Si desea contactar con la Revista de Foklore puede hacerlo desde la sección de contacto de la Fundación Joaquín Díaz >

Búsqueda por: autor, título, año o número de revista *
* Es válido cualquier término del nombre/apellido del autor, del título del artículo y del número de revista o año.

PAREMIAS EN TORNO A LA LABORIOSIDAD Y AL OCIO

PANIZO RODRIGUEZ, Juliana

Publicado en el año 2000 en la Revista de Folklore número 239.

Esta visualización es solo del texto del artículo.
Puede descargarse el artículo completo en formato PDF desde la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Revista de Folklore número 239 en formato PDF >

Los últimos números de la revista están disponibles en el servidor de la Fundación Joaquín Díaz >


LA CIGARRA Y LA HORMIGA

Cantando la Cigarra
Pasó el verano entero,
Sin hacer provisiones
Allá para el invierno;
Los fríos la obligaron
A guardar el silencio
Y a acogerse al abrigo
De su estrecho aposento.
Vióse desproveída
Del preciso sustento:
Sin mosca, sin gusano,
Sin trigo y sin centeno.
Habitaba la Hormiga
Allí tabique en medio,
Y con mil expresiones
De atención y respeto
Le dijo: "Doña Hormiga,
Pues que en vuestro granero
Sobran las provisiones
Para vuestro alimento,
Prestad alguna cosa
Con que viva este invierno
Esta triste Cigarra,
Que, alegre en otro tiempo,
Nunca conoció el daño,
Nunca supo temerlo.
No dudéis en prestarme;
Que fielmente prometo
Pagaros con ganancias,
Por el nombre que tengo".
La codiciosa Hormiga
Respondió con denuedo.
Ocultando a la espalda
Las llaves del granero:
"¡Yo prestar lo que gano
Con un trabajo inmenso!
Dime, pues, holgazana,
¿Qué has hecho en el buen tiempo?-
Yo, dijo la Cigarra,
A todo pasajero
Cantaba alegremente,
Sin cesar ni un momento-.
¡Hola! ¿con que, cantabas
Cuando yo andaba al remo?
Pues ahora, que yo como,
Baila, pese a tu cuerpo.

Fábulas (Félix María Samaniego)

Se trata de uno de los más famosos temas de la tradición fabulística que se halla ya en Esopo y La Fontaine. Antonio Mira de Amescua lo trató en su comedia Lo que le toca al valor. Es la famosa antítesis entre la laboriosidad y el ocio.

El Diccionario de la Real Academia define la laboriosidad como: "aplicación o inclinación al trabajo". Entiende por ocio: "cesación del trabajo, inacción o total omisión de la actividad".

Los refranes que insertamos a continuación han sido recopilados en el Partido Judicial de Medina de Rioseco; la edad de los informantes oscila entre los 35 y los 91 años.

Las paremias alusivas a la laboriosidad ponen de manifiesto, fundamentalmente, los siguientes aspectos:

I.— Ventajas de la laboriosidad: A la buena amasadora, crécele la masa en la artesa. De la buena rueca, oro cuelga. Dios da de comer, al que gana para almorzar. Hoy cierno y mañana pan tierno. El oficio quita el vicio. Hombre trabajador y mujer buena, de la casa vacía hacen llena. La moza garrida, la casa barrida, la mesa puesta y la sal molida. Quien anda comerá, quien se tiende ayunará. Tuerce tu hilado y saca tus madejas al mercado.

II.— Recomendaciones de laboriosidad: Cuando puedas trabajar no lo dejes, aunque no ganes lo que mereces. Haz y deja hacer a los demás. Hijo, Gómez, mientras huelgas haz adobes. Haciendo y venciendo irás subiendo. Imita a la hormiga, si quieres vivir sin fatiga. Machaca, niño, machaca todo el día; que ésta es nuestra lotería. Mientras hay sol, prosigue tu labor. Obrar mucho, hablar poco y favorecer a todos. Ocupa en entendimiento y desocuparás el corazón. Tarea concluida, otra emprendida. Si quieres ser dichoso, no estés nunca ocioso.

III.— Virtudes de la persona laboriosa: Al buen barón, tierras ajenas su patria le son. Arando y orando pan y cielo irás ganando. Hacienda hecha, quita pereza. Hilaba nuestra ama lino y lana. Hilaba y devanaba y vendía vino, y daba la teta al niño. La mujer hacendosa, corona es de su marido. La mujer honesta, el hacer algo es su fiesta. Manos que laboran enjugan ojos que lloran. Manos que trabajan, no son manos, sino alhajas. Para el hombre ocupado, nunca es el día largo. Quien bien labora, bien ora.

