Si desea contactar con la Revista de Foklore puede hacerlo desde la sección de contacto de la Fundación Joaquín Díaz >

Búsqueda por: autor, título, año o número de revista *
* Es válido cualquier término del nombre/apellido del autor, del título del artículo y del número de revista o año.

UN SONDEO EN LA TRADICION ORAL DE UN INSTITUTO DE PARLA. CUATRO CUENTOS FOLKLORICOS DE MADRIGALEJO (CACERES)

GARROSA GUDE, José Luis

Publicado en el año 2003 en la Revista de Folklore número 265.

Esta visualización es solo del texto del artículo.
Puede descargarse el artículo completo en formato PDF desde la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Revista de Folklore número 265 en formato PDF >

Los últimos números de la revista están disponibles en el servidor de la Fundación Joaquín Díaz >


Siempre resulta agradable comprobar que la tradición oral sigue viva. A pesar de los múltiples problemas que se plantean para su conservación a largo plazo, aún es posible recuperar textos folklóricos en contextos aparentemente ajenos -cuando no opuestos- al mundo tradicional en el que siempre se han transmitido. Así, durante el curso escolar 2001-2002 tuvimos la oportunidad de obtener cuatro cuentos tradicionales de una alumna del primer curso de E.S.O. del I.E.S. La Laguna de Parla(l). Dicha alumna los había oído de labios de su abuela(2), natural de Madrigalejo (Cáceres), y los copió junto con otras muestras del repertorio tradicional de ese pueblo extremeño.

Debemos señalar que Parla es un municipio del sur de Madrid con una población compuesta en un alto porcentaje por familias oriundas del sur de España. Además, en los últimos años, se ha incorporado un importantísimo contingente de inmigrantes extranjeros. Esta diversidad es apreciable en los centros de enseñanza que, como hemos podido apreciar, se han convertido en auténticos crisoles culturales, aunque todavía no conozcamos con exactitud el alcance de su influencia en el acervo folklórico hispano.

La decadencia de ciertos géneros tradicionales es evidente y ha sido señalada a menudo por diversos especialistas. Resultan esclarecedoras -y aplicables en su totalidad a la localidad de Parla las siguientes palabras de José Manuel Pedrosa:


Los niños y jóvenes que viven hoy en nuestras ciudades tienen un repertorio literario oral articulado esencialmente en torno a dos subgéneros: el de los juegos infantiles y juveniles (con sus canciones, retahílas y rimas asociados); y el de las leyendas llamadas urbanas o contemporáneas. Muchos de ellos son también conocedores de adivinanzas, trabalenguas, o chistes. Sin embargo, los romances, los cuentos, e incluso las canciones no específicamente infantiles ni juveniles, apenas tienen lugar dentro de su repertorio tradicional, como demuestra el hecho de que la mayoría de los —no muy abundantes- romances, cuentos y canciones recogidos en estas páginas no hayan salido de las memorias orales de los propios niños y jóvenes, sino —en su mayoría— de sus familiares adultos, y de extracción por lo general rural, a los que ellos mismos han encuestado (3).

Podemos apuntar que, aunque no se trata de cuentos raros en la tradición hispana, sí es interesante su aparición en un entorno urbano y sometido a un alto grado de aculturación como Parla, lo que nos anima a continuar la investigación en estos ámbitos.

Antes de pasar a los textos, sólo nos queda advertir a los lectores que los cuentos han sido transcritos tal y como fueron entregados, ya que sólo se han corregido errores ortográficos y de puntuación, mientras que presentamos entre corchetes aquellos fragmentos en los que se aprecia una omisión evidente.

EL ROBO DE PESCADO MORDIENDO LA PATA (Tipo 1 5) (4)

El sardinero y la zorra(5)

Érase una vez unos sardineros que iban de pueblo en pueblo vendiendo sardinas. Los caminos estaban llenos de lobos y zorras. Y una noche, volviendo de vender, a lo lejos vieron un gran bulto que no se movía. Cuando llegaron, vieron que era una zorra. Ellos creían que estaba muerta. La cogieron y la echaron encima de las cajas de las sardinas. Cuando ya llevaban bastante camino, la zorra, que no estaba muerta, cogió y abrió una de las cajas y se comió las sardinas. Al día siguiente vieron un lobo y pensaron que estaba muerto. Dijo uno de los vendedores:

-Ayer una zorra y hoy un lobo. Éste no se va a escapar.

Le quitaron la piel y al lobo lo echaron encima de otra de las cajas de las sardinas. El lobo tenía bastante dolor pero no estaba muerto. El no tuvo suerte, no comió sardinas. Como pudo, se bajó del carro. Entonces, en un árbol, la zorra lo esperaba y el lobo desde lejos oyó una voz que decía:

-El de las botas y el sombrero, ¿qué tal has quedao con los sardineros?

