Si desea contactar con la Revista de Foklore puede hacerlo desde la sección de contacto de la Fundación Joaquín Díaz >

Búsqueda por: autor, título, año o número de revista *
* Es válido cualquier término del nombre/apellido del autor, del título del artículo y del número de revista o año.

Editorial

DIAZ GONZALEZ, Joaquín

Publicado en el año 1982 en la Revista de Folklore número 23.

Esta visualización es solo del texto del artículo.
Puede descargarse el artículo completo en formato PDF desde la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Revista de Folklore número 23 en formato PDF >

Los últimos números de la revista están disponibles en el servidor de la Fundación Joaquín Díaz >


Desde que Erich von Hornbostel y Curt Sachs concibieran a principios de siglo una ordenación más o menos definitiva para los instrumentos musicales (siguiendo la de Victor Charles Mahillon) ha avanzado mucho el estudio de la organología y se han perfeccionado enormemente las clasificaciones. No obstante ello, siguen existiendo instrumentos prácticamente desconocidos para los musicólogos y me atrevería a asegurar que para algunos folkloristas también.

Sirva como ejemplo la gaita de Madrid, descubierta por Manuel García Matos y estudiada y descrita después por él mismo en el Anuario Musical, para demostrar que sólo el esfuerzo de una persona (una personalidad en este caso) pudo salvar del olvido total a un instrumento utilizado por los pastores durante siglos. Y ¿qué decir de la gaita de centeno o el pito cabrero? Escaso número de personas conoce su existencia y, mucho menos, su correcto uso.

Ahora que con notable acierto Instituciones locales están fomentando la creación y puesta en marcha de escuelas de instrumentos tradicionales, sería buen momento para, con la ayuda de especialistas, recobrar íntegro nuestro pasado musical. Potenciar el estudio teórico y práctico de estas muestras olvidadas y confiar plenamente en la juventud, que llega deseosa de aprender y ávida de adquirir nuevos conocimientos.

Cuidemos todos los aspectos de la Tradición si queremos poseer una panorámica completa y objetiva de nuestro patrimonio cultural.