas tres cautivas?

-Constanza amasaba,
Lucía cernía
y la más pequeña
agua les traía.

Un día fue a por agua
a la fuente fría,
vio un caballero
que de ella bebía.

-Usted es mi padre.

-y tú eres mi hija.

-Voy a darles parte
a mis hermanitas.

Constanza lloraba,
Lucía gemía
y la más pequeña
así les decía:

-No llores Constanza,
no gimas Lucía,
que he visto a mi padre
en la fuente fría "
y en viniendo el moro
nos libertaría.

La pícara mora
que las escuchó
abrió una mazmorra
y allí las metió. i

Cuando vino el moro
de allí las sacó
y a su pobre padre
se las entregó.

Cantó Felicidad Carretero, de Valbuena de Duero. Recogió Joaquín Díaz.