Si desea contactar con la Revista de Foklore puede hacerlo desde la sección de contacto de la Fundación Joaquín Díaz >

Búsqueda por: autor, título, año o número de revista *
* Es válido cualquier término del nombre/apellido del autor, del título del artículo y del número de revista o año.

Editorial

DIAZ GONZALEZ, Joaquín

Publicado en el año 2003 en la Revista de Folklore número 266.

Esta visualización es solo del texto del artículo.
Puede descargarse el artículo completo en formato PDF desde la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Revista de Folklore número 266 en formato PDF >

Los últimos números de la revista están disponibles en el servidor de la Fundación Joaquín Díaz >


Arqueología de la identidad podría denominarse a esa tendencia actual que trata de sepultar todo lo antiguo en vez de exhumarlo. En ese intento se dan pasos que aparentemente tienen que ver con un respeto a las formas culturales desaparecidas o en peligro de extinción y que, sin embargo, guardan más relación con un sentido de pudor o vergüenza hacia esas formas que con una verdadera exaltación de las esencias. Para quienes creemos en el valor perenne y polisémico de aquellas formas no deja de ser chocante a la par que triste esa actitud, que sólo revela una falta de curiosidad y de confianza hacía los logros del ser humano como miembro de un grupo y representante de una especie. Porque, si bien esos logros han sido producto de un pensamiento o de una actitud individual, han tenido siempre una consecuencia favorable sobre la comunidad, acrecentando sus recursos de supervivencia o ayudándole a desarrollarse gracias al ingenio y a su consecuencia inmediata, la tecnología. Todas estas consideraciones acerca de la evolución humana no sólo no invalidan los pasos previos sino que contribuyen a reconocerlos, más como un recurso o una posibilidad permanente y siempre renovable que como el banzo de una escalera por la que jamás se volverá a pisar. De este modo claramente positivo y con la sensación de humildad que nos puede dejar la idea cierta de que en un millón de años el individuo ha progresado tan escasamente, las exposiciones de "trastos" podrían verse con un sentido más crítico y más inteligente.