Si desea contactar con la Revista de Foklore puede hacerlo desde la sección de contacto de la Fundación Joaquín Díaz >

Búsqueda por: autor, título, año o número de revista *
* Es válido cualquier término del nombre/apellido del autor, del título del artículo y del número de revista o año.

CUENTOS DE TRADICION ORAL (Parte I)

AGUNDEZ GARCIA, José Luis

Publicado en el año 1998 en la Revista de Folklore número 212.

Esta visualización es solo del texto del artículo.
Puede descargarse el artículo completo en formato PDF desde la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Revista de Folklore número 212 en formato PDF >

Los últimos números de la revista están disponibles en el servidor de la Fundación Joaquín Díaz >


Uno de los cuentos populares más extendidos por todo el mundo, y más profusamente recogido en la cultura hispánica, es el que aparece catalogado en el índice de Aarne-Thompson con el número 313, conocido en España como de Blancaflor, la hija del diablo. En el índice general mencionado, el contenido se estructura en seis partes:

I. El héroe cae en poder del ogro
II. El ogro impone unas tareas
III. La huida
IV. La novia es olvidada
V. Despertar del olvido mágico
VI. Elección de la primera mujer

Cada una de las partes puede tener varios desarrollos. El héroe puede caer en poder del ogro porque previamente se ha prometido tras perder en el juego, porque su nacimiento fue condicionado a una posterior entrega, o simplemente, porque accidentalmente o por la consecución de una acción anterior llega a la casa del ogro. Por lo general, nuestro héroe encuentra, antes de llegar a la casa, a tres hermosas jóvenes bañándose en una fuente, río o lago. Cuando se ponen sus ropas, se transforman en palomas y se marchan; pero a la menor, nuestro héroe le roba la ropa para retenerla mientras no se comprometa. Una vez prometidos, el héroe llega a la casa del ogro y pide la mano de la prometida; mas, como el ogro no quiere perder a la hija, le impone tres tareas imposibles. Estas tareas varían según las versiones; pero de las muchísimas que existen, es de esperar que siempre sean tres, número mágico que se impone en esta ocasión. La joven, a escondidas del padre, y por sus poderes sobrenaturales (que posee toda la familia del ogro o mago), ejecuta las tareas mientras el héroe duerme. En la última prueba, parece necesario el proceso del descuartizamiento y regeneración con marcas especiales que, más tarde, permitirán al héroe escoger a su amada entre las hijas del diablo. Esta suele ser la difícil condición final que impone el ogro-mago para entregar a su hija menor: la costumbre exige casar antes a las hijas mayores.

Superada la prueba, se crea un conflicto. Por un lado, los padres tienen que renunciar a la hija, por el otro las hermanas mayores no pueden permitir que la menor acceda al matrimonio antes que ellas. La joven, por ello, y para evitar males mayores, aconseja la huida durante la noche. Deja unos objetos, generalmente saliva, que contestarán en caso de que los padres quieran cerciorarse de que los recién casados siguen en la cama. Mientras tanto, el joven apareja un caballo, generalmente el que no aconseja la hija del mago. Huyen. Notada la ausencia, son perseguidos. Cuando van a ser alcanzados, la heroína ejecuta diversos sortilegios, según las versiones (tres en cada una), que son transformaciones propias para despistar al perseguidor, o de objetos que se convierten en obstáculos. La sal y el peine son de los más frecuentes, se transforman en sierras y arbustos difíciles de franquear. En ocasiones, el perseguidor (podría ser cualquier miembro de la familia, aunque generalmente es el propio padre y, a veces la madre, o bien ambos, que se relevan tras un obstáculo), vuelve a casa; pero allí le convencen de que debe renovar la persecución. Finalmente, los héroes consiguen escapar (a veces cruzando un puente que el perseguidor no puede pasar); pero no sin que el perseguidor pronuncie una maldición contra ellos.

Según esa maldición, que representa, a su vez, la ruptura de un tabú, el héroe, que se adelanta a casa para preparar el regreso con una esposa, olvida su matrimonio y se casa de nuevo.

La primera mujer se propone hacer que el joven recupere su memoria. Por lo general, entra a servir en casa del marido y compra su derecho a pasar una noche con él, pero es adormecido por algún brebaje y debe volver a intentarlo hasta la tercera noche, en que el esposo se mantiene despierto. La muchacha llama la atención de su marido haciendo una representación con muñecos (que viene a ser lo acontecido en su vida con el hombre que está junto a ella) y hace recordar al olvidadizo cónyuge. También puede hablar con animales, o recurrir a otros procedimientos para el mismo fin. Nuestra versión presenta un desarrollo un tanto extraño en este quinto apartado.

En todas las versiones, el marido repudia a la segunda esposa y reinstaura a la primera. Sorprendentemente, la segunda esposa suele ser castigada. En ocasiones, no obstante, surgen dudas sobre la elección de la mujer legítima. Entonces, se acude al símil: entre la llave vieja perdida y encontrada y la nueva, siempre es preferible la vieja.

