Si desea contactar con la Revista de Foklore puede hacerlo desde la sección de contacto de la Fundación Joaquín Díaz >

Búsqueda por: autor, título, año o número de revista *
* Es válido cualquier término del nombre/apellido del autor, del título del artículo y del número de revista o año.

Editorial

DIAZ GONZALEZ, Joaquín

Publicado en el año 1999 en la Revista de Folklore número 218.

Esta visualización es solo del texto del artículo.
Puede descargarse el artículo completo en formato PDF desde la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Revista de Folklore número 218 en formato PDF >

Los últimos números de la revista están disponibles en el servidor de la Fundación Joaquín Díaz >


A las brujas, esos seres a medio camino entre lo humano y lo sobrenatural de cuyas actividades se nutrieron con igual facilidad procesos inquisitoriales y narraciones populares, se les atribuían múltiples poderes, no siendo el menor el de su capacidad para dominar los elementos a voluntad. Los desplazamientos por el aire -recordemos la imagen más común, la de la vieja montada en una escoba que surca el cielo- han llegado hasta nuestros días convertidos en un tópico del que ni siquiera las nuevas generaciones se han atrevido a prescindir. Precisamente una de las creencias que ha subsistido en casi toda la Europa del Norte y que cualquier habitante del medio rural recuerda, es la de los remolinos de polvo, tan frecuentes en el campo, atribuidos a hadas o brujas y que todavía reciben popularmente este nombre. En muchos lugares se piensa que cuando las brujas cambian de casa, trasladándose en grupo o en familia, levantan estas columnas circulares que van arrastrando cuanto de liviano encuentran en su camino. Tradiciones antiguas recomendaban saludar con respeto a esas nubes pasajeras para evitar un mal mayor cual podía ser el de verse arrastrado por el mismo remolino o padecer un aojamiento incurable.