Si desea contactar con la Revista de Foklore puede hacerlo desde la sección de contacto de la Fundación Joaquín Díaz >

Búsqueda por: autor, título, año o número de revista *
* Es válido cualquier término del nombre/apellido del autor, del título del artículo y del número de revista o año.

ANOTACIONES HISTORICAS SOBRE EL FLAGEOLET

VARELA DE VEGA, Juan Bautista

Publicado en el año 1982 en la Revista de Folklore número 24.

Esta visualización es solo del texto del artículo.
Puede descargarse el artículo completo en formato PDF desde la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Revista de Folklore número 24 en formato PDF >

Los últimos números de la revista están disponibles en el servidor de la Fundación Joaquín Díaz >


I.-Introducción.

El flageolet es un instrumento realmente antiguo, que aún se ve por algunos lugares.

En Galicia, concretamente en Lugo, se hacen flageolets por expertas manos artesanas y artistas, en el taller de instrumentos musicales de la Diputación Provincial.

Instrumento aerófono tubular, pertenece a la familia de las flautas de pico o aeroducto, normalmente de tamaño pequeño, si bien el flageolet inglés puede doblarle en longitud.

Existen además del flageolet simple, el doble y el triple.

La disposición de los orificios es muy similar a la de los "recorders" ingleses, cuya antigua denominación, "record" (gorjear), se les aplicó por comparación con el canto de un pájaro: instrumentos popularísimos durante los siglos XVI y XVII y que formaron parte de las .numerosas colecciones del rey Enrique VIII, rey instrumentalista y compositor .

El flageolet posee seis orificios, de los cuales dos figuran en la parte posterior del tubo y se obturan con los pulgares. Por su parte, el "recorder" tiene ocho orificios, seis para los tres dedos medios de cada mano, uno para el pulgar y el octavo para el meñique.

II.-Sinonimia.

Español: "Chirimía", "Flajeolet", "Flajolé".

Francés: "Flageolet", "Flajol", "Flajolet", "Flajolez", "Flute douce".

Inglés: "Flageolet", "Floyle".

Alemán: "Flageolett", "Flageolettöne", "Pikkeflöte", "Pikkolo".

Italiano: "Flauto piccolo", "Piccolo".

La palabra "flageolet", parece ser que se aplicaba en el medievo francés a ciertas flautas y en el siglo XIV, según Curt Sachs, fue citado y alabado el instrumento por el poeta Eustache Deschamps: "les doulx flajolez ressonans". Y parece ser también que el viejo nombre de "flageolet" es resucitado por un tal Juvigny, quien construyó en París, en 1581, una especie de "recorder" pequeño y estrecho, de seis orificios, cuatro anteriores y dos posteriores.

Este instrumento -dice Curt Sachs- es mencionado raras veces; pero, no obstante, la gran cantidad de ejemplares conservados en museos prueba su popularidad.

III.-Antecedentes y evolución.

Si queremos ver como claro precedente del flagolet el "recorder" inglés, entonces el primer vestigio lo encontramos en una miniatura francesa del siglo XI.

A comienzos del siglo XVI, en 1511, se publica en Basilea (Suiza) una de las obras de organología musical más antigua y valiosa que se conoce, con el título de "Música getutscht und ausgezogen durch Sebastianum Virdung, Priester von Amberg, und alles Gesang aus den Notenin die Tabulaturen dieser benannten dreye Instrumente der Orgeln der Lauten und der Flöten transferieren zu lernen Kürzlich gemacht", del gran teórico y compositor alemán Sebastián Virdung, y en la que aparece un flageolet, con sus cuatro orificios anteriores. Y Marin Mersenne, en su "Harmonie universelle" (1636-37) incluye una gavota para cuatro flageolets.

En los siglos XVII y XVIII, grandes compositores, como Daniel Purcell, hermano del genio de la música inglesa Henry Purcell, Telemann, Juan Sebastián Bach, Händel, Mattheson, Gluck y Mozart, incluyeron el flageolet en algunas de sus obras. Así, Händel en su oratorio estrenado en Londres en 1720, "Acis y Galatea", escrito para el conde de Carnarvon y duque Chandos, James Brydges, a cuyo servicio se encontraba, expresa en la partitura "flauto piccolo", o -según el eminente musicólogo inglés Percy Alfred Scholes- un "recorder sopranino", afinado una octava más alta que el tiple, o quizá usara el flageolet, pues si Händel hubiera querido decir "piccolo" (flautín), tal como ahora lo entendemos -añade Scholes-, hubiera expresado "traversa piccola". Por cierto, al "sopranino recorder", afinado en Fa, se le conoce también por "flaute piccolo" de Händel.

