Si desea contactar con la Revista de Foklore puede hacerlo desde la sección de contacto de la Fundación Joaquín Díaz >

Búsqueda por: autor, título, año o número de revista *
* Es válido cualquier término del nombre/apellido del autor, del título del artículo y del número de revista o año.

Editorial

DIAZ GONZALEZ, Joaquín

Publicado en el año 2001 en la Revista de Folklore número 249.

Esta visualización es solo del texto del artículo.
Puede descargarse el artículo completo en formato PDF desde la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Revista de Folklore número 249 en formato PDF >

Los últimos números de la revista están disponibles en el servidor de la Fundación Joaquín Díaz >


Uno de los propósitos fundamentales de Calendarios y Almanaques desde que comienzan a imprimirse – recordemos el célebre Calendarium de Juan Regiomontano impreso en Nuremberg en 1473 y considerado como el primero que salió de una prensa – era pronosticar, es decir tratar de adivinar el futuro por medio de alguna señal. Los estudiosos de la historia nos dicen que cada época tiene su signo y exhibe características diferenciales; los especialistas en arte o literatura se atreven a denominar determinados períodos de tiempo con una palabra que defina las principales obsesiones y anhelos que entretuvieron a sus individuos. ¿Hay, entre las innumerables ocupaciones que llenan nuestras vidas, alguna peculiaridad común que las aglutine o que las sintetice? A sabiendas del riesgo que se corre al reducir o al sintetizar, diríamos que la obsesión por el poder, especialmente aquel que dimana de las cosas materiales: dinero, potentes motores en carrocerías lujosas, altavoces de volúmenes insoportables...tener u ostentar más, en suma. También el poder en la cantidad, en la estadística. Los Almanaques más optimistas de los primeros años del siglo XX ni siquiera imaginaron lo que la sociedad sería capaz de soportar en esa carrera despiadada de vencedores y vencidos. La soberbia, el orgullo, acaso la inercia, nos impide a estas alturas de la competición detenernos a pensar si merecía la pena el esfuerzo o el premio. Tal vez la vida tradicional haya perdido de antemano esa carrera, a la que además no estaba invitada, pero al menos está en condiciones de asegurar que “no era por ahí”