Si desea contactar con la Revista de Foklore puede hacerlo desde la sección de contacto de la Fundación Joaquín Díaz >

Búsqueda por: autor, título, año o número de revista *
* Es válido cualquier término del nombre/apellido del autor, del título del artículo y del número de revista o año.

Editorial

DIAZ GONZALEZ, Joaquín

Publicado en el año 1998 en la Revista de Folklore número 213.

Esta visualización es solo del texto del artículo.
Puede descargarse el artículo completo en formato PDF desde la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Revista de Folklore número 213 en formato PDF >

Los últimos números de la revista están disponibles en el servidor de la Fundación Joaquín Díaz >


Por lo que parece, la venta de folletos de 16 páginas y pequeño formato (10 X 15 cms., generalmente) conteniendo los argumentos y cantables de óperas, zarzuelas, comedias, juguetes líricos y sainetes, constituyó un negocio para quienes tuvieron la vocación y la constancia de llevarlo a término. El proceso, esencialmente, era el siguiente: Una obra de teatro -una vez obtenido el refrendo del público- era "reducida" a unas líneas en prosa, salpicadas de vez en cuando con los nÚmeros musicales de más éxito. Ese texto "arreglado" se mandaba imprimir y, o bien se vendía en los puestos estables de periódicos y en los quioscos, o bien se pregonaba y cantaba en calles, mercados, cafés, salones y teatros de pequeñas localidades por alguien especializado. Fue famoso en ese oficio durante décadas Julián Iriarte Lorea, navarro de origen y falto de un brazo, quien recorrió España entera desde 1880 hasta los primeros años de este siglo, llevando para cantar y vender más de doscientos argumentos distintos de ese repertorio. El público, finalmente -y en especial los aficionados al Arte de Talía o a las obras musicales-, compraba esos libritos o se suscribía a ellos para recibir cómodamente en su domicilio la colección completa. Celestino González, dueño sucesivamente de los quioscos de la Plaza Mayor y de Fuente Dorada en Valladolid, llegó a ofrecer a su parroquia distribuida por toda la Península más de quinientos títulos de cuyas transcripciones y reducciones fue autor. Otros adaptadores, como José Aranda y Acisclo Gil en Madrid, también cumplieron el mismo papel, dejando clara en primera página su autoría y mencionando el recurso a la justicia en el caso de que no se respetara su derecho o se plagiara su trabajo.