LAS TRES PALOMAS (VERSION ANDALUZA)

Dice que era un matrimonio que no tenía hijos, y todos los días iban a pedirle a la iglesia, a pedirle que le mandara un hijo. Y fue tantas veces, que le dijo:

-No vuelvas más, que yo te concedo un hijo; pero a los diecinueve años, lo tienes que traer:

Pues, cuando tuvo diecinueve años, se marchó. Fue a buscar mundo, llegó a la orilla de un río. Y se encontró tres palomitas, y se enamoró de la más chica.

Pues el padre le dijo:

-Vas a sembrar un campo de trigo, y por la noche me tienes que traer el pan para cenar:

-¿y qué hago, qué hago?

Dice que llegó a ella y le dice:

-¡Mira lo que me ha mandado tu padre!

Y se lo dijo y dice:

-Pues, tú le pides una, una espiocha. Y cavas en aquel cerro y te echas a dormir:

Y le dijo lo que tenía que hacer:

-¿Me has entendido lo que tienes que hacer?

-Perfectamente.

Se quedó durmiendo. Por la noche estaba el pan hecho y calentito. Se lo llevó al padre. Y le dijo:

-¡Tú andas con mi hija!

Dice:

-¿Con su hija?

-Bueno..., pues ahora me tienes que llenar este colchón de plumas de ave.

-Bueno...

Pues la niña se lo hizo mientras él se quedaba dormido. Y con eso ya...Al otro día siguiente, le pregunta la niña:

-¿Y hoy qué te ha mandado mi padre?

Dice:

-Tu padre me ha mandado buscar un anillo que se le cayó a su madre cuando iban de viaje de novios en el mar: Y lo tengo que sacar:

-¡Uy!, ¿eso te ha mandado mi padre?

-¡En el mar lo tengo que buscar!

Dice:

-Pues le pides un cuchillo y un lebrillo. Y te vas para la orilla del mar, al sitio que te ha dicho que perdió el anillo.

Cuando llega él con eso, llegó enseguida la paloma.

Dice:

-Ahora me tienes que matar y hacerme pedacitos. Y cuando tengas los pedacitos, me tiras al mar con mucha gana, sin derramar una gotita de sangre. Como derrames una gotita de sangre, estamos perdidos.

Bueno, pues, que se derramó una gotita de sangre. Y dice que estaba el pobre apurado:

-¡Ay, ay...!

Y le faltaba un dedito cuando salió. Y le sacó el anillo, y se lo llev6 al padre.

Dice:

-Bueno, hombre, ya veo que eres capaz de hacer todo lo que te mando. Te tendrás que casar con una hija mía.

Enseguida escogió la más chica él. Y dice que empezaron las otras:

-¡Que no, que no, que la más chica no, digo, la más chica! ¿Y nos vamos a quedar aquí nosotras? -y no quería ninguna que se casara con él.

Conque dice:

-Bueno mira, ¿tú sabes lo que tenemos que hacer? Meter la mano por una ventana; y que por una ventana coja él la que le guste.

-Bueno, vamos a hacer eso.

Hicieron eso. Y, como ya tenía el dedo menos, pues enseguida dio con ella. Y con ella se casó.

Dice:

-Pues, ¿tú no sabes ahora lo que va a pasar? ¡Que mis hermanas nos van a matar!

-¿Que nos van a matar?

Dice:

-Sí, la noche de novios es menester preparar yo la cama, y tú coges tres caballos que hay en la cuadra. El más chico que hay coges. Y te vas adelante, que yo ya te recogeré. Yo voy a preparar la cama.

Conque, ella preparó la cama para que viera que estaban ellos acostados. Y se fue con los caballos. Dice: "Yo voy a coger el del medio, porque voy a coger..."

Conque cogió el del medio. Y cuando salió, dice que se lió a correr: Salió detrás, y dice:

-¡Oy, te dije que cogieras el más seco, y has cogido el del medio!

El más seco era pensamiento, el otro era el aire y el otro era el viento.

Y entonces... Bueno, salió corriendo con el caballo, montado en el caballo. Y correr; correr.

-¡Ya viene ahí mi hermana! ¡Ya viene ahí mi hermana!

Y dice:

-Dios y huerta.

Y se volvió una huerta. La huerta era ella y el hortelano él.

-Hortelano, ¿no ha visto usté por aquí pasar dos en un caballo?

-No, yo tengo buenas lechugas y rábanos. Hay de todo. Lo que ustedes quieran.

Dice:

-Chiquilla, ¿vamos a cenar?

Se volvió atrás otra ve. Y cuando llegan...

-Pues tú ves que esa que dijo eso..., esos eran ellos. Esos eran ellos.

Pues salen corriendo otra ve, y dice:

-¡Que llega otra ve mi hermana, que llega otra ve mi hermana!

