Si desea contactar con la Revista de Foklore puede hacerlo desde la sección de contacto de la Fundación Joaquín Díaz >

Búsqueda por: autor, título, año o número de revista *
* Es válido cualquier término del nombre/apellido del autor, del título del artículo y del número de revista o año.

Editorial

DIAZ GONZALEZ, Joaquín

Publicado en el año 1982 en la Revista de Folklore número 20.

Esta visualización es solo del texto del artículo.
Puede descargarse el artículo completo en formato PDF desde la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Revista de Folklore número 20 en formato PDF >

Los últimos números de la revista están disponibles en el servidor de la Fundación Joaquín Díaz >


Se cumplen ahora cincuenta años de la segunda visita del folklorista Kurt Schindler a nuestro país; en este viaje el musicólogo alemán consiguió reunir quinientas canciones en discos de aluminio gracias a un aparato de gramófono Fairchild Aerial. Tras este trabajo, prácticamente desconocido en España, publicó bajo los auspicios del Hispanic Institute de Nueva York uno de los cancioneros más completos e interesantes que se han llevado a cabo sobre la música tradicional española, con 985 temas. Pensaba Schindler que un trabajo sistemático conseguiría extraer del medio rural español más de 25.000 canciones diferentes, teniendo en cuenta los resultados obtenidos en su recopilación. Se equivocaba, sin embargo al decir, como muchos otros folkloristas: "Podemos estar seguros de que en los próximos diez años, toda esta riqueza musical del pasado quedará extinguida, puesto que ahora mismo solamente los viejos de más de sesenta años recuerdan estas melodías tradicionales que los jóvenes ignoran". Han pasado cincuenta años -difíciles y poco propicios para la transmisión- y una nueva generación ha heredado cantos y expresiones que Schindler y muchos otros creyeron perdidas para siempre en breve plazo. Una última recogida en un solo pueblo de Valladolid ha dado como resultado la recopilación de ciento setenta temas diferentes, cantados por personas cuyas edades oscilaban entre los cincuenta y los noventa años. ¿Quién se atreve a decir que el folklore está muerto? Nosotros no, desde luego.