Si desea contactar con la Revista de Foklore puede hacerlo desde la sección de contacto de la Fundación Joaquín Díaz >

Búsqueda por: autor, título, año o número de revista *
* Es válido cualquier término del nombre/apellido del autor, del título del artículo y del número de revista o año.

PAREMIAS ALUSIVAS AL “CONSEJO”

PANIZO RODRIGUEZ, Juliana

Publicado en el año 1997 en la Revista de Folklore número 204.

Esta visualización es solo del texto del artículo.
Puede descargarse el artículo completo en formato PDF desde la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Revista de Folklore número 204 en formato PDF >

Los últimos números de la revista están disponibles en el servidor de la Fundación Joaquín Díaz >


Un buen consejo, no tiene precio

El Diccionario de la Real Academia define el «consejo» como "parecer o dictamen que se da o toma para hacer o no hacer una cosa".

Para Rodríguez Marín, el refrán es: "un dicho popular, sentencioso y breve, de verdad comprobada, generalmente simbólico, y expuesto en forma poética que contiene una regla de conducta, u otra cualquier enseñanza".

Insertamos seguidamente una serie de refranes alusivos al término «consejo».

Necesidad de Consejo

Jóvenes y viejos, todos necesitamos consejos. Más ven cuatro ojos que dos. Aunque seas prudente y viejo, no desdeñes el consejo. Quien consejo no quiere, buena ayuda se pierde. Pocas veces erró, quien por consejo se rigió. El más discreto ha menester consejo.

Valor positivo del buen consejo

Un buen consejo, no tiene precio. Un buen consejo no es pagado con dineros. Tomar buen consejo no rompe hueso. Quien bien se aconseja nunca yerra. Quien toma el buen consejo llega a viejo y quien no lo tomó no llegó. Llévate del buen consejo, y serás sabio y morirás viejo. Más vale buen consejo que fortuna. Un buen consejo no tiene precio.

Valor del consejo de los ancianos

El saber está en los viejos; toma en cuenta sus consejos. Cuando habla el viejo, quien no lo escucha es necio. Pídele al viejo consejo: te irá bien con él y llegarás a viejo. En la casa donde hay un viejo, no faltará consejo. Donde hay un hombre viejo, no faltará buen consejo. En consejo oye a los viejos.

Conveniencia de tener en cuenta el consejo

No desprecies los consejos de los sabios y los viejos. Consejo de quien bien te quiere, aunque te parezca mal escríbele. Consejo de padre, guárdelo el hijo con siete llaves. Sigue el consejo del santo, y si es santo y viejo dobla el tanto.

Facilidad para dar consejo y dificultad para realizarlo

Todos damos consejo, y ninguno lo toma para sí. Consejos vendo y para mí no tengo. Más fácil es aconsejar, que lo aconsejado ejecutar. Para dar consejos todos se creen viejos: para tomarlos no es lo mismo. Todos dan consejo y pocos lo toman. No hay cosa más barata que un consejo, ni más cara que tomarle.

Relación entre consejo y remedio

Dame consejos sanos y dinero para ejecutarlos. Quien quita consejo, dé remedio. Con un consejo y un duro, sale el hombre de un apuro. Consejo sin remedio es alma sin cuerpo. Consejo sin remedio es como la receta sin el medicamento. Ley antigua: que ninguno dé consejo sin dar remedio.

Personas a las que debemos pedir consejo

Del rico es dar remedio, y del viejo dar consejo. Sigue el consejo del santo, y si es santo y viejo, dobla el tanto. No desprecies los consejos de los sabios y los viejos. Quien quiera acertar, con el prudente se ha de aconsejar. No hay mejor consejo que el del amigo viejo. Acude al sabio para el consejo y al rico para el remedio. Haz consejo de amigo y no loor de enemigo. Consejo de padre, guárdelo el hijo con siete llaves.

Aconséjame y aconsejarte he: Indica que el consejo y los favores han de ser recíprocos.

Aconsejar es más fácil que ejecutar.

Aconsejar no es obligar.

Acude al sabio para el consejo y al rico para el remedio.

Al hombre apasionado, los consejos son en vano: Porque no hace caso de ellos.

Al caso repentino, el consejo de la mujer; y al de pensado, el del más barbado.

A lo por hacer, consejo; que a lo hecho no hay remedio.

A los enfermos, los sanos saludables consejos damos: Indica la facilidad para dar consejos.

A quien no pide consejo, darlo es de necios.

Aunque seas prudente y viejo; no desdeñes el consejo: Denota la necesidad del consejo siempre.

Bien predica el ayunar, quien acaba de almorzar: Significa que es más fácil aconsejar que llevar a cabo el consejo.

Bueno, aconsejar; mejor, remediar: Indica la prioridad del remedio sobre el consejo.

Consejo de dos, consejo de Dios: Pone de manifiesto el valor positivo del consejo de dos personas.

Consejo de padre, guárdelo el hijo con siete llaves: Pondera el gran valor del consejo del padre.