Entonces el lobo la vio, y, como pudo, salió detrás de ella. La zorra, como sabía tanto, se metió en un agujero y se quedó el rabo por fuera. Entonces el lobo la cogió el rabo con la boca y la zorra, como era más lista, le decía:

-Tira, tira, que tiras de un palo.

Y el lobo soltó el palo. La zorra le volvió a engañar.

Colorín, colorado, este cuento se ha acabado.

EL FORTACHÓN Y SUS COMPAÑEROS ANIMA LIBERADA DEL TORMENTO (Tipo 301B 326A*)

Juanito el tonto

Érase una vez un chico llamado Juanito, que le llamaban el tonto del pueblo. Él no tenía padres. Como nadie lo aceptaba, decidió irse del pueblo. Iba por un camino andando y se encontró con un señor que estaba segando. Le preguntó al señor:

-¿Cuánto gana usted aquí?

Y contesta el señor:

-Dos reales.

Juanito le dice al hombre:

-Si te vienes conmigo, te doy una peseta.

Y el hombre lo aceptó. Se fueron caminando y se encontraron a un hortelano(6) sembrando patatas y le preguntó:

-¿Cuánto gana usted aquí?

Y él le dijo:

-Una peseta.

Y Juanito le dijo:

-Si te vienes conmigo, te doy dos.

Y lo aceptó.

Los tres siguieron el camino. Pronto les cayó la noche y muy lejos vieron una luz. Y se acercaron y vieron que era un castillo grandísimo. Llamaron y nadie los contestó. Y la sorpresa mayor fue cuando abrieron; allí había de todo para comer: lomos, jamones, tocino, etc. Entonces decidieron comer y descansar.

Al otro día, al levantarse, dijeron de irse a por leña y pusieron un puchero con cocido a cocer. Uno se quedó preparándolo. Cuando el cocido ya estaba hecho, oyó una voz que decía:

-¡Que me caiigo! ¡Que me caiigo!

Salió corriendo de miedo y esperó que volviesen de por la leña y cuando entraron vieron que se habían comido el cocido. Al otro día, pusieron la comida en el puchero y otra vez esa misma voz dijo:

-¡Que me caiigo! ¡Que me caiigo!

Y entonces le contestó Juanito, que tenía una porra en las manos:

-Cáete, cáete.

En aquel momento cayó un gigante enorme. Entonces con su porra le golpeó y rodando cayó en un pozo cercano a la casa.

Entonces decidieron bajar uno por uno para ver lo que había en el pozo. Entonces el primero en bajar fue Antonio, y a la mitad de camino había una plaga de mosquitos. Tocando una campanilla que llevaba le subieron y le preguntaron:

-¿Qué has visto?

Y él contestó:

-Una plaga de mosquitos que no se puede pasar.

Entonces bajó Pedro con otra campanilla y pasó la nube de mosquitos, pero se encontró con un nido de abejas que le obligaron a salir.

Y dijo Juanito:

-Yo bajaré.

Bajó Juanito y llegó al fondo del pozo, y entonces vio tres puertas y no sabía dónde llamar. Había una abierta y al entrar vio una princesa que lloraba a mares y le preguntó:

-¿Qué haces en el pozo?

Y ella le respondió:

-Nos tiene encantadas el gigante a mí y a mis dos hermanas.

Juanito le dijo:

-¿Dónde están tus hermanas?

Ella le respondió:

-En esa puerta, pero no podemos pasar porque él nos mataría.

Y Juanito la dijo:

-Llama a la puerta y yo con mi porra le mataré.

Y ella así lo hizo.

Al salir el gigante, Juanito le dio con la porra en la frente, y sus hermanas, contentas de alegría, le daban las gracias a Juanito por haberlas salvado la vida. Entonces las iba sacando con la cuerda. Cuando iba a subir Juanito se partió la cuerda y él se quedó dentro del pozo. Pero se acordó que tenía la oreja del gigante en el bolsillo y la pegó un muerdo y subió arriba. Cada uno se casó con una de las princesas, y vivieron felices y comieron perdices.

EL ZURRÓN CANTARIN (Tipo 311B*)

El zurruquito

Érase una vez unos padres que tenían cuatro hijos y todos ellos amasaban pan. Iban a por agua a una fuente para poder amasar. Entonces la más mayor llevaba un anillito de oro y, para que no se le cayera al pozo, se lo quitó y lo puso en el brocal. Y se marchó para casa y a la mitad del camino dijo:

-Me he dejado mi anillito en el brocal, voy a volver a por él.

Cuando llegó a la fuente había un mercade[r] con un zurrón muy grande y le dijo:

-¿No habrá visto mi anillito?

El mercade[r] la dijo:

-Sí. En el zurrón está metidito.