Dice:

-Dios y ermita.

Y se convirtió en ermita. Y estaba el padre cura en la puerta y pasaron.

-Padre cura, ¿no ha visto usté pasar por aquí un hombre y una mujer sobre un caballo?

Dice:

-Sí, a las diez es la misa. A la diez empieza.

Empieza a explicarle...

-¿Eh? ¿Qué dice usté?

Y se volvió para atrás otra ve.

-¡Uy, hermana! Que mira, que...

-Pues esa que tú has visto, eso, eso son ellos. ¡Que son ellos!

¡Ay! Se vuelve otra ve atrás. Y dice que le dice:

-¡Ya viene otra ve mi hermana, ya viene otra ve mi hermana!

Y le tiró un puñado de sal. Y se volvió un río muy grande. Y no podría pasar; y dice:

-¡Permita Dios que te olvides para toda la vida y no te acuerdes más de mí!

Y se fueron atrás otra ve. Y cuando iban llegando a su pueblo, dice:

-¿Y con este caballo vamos a entrar para tu pueblo, tu casa? ¡Ay, hombre! Es menester... ustedes que tienen dinero y son ricos, ¿vamos a entrar ahí con este caballico?

Pues dice:

-Bueno, pues quédate ahí, y yo iré.

Y dice:

-Pues, como vayas a tu casa y te abracen, ya no te acuerdas de mí. ¡Que no te abrace nadie! ¡Que no vaya abrazarte nadie!

Cuanto llegó, dice que empezó a decir:

-Prepara el coche. Viene la madre corriendo:

-¡Mi hijo que está aquí!

Y le abraza a él. Y ya se le olvida lo que tenía que hacer.

Dice:

-¿Pero tú no dices que tenías una mujer por ahí, que, que tenías que ir?

-¡Qué! ¿¡Yo qué sé!?

Ya no se acordaba de nada, de nada. Conque ya la pobre, viendo que no venía, dice:

-Pues, yo voy a poner una casa de costura.

Puso un taller de costura. Y ya empezaron los mozos del pueblo:

-¡Hay, hay una costurera ahí tan guapa!

Y dice:

-Pues vamos a pedir una cita, a ver si la citamos para algo.

Conque, para cortarse un traje. Total, que van a cortarse un traje. Y dice que dice:

-Usté, ¿de qué vive?

-Yo, de lo que me salga.

Dice:

-Usté, ¿querría echar un ratito con nosotros?

Dice:

-Bueno, yo sí. Y me pone usté... -¡para estar con ella!- de las diez hasta las seis de la mañana.

Pues que llega la hora de ir uno. Cada noche uno.

Dice:

-Bueno, una noche me toca a mí, otra a ti, otra a ti...-cada noche uno.

Cuando llegó...A la hora fue, llegó el hombre. Y ya que estaba allí dice:

-Ay, mire usté. Yo que me he dejado el cubo puesto. Que quería sacar un cubito de agua para echarlo a la pila, porque hay muy poca agua y, y, ... ¿Por qué no va usté y me saca un poquito de agua?

Y dice que se lía a sacar agua. Toda la noche llevó sacando agua... sacando agua.

Cuando le dieron las seis, va ella y dice:

-Compañero, ¿no le dije a usté que a las seis se tenia que ir?

-¿Ya son las seis?

-¡Claro que son las seis!

Y lo que estaba el hombre era cansado. Y lo que hizo es irse, y ya está. Luego llegó el otro. El otro va...A la otra noche va el otro, y dice que le dice:

-Vas a hacer el favor de cerrarme la puerta, que me la he dejado abierta, la del patio. ¿Por qué no haces el favor de cerrarla?

Y se lía a cerrar y abrir la puerta, cerrar y abrir la puerta. Y así se llevó hasta que dieron las seis. Cuando dieron las seis de la mañana, va corriendo a ver si eran las seis, y le dice:

-Ya se tiene usté que ir; porque ya es de dia. Ya es menester que se vaya usté.

Entonces agarró y se fue. El otro también.

-¡Oy!, entonces, ¿al otro cómo se lo decimos ahora? -no decían nada; ninguno decía nada a los otros: que era mentira.

Pues al otro día, el marido...Ya era el marido el que va. Y dice que le pone dos muñecos. Dos muñecos le puso. Y dice que le decía:

-¿Tú te acuerdas? -de lo que le había pasado a él. Y dice que le daba un porretazo con una porra que le puso al muñeco-. ¿Tú te acuerdas cuando mi padre te mandó...? -las cosas que le hablan pasado- y cada vez que le daba un porretazo con la porra...

Y hasta que recordó él con lo que le hizo ella.

Informante: María Fernández Fernández. (n. 1900). Arahal (Sevilla), 1990.

TRANSLITERACION AL ESPAÑOL NORMALIZADO DEL CUENTO Nº 33 DE LA TRADICION ORAL...

