Si desea contactar con la Revista de Foklore puede hacerlo desde la sección de contacto de la Fundación Joaquín Díaz >

Búsqueda por: autor, título, año o número de revista *
* Es válido cualquier término del nombre/apellido del autor, del título del artículo y del número de revista o año.

Requiem por el barro

GARRIDO PALACIOS, Manuel

Publicado en el año 1982 en la Revista de Folklore número 21.

Esta visualización es solo del texto del artículo.
Puede descargarse el artículo completo en formato PDF desde la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Revista de Folklore número 21 en formato PDF >

Los últimos números de la revista están disponibles en el servidor de la Fundación Joaquín Díaz >


Hoya Pineda es un barrio de Gáldar, pueblo de la isla de Gran Canaria. José y Julia viven en una de las cuevas que existen y que tienen -dicen- acondicionadas para la vida. Pared y techos albiados, blanqueados a cal con escobas de palma que aún manufactura Francisco en su taller de Ingenio. No entro a ver la alcoba. Julia sabe la baratura de la harapa, ese amasijo lineal de trapos viejos, prensados y convertidos en manta en el telar manual de Isabel, también de Ingenio. A lo de la cal cubriendo bultos y depresiones, saliendo por los boquetes casa afuera, el arquitecto Montaner diría que es "la higiene que se asoma". A lo de la manta, Paco Turista diría que "qué buena para el coche". Aunque el telar de Isabel merece su nota aparte, vaya aquí una referencia: los trapos para hacer la manta son retazos que lleva el cliente y por muy chicos que sean sirven. La mano de obra se ocupa en esa manta una semana y cobra por ello nada y menos. Isabel dice que si sube el precio no habrá más mantas y que "ya" es lo único que saber hacer. El artesano es como un barco varado en este tiempo nuestro. Francisco ha hecho un poco más colectivo lo de la escoba. Toda la familia es parte del proceso. La mujer, él y el hijo, ya muchacho, sentados en el suelo del patio, produciendo escobas baratas para barrer o albiar.

En Hoya Pineda, Julia, sentada también en el suelo, hace los cacharros de barro. Dicen -las voces autorizadas para decir estas cosas- que en una cueva prehistórica que hay en plena Hoya se han encontrado restos de cerámica idénticos a los que Julia hace ahora. Y la manufactura predominante en Hoya Pineda es la alfarería. Asisto al entierro de una cultura. Hay quien sostiene que todo este lío no pasa del XVIII, así dicho con aire entre me lo guiso y me lo como el palomo. Bueno, miren, ya tenemos una fecha, un dato frío que añadir a la emoción de verlo nacer. Lo malo es que no coincide con los tiempos que cantan las pinturas rupestres de la cueva, quietas en ese oscuro andén llamado prehistoria.

Aunque Julia y José no son los únicos alfareros que quedan, sí son prototipos de la comunidad. El, con su asma a la espalda, pica montañas, carga terrones, los muele, los bate y los cierne. Después los pone a remojo. El ingrediente para que el cacharro llegue a pegar es otro tipo de arcilla, también arrancada a pico, molida y cernida, pero que no se moja. Atiende asimismo el encendido del único horno que hay en Hoya Pineda. Horno común donde se consiguen novecientos grados "a ojo". Ella es la artista. Se ríe mucho y se echa el pañuelo atrás, sofocada, cuando se lo digo. Une el barro seco y el húmedo y con una tabla en el suelo como único torno, da vida a una variedad como de quince piezas diferentes, desde la utilidad del puchero, olla, plato, vaso, horno, sahumario, asador y palangana, a la forma más liviana para decorar con flores: la maceta.

José y Julia son de los más bien asentados de Hoya. Así que tienen otra cueva, subiendo la montaña, que usan como almacén. Julia no conoce el torno, esa herramienta tan útil al alfarero. Pero ha oído hablar de él. Y de cómo juegan los pies en el proceso. Y hasta alguien le ha preguntado si no trabajaría más cómoda. Julia no ha sabido explicarle que hace miles de años que ella se viene sentando en el suelo y haciendo lo mismo. Así que ha dicho simplemente: no.

Aunque trabajan los dos, ella pone los precios. Dice José que "es cosa de mujeres". Así que le compro unos cacharros y pago. Lo que pasa es que como ella tiene las manos embarradas, él se guarda el dinero.

Es Hoya Pineda un valle montañoso, profundo o alto, según se mire desde arriba o desde abajo. Las cuevas y alguna casita pequeña con azotea están en la ladera. Hasta este núcleo se llega por camino de cabras. El suelo tiene muchos salientes, no aptos para pies delicados. En el interior de las cuevas hace frío en verano, calor en invierno. No hay luz eléctrica. La manufactura se hace a la puerta, agradeciendo sol. Tienen tres hijas, que como todos los hijos de los alfareros de Hoya Pineda, no piensan ni por asomo heredar el oficio ni la cueva.

Julia, estancada su cultura de siglos en el nuestro, nos dice, dando forma con las manos a un gran recipiente para agua: cuando yo falte, esto se acabó.