Consejo de quien bien te quiere, aunque te parezca mal, escríbele: Pone de manifiesto el valor positivo del consejo de los que nos aman.

Consejo no me conviene de quien para sí no lo tiene: Es necesario obrar con rectitud para que los demás puedan creer en nuestros consejos.

Consejo no pedido, consejo más oído.

Consejo precipitado, consejo arriesgado.

Consejo que no sería bueno para ti, no me lo des a mí.

Consejo sin remedio, bolsa sin dinero: Pone de manifiesto el valor negativo del consejo, si éste no va acompañado del remedio.

Consejo sin remedio es alma sin cuerpo: Indica que no sirve para nada.

Consejo sin remedio es como la receta sin el medicamento.

Consejo sin remedio, no vale un real y medio.

Consejos vendo y para mí no tengo: Pone de manifiesto que algunas personas saben aconsejar a los demás, pero no son acertadas para solucionar sus problemas.

Consejos y ejemplos no obligan, pero alumbran el seso: Indica el efecto positivo del consejo y del ejemplo.

Con un consejo y un duro, sale el hombre de un apuro: Indica la eficacia del consejo, si va acompañado del remedio.

Convidar a misa y dar buen consejo son convite y dádiva que no cuestan dinero.

Corazón apasionado, no quiere ser aconsejado.

Cuando habla el viejo, quien no lo escucha es necio.

Cuanto se dice al indiscreto es predicar en desierto: Significa que no sirve para nada.

Dame consejos sanos y dinero para ejecutarlos.

Dame dineros; no me des consejos: Pone de manifiesto la prioridad del dinero sobre el consejo.

Dar consejo es cosa fácil; lo difícil es tomarle.

Dar el consejo y el remedio, favor completo.

De fuera, todos sabemos y a otros damos consejo y para nosotros mismos no lo tenemos.

Del rico es dar remedio, y de viejo dar consejo.

Del viejo el dinero y el consejo: Se debe de tomar.

Después de lo hecho, todos dan consejos.

De viejos es dar consejos: Pone de manifiesto una cualidad propia de los ancianos.

Donde hay hombre viejo, no faltará buen consejo.

Donde no hay un viejo, no hay buen consejo: Refrán que pondera el consejo del viejo.

El buen consejo, no merece menosprecio.

El buen consejero se aconseja a sí primero.

El consejo es como el sello, que imprime en la cera y no en la piedra: El consejo es bien recibido por las personas sensibles y dóciles.

El consejo de la mujer es poco, y el que no le toma es loco.

El consejo es más eficaz de dar que de tomar.

El consejo más aprobado es el más acertado.

El consejo no es bien recibido donde no es pedido.

El consejo pídele al sabio y no al necio: El necio no puede dar un buen consejo.

El consejo sin el remedio, ¿para qué lo quiero?

El gorrión viejo, a los gorrioncitos da consejo.

El joven para obrar y el viejo para aconsejar: Indica que son apropiados.

El más discreto ha menester consejo: Indica que el consejo es necesario para todos.

El mejor consejero, el que no busca dinero: Indica que el consejo ha de ser altruista.

El mejor consejo, un libro: Refrán que pone de manifiesto la influencia positiva de los buenos libros.

El que aconseja no paga más que con buenas palabras: Indica que no solemos ser agradecidos con las personas que nos dan buen consejo.

El saber está en los viejos; toma en cuenta sus consejos.

El tiempo es buen consejero.

El tiempo enseña más que cien maestros de escuela: La experiencia que proporcionan los años es la mejor consejera.

El tiempo es gran maestro.

El tiempo te dirá lo que has de hacer.

En consejo, oye a los viejos: Denota la prioridad del consejo de los ancianos.

En el más viejo está el buen consejo.

En la casa donde hay un viejo, no faltará consejo.

Fácilmente, el sano da consejo al doliente.

Haz consejo de amigo, y huye loor de enemigo.

Hecho el daño, consejo al canto.

Hecho el hecho, todos dan consejo: Indica que después de ocurrir un acontecimiento, todos están dispuestos a dar el consejo para evitarlo.

Hombre muy parlero, no puede ser buen consejero, que el que ha de aconsejar, ha de saber más que ha de hablar.

Jóvenes y viejos, todos necesitamos consejos.

Ley antigua, que ninguno dé consejo sin dar remedio: Indica la eficacia de ambos.

Llévate del buen consejo, y serás sabio y morirás viejo: Pone de manifiesto el valor positivo del buen consejo.

Mal aparejo es no tomar el parecer que da el viejo: Denota los incovenientes de no tomar el consejo del anciano.

Más fácil es aconsejar; que lo aconsejado ejecutar.

Más fácil es dar consejos que dar dineros.

Más quiero un mediano remedio que cuatro buenos consejos: Indica la prioridad del remedio sobre el consejo.

Más vale buen consejo que fortuna.

Más vale fortuna que consejo ni industria: Refrán que pondera el valor del dinero.