Argumento de esta versión

I. Un matrimonio consigue un hijo, pero deberá entregarlo a los diecinueve años. Cumplida la edad, el joven parte en busca de aventuras.

II. En la orilla de un río, encuentra a tres palomas bañándose, y se enamora de la menor. El padre de la joven (el diablo), le somete a tres pruebas; la propia hija las ejecuta. En la última, en la que tendrá que ser descuartizada sin perder ni una gota de sangre, se derrama una gota y, en su recomposición le falta un dedo. El padre está dispuesto a concederle la mano de la hija si la reconoce entre las otras dos hermanas iguales: la descubre por la falta del dedo.

III. Las hermanas, celosas, pretenden terminar con la pareja, así que ésta prepara la huida, huida que logra mediante varias transformaciones.

IV. El joven vuelve a casa y prepara la presentación de la esposa; pero la madre lo recibe con un abrazo (lo cual es tabú) y, con ello, hace que el hijo olvide a la esposa.

V. La esposa olvidada organiza una casa de costura; los jóvenes obtienen citas durante la noche; pero se las arregla para que ninguno pueda acostarse con ella. Una noche se presenta el marido y, ante él, representa sus propias aventuras con muñecos: el marido recuerda.

Catalogación

Astrid Lunding, nº 27 y 28: Lady Featherflight.

Aarne-Thompson, nº 313: The Girl as Helper in the Hero's Flight, seguido del episodio de The Forgotten Fiancée (313C).

Boggs, 313.

Hansen,313C.

Robe,313.

Pujol, 313C (AaTh 313 I-IV).

Espinosa, II, pp. 407 -482.

Amores García, nº 22.

Camarena-Chevalier,313C.

Thompson: S210, S240, S211, D361.1, N716, TO, T16, D683, D1711, D1711.11, N810, F302.4.2.1, D354.1, G461, G421, G465, H335, H900, H1010, H310, H970, N845, H974, H335.0.1, H1103.2.2, H1132.1.1, H1090, D2157.2, D2157.6, H1110, H1129.2, H1132.1, H1386, H1132, S139.2, H1230, H1233, H11, H33, H30, H50, H49, H57, H57.0.1, H57.2, R219, R220, T115, (D1611), (D1611.5), (D1001), D1393, D642, S0, S10, S11, S73, K1227, K1814, K1848, K2210, K2218, K2218.2, D670, D1700, D671, R200, R210, R260, D210, D642.6, D642. 7, D672, D1719.1, D270, D250, D268.0.1, D40, D50, D52, D2165.3, M210, M400, M410, M411.1, M430, N715.1, N716.1, C600, C500, C901, C932, C945, D2003, D2003.1, D2004.2, D2006.1, D2006.1.1, E35, K1210, H13, H13.2, Z200, L161.

Wilbert-Simoneau: H1090 , H355 .

Omitimos el análisis estructural, porque puede hallarse en un estudio monográfico de Andres Gutiérrez ("La Función en el Cuento Popular Maravilloso «La Hija del Diablo»", RDTP, XXXVII, pp. 93-128), También Fradejas, estudiando la obra de Gracián Dantisco, hace una excelente exposición y análisis de las funciones de Propp. Después rastrea el paso de Jasón-Medea por la literatura, desde Píndaro y Apolonio Rhodious hasta Juan Ríos Reyes (1950) y Helena Soriano. Cabe recordar, en este autor (La Novela..., p. 127), su enseñanza sobre el simbolismo del anillo' relacionado con el tema.

Versiones populares españolas

-Guichot y Sierra: El Marqués del Sol (versión sevillana, en Machado, BTPE, I, pp. 187-195).

-Muriel: (Cuentos..., pp. 104-109): "Blancaflor, la Hija del Demonio".

-Rasmussen: (C. P. Andaluces, pp. 5-14), nº 2: "Blancaflor".

-Bravo Villasante: (C. Andaluces, pp. 25-34): "El Marqués del Sol".

-García Surrallés: (Era...Gaditanos, pp. 77-81, 90-93), nº 10: "Las Tres Salivitas", nº 16: "El Leñador".

-Jiménez: (La Flor..., pp. 59-64, 235-237, 238-240, 241-243), nº 14: "Las Tres Palomas del Diablo", nº 76: "El Caballero Negro", nº 77: "Las Tres Palomas", nº 78: "Las Tres Hijas del Demonio".

-Espejo-González: (Cuentos... de Linares, pp. 20-23): "Blancaflor, la Hija del Diablo".

-Rodríguez Almodóvar: (C. al Amor; pp. 51-56), nº 4: "Blancaflor, la Hija del Diablo" (el mismo en Los Cuentos Maravillosos, pp. 95-103).

