Si desea contactar con la Revista de Foklore puede hacerlo desde la sección de contacto de la Fundación Joaquín Díaz >

Búsqueda por: autor, título, año o número de revista *
* Es válido cualquier término del nombre/apellido del autor, del título del artículo y del número de revista o año.

PAREMIAS, POEMAS Y FRASES COLOQUIALES EN TORNO AL AGUA

PANIZO RODRIGUEZ, Juliana

Publicado en el año 1999 en la Revista de Folklore número 223.

Esta visualización es solo del texto del artículo.
Puede descargarse el artículo completo en formato PDF desde la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Revista de Folklore número 223 en formato PDF >

Los últimos números de la revista están disponibles en el servidor de la Fundación Joaquín Díaz >


Para qué llamar caminos
a los surcos del azar?...
Todo el que camina anda
como Jesús sobre el mar.

(Antonio Machado, Campos de Castilla)

El Diccionario de la Real Academia define el agua como: "cuerpo formado por la combinación de un volumen de oxígeno y dos de hidrógeno, líquido, inodoro, insípido en pequeña cantidad, incoloro y verdoso en grandes masas, que refracta la luz, disuelve muchas sustancias, se solidifica por el frío, se evapora por el calor, y más o menos puro, forma la lluvia, las fuentes, los ríos y los mares".

Es un elemento indispensable para la vida de todos los seres, causante de muchas obras de arte y desastres.

Los poetas como Manrique: Nuestras vidas son los ríos/que dan a la mar/que es el morir; Bécquer: ¡Olas gigantes que os rompéis bramando... y otros muchos poetas han dedicado preciosos versos a este temible y maravilloso elemento. Incluyo solamente algún poema del siglo actual.

El refrán es un dicho agudo y sentencioso de uso común. Seguidamente insertamos algunos refranes alusivos al agua y destacamos sus aspectos.

- Elogio del agua

Nadie sabe lo que vale el agua, hasta que falta. Agua, candela y la palabra de Dios, ningún hombre de bien las negó. Buena es el agua, que cuesta poco y no embriaga. El agua, ni empobrece ni envejece. Bendita sea el agua, por sana y por barata. Agua de manantial no hay otra igual. Agua hervida es media vida. Dios te dé salud y gozo, y una casa con corral y pozo.

- Necesidad del agua

En tierra donde compran el agua no hagas tu morada.

- Propiedades del agua

Agua corriente no daña el diente. Agua corriente no mata a la gente, agua sin correr, puede suceder.

- Cualidades del buen agua

El agua no ha de tener olor, color ni sabor, y ha de verla el sol. Sin olor, color ni sabor es el agua mejor. El agua fina, la que presto se calienta y presto se enfría. Agua fresca la del jarro, no de plata sino de barro.

- Cualidades del agua de la fuente

Agua de fuente, sana y transparente; agua de laguna, enfermiza y turbia.

- Aspectos negativos del agua Agua

en el cesto, se acaba presto. Lo que en el agua se hace, como en agua se deshace. No toda agua es de beber. Agua que a algo huele o a algo sabe, otro la trague. Agua fría y pan caliente, mata a la gente.

PAREMIAS

Las paremias las he recopilado en el Partido Judicial de Medina de Rioseco. La edad de los informantes oscila entre los 40 y los 93 años.

Agua al higo, y a la pera, vino: Se debe tomar.

Agua, candela y la palabra de Dios, ningún hombre de bien las negó: Refrán que pondera esos tres elementos.

Agua cenagosa, contra más removida más apestosa.

Agua corriente no daña el diente.

Agua corriente no mata a la gente, agua sin correr, puede suceder.

Agua de fuente, sana y transparente; agua de laguna, enfermiza y turbia.

Aguadores y taberneros, del agua hacen dineros: Ya que son oficios como otros cualquiera.

Agua en ayunas, o mucha o ninguna: Se debe tomar.

Agua en el cesto, se acaba presto: Porque se cae.

Agua estancada, agua envenenada.

Agua fresca la da el jarro, no de plata sino de barro.

Agua fría y pan caliente, mata a la gente: Indica los efectos perjudiciales de ambos.

Agua hervida es media vida: Porque carece de microbios.

