Si desea contactar con la Revista de Foklore puede hacerlo desde la sección de contacto de la Fundación Joaquín Díaz >

Búsqueda por: autor, título, año o número de revista *
* Es válido cualquier término del nombre/apellido del autor, del título del artículo y del número de revista o año.

Editorial

DIAZ GONZALEZ, Joaquín

Publicado en el año 1999 en la Revista de Folklore número 222.

Esta visualización es solo del texto del artículo.
Puede descargarse el artículo completo en formato PDF desde la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Revista de Folklore número 222 en formato PDF >

Los últimos números de la revista están disponibles en el servidor de la Fundación Joaquín Díaz >


Hace ya casi dos siglos que la obra pionera de varios autores, conscientes de las excesivas influencias foráneas que soportaba el ambiente musical en nuestro país, puso freno a la natural tendencia de los españoles a copiar lo extranjero. Personajes como "Don Preciso" (Juan Antonio Iza Zamácola), quien insistió en la defensa de lo nacional a través de dos libritos en los que recogía ideas y textos cosechados en pro de lo autóctono, o Federico Moretti, músico defensor a ultranza de lo español a pesar de no haber nacido aquí y compositor él mismo de muchos temas que alcanzaron en los treinta primeros años del siglo pasado gran popularidad, contribuyeron a crear un ambiente proclive al reconocimiento y valoración de nuestra música que fraguó en dos sólidos pilares sobre los que se construyó el nacionalismo musical cuyos máximos exponentes podrían ser Falla, Turina, Albéniz y Granados. Esos dos pilares serían, por una parte, la corriente teatral-lírica y dramática- defensora de lo propio y encarnada en nombres como Barbieri, Oudrid, Hernando, Caballero, etc. (enfrentada a los partidarios de lo italiano y de un tipo de "ópera grande a la española") y por otra parte los músicos que comenzaron a encontrar en lo "popular" no sólo un documento histórico inane y lejano, sino un patrimonio vivo y una fuente espléndida de inspiración, creando, a partir de la aparición en 1867 del cancionero La Música del Pueblo, de Lázaro Núñez Robres, un abundantísimo "corpus" del que todavía hoy podemos beneficiarnos.