-Sergio Hernández de Soto transcribe algunas versiones en sus "Cuentos Populares recogidos en Extremadura" {BTPE, X):

•"El Mágico Palermo" (nº III, pp. 48-62). Joven prometido por perder en una apuesta con el diablo (S221.2). Pruebas: siembra (H1103.2.2), doma de caballo {H1154.3.1), recogida de anillo en el mar (H1386.2). Transformaciones: huerta, ermita, huevo (en mar). Reconocimiento: representando un teatro de guiñol.

•"El Castillo de «Irás y no Volverás»" (nº IV, pp. 64-75). Reconocimiento final: se forma una fuente donde representan dos patitos.

•"Don Jugador" (nº V, pp. 76-89). La tercera persecución la efectúa la madre que, al no poder atrapar a los novios, pronuncia la maldición.

•"Fernando" (nº VI, pp. 90-104). Hijo deseado. Pruebas: siembra, anillo. Sólo un obstáculo: sal convertida en mar. La reina (personaje típico del cuento de La Reina Negra) intenta clavar un alfiler a la joven; pero no lo consigue. Esposa olvidada, pretendida por muchos (tipo Penélope, como nuestro cuento) y sabiendo entretenerlos e, incluso, burlarse de ellos. Esto origina que sea condenada a muerte. Cuando Fernando va por ella, encuentra la fuente que halló en su fuga del mago y recuerda.

-Cf. Curiel Merchán: (Extremeños, pp. 161-165; CSIC, pp. 82-86), nº 86: "María, Manos Blancas". Solamente el episodio final.

-Camarena: (C... Real, pp. 99-117), nº 53: "Blancaflor", nº 54: "El Castillo de Irás y no Volverás", nº 55: "Blancaflor".

-Carreño: (C. Murcianos, pp. 59-61): "Las Tres Hijas del Diablo".

-Sánchez Pérez (Cien C.), nº 81: "Relámpago y Pensamiento".

-Pelegrín: (La Aventura..., pp. 178-185), nº 27: "Blancaflor".

-Lorenzo Vélez (Blancaflor..., pp. 88-99), incluye una versión de Cuenca.

-Fraile: (C... Madrileña, pp. 29-50): "La Hija del Diablo" (tres versiones).

-Espinosa: (CPCL), nº 70: "Blanca Flor, la Hija del Demonio", nº 71: "La Hija del Diablo", nº 72: "Blancaflor", nº 73: "La Hija del Demonio", nº 74: "Encarna y Periquillo".

-Díaz: (C. en Castellano, pp. 42-46): "La Hija del Diablo".

-Revista de Folklore, 48 (1984), pp. 215-216: "El Jugador".

-Puerto: (C. Sierra de Francia, pp. 43-48), nº 25: "Blancaflor, la Hija del Demonio".

-Camarena: (León), nº 82: "Ay del Sol", nº 83: "Blancaflor", nº 84: "Pedro el Diablo".

-Cortés Vázquez: (Leyendas..., pp. 32-36, 64-65), nº 9: "El Pobre y el Demonio, nº 35: "Conto da Brancaflor".

-Cortés Vázquez: (C. P. Salmantinos, II, pp. 70-99), núms. 115,117,118: "Blancaflor", nº 116: "El Castillo de Irás y no Volverás [Blancaflor]".

-Cortés Vázquez: (C... Ribera del Duero, pp. 105-122), nº "Cuento de la Blancaflor", nº "Cuento del Castillo de Irás y no Volverás", núms. 39-40: "Blancaflor".

-Cortés Vázquez: (El Dialecto... en Lubian..., pp. 57-59), nº 3: "Kónto da Blancaflór".

-Llano Roza de Ampudia: (Cuentos Asturianos, pp. 133-145), nº 24: "Don Pedro y el Diablo" (añade otra variante).

-Poncelas: (Estorias... Ancares, pp. 93-99): "Aidelsol" (pp. 205-211: "Aidelsol").

-Llinares (Mouros,... pp. 172-177): "El cuento de Blancaflor". Versión del Bierzo que se incluye en el libro como apéndice.

-Rosa Alicia Ramos (El C. Folklórico, pp. 67 75), núms. I y II.

-Espinosa (CPE), nº 122: "Siete Rayos de Sol", nº 123: "Blancaflor, la Hija del Diablo", nº 124: "Marisoles", nº 125: "El Castillo de las Siete Naranjas".

-Col. Austral, pp. 114-122): "Siete Rayos de Sol". De su estudio, extraemos los siguientes elementos:

A: Hijo prometido o perdedor en el juego.

B: Llegada a la laguna; jóvenes bañándose; robo de la ropa.

C: Tareas imposibles.

C1: Ultima tarea: sacar la sortija; implica el despedazamiento de la joven.

D: Persecución y huida con obstáculos.

E: Olvido de la novia por parte del joven.

-Amades: (Folklore de Catalunya..., pp. 26ª-31b, 552b-558b, 591b-605a, 395a-396a), nº 5: "La Blancaflor", nº 165: "El Príncep Mirambell", nº 175: "El Castell «D'lrás i no en Tornarás»", cf. 120: "La Nena dels Cabells d'Or".

