Si desea contactar con la Revista de Foklore puede hacerlo desde la sección de contacto de la Fundación Joaquín Díaz >

Búsqueda por: autor, título, año o número de revista *
* Es válido cualquier término del nombre/apellido del autor, del título del artículo y del número de revista o año.

Editorial

DIAZ GONZALEZ, Joaquín

Publicado en el año 2004 en la Revista de Folklore número 282.

Esta visualización es solo del texto del artículo.
Puede descargarse el artículo completo en formato PDF desde la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Revista de Folklore número 282 en formato PDF >

Los últimos números de la revista están disponibles en el servidor de la Fundación Joaquín Díaz >


Este año 2004 el ICOM, que es el organismo internacional que reúne a museos y gente relacionada con museos de todo el mundo, ha dedicado el año a la cultura inmaterial, que es todo aquel conocimiento que no se puede tocar y que se transmite por tradición oral (incluyendo todas las expresiones populares, más la mentalidad que las crea y muchas de las técnicas que la experiencia ha acumulado en la memoria del individuo y que no se han escrito nunca). También la UNESCO ha comenzado a dar algunos pasos en orden a inventariar y sentar jurisprudencia sobre ese material. Algunos expertos se asustan ya al considerar que los gobiernos que aniquilaron su patrimonio con políticas ambiguas o claramente desacertadas, puedan tener acceso también ahora a la mentalidad de la gente, que sería el último bastión a defender en el que estarían refugiadas la personalidad y el sentido común. Sobre el patrimonio material, lo que se puede ver o tocar, ya se puede hacer balance de la política de aquellos mismos gobiernos, siquiera ese balance suela ser más bien desastroso. Y eso invita a una reflexión acerca de la cultura contemporánea sobre cuyos defectos y virtudes incidió una y otra vez el pensador Italo Calvino: si algo caracteriza al ser humano de hoy –escribió– es el gesto de tirar cosas a la basura. En efecto, el individuo del siglo XX se ha pasado años tratando de renovarse y ha acabado con la sensación de haber perdido lo antiguo y no haber captado bien por qué otras cosas quería sustituirlo.