IV.— Obligación de la laboriosidad: Dicen en Roma que la dama que hile coma. Dímelo hilando, buena hilandera.

LABORIOSIDAD

A la buena amasadora, crécele la masa en la artesa: La masa es la del pan.

A quien mejor se ayuda. Dios le ayuda: Indica que el Señor ayuda siempre a la persona laboriosa.

Al buen barón, tierras ajenas su patria le son: Indica que la persona bondadosa se adapta a todo.

Andar y más andar que alguna vez ha de cuajar: Significa que la persona que labora obtiene frutos positivos.

Arando y orando pan y cielo irás ganando: Deriva del lema de la orden de San Benito: "ora et labora".

Contra todo vicio, buen ejercicio.

Cría tu hijuela y hila tu tela: Recomienda el trabajo.

Cuando pudieres trabajar no lo dejes, aunque no te den lo que mereces.

Dadle, dadle; no se nos vaya la noche en balde: Significa que el trabajo nocturno debe ser constante.

De la buena rueca, oro cuelga: Hace alusión a épocas pasadas en las que las señoras ganaban el sustento hilando y alaba los frutos del mencionado oficio.

Dicen en Roma que la dama hile y coma.

Dinero tenía el niño cuando molía el molino.

Dímelo hilando, buena hilandera.

Dios de comer da, al que gana para almorzar: Significa que Dios premia la laboriosidad.

Donde hay obras, hay sobras.

El molino andando gana, que no estando la rueda parada.

El oficio quita el vicio.

Ella a hilar, y el gato al tortero: Tortero es la rodaja del huso.

El que cría cebón tiene que morder y comer; y el que se echa en su cama y se arrolla, duerme y no tiene nada.

Entre día y noche no hay pared: Indica que podemos seguir trabajando durante la noche.

Estemos pocos y hagamos mucho: Indica que el trabajo debe ser intenso.

Gato caminero, presto halla al mur fuera de su agujero: Mur significa ratón.

Hacienda hecha, quita pereza.

Hacienda hecha no estorba.

Haciendo y venciendo irás subiendo.

Haz buena labor y confía en la bondad de Dios.

Haz más altas cosas, que cazar mariposas: Refrán que invita a la laboriosidad útil.

Haz mucho y habla poco que lo contrario hace el loco.

Haz y deja hacer a los demás.

Hijo, Gómez, mientras huelgas haz adobes: Invita al trabajo.

Hilaba nuestra ama lino y lana: Hilar era un oficio fundamental en otra época.

Hilaba y devanaba y vendía vino, y daba la teta al niño: Pondera la laboriosidad.

Hombre trabajador y mujer buena, de la casa vacía hacen llena.

Hoy cierno y mañana pan tierno: Prepara la harina, separando el salvado y al día siguiente hace el pan.

Huélgome un poco, mas hilo mi copo.

Imita a la hormiga, si quieres vivir sin fatiga.

Jabón y buenas manos sacan limpios paños.

La cigarra para cantar y la hormiga para trabajar: a una u otra has de imitar.

La moza garrida, la casa barrida, la mesa puesta y la sal molida: Indica el oficio principal de la mujer buena y hacendosa en tiempos pasados.

La mujer hacendosa, corona es de su marido: Refrán de origen bíblico.

La mujer honesta, el hacer algo es su fiesta: Refrán que pondera la laboriosidad.

Los mozos de Pedro Gómez, mientras descansan hacen adobes: Refrán que pone de manifiesto la excesiva laboriosidad de algunas personas.

Machaca, niño, machaca todo el día; que ésta es nuestra lotería: Indica que el trabajo insistente es la mejor lotería.

Más hacen pocos y buenos que muchos que lo sean menos.

Manos duchas comen truchas: La persona laboriosa encuentra, con su ingenio, algo para comer.

Manos que hacen son las que valen; manos que no, ¿para qué las quiero yo? Manos que laboran enjugan ojos que lloran: La persona laboriosa socorre y ayuda a otra en los momentos difíciles.

Manos que trabajan, no son manos, sino alhajas: Refrán que pondera las manos trabajadoras.