Agua, lumbre, consejo y sal, a ninguno que los pida se le deben negar.

Agua de manantial, no hay otra igual: Pondera el agua de manantial.

Agua no enferma, ni embeoda ni endeuda.

Agua que a algo huele o a algo sabe, otro la trague.

Agua turbia no hace espejo.

Amor de niño, agua en cestillo: Porque los niños son muy volubles.

Bebe buen agua, y tendrás la vista clara.

Bebe del río por turbio que vaya, come carnero por caro que valga, casa con doncella por años que haya.

Bendita sea el agua por sana y por barata.

Borrachera de agua, con poco dinero se apaga.

Buena es el agua, que cuesta poco y no embriaga.

De escarola y agua bendita, cada uno toma la que necesita.

Del agua bendita basta con poquita: Con poca es suficiente para ejercer un efecto benéfico.

Dios te dé salud y gozo, y casa con corral y pozo: Porque el corral y en otros tiempos el pozo eran imprescindibles.

Donde hay juncos, hay agua junto: Los charcos de agua y sobre todo los regatos son propicios para que nazcan estas plantas.

El agua, aunque tan blanda todo lo ablanda.

El agua es de los juncos hermana.

El agua hervida alarga la vida.

El agua, por donde quisiere; y el camino por donde pudiere.

El agua no ha de tener olor, color ni sabor, y ha de verla el sol.

El agua pura y con mesura: Se debe beber.

El agua, ni empobrece ni envejece.

El agua sale de la mar, y a la mar va a parar.

El agua sobre la miel, sabe mal y hace bien.

El agua y la mujer a nada deben oler.

El oficio del aguador se aprende al primer viaje.

El agua fina, la que presto se calienta y presto se enfría.

Ensalada y agua bendita, poquita.

En tierra donde compran el agua no hagas tu morada.

Lo que del agua se hace, como en agua se deshace.

Nadie sabe lo que vale el agua, hasta que falta.

Ni bebas en laguna ni comas más de una aceituna.

Ni tan fría que hiele ni tan caliente que pele: Se refiere al estado del agua.

No bebas agua que no veas, ni firmes carta que no leas: Se trata de dos consejos prácticos.

No hay agua más peligrosa que la que duerme: Es peligrosa el agua estancada.

No toda agua es de beber: Porque puede estar contaminada.

Quien tanta agua ha de beber, menester ha de comer.

Sin olor, color ni sabor es el agua mejor: Pone de manifiesto las cualidades esenciales del agua.

Si quieres tener un hijo pillo, hazlo asacan o monaguillo: Asacan significa aguador.

¡Venga agua; que es licor que no emborracha ni entrampa!: Indica aspectos positivos del agua.

POEMAS

LA FUENTE

Ya conozco este son: cuenta la historia
de las cosas que tienen
el alma repartida, el alma rota,
silábica de amor entre la inerme
vida de la creación: es como un bosque
de luces encendidas y en la nieve
que tan sólo alumbraran al reunirse:
como un aroma junto donde duermen
flores del sol antiguo que al mirarse
reviven, con olor, y luego vuelven
a ser en la memoria igual que un eco
de nombres diferentes,
de nombres que agonizan y que aún arden
al pronunciarse juntos, y distienden
el alma hasta que vibra
con este son, con este son, ¡con este
son, en que el ser hombre
va juntando su luz como una fuente!

Luis Rosales: Rimas. Madrid. 1951.

GREDOS

Verde, amarilla, gris, blanca en la altura,
la vasta sierra hacia la luz descansa
como una ola quieta
en su espuma más brava.
Me detengo en el valle. Con raíces
entre la hierba se me queda el alma:
Pasa a mis pies un agua, un sobresalto,
encadenado al tiempo mis entrañas.
Crecen las flores. Dormiré un momento.
Arboles son en el cielo; ya me ampara
la tierra y va la muerte con la brisa
vigilando la altura de las plantas.
Despertaré. Despertaré. Por fuera
de los pinares sube la montaña
verde, amarilla, gris, blanca en la cumbre,
eternamente enaltecida y mansa.