-Serra i Boldú: (Rondalles Populars, III, pp. 15-24; IV, pp. 128-134): "El castell d'anirás i no tornarás", cf.: "La fada que tenia més poder que son pare".

-Cf.Serra i Boldú: (Aplec..., pp. 21-33): "El jove que va perdre la memória".

-Serra i Boldú: (El Pescador..., pp. 31-52): "El castell d'irás i no entornaras".

-Verdaguer: (Rondalles, pp. 52-56): "Nadaleta".

-Scanu: (R. Alguereses, pp. 26-30): "Rondalla de Juniveldana" [de "Aplec de Rondalles", de Guarnerio, recopilado en 1883].

-Barandiaran: (El Mundo en la Mente Popular Vasca, III, pp. 17 -25), nº IV: "Kastillopranko". Versiones populares hispanoamericanas, portuguesas y sefardí

-Domínguez: (Documentos... Venezuela, pp. 26-30), 1.1.1.3: "Blancaflor".

-Foresti: (Chilenos, pp. 47-60 y 61-68): "El Gran Jugador" y "Narciso y Narcisa".

-Pino Saavedra: (D. F Chilenos, pp. 24-29, 73-80), nº 3: "El Puente de Cristal", cf. nº 10: "El Rey de Altas Tierras".

-Aníbarro: (La Tradición Oral en Bolivia, pp. 100-106), nº 14: "La Niña del Pelo de Oro".

-Lara Figueroa: (C. P. de Guatemala, pp. 68-73), nº 14: "Las Tres Hijas del Rey.

-Polanco (C. Maravillosos, pp. 5-9): "Blanca Flor".

-Carvalho-Neto: (C. F... del Ecuador; pp. 129-141, 171-181), nº 70: "Juan Jugador", nº 75: "Bella Flor Blanca".

-Horcasitas (Los Cuentos de Náhuati, pp. 116-119), nº 30: "Jorge ihuan in huitlatzlacal" ["Jorge y el Gigante"] (versión bilingüe).

-Monroy: (Cuentos... Llanos del Guárico), pp. 367-370, nº 2: "El Rey del sol o la Bella del Mundo".

-Jameson-Robe (Hispanic Folktales. .., pp. 6566), nº 29.

-McCurdy (Spanish Folklore...from... Louisiana, pp. 241-245), nº 11: "Blancaflor".

-Vasconcellos (Contos e L..., I, pp. 325-338, 387-396), nº 191: "Brancaflor", nº 217: "Brancaflor", nº 218: "Brancaflor", nº 219: "O Príncipe Mágico". Su cuento núm. 172 (I, p. 291, [Dote de Casamento] se reduce a unas líneas que reproducimos: "Montou a cavalo e foise embora. O príncipe foi lá a pedi-la casamiento. O pai disse: «Se a conheces, dou-ta', apresentando-lhe todas as outras seis». O príncipe ñao podia distingui-la das outras que eram muito parecidas; só a conheceu pelo dedo pequenino lhe andar gasto pela espada. E casaram-se".

-Larrea: (Judíos, II, pp. 67-73, 244-249), nº 108: "El Jugador", nº 153: "Los Tres Obstáculos".


Versiones no hispánicas

-Italo Calvino: (Italianos, I, 127-129), nº 22: "El Jugador de Billar". Concluye con la persecución; pero según la correspondiente nota, el "fin truncado" es obra del recopilador.

-Grimm: (CC):

•"Los Dos Príncipes" (pp. 403-410). Pruebas: talar un bosque, limpiar un estanque, edificar un palacio en la montaña. Transformaciones: espino y rosa, iglesia y cura, estanque y pez.

•Cf. "El Horno de Hierro" (pp. 495-500).

•Cf. "El Amadísimo Rolando" (pp. 167-170). Cuando el marido se olvida, ella se transforma en flor y de nuevo en muchacha para hacer los trabajos de casa de un pastor sin ser descubierta. Cuando el príncipe va a casarse de nuevo, todas las jóvenes cantan, también su antigua esposa, a la que reconoce por la voz.

•Con un principio algo diferente, aparece "El Tambor" (pp. 657 -665). Pruebas: vaciar un estanque con un dedal y recoger los peces, talar un bosque, transportar los troncos y quemarlos; la joven ejecuta las órdenes haciendo girar su anillo mágico (tal como Giges). No hay persecución porque arrojan a la bruja a los troncos que se están quemando. Esta bruja sustituye al mago de la mayoría de los cuentos. Sigue el olvido, la compra de una noche con el príncipe, etc.

-Manasiev: (Rusos, II, pp. 49-56): "El príncipe". Unicamente la huida de los jóvenes de la casa de Baba-Yaga. No olvidemos que estos cuentos son básicos para los trabajos de Propp.

