Si desea contactar con la Revista de Foklore puede hacerlo desde la sección de contacto de la Fundación Joaquín Díaz >

Búsqueda por: autor, título, año o número de revista *
* Es válido cualquier término del nombre/apellido del autor, del título del artículo y del número de revista o año.

ANALISIS DE TOPONIMOS MENORES REFERENTES A LA ESCRITURA: INDICIOS DE EPIGRAFIA Y ARTE

MARTINEZ ANGEL, Lorenzo

Publicado en el año 1999 en la Revista de Folklore número 218.

Esta visualización es solo del texto del artículo.
Puede descargarse el artículo completo en formato PDF desde la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Revista de Folklore número 218 en formato PDF >

Los últimos números de la revista están disponibles en el servidor de la Fundación Joaquín Díaz >


La toponimia, especialmente la menor, por su abundancia, es una fuente importantísima de información para disciplinas como la Filología, la Historia, la Arqueología y la Etnología. En esta última es evidente el estudio que se realiza de la misma, recogiendo y analizando el origen de los topónimos, realizándose una simbiosis entre la Etnología y la Historia que ha adquirido ya hace años su identidad bajo la denominación de Etnohistoria (1). Además, el brutal despoblamiento que las zonas rurales han sufrido lleva a que algo que surgió como instrumento de la acción humana, y por tanto indicio de la misma, como es la toponimia menor, acabe siendo algo meramente administrativo en los registros, pero muerto en los pueblos abandonados, por lo que el estudio y la recolección de la misma adquiere en nuestros tiempos una importancia manifiesta.

Por nuestra parte, nos hemos encontrado con algunos topónimos menores en diversos lugares de España y en distintas épocas, desde Galicia y Asturias hasta Sierra Morena, que hacen referencia a escritura: "Peña Escrita", "Tabla Escrita", "Piedra Escrita" (2). Intentaremos brevemente analizarlos, ya que de esta manera podremos comprender e interpretar mejor los topónimos menores que todavía pervivan con la característica indicada.

Comenzando por "Peña Escrita", en Fuencaliente, Sierra Morena, provincia de Ciudad Real, hay en el paraje del citado nombre un abrigo donde se encuentran una serie de pinturas murales prehistóricas, esquemáticas (3). En este caso lo de "Escrita" debe asociarse a las pinturas prehistóricas (4).

El siguiente topónimo del que nos ocupamos aparece en la documentación medieval, estando situado en un pueblo de las montañas de León, Vozmediano. El P. Alba lo explica así:

"VOZMEDIANO. Dejando la Collada de Muertos como sitio histórico para tratar de él en otra parte, sólo haré aquí mención de un término llamado antiguamente Tabula escrita, que según una escritura perteneciente al siglo décimo había entre Vozmediano y la Viliella. He preguntado á algunos de este pueblo si hacia aquel punto han visto alguna inscripción y no me han sabido dar razón. Nada tendría de particular que algún curioso hubiese consignado en alguna inscripción algún hecho interesante que tuviese relación con la célebre batalla de Collada de Muertos de que trataré en el capítulo siguiente: ello es que en la escritura de donación que el conde D. Guisado hizo al convento de San Adriano del pueblo de Vozmediano se hace mención del término llamado Tabla Escrita" (5).

El análisis de Tabla Escrita lo realizaremos juntamente con el de Piedra Escrita, aunque como se puede ver el P. Alba lo asimiló a la posible existencia de alguna inscripción.

Por último, también hemos hallado la existencia del topónimo menor "Piedra Escrita" en diferentes lugares de Galicia y Asturias, también en documentos medievales, concretamente en tres casos (6).

Respecto a la posible interpretación, resulta claro pensar, como hizo el P. Alba con el topónimo menor "Tabla Escrita", en inscripciones, aunque sea conveniente no desechar de modo general otras posibilidades para explicar los topónimos citados de "Tabla Escrita" y "Piedra Escrita", especialmente pensando en el ejemplo de "Peña Escrita". Pero centrándonos en la explicación y tomando como hipótesis de trabajo que estemos ante inscripciones en piedra, no podríamos concretar de qué época serían las mismas, ya que pueden hacer referencia tanto a inscripciones medievales (7) como a inscripciones de cronología anterior, romanas, en ocasiones reaprovechadas como mojones de delimitación en la Alta Edad Media, como de hecho hay ejemplos estudiados (8).