La niña fue a buscarle y la encerró dentro. Sus padres la buscaron y nunca la encontraron. Pero un día llegó un mercade [r] de casa en casa que cantaba su zurruquito.

Él le decía:

-Canta, zurruquito, canta, que si no te doy con la palanca.

Y ella cantaba:

-Por un anillito de oro
que en la fuente me quedé,
adiós padre, adiós madre,
cuándo te volveré a ver.

Pero un día se le hizo tarde para ir a misa y le dijo a una señora:

-Señora, ¿me puede usted guardar mi zurruquito?

La señora le contestó:

-Póngale detrás de la puerta.

La señora estaba amasando y le decían sus hijos:

-Mamá, hágame una rosca.

Y otro decía:

-Y a mí otra.

-Y yo, que estoy en el zurrón, hágame usted un roscón.

Entonces sus hermanos dijeron:

-Mamá, sale una voz del zurrón. Vuelve a decir lo del roscón.

Dice la madre:

-Hija mía, eso no puede ser verdad. Repetirlo.

-Mama, hágame una rosca.

Dice otro:

-Y a mí otra.

-Y yo, que estoy en el zurrón, hágame usted un roscón.

Entonces el padre abrió el zurrón en canal y se encontró a su bella hija. La escondió y le llenaron de agua y le pusieron detrás de la puerta. Llegó el vendedor y le dijo:

-Señora, que cojo el zurrón.

Y fue a la casa de al lado:

-Señora, me da usted una limosnita y le canta mi zurruquito.

Y el decía:

-Canta zurruquito, canta, que te doy con la palanca.

Y se lo repitió varias veces, pero [el] zurruquito no cantaba. Lo cogió al hombro todo enfadado y se fue a un campo y al abrirlo estaba lleno de agua. Lo habían engañado.

PULGARCITO (Tipo 700)

El buey pinto

Érase una vez en un pueblito pequeño vivía un matrimonio pobre que sólo tuvieron un hijo. Su hijo era muy pequeño, se llamaba Juanito. Su padre no se le quería llevar al campo a trabajar porque tenía miedo a que se lo comieran los animales. Pero un día le dijo Juanito a su madre:

-Hoy le llevo la comida yo a papá.

Su madre no quería por[que] tenía miedo. Pero tanto insistía que lo montó en la oreja del burro para que le llevara a su padre la comida.

El camino era larguísimo, entonces le iba dando voces a su padre:

- ¡Padre, padre, soy Juanito! ¡Voy metido en la oreja del borrico! Su padre, al oírle, dejó de arar y se [fue] en busca de él. Le sacó de la oreja del burro y se pusieron a merendar. En aquel momento vino una nube de agua, y, para no mojarse, Juanito se metió en una de las hojas de una col. Entonces el buey que tenía su padre para arar pegó un bocado a la col y se comió a Juanito. Y Juanito daba voces y su padre no lo oía. Le buscaron por todos los sitios y él llora[ndo] decía:

—Padre, mata al buey pinto,
que yo te daré pa cuatro o pa cinco.

Entonces el padre llamó a todos los vecinos para que le ayudasen a buscar en las tripas del buey a su hijo. Pero, como era tan chico, el agua se lo llevó y no lo encontraron. Como pudo salirse del agua, se fue andando de noche por un camino. Y a lo lejos vio una luz y eran unos ladrones montándose en las alforjas que estaban llenas de dinero y se dirigió a su casa.

Cuando llegó a la puerta llamaba pero nadie lo escuchaba y le decía a su padre:

—Soy Juanito que te traigo para que compres los bueyes.

Y sus padres se pusieron muy contentos.

____________

NOTAS

(1). Libertad Perailes Rodríguez, de 1º D.

(2). Natalia Manzanedo Felipe, de 55 años.

(3). La ciudad oral. Literatura tradicional urbana del sur de Madrid. Teoría, métodos, textos. Edición y estudio de José Manuel Pedrosa, edición y coordinación de Sebastián Moratalla. (Madrid: Consejería de Educación, Dirección General de Ordenación Académica, Centro de Apoyo al Profesorado de Leganés, 2002) p. 87.

(4). Los cuentos aparecen ordenados de acuerdo con el Catálogo tipológico del cuento folklórico español. Cuentos maravillosos y el Catálogo del cuento folklórico español. Cuentos de animales de Julio Camarena Laucirica y Máxime Chevalier, publicados en la editorial Gredos en 1995 y 1997, basados a su vez en el catalogo establecido por Aarne - Thompson; en minúscula se presenta el título con el que los entregó y los conocía la alumna citada.

(9). "El sardinero y la zorra" y "El buey pinto" fueron entregados el día 13 de febrero de 2001; los otros dos, "Juanita el tonto" y "El zurruquito", el día 15 de febrero.

(6). Primero escribió hortolano, después lo sustituyó por hortelano.