-Rosa García-Lluis: (G. L. Bretana, pp. 105-112): "La Muchacha vestida de Blanco", Persecución conjunta de padre y madre. Transformaciones triples del caballo, el joven y su acompañante: jardín, peral, jardinero; altar, cura, iglesia; río, barca, barquero. Los perseguidores perecen en el río.

-Astrana Marín (traductor) (G. Turcos, pp. 23-28 y 29-40):

•"El Mendigo Hechicero". En vez de pruebas, el mendigo (que había propiciado el nacimiento del joven dando una manzana a la madre y por ello tenía que serle entregado éste al crecer) azota al muchacho por pretender a la hija. El reconocimiento de la joven sucede porque una paloma se coloca tras ella en el concurso de elección de esposa. Huida con transformaciones. Olvido. Encantamiento y desencantamiento por beso.

•"El Caballo del Genio y el Látigo". Mezclado con el Tipo 425. Inversión de héroes: ella sufre las pruebas. Tras la huida con transformaciones, falta el olvido.

-Ramón D. Perés: (La Leyenda..., pp. 719-731) lo extracta de entre la tradición eslava como cuento polaco que titula "El Príncipe Inesperado".

-En los Cuentos del Vampiro (historia 1, pp. 29-39, "Cómo el príncipe ganó una mujer gracias a su amigo el hijo del ministro"), hallamos algunos elementos de nuestro cuento, aunque el argumento difiere sustancialmente.

-En el Libro de las Mil y una Noches (noches 535; II, pp. 1199a-1206b), encontramos las pruebas para acceder a la joven. Seguidamente, en el mismo libro (noches 535-536; II, pp. 1208ª-1213b), encontramos otra historia con algunos motivos propios de nuestro cuento. Más semejanzas posee la "Historia de Chanischah" (noches 298 a 316; II, pp. 156a-220b). Chanischah entra en la habitación prohibida, donde ve venir tres palomas tan grandes como alicbanes que «fueron a posarse junto a la piscina y durante una hora estuvieron allí jugueteando y retozando y saltando». Al poco tiempo, se transformaron en jóvenes. El «scheij» Nazr explica que aquellas jóvenes volverán al año siguiente, y aconseja al joven que, para entonces, se quede con el traje de la que más le guste y no se lo dé. En efecto, se lo roba, pasado el año a Schemsa, que le promete ser su esposa, aunque sólo desea dejarlo para que el joven tenga que buscarla.

-Basile: (El Cuento de los Cuentos, jornada 2ª, pasatiempo 7º, t. I, pp. 195-204): "La Paloma y Rosella" (jornada 3ª, pasatiempo 9º; t. II, pp. 6974).

-"El Tronco de Oro" también de Basile, (jornada V, pasatiempo IV) une este cuento con el Tipo 425, que sería su primera parte. Veámos su sinopsis:

«A Parmatella, hija de un aldeano pobre, le sonríe la fortuna, sólo que por su desmedida curiosidad aquélla se le escapa de las manos y, tras mil penalidades, se encuentra a su marido en casa de la madre, que era una ogra. Al final, después de atravesar grandes peligros, se deleitan juntos".

Son, precisamente, esos peligros los que lo acercan a nuestro cuento: las pruebas (separar semillas, rellenar un colchón de plumas)...

-La versión de Lucas Gracián Dantisco: (Galateo Español, "Novela del Gran Soldán con los amores de la linda Axa y el príncipe de Nápoles". Puede leerse en Chevalier, Cuentos Españoles, pp. 166-178; en Sainz de Robles: Cuentos Viejos..., pp. 787 y ss., por ejemplo) refleja todos los motivos más interesantes de nuestro cuento.

-Antonio de Trueba: (Cuentos Populares, pp. 47-63): "El Príncipe Desmemoriado" intenta una versión bastante alejada de la tradicional, aunque él mismo asegura:

En un libro muy curioso, titulado "Galateo Español", escrito por Lucas Gracián Dantisco, e impreso por primera vez en 1700, con los correspondientes laudatorios, entre los cuales hay uno de Lope de Vega, sobremanera hiperbólico, se ingiere un cuento que lleva el título de "Novela del gran Solán con los amores de la linda Axa y el príncipe de Napoles". De esta novela ó cuento tomé el asunto del Príncipe Desmemoriado" (p. 311).

El cuento ya había aparecido en Colorín, Colorado (pp. 109-144). En esta ocasión explicaba: Poniendo un poquito de lo que contaba Gracián Dantisco, otro poquito de lo que contaba la difunta mi abuela, y otro poquito de lo que yo sé, voy a contar un cuento que se desternillen de risa los bobos.

-Fernán Caballero: (en el cuento "Una Promesa", incluido en Cuentos... Infantiles Religiosos, BAE, 140, pp. 225b-226b) hace un breve esbozo del cuento popular creando uno moralizante donde el joven héroe vence los obstáculos puestos por el demonio por medio de la virtud y la ayuda divina.