Händel, no sólo asimiló la música y diversidad de estilos de los grandes compositores anteriores y contemporáneos, desde su infancia en Halle, sino asimismo la música popular y en especial la campesina. No es de extrañar, pues, la utilización de instrumentos eminentemente populares en sus obras (1).

Mozart introduce el flageolet en su ópera "El rapto en el serrallo", estrenada ahora hizo doscientos años (16 de julio de 1782), en el "Burgertheater" de Viena.

Modernamente, lo empleó el ilustre y célebre compositor inglés sir Arthur Sullivan, el precoz y brillante discípulo de Sterndale Bennett y Gross, en la Real Academia de Música de Londres, "Beca Mendelsshon", y en Lepzig, de Hauptmann, Moscheles y Richter; gran creador de la opereta inglesa, que le hizo famoso en el mundo, junto al nombre de un libretista genial, Gilbert. De esta insuperable alianza nació en 1877 la ópera cómica titulada "The Sorcerer" ("El Mago"), en la que Sullivan introduce precisamente el rústico flageolet, pero también instrumento de la burguesía y de la alta sociedad ya desde antiguo, e instrumento de los aficionados a la música, y que en Inglaterra parece ser que desapareció con las "quadrille bands" de la época victoriana.

Sullivan lo utiliza en la obra no como un instrumento más de la orquesta, sino como recurso escénico, para que el personaje del "Vicario" pudiera tocarlo en la representación.

En 1750, el flageolet sufre una importante innovación técnica, al reemplazar su embocadura por un canuto de hueso que conduce a una cámara combada dotada de una pequeña esponja para absorber la saliva.

A comienzos del XIX, en 1803, William Bainbridge (Londres) acopla unas llaves a los orificios del flageolet, perfeccionando con ello notablemente la técnica del instrumento. Otra reforma similar efectúa Andrew Kaufman, en 1807.

El flageolet doble se hace realidad en 1806, mediante una patente de Thomas Scott, de Londres, con siete y cinco orificios en sendos tubos.

William Bainbridge patenta el flageolet triple y en 1819 un nuevo modelo de doble. El primero, con cinco orificios, cuatro llaves y obturador para el tubo derecho, y siete orificios, cuatro llaves, para el tubo izquierdo, y cuatro llaves más y obturador en el tercer tubo; el segundo, tres y cuatro, cinco y cinco.

El sistema "Boehm", sistema de llaves ideado por el flautista muniqués Theobald Boehm para la flauta, aplicado también al oboe y al clarinete, es ideal para los pasajes cromáticos, por lo que se ha hecho universal. Un modelo de flageolet francés (cuatro orificios anteriores, dos posteriores) adoptó el sistema dicho, por lo que puede hablarse de "flageolet Boehm".

Conjuntos de flageolets y solistas del instrumento pusieron ambiente popular en los tradicionales "Promenade Concerts" londinenses del "Crystal Palace" y del "Queen's Hall". En el primero venían celebrándose desde 1858 (hasta 1901) los conciertos populares o "Pops Concerts" todos los lunes y sábados desde 1861. En el segundo lugar, los conciertos clásicos Comenzaron en 1895, cuarenta años después que los clásicos del "Crystal Palace". Nombres ilustres de la dirección estuvieron ligados a estos "Concerts", como August Manns, Robert Newman y sir Henry Wood.

BIBLIOGRAFIA CONSULTADA

BRAGARD, R., DE HEN, F. J.: Les instruments de Musique dans l'Art et l'Histoire. Albert de Visscher Editeur. Compagnie Belge d'Editions S.P.R.L. Rhode-St-Genèse (Belgique), 1967.

MONTAGU, Jeremy: The World of Medieval and Renaissance Musical Instruments. David and Charles. Newton Abbot London. 1980 (Tercera edición).

MONTAGU, Jeremy: The World of Baroque and Classical Musical Instruments. David and Charles. Newton Abbot London, 1979.

MONTAGU, Jeremy: The World of Romantic and Modern Musical Instruments. David and Charles. Newton Abbot London, 1981.

MUNROW, David: Instruments of the Middle Ages and Renaissance. Oxford University Press. London, 1976.

MUSICAL INSTRUMENTS OF THE WORLD. Paddington Press. London, 1976.

ROLLAND, Romain: Haendel. Editorial de Grandes Biografías. Buenos Aires, 1944.

SACHS, Curt: Historia Universal de los Instrumentos Musicales. Ediciones Cenrurión. Buenos Aires, 1947.

SCHOLES, Percy A. : Diccionario Oxford de la Música. Editorial Sudamericana. Buenos Aires, 1964.

____________
(1) "Acis y Galatea" se halla en el 1er. año, t. 3, de la gran edición "Deutsche Händel Gesellschaft" (Breitkopf und Haertel, Leipzig). De esta obra, Händel dio otra versión en 1733 y Mozart la reorquestaría en Viena, en 1789, para el barón van Swieten.