Más ven cuatro ojos que dos: Pone de manifiesto la necesidad del consejo.

Mientras nos luce el pelo, pocos consejos: Indica que sólo tomamos consejo en los momentos de necesidad.

Muchos son los que aconsejan, pero pocos los que aciertan: Indica la dificultad existente a la hora de aconsejar.

No desprecies los consejos de los sabios y los viejos: Indica el gran valor de los consejos de ambas personas.

No hay cosa más barata que un consejo, ni más cara que tomarle: Indica la dificultad existente a la hora de ejecutar un consejo.

No hay mejor consejo que el del amigo viejo.

No hay peor consejo que el no pedido: Porque es rechazado.

No hay tales consejeros como los que no son lisonjeros: Los libros.

No manda el que aconseja: si lo quieres lo tomas, y si no, lo dejas.

No tomes consejo de loco, ni domes ni subas en potro, ni tu mujer alabes a otro: Porque las mencionadas son cosas perjudiciales.

Otro gallo le cantara, si buen consejo tomara: Significa que le iría de distinta manera si se dejara aconsejar.

Oye los consejos de todo el mundo, y sigue el tuyo: Indica que cada uno debe obrar según le indique su conciencia.

Para dar consejos, nadie como un viejo: Indica la prioridad del anciano para aconsejar.

Para dar consejo todos; para tomarlo, pocos.

Para dar consejos, todos se creen viejos; para tomarlos, no es lo mismo: Pone de manifiesto la facilidad para dar consejos frente a la dificultad para llevarlos acabo.

¿Para qué aconseja el que a sí no se aconseja?: Indica que cada uno debe resolver sus problemas, antes de dar consejo a los demás.

Paso a paso el aconsejar, y pronto a ejecutar.

Pedir un consejo y no tomarlo, es como pedir un velón para alumbrarse, y apagarlo.

Pídele al viejo consejo: te irá bien con él y llegarás a viejo: Refrán que pondera el valor del consejo del anciano.

Pocas veces erró quien por consejo se rigió: Refrán que pone de manifiesto el valor del consejo.

Provechoso es el consejo del viejo: Pone de manifiesto el valor del consejo de los ancianos.

Quien a todos da consejo, que lo tome para sí.

Quien bien se aconseja, nunca yerra.

Quien busca consejo, acertar desea.

Quien consejo desdeña, se despeña: Indica el perjuicio que causa el no tomar consejo.

Quien consejo no quiere, buen ayuda se pierde.

Quien consulta, aprobación busca: Indica que el que busca consejo quiere que le den la razón.

Quien da consejo no pedido, pierde el consejo y el amigo.

Quien de otros no se aconseja, si mal le sucede, ¿a quién se queja?: Pone de manifiesto la necesidad del consejo.

Quien ha de aconsejar ha de saber más que hablar: Indica que la persona que aconseja ha de ser discreta.

Quien mal consejero tuvo y lo desoyó, su mal buscó.

Quien me aconseja lo que me agrada, me baña en agua rosada: Pone de manifiesto que la persona se complace cuando le dan el consejo apetecido.

Quien no oye consejos, no llega a viejo: Indica la necesidad de tomar consejo.

Quien no sabe para sí, menos sabrá para mí: Pone de manifiesto que el que no obra con rectitud, no sabe aconsejar a los demás.

Quien quiera acertar, con el prudente se ha de aconsejar: Indica la necesidad del consejo de la persona prudente.

Quien quita consejo, dé remedio.

Quien tiene compañero, tiene amigo y consejero: Indica el valor de un buen compañero.

Quien toma el buen consejo, arrepentirse ha de ello.

¡Quién supiese tomar el consejo que sabe dar!

Según su natural, da el consejo cada cual: Denota que cada uno aconseja de acuerdo con su modo de pensar.

Sigue el consejo del santo; y si es santo y viejo, dobla el tanto: Pondera el valor del consejo del santo y del anciano.

Sobre el sembrar y el casar; no quieras consejo dar: Porque ambos acontecimientos son muy personales.

Ten a todos por amigos y a uno por consejero: Indica la conveniencia de un solo consejero.

Todos dan consejo y pocos lo toman.

Todos damos consejo y ninguno lo toma para sí: Pone de manifiesto que es más fácil aconsejar que bien obrar.

Toma consejo y no errarás: Indica la necesidad de tomar consejo.

Tomar buen consejo, no rompe hueso: Tomar buen consejo, es siempre positivo.

Un buen consejero no es pagado con dineros.

BIBLIOGRAFIA

REAL ACADEMIA ESPAÑOLA: Diccionario de la Lengua Española, 18 ed., Madrid, 1956.

RODRIGUEZ MARIN, F.: Más de 21.000 refranes castellanos contenidos en la copiosa colección del Maestro Gonzalo Correas, Madrid, 1926.

MARTINEZ KLEISER, L.: Refranero general ideológico español, Madrid, 1953.

PANIZO RODRIGUEZ, J.: Los refranes, Valladolid, 1987.