Consideraciones sobre algunos motivos

La lectura de Las Raices Históricas del Cuento de Propp nos confirma el fuerte lazo que une este cuento popular con las instituciones primitivas. Uno de los primeros motivos que aparecen en el relato popular, relacionado con las sociedades del pasado y sus ritos, es el que Propp llama "promesa de venta" (pp. 120 y ss.). El joven iniciado, nos explica, entraba a formar parte de una sociedad secreta mediante los ritos de iniciación. El niño era admitido o prometido a la sociedad en el momento de nacer, aunque el ingreso efectivo no se realizaba hasta que ésta se comprometiese, llegado el momento, a admitirlo o adiestrarlo en sus actividades y revelarle sus secretos.

Cuando el joven vuelve al hogar, después de los rituales de iniciación, lo hace en un estado lamentable física y mentalmente; los sufrimientos que le han llevado al borde mismo de la muerte le han borrado todos los recuerdos. Propp (pp. 197 y ss.) nos explica este motivo, la causa por la que el héroe se olvida de todo cuanto está en su casa; en realidad, nos dice, se supone que ha vuelto un hombre nuevo, un hombre muerto y renacido.

-Anónimo (Lituanos, pp. 183-205): "El Aguilucho".

-Fuente del Pilar (Cosacos, pp. 229 y ss.): "El Huevo Mágico". Precedido de una versión de la guerra entre aves y animales terrestres; esta guerra es la causa de que el héroe parta en busca del huevo de oro; llega a casa del diablo que le impone tres tareas... Otra versión: "La Asombrosa Historia de Iván Golik" (pp. 257-288).

-Sánchez Lizarralde (C. P. Albaneses, pp. 87-91): "El hijo Menor del Rey y la Gorgona". El cuento posee varias peculiaridades. Presenta, sí, la huida con obstáculos, aunque sería más propio hablar de transformaciones: los jóvenes se convierten sucesivamente en rosa y luciérnaga, monasterio y monja, mar y pato. Mas después de esto, cuando la pareja acude al país del joven, y el cuento da muestras de seguir el arquetipo, el argumento esperado se trunca: no hay olvido.

-Equilbecq (C. P. Africa, pp. 171-177): "La Prometida de Raza « Yblis»". El hijo del rey desea casarse con una yblis o genio. Llega a una cabaña de yblis, donde una de dos jóvenes le advierte que su madre volverá y le tragará, por eso decide irse con ella a su país. Cuando vuelve la madre, aún están allí y huele a humano, según dice amenazadoramente; los jóvenes, por eso, planean la huida para cuando duerma la madre. Dejan un mortero para que conteste por los fugitivos, o al menos se haga pasar por la hija, colocada entre las piernas de la madre. El humo de la pipa transporta a los huidos. En la fuga hay transformación en montaña y en río (por amuleto) que supera la madre. Pero en la tercera tentativa, la joven mira atrás y queda convertida en mona; la madre, satisfecha, deja la persecución. Cuando el joven llega a su país con la mona, debe ocultarla de la vista del rey. La madre yblis, enterada de las penalidades de su hija, acude ahora para transformarla en hermosa joven. Cuando realiza esta labor, el propio rey se enamora de la joven y quiere casarse con ella e intenta, para sus propósitos, deshacerse de su hijo; pero éste, con ayuda de la yblis, retorna del reino de los muertos con mensajes de sus antepasados y el rey, avergonzado, decide marchar al mundo del más allá, con sus padres, dejando el reino a su hijo y su esposa.

Hemos querido extractar el contenido del cuento africano porque nos parece idéntico en el fondo, aunque las formas difieran. Son esas diferencias las que pueden darnos claves para comprender nuestras versiones occidentales. En esta versión se mencionan explícitamente el viaje al país de los muertos, los problemas de sucesión...

-Creus (Fang de Guinea, pp. 127-129), nº 60: "El Matrimonio de Roge". Pruebas: anillo, bailar sobre la hoguera hasta apagarla. Una cesta mágica ayuda al joven a descubrir a la amada entre todas las jóvenes del poblado que son iguales. Jambo y Roge van llenos de riquezas al poblado de éste último; falta, pues, la parte final.

-Creus (Nodwe de Guinea), nº 25: "El Rescate de Llombe". Como en la versión de Equilbecq, el héroe -se dice explícitamente- entra en el país de los fantasmas. Desde aquí, no hay diferencia con nuestras versiones europeas (saliva que contesta, caballo no recomendado para la huida, transformaciones: pájaro, mar, árbol; árbol, mar, viejo; iglesia, fieles, sacerdote) hasta que la vieja, viendo que no puede alcanzar a los fugitivos, ruega al joven que cuide de su hija.

-Creus (Annoboneses de Guinea Ecuatorial, pp. 83-84), nº 49: "El Muchacho y la Princesa". (Cf. otra versión distinta, pp. 104-105).