Si desea contactar con la Revista de Foklore puede hacerlo desde la sección de contacto de la Fundación Joaquín Díaz >

Búsqueda por: autor, título, año o número de revista *
* Es válido cualquier término del nombre/apellido del autor, del título del artículo y del número de revista o año.

Editorial

DIAZ GONZALEZ, Joaquín

Publicado en el año 1998 en la Revista de Folklore número 215.

Esta visualización es solo del texto del artículo.
Puede descargarse el artículo completo en formato PDF desde la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Revista de Folklore número 215 en formato PDF >

Los últimos números de la revista están disponibles en el servidor de la Fundación Joaquín Díaz >


La peregrinación a un "lugar santo" es un acto aceptado -y hasta fomentado por casi todas las religiones-, con el cual un individuo se proponía obtener algún favor de la divinidad o pedir perdón por alguna falta cometida. El Cristianismo tuvo desde los primeros siglos santuarios o iglesias a los que el viajero dirigía sus pasos y sus plegarias, pero especialmente a partir de la Edad Media fueron Roma, Santiago de Compostela y los santos lugares los puntos a los que se encaminaron miles de peregrinos de todo el orbe. Que este hecho tuvo inmensa importancia cultural y económica no es un secreto para nadie; tampoco lo es que, alrededor de esos trayectos, creció un folklore diverso en el que se mezclaban características universales con actitudes localistas. Cuentos, leyendas, canciones, romances, costumbres, melodías, instrumentos, sirvieron así de vehículo de expresión para todos aquellos que hacían el camino y querían comunicar a los demás sus experiencias. Durante épocas particularmente difíciles, los propios peregrinos se encargaron de divulgar historias y relatos en los que la Virgen o Cristo protagonizaban hechos bajo el hábito de viajeros, divinizando de ese modo tanto el atuendo como a quien lo portaba. Al mismo tiempo la hagiografía utilizaba con similares fines la vida de santos tales como San Amaro, Santa Brígida, Santiago o San Geroldo y, finalmente, hasta dieciséis mártires o vírgenes subían a los altares con el nombre de Peregrino o Peregrina. Todos estos hechos no son casuales y responden a la intención de crear una corriente social favorable a la figura y al "oficio" de peregrino que se ha mantenido basta nuestros días.