Si desea contactar con la Revista de Foklore puede hacerlo desde la sección de contacto de la Fundación Joaquín Díaz >

Búsqueda por: autor, título, año o número de revista *
* Es válido cualquier término del nombre/apellido del autor, del título del artículo y del número de revista o año.

Editorial

DIAZ GONZALEZ, Joaquín

Publicado en el año 2000 en la Revista de Folklore número 239.

Esta visualización es solo del texto del artículo.
Puede descargarse el artículo completo en formato PDF desde la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Revista de Folklore número 239 en formato PDF >

Los últimos números de la revista están disponibles en el servidor de la Fundación Joaquín Díaz >


Vivimos tiempos de defensa de los derechos -de las personas, animales y cosas- y el camino recorrido es muy positivo en muchos aspectos. Sin embargo, so capa de posturas aparentemente loables se adivinan a veces intenciones espurias, resultado de la ausencia de crítica de la que disfrutan muchas instituciones o entidades de gran poder político o económico. Sería muy difícil explicar en el breve espacio de estas líneas los problemas que aquejan al mundo de la creación y a su protagonista principal, el autor. Recientes legislaciones han conseguido avances, en la remuneración de su trabajo principalmente, que parecen haber satisfecho a muchos, llegados de un pasado aún peor. Se considera un avance que un autor perciba el diez por ciento de la reproducción de una obra suya mientras el vendedor y el distribuidor se reparten casi el noventa por ciento restante. La desprotección de ese autor -no hablamos ya de la pretendida defensa de sus intereses- procede de la propia sociedad y probablemente de un subconsciente activo que esta ahí recordando que el creador puede ser peligroso porque invita a pensar, reclama la reflexión y suele alertar contra lo sagrado y lo estatuido. La sociedad se protege contra un individuo de ese tipo dejándole inerme y manteniéndole en un redil tras cuya telera puede observarle sin peligro y controlar sus movimientos. Cualquier intento de protesta, cualquier innovación que pusiese en peligro lo establecido serían controlados así por los poderes económicos o políticos de turno, aliados habitualmente para mejor protección de sus propios intereses. No sería exagerado afirmar, desde estas premisas, que el creador soporta una especie de esclavitud solapada cuyo peor y más doloroso látigo es esgrimido por su mano y está tejido con las inmisericordes correas del dinero y la fama.