Si desea contactar con la Revista de Foklore puede hacerlo desde la sección de contacto de la Fundación Joaquín Díaz >

Búsqueda por: autor, título, año o número de revista *
* Es válido cualquier término del nombre/apellido del autor, del título del artículo y del número de revista o año.

Editorial

DIAZ GONZALEZ, Joaquín

Publicado en el año 1982 en la Revista de Folklore número 21.

Esta visualización es solo del texto del artículo.
Puede descargarse el artículo completo en formato PDF desde la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Revista de Folklore número 21 en formato PDF >

Los últimos números de la revista están disponibles en el servidor de la Fundación Joaquín Díaz >


Los diarios, semanarios y revistas especializadas son armas con que, en momentos dados, puede contar la sociedad para combatir o intentar hacer frente a males comunes; con su concurso se advierte que, poco a poco, va desterrándose en nuestras comunidades ese "horror a la tinta" con que, expresivamente, se definía la costumbre de generaciones pasadas de leer poco o nada. Esto al menos es lo que dicen las estadísticas; tendrían que detallar además si la persona que compra una revista o un diario los lee por entero, o si prefiere dedicar su atención a alguna sección concreta, o si, en el colmo de la generosidad con su propio dinero, opta por recorrer sólo los titulares eligiendo después como fuente noticiosa a la televisión. Cualquiera de las actitudes señaladas es válida, aunque no todas sean beneficiosas por igual para el individuo. Medios de comunicación que informen hay pocos, pero sólo los impresos acrecientan -o al menos mantienen- en el ser humano su interés por la lectura.

Es lástima que, paulatinamente, hayan ido desapareciendo esos periódicos y revistas locales que, lejos de publicar socorridas y comunes noticias de agencia, buscaban la información en el seno de las pequeñas comunidades a las que servían. Aún resisten heroicamente algunas excepciones a las que se han unido, con aire informal y desenfadado, todas esas publicaciones de ámbito rural que, con escasez de medios y abundancia de entusiasmo, mantienen vivo el orgullo de poseer una cultura antigua, riquísima y todavía funcional en muchos aspectos, a la que no podemos sacrificar en aras de una modernidad o un proceso mal entendidos.