Y hasta aquí estas reflexiones sobre algunos topónimos menores que hacen referencia a la escritura. Esperamos que puedan servir para contextualizar mejor el origen de los topónimos menores con esta característica que en diversos lugares puedan seguir existiendo.

____________

NOTAS

(1) Como ejemplo, v. REPRESA FERNANDEZ, Domingo: "Pastores de las Peñas de Cervera", Revista de Folklore, n.° 211 (1998), pp. 3-27. Respecto a la Etnohistoria, quede constancia de nuestra admiración por quien personificó brillantemente este término con su obra: Julio Caro Baroja.

(2) Esto podría incrementarse, por ejemplo, con casos que presentan algunas variantes, como, suponemos, el de la "Cueva de Los Letreros", en Vélez Blanco, provincia de Almería, donde hay pinturas prehistóricas esquemáticas (VV. AA., Museo Arqueológico [de Barcelona]. Guía abreviada, Barcelona, 1986, sin numeración de páginas), y el de "La piedra del Letrero" de Huéscar (Granada), también con arte esquemático rupestre (CASTAÑEDA, P. y CARRASCO RUS, J.: Nuevos datos sobre el esquematismo rupestre a propósito de las pinturas de "La piedra del Letrero" de Huéscar (Granada): Estudios dedicados a Carlos Callejo Serrano, Cáceres, 1979, pp. 187-198.

(3) PÉREZ FERNANDEZ, Francisco: Geografía, Historia y Arte: Ciudad Real paso a paso, Barcelona, 1981, pp. 47-49.

(4) Es interesante un comentario contenido en la obra citada en la nota anterior sobre el ámbito de estudio de las citadas pinturas: "Varios problemas se han planteado los arqueólogos e investigadores del arte prehistórico ante estas pinturas de Sierra Morena, entre las que destacan los dos "abrigos" que comentamos. En primer lugar, no faltan quienes casi les niegan categoría artística, porque, como dice el marqués de Lozoya en su Historia del Arte Hispánico, "...el estudio de estas rocas pintadas quizá interesa más a la Etnología que a la historia del arte" (o. c., p. 48). Independientemente de la opinión que nos merezca el comentario del marqués de Lozoya, es interesante para reflexionar sobre los límites gnoseológicos de la Etnología.

(5) ALBA, Pedro; Historia de la montaña de Boñar, León, 1864, (facsímil, Madrid, 1988), pp. 67-68.

(6) LOSCERTALES DE G. DE VALDEAVELLANO, Pilar: Tumbos del Monasterio de Sobrado de los Monjes, II, Madrid, 1976, doc. n.° 447. Líber Testamentarum Ecciesiae Ovetensis, Barcelona, 1995, docs. 19 y 47.

(7) Una importantísima inscripción altomedieval al aire libre que podemos citar es la del Puente de Tabeada, en la provincia de Pontevedra (NUÑEZ RODRÍGUEZ, M.: Algunas inscripciones de la Galicia prerrománica, Boletín Auriense, 7 (1977), pp. 173197, concretamente fotografía en la p. 196).

También hay casos de inscripciones altomedievales leídas algunos siglos después de su ejecución pero dentro de lo que se denomina Alta Edad Media, habiendo referencias de ellas en la documentación, como, por ejemplo, un diploma de Ordoño II donde se hace referencia al texto de una inscripción, diciendo el diploma: quomodo ibi scríptum resonat in illa petra (ARIAS, Maximino: El monasterio de Somos desde sus orígenes hasta el siglo XI, Archivos Leoneses, 70 (1981), pp. 267-350, concretamente pp. 267-268).

(8) V. al respecto RIVAS FERNANDEZ, Juan Carlos: Hallazgo de miliarios romanos documentados en el siglo X como mojones de demarcación de las tierras de San Rosendo en el valle de Monterrey (Verín), y de otro más en Acibeiro (Cerdeira), Boletín Auriense VII (1977), pp. 63-82.