Dionisio Ridruejo: En la soledad del tiempo, 1944

LLUVIA EN LA NOCHE

A veces voy por un camino
y el aire huele a lluvia.
y pasa un niño abandonado y llora,
como si recordara los árboles en sombra,
los pasillos en sombra, los juguetes
que se perdieron en un pozo.
Pero yo voy por el camino blanco,
y el camino se alarga, como el miedo a estar vivo.
El cielo se ha puesto grande, igual que el techo de los palacios.
Nadie se vuelva atrás: estamos
ante la noche, al raso, puros,
lavados por el agua que vino de tan lejos.
Y la ciudad se ha hundido como un barco en desgracia.
Y ya no queda nada...
He vuelto a creer en Dios,
y en las puertas cerradas, y el humo, y el milagro.
Tengo fe en el camino que se pierde,
con sus piedras y sus matas secas,
y de nuevo sus piedras, y la lluvia,
y todo lo que es ruina y desamparo.
Tengo fe en el camino y en las catedrales de Dios,
y alzo los ojos para hablarle,
y la lluvia, entonces, me da en los ojos, y
Dios no está aquí, pero está aquí. Y avanzo.

Carlos Sahagún: Profecías del agua. Madrid, 1958

EL DESCAMPADO

Tú estás en ese taxi parado, sí, eres Tú
-un bulto en el crepúsculo. Junto al bordillo blanco
donde se acaba el campo de enfrente o descampado.
(Lo sé, aunque no te he visto y aunque dentro del taxi
no hay nadie). Está lloviendo con fuerza. Está empezando
a oler en la ciudad a campo de muy lejos...
Y Tú estás en el taxi como en una capilla
que fuera entre las hazas ermita solitaria.
(Lo sé, porque esos trigos que se iluminan, lejos...,
y ese río parado, con sus aguas crecidas
de pronto...). Llueve fuerte y estás dentro del taxi
(tal vez junto a ese chófer fatigado al volante).
Sé que dentro del taxi no hay nadie, pero huele
a lluvia de muy lejos. Suena esa lluvia. Y pienso
sin ganas: ser poeta, suspender en el aire
laborioso de un día y otro día unas pocas
palabras necesarias, y quitarse de en medio.
Porque uno -su difícil vivir- ya no hace falta
si quedan las palabras. Ser poeta: orientarse,
como esa luz dudosa cruzando el descampado,
y en vez de una existencia brillante, tener alma.
Por eso, algo me quito de en medio: estoy viviendo
como un taxi parado junto al bordillo blanco
(y hay un cerco de alegres sonrisas y de manos
fieles a sus celestes contactos con la sombra).
Porque Tú, el más activo -y el más ocioso- estabas
aquí, junto al farol de luz verde en la noche.
Tú, sin libros, Tú, libre, con brazos, con miradas,
estabas sin testigos y medías —ocioso-
mis pasos por mi cuarto (donde caben mis años).
Y los trigos en éxtasis de Castilla la Vieja,
los ríos llameantes con sus aguas crecidas,
seguían a lo lejos relevándote (mientras
detrás de mis cristales aparece el retraso
de ese barro, esos charcos del ancho descampado,
¡yo también descampado, desterrado del campo!).

Luis Felipe Vivanco: El descampado.
Palma de Mallorca, 1957

FRASES COLOQUIALES

Ahogarse en un vaso de agua: Dejarse abrumar por algo de poca importancia.

De este agua no beberé: Negarse a realizar algo. Existe también la expresión: "no digas nunca de este agua no beberé".

Estar con el agua al cuello: Significa encontrarse en una grave situación.

Hacer aguas: Ir los pastores hace unos doce años a romper el carámbano, para que bebieran agua las ovejas.

(Carámbano: agua que aparece congelada tras una helada).

Hacérsele a uno la boca agua: Desear algo muy apetitoso que se contempla.

Nadar entre dos aguas: Tomar una actitud ambigua para no enemistarse con ninguna de las partes en una discusión.

Quedar un asunto en agua de borrajas: No solucionar un asunto. (Borraja es una planta comestible cocida, de escaso alimento).

Ser algo agua pasada: Corresponder algo al pasado y no tener para nada relación con el momento actual.

Volver las aguas a su cauce: Restaurar una situación que se considera normal.