Si desea contactar con la Revista de Foklore puede hacerlo desde la sección de contacto de la Fundación Joaquín Díaz >

Búsqueda por: autor, título, año o número de revista *
* Es válido cualquier término del nombre/apellido del autor, del título del artículo y del número de revista o año.

Editorial

DIAZ GONZALEZ, Joaquín

Publicado en el año 2002 en la Revista de Folklore número 262.

Esta visualización es solo del texto del artículo.
Puede descargarse el artículo completo en formato PDF desde la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Revista de Folklore número 262 en formato PDF >

Los últimos números de la revista están disponibles en el servidor de la Fundación Joaquín Díaz >


A mediados de noviembre se celebró en Zamora una reunión de especialistas en arquitectura popular y paisaje. Como no podía ser menos, muchos temas de los que preocupan a esa pequeña parcela de la sociedad sensibilizada con el equilibrio entre desarrollo e identidad, salieron a relucir y se debatieron ampliamente. Por unanimidad se aceptó la idea de que una legislación adecuada es imprescindible, pero también el hecho de que la sociedad tiene un pobrísimo concepto de su patrimonio y hace una valoración equivocada de cuál es ese patrimonio o para qué le sirve. En efecto, repasando la teoría del efecto devastador de un turismo que depreda –ese que quiere imponer sus formas culturales y considera los lugares que visita como tierra conquistada-, también se reconoció que, en la mayor parte de las ocasiones son más depredadores los invadidos que los invasores: aquel mismo desprecio por lo propio a que antes aludíamos incide en la actitud que muchas personas observan hacia las formas populares, los conjuntos o el paisaje; prefieren pasar por “modernos” o por progresistas antes que defender lo que les identifica pues lo consideran caduco o vergonzoso. Muchas actuaciones individuales en este sentido pueden llegar a crear – de hecho se ha creado- una situación preocupante y aparentemente irreversible en la que ya no son punibles actitudes claramente antisociales y atentatorias contra el patrimonio común. Sería deseable una postura decidida para evitar con normativas claras la innecesaria pérdida de ese tesoro, al tiempo que se toman medidas para educar y sensibilizar a las nuevas generaciones con visiones más generosas y positivas sobre éste y otros temas similares.