Si desea contactar con la Revista de Foklore puede hacerlo desde la sección de contacto de la Fundación Joaquín Díaz >

Búsqueda por: autor, título, año o número de revista *
* Es válido cualquier término del nombre/apellido del autor, del título del artículo y del número de revista o año.

EXPRESIONES COLOQUIALES DE TIERRA DE CAMPOS

PANIZO RODRIGUEZ, Juliana

Publicado en el año 2003 en la Revista de Folklore número 275.

Esta visualización es solo del texto del artículo.
Puede descargarse el artículo completo en formato PDF desde la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Revista de Folklore número 275 en formato PDF >

Los últimos números de la revista están disponibles en el servidor de la Fundación Joaquín Díaz >


Dentro del amplio abanico de expresiones coloquiales, incluiremos aquí los dichos, modismos, comparaciones y locuciones. Dichos términos han sido recopilados en las provincias de Valladolid y Zamora.

Parecer el abanico de la tonta: ser utilizada una persona por las demás para su propio provecho.

Es como una abeja: dícese de la persona trabajadora.

Abrasarse vivo: quemarse a causa del calor.

Ablandar el corazón: tener compasión de una persona.

Abrir el día: cesar la lluvia.

Obrigada: lugar donde no sopla el aire.

Estar acelerado: encontrarse muy nervioso.

Tener quince abriles: se emplea para denominar a las adolescentes.

No tener abuela: frase con la que se critica al que se alaba a si mismo.

El tío camuñas, la concuerna: expresiones que se utilizan para que los niños tengan miedo.

Estar con la soga al cuello: encontrarse en una situación difícil.

Ser agua pasada: haber ocurrido ya.

Echado para adelante: dícese de la persona que camina muy tiesa y es orgullosa.

Sacar agua de una peña o de una piedra: ser muy hábil.

Más claro agua: frase interjectiva utilizada para indicar que son suficientes las explicaciones dadas.

Te vas a acordar de mi todos los días de tu vida: frase con la que se amenaza.

Decirlo por activa, pasiva y perifrástica: de todas las maneras.

Estar echo un Adán: estar mal vestido y desaseado.

Estar echo un adefesio, vaya un telar: tener apariencia extravagante.

Estar en la trena: encontrarse en la cárcel.

Llevar en andas o en volandas a alguien: contribuir al buen éxito de alguien.

Tener mucho ángel: poseer cara de bondad.

Como anillo al dedo: oportunamente, adecuadamente.

¡Ángela Maria!: expresión con la que se aprueba alguna cosa o que causa extrañeza lo que se oye.

Caérsele los anillos: sentirse humillado respecto a su situación social.

Ser un animal de bellota: se emplea como insulto y se refiere al cerdo.

Ansia: insulto dirigido a la persona avariciosa.

Estar con la antena puesta: escuchar lo que dicen otros.

Chapado a la antigua: tener costumbres primitivas.

Caer en el anzuelo: caer en el engaño que tienden a uno.

Ser del año catapún, ser del año de la polca, ser del año que reinó carralo: dícese de lo que es muy antiguo.

Estar de buen año: grueso.

Botarate: persona inquieta.

Sisar: robar pequeñas cantidades de dinero.

A mata cuchillo: no haber entre ellos relaciones sociales.

Ensoñar la tarde: sustituir una tarea por otra a media tarde.

Ir para el otro barrio: fallecer.

Estar aserillada: tener mucha sed.

Mandarle callarlo: expresión de lamento.

Se le arregló pronto: falleció repentinamente.

Comerse las lenguas: hablar varias personas a la vez.

De las inacias: respuesta a muchas gracias.

Estar apañado: estar ilusoriamente confiado respecto a una cosa.

Tener un apaño: mantener relaciones amorosas no lícitas. Mueble de madera que sirve para aguantar los platos y las tazas.

A aprender se va a la escuela, cortapicos y callares y lengua de preguntadora: contestaciones que se dan a quienes preguntan algo que no queremos decirles.

Escribir en arameo: escribir con letra ininteligible.

Estar con el alma en un hilo: estar agitado por temor a un grave riesgo.

No tener alma: carecer de sentimientos.

Llevar a uno en el alma: quererle excesivamente.

Me duele el alma: experimentar un dolor físico grande.

No haber ni un alma: carecer de personal un lugar.

Partir el alma: sufrir una gran aflicción.

Consultar con la almohada: meditar algo durante un tiempo para que la decisión sea adecuada.

Llevar al altar a una persona: contraer matrimonio con ella.

Poner a una persona en el altar: elogiarla excesivamente.

El alucinante: sobresalir por algo.

A ningún tonto amarga un dulce: significa que a todos nos agrada que nos regalen algo.

Amargar y no dar: amenazar, pero no realizarlo.

Amarrados: agarrados fuertemente, los enamorados.

Decir a todo amén: responder afirmativamente.

En un santiamén, en un periquete, en menos que se santigua un cura loco: hacer algo en poco tiempo.