Más vale el plebeyo laborioso que caballerete ocioso.

Más vale rato apresurado que día engorrado.

Más vale una hora codiciosa que ciento perezosas.

Más vale un día acucioso que un mes perezoso: Acucioso significa con mucho trabajo.

Mientras hay sol, prosigue tu labor: Refrán que invita a la laboriosidad.

Mientras la cigarra canta, la hormiga acarrea y guarda: Refrán que pone de manifiesto la antítesis entre estos dos animales.

Nunca la buena hilandera a la puerta: Porque es una labor para realizar en casa.

Obrar mucho, hablar poco y favorecer a todos: Refrán que pone de manifiesto una de las reglas de oro de la vida.

Obrar mucho y poco hablar, cosa es de alabar.

Ocupa el entendimiento y desocuparás el corazón.

Oveja que anda, bocado halla: La laboriosidad encuentra su recompensa.

Para el hombre ocupado, nunca el día es largo.

Perro que anda, con hueso tropieza.

Por su velar, y no por su dormir logran los hombres subir.

Quien anda comerá, quien se tiende ayunará.

Quien bien labora, bien ora: Porque todo el trabajo ofrecido a Dios es oración.

Quien hace en la cocina, no luce con su vecina.

Quien nada tiene que hacer, coja una escoba y empiece a barrer.

Quien trasnocha y madruga, cabalga en buena muía: Porque los frutos de su laboriosidad serán abundantes.

Quien su carro empuja, a sus bueyes ayuda.

Si quieres ser dichoso, no estés nunca ocioso.

Si quieres ser dichoso, sé laborioso: Este refrán y el anterior indican la condición para ser feliz.

Tarea concluida, otra emprendida: Recomienda la laboriosidad.

Trabajador diligente, gana para comer caliente.

Tuerce tu hilado y saca tus madejas al mercado.

Una vieja revieja, poco a poco y hebra a hebra, hiló para cien varas de tela: Indica que las personas mayores también pueden realizar un buen trabajo.

No de ojos que lloran, sino de manos que laboran: Del propio trabajo se ha de vivir y no de la compasión ajena.

No es cada día Santa María: Significa que no todos los días son fiestas.

No falta jamás piedra a buena lavandera: La piedra es la del arroyo y sirve para restregar la ropa.

No hay mejor doctrina que la de la hormiga: Su doctrina es el trabajo.

Nunca es tarde para bien hacer; haz hoy lo que no hiciste ayer.

OCIO

Las paremias alusivas al ocio ponen de manifiesto, fundamentalmente, los siguientes aspectos:

I.— Efectos negativos del ocio: A buenos ocios, malos negocios. Buena vida, padre y madre olvida. El casino y el cortijo no pueden ser amigos.

En casa del pobre, cuando no se trabaja no se come. Hombre que no trabaja, ándase roto y sin capa. Mocedad ociosa, vejez menesterosa. Quien de joven no trabaja, de viejo duerme en la paja.

Quien no trabaja, nunca tiene proveída su casa.

II.- El hombre ocioso es vicioso: Al hombre parado, lo tienta el pecado. Al ocio no hay vicio que no le acompañe. Del ocio nace el feo negocio.

Hombre ocioso, hombre peligroso. La ociosidad es madre de todos los vicios. Ociosos mozos y ociosas mozas no aumentan hacienda y causan deshonra. Ocioso, vicioso. Persona ociosa, no puede ser virtuosa.

III.— Aspectos irónicos del ocio: ¿Cómo quieres ver segado, lo que no fue sembrado? El ocio no queda impune: quien no trabaje que ayune.

Ayer boda; hoy romería; mañana bautizo; ¡Bendito sea Dios que nos hizo! A buenos ocios, malos negocios.

A quien consume y pudiendo no produce, mala pedrada que lo desmenuce.

A quien trabaja, sólo un demonio le tienta; pero al que no trabaja cincuenta.

Al hombre parado, lo tienta el pecado: Refrán que pone de manifiesto los efectos del ocio.

Al ocio no hay vicio que no le acompañe.

Ayer boda; hoy romería; mañana bautizo; ¡Bendito sea Dios que nos hizo!: Refrán que pone de manifiesto la vagancia de algunas personas que pasan su vida en festejos.

Bestia parada, su pienso no gana.

Buena vida, arrugas tira.

Buena vida, padre y madre olvida.

Cada cual a sus manos se atenga: quien nada hace nada tenga.

