Si desea contactar con la Revista de Foklore puede hacerlo desde la sección de contacto de la Fundación Joaquín Díaz >

Búsqueda por: autor, título, año o número de revista *
* Es válido cualquier término del nombre/apellido del autor, del título del artículo y del número de revista o año.

Editorial

DIAZ GONZALEZ, Joaquín

Publicado en el año 1999 en la Revista de Folklore número 227.

Esta visualización es solo del texto del artículo.
Puede descargarse el artículo completo en formato PDF desde la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Revista de Folklore número 227 en formato PDF >

Los últimos números de la revista están disponibles en el servidor de la Fundación Joaquín Díaz >


En los últimos años, parece que uno no celebra la navidad si no hace partícipes a los demás de sus buenos deseos; para ello compra unas tarjetas postales y se dedica a felicitar a parientes y amigos de cerca y de lejos. Esta costumbre aséptica ha venido a sustituir al tradicional aguinaldo del que ya hemos hablado y que tenía una base más entrañable y humana. Aunque algunos estudiosos opinan que el hábito actual de mandar tarjetas se lo debemos al pintor Dobson, de la Real Academia de Bellas Artes de Londres quien a mediados del pasado siglo pintó lo que se supone fue la primera tarjeta de navidad, nos parece una presunción gratuita, ya que la tradición de felicitar las pascuas con tarjetas ya se tenía en España bastante antes. Claro que en esa tarjeta no aparecían los delicados dibujos de Mr. Dobson, sino la imagen del menestral o artesano que felicitaba y que, de paso, solicitaba al felicitado un favor económico. Esta costumbre casi ha sido sustituida por lo que los ingleses llaman Christmas Card, es decir tarjeta de navidad y que en España se denomina (impropiamente desde luego) Christma de navidad, lo que traducido viene a significar navidad de navidad.