Romper las amistades: enfadarse con los amigos.

Levantar ampollas: causar disgusto.

Quedarse tan ancho como largo, quedarse a gusto: ser indiferente a algo.

Llamarse a andana: desentenderse de un asunto, no cumplir lo prometido.

Doña angustias: dícese de la persona que sufre por cualquier insignificancia.

Andar a la greña: tirarse del pelo las mujeres cuando riñen.

Andar a la caza de grillos: no hacer nada de provecho.

Andar a tres menos cuartillo: carecer de dinero.

Andar a la caza de moscas: malgastar el tiempo.

Andar a la que salta: aprovechar cualquier ocasión favorable que se presenta.

¡Vamos, anda!: forma exclamativa que indica incredulidad.

Y los que anduvo a gatas: forma irónica de afirmar que una persona tiene más años de los que dicen.

Bautizar: echar agua en el vino o licor en una tarta.

Acostarse a la hora de las gallinas: irse a la cama hacia las siete de la tarde.

Tapar agujeros: solucionar los problemas económicos más prioritarios.

¡Ajo y agua!: expresión por la que se recomienda paciencia y resignación.

Echar sapos y culebras: decir palabras malsonantes.

Estar en el ajo: encontrarse en un acontecimiento generalmente desagradable.

Más tieso que un ajo: dícese del que anda muy derecho.

Cortarle las alas a uno: desanimarle cuando intenta realizar algo importante.

Haber un agujero: haber una perdida de dinero importante.

Mantenerse del aire: vivir sin recursos económicos.

Mudarse el aire: cambiar de opinión.

Estar en el aire: encontrarse preocupado porque puede ocurrir un acontecimiento desagradable.

Ajilimojili: salsa que sirve para condimentar los alimentos.

Cogerlas en el aire: decir muchas mentiras.

Estar in albis: no entender algo.

Estar al alcance de la mano: estar cerca una cosa.

Tener buenas aldabas: tener muchas influencias.

Cogido con alfileres: dícese de todo lo que ofrece poca consistencia o firmeza.

Sacar los pies de las alforjas: comportarse de forma inadecuada.

Criado entre algodones: estar criado con cariño y delicadeza.

Ser alguien: tener posición o importancia social.

¡Buena alhaja!: persona pícara y traviesa.

De alivio: vestir de blanco y negro.

Tener cara de aleluyas: dícese de la persona alegre.

Creerse alguien: alardear de importancia, fatuamente.

Sin aliento: caminar muy fatigado.

Andar de la ceca a la meca: ir de un lugar a otro incansablemente.

Abrir el alma a otro: sincerarse con él.

Alma mater: persona bienhechora.

Morir hasta el apuntador: dícese de las obras teatrales y de cine en las que mueren la mayoría de sus personajes.

Armarla gorda: promover un alboroto.

Está que arde: dícese de la persona que está muy enfadada.

Entrar por el aro: realizar lo que uno no quería.

Querer una arroba: expresión infantil, equivalente a querer mucho.

Atropón: dícese de la persona que miente.

Como por arte de birlibirloque: dícese cuando se hace una cosa por medios extraordinarios.

¡Que si quieres arroz Catalina!: modo de rechazar una pretensión.

Arrimar el ascua a su sardina: aprovechar la ocasión favorable que se le ofrece.

¡Que atabales traes!: ser conocida por su mala vestimenta.

Estar teniendo la pared: permanecer un rato arrimado a la pared.

Tener el arroz: estar en la época fértil la mujer.

Ser un as: dícese de la persona que sobresale en su profesión.

Ir por el atajo: significa caminar por el sendero más corto.

Tener atravesada a una persona: carecer de afecto o simpatía hacia ella.

Sacarle por la pinta: averiguar de que familia procede una persona por su aspecto físico.

Ser de abrigo y bufanda, ser de mala condición: ser violento y desagradable.

Estar hecho un azacán: estar muy ocupado en sus negocios.

Ser de la acera de enfrente: dícese de la persona con tendencias homosexuales.

Babas de buey: especie de hilos que se unen en los caminos y son señal de lluvia.

Caérsele la baba: sentirse orgulloso de algo realizado por sus familiares.

Ir de babatel: se dice cuando se va a un convite.

Estar en Babia, estar en la luna de Valencia, estar pensando en las musarañas: significan estar distraído.

Hasta que Juan baje el dedo: nunca.

Cortar el bacalao: ser el que manda o dispone un asunto.

Ser un bala, ser un tarambana, tocarle bailar con la más fea: corresponderle el asunto más difícil.

Dar un bajón: sufrir un retroceso durante una enfermedad.

En balde: en vano.

Zurrar la badana: maltratar a las personas.

Tener el baile de San Vito: moverse mucho.

Que me quiten lo bailao: denota indiferencia por un hecho realizado que merece la desaprobación del público.

Bailar el agua, dorar la píldora, hacer la rosca, hacer la pelota: significan adular a una persona.