Comer sin trabajar no es pecado cuando se come de lo que antes se ha trabajado.

Comer sin trabajar, no se debiera tolerar.

Comer sin trabajar y trabajar sin comer, son dos cosas que deben desaparecer.

¿Cómo quieres ver segado, lo que no fue sembrado?: Refrán que critica la ociosidad.

Con ambas manos atrás, está Pedro Pordemás.

Con harina y agua es como cunde la masa: Indica que es necesaria la laboriosidad para producir algo.

Del ocio nace el feo negocio.

El casino y el cortijo no pueden ser amigos: Porque en el casino se pierden grandes cantidades de dinero que luego no permiten poseer cortijos.

El hombre de casino perderá el cortijo: Tiene el mismo significado que el anterior.

El hombre ocioso, ni aprovecha a sí ni aprovecha a otros: Pone de manifiesto los efectos negativos del ocio.

El ocio abre la puerta, y el vicio se entra.

El ocio no quede impune: quien no trabaje que ayune.

El ocio hace poltrones: Poltrones son personas que viven despreocupados de todo y permanecen descansando mucho tiempo.

En casa del pobre, cuando no se trabaja no se come.

En la sierra de Matadura, quien no trabaja no manduca.

Gente parada no gana nada.

Hombre ocioso, hombre peligroso.

Hombre que no trabaja, ándase roto y sin capa: Pone de manifiesto las consecuencias del ocio.

Huye ociosidad si quieres reposar.

La ociosidad es madre de la mala ventura.

La ociosidad es madre de todos los vicios.

La ociosidad es la madre de una vida padre.

Mal hace quien nada hace.

Más merece el alimento el asno que el hombre bracicruzado.

Más vale de balde hacer, que de balde ser.

Mocedad ociosa, vejez menesterosa.

Muchos males engendra la ociosidad.

Negocio acaba en ocio, pero ocio no acaba en negocio.

No hacer nada a todos nos agrada.

No trabajar y comer no debiera suceder.

Ocio, ni para descansar: Indica que se debe dormir y descansar un tiempo determinado.

Ociosos mozos y ociosas mozas no aumentan hacienda y causan deshonra.

Ocioso, vicioso: Indica las consecuencias del ocio.

Para los que viven mano sobre mano, siempre es Domingo de Ramos.

Persona ociosa, no puede ser virtuosa.

Quien a mano ajena espera, mal yanta y peor cena: Yantar significa comer.

Quien anda a nidos, no prestará a su vecino: Porque quien no trabaja y se dedica a la caza de pájaros, carece de bienes.

Quien, de joven no trabaja, de viejo muere en la paja.

Quien huelga, come acelgas; quien trabaja de continuo, buena olla de carne y tocino y con buenos tragos de vino: Refrán que pone de manifiesto las ventajas de las personas trabajadoras frente a las ociosas.

Quien huelga, no medra.

Quien mucho huelga, poco medra.

Quien no trabaja de pollinejo, trabajará de burro viejo: Indica que quien no trabaja de joven, trabajará de viejo.

Quien no trabaja, nunca tiene proveída su casa.

Quien no trabaja, vive de pando: Indica que vive a cuenta de los demás.

Quien no trabaje que no coma, ni se vista con buena ropa.

Quien no trabaja y no tiene renta, ¿de qué se sustenta? Porque el aire no alimenta.

Quien no trabaja ni vela, en suerte o herencia sueña.

Si de joven no trabajaste, a la vejez ¿qué comiste? ¡Perezoso, te luciste! Si el que no trabaja no comiera, barato el trigo estuviera.

Una ley vino de Roma: que quien no trabaje, no coma.

En los refranes anteriores existen algunos términos propios del léxico rural perteneciente a hace unos treinta años, cuando aún eran incipientes las modernas tecnologías. Por ejemplo: rueca: instrumento para hilar; cerner: separar la harina del salvado, pasándola por el cedazo; torcer: dar vueltas a una cosa sobre sí misma de modo que tome forma helicoidal y se apriete; adobes: masa de barro mezclado a veces con paja, moldeada en forma de ladrillo y secada al aire, que se emplea en la construcción de paredes o muros, etc.

____________

BIBLIOGRAFIA

SAMANIEGO, Félix María: Fábulas, Ed. Clásicos Castalia. Editor y notas de Ernesto Jareño, Madrid, 1981.