Si desea contactar con la Revista de Foklore puede hacerlo desde la sección de contacto de la Fundación Joaquín Díaz >

Búsqueda por: autor, título, año o número de revista *
* Es válido cualquier término del nombre/apellido del autor, del título del artículo y del número de revista o año.

EL EMPECINADO

ARRANZ GONZALEZ, Jesús

Publicado en el año 1983 en la Revista de Folklore número 26.

Esta visualización es solo del texto del artículo.
Puede descargarse el artículo completo en formato PDF desde la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Revista de Folklore número 26 en formato PDF >

Los últimos números de la revista están disponibles en el servidor de la Fundación Joaquín Díaz >


NACIMIENTO, AMBIENTACION HISTORICA Y MOTIVACIONES QUE LE IMPULSARON A LA GUERRILLA

El más famoso guerrillero de la Independencia Española contra los franceses, D. Juan Martín Díez, "El Empecinado", había nacido una mañana de septiembre en Castrillo de Duero, un pequeño pueblo vallisoletano que linda con las castellanas provincias de Segovia y Burgos.

Su nacimiento, en una época histórica de profundos cambios, es preludio de un alborear teñido de sangre y guerra.

Nacimiento:

En el mil y setecientos
y setenta y cinco años
del nacimiento de Cristo,
según cómputo cristiano;
tiempo de Razón y Luces,
de Despotismo Ilustrado,
albor de Revoluciones
y de engendros libertarios;
el día 2 de septiembre,
aún época de verano,
en un pueblo allende el Duero
nace un niño castellano.

Desde muy pequeño se dedica a las labores del campo, pues sus padres, Juan y Lucía, eran labradores.

El sobrenombre de "El Empecinado" le vendría después, cuando se traslada a vivir a Fuentecén (pueblo burgalés a dos leguas largas de Castrillo). La razón de este nombre o apodo tiene dos versiones: la más popular y en .la que coinciden todas las personas de alguna manera emparentadas todavía con el héroe, asegura que Juan Martín de pequeño gustaba de jugar en el arroyo Botijas, a la sazón con abundante pecina, y por la habitual forma de llegar el pequeño Juan lleno de pecina a casa. La otra versión, más fidedigna para los señores dedicados a confeccionar biografías ilustres en las enciclopedias, afirma que este sobrenombre se daba a todos los habitantes de Castrillo que se establecían en pueblos de la comarca. Aseguran los defensores de esta teoría que en Castrillo abundaban los zapateros y pegueros y de ahí el llamar "empecinados" a los habitantes de Castrillo que se avecindaban en otros pueblos comarcales. No en vano los pegueros y zapateros abundaban en Castrillo.

Lo que sí tenemos por cierto es que cuando acabó la Guerra de la Independencia y Fernando VII regresó a España,. el apodo de "Empecinado" fue confirmado en real cédula y creemos que es el único beneficio que la Corona concedió a "El Empecinado" por su abnegada labor durante la guerra.

Infancia:

y esta su costumbre
innata de jugar en agua y charcos
en el arroyo Botijas,
restregándose en el barro,
hará que se le conozca
y se le apode temprano
con un nombre que será
orgullo de castellanos.

Desde su primera infancia
entre pecina enfangado,
hará que Juan Martín lleve
de apodo "El Empecinado".

Sea como fuere, desde entonces el término "empecinado" designa a la persona que se empeña en conseguir una cosa de manera pertinaz, terca, obstinada.

De talante adusto y bravo, a los 16 años se escapa de casa para guerrear con las tropas hispanas que por entonces sostenían serios litigios con las vecinas fuerzas francesas en la que después será llamada Guerra del Rosellón. Juan Martín es reclamado por sus padres y vuelve a casa, pero a los 18 años se alista voluntario en Caballería para luchar en la Guerra del Rosellón, que poco después tendrá fin, y será licenciado.

Adolescencia y juventud:

Juan Martín se alista pronto,
a los diez y ocho años
voluntario al Regimiento
con los que van de a caballo.

Por su arrojo y su valor
desde el principio mostrados
le nombrará su ayudante
aquel general Ricardos.

El joven dragón se aburre
de su oficio descansado
y pide hacer la guerrilla
por su cuenta y su cuidado.

Con camaradas del Duero
forma una partida raudo
y opera por Cataluña
con el favor de su lado.

Su misión consistirá
en molestar al contrario,
sorprender destacamentos,
los convoyes destrozarlos.

Pero la paz se hace pronto
y los jóvenes soldados
volverán a sus hogares
siendo todos licenciados.

Después de estos acontecimientos Juan Martín se retira a su pueblo y se dedica a la labranza. Después casará con Catalina de la Fuente y se trasladará a vivir a Fuentecén. De labrador le sorprende la Guerra de la Independencia. De todos es sabido la fuerte oposición de Juan Martín a que los monarcas españoles abandonasen España para ir a Bayona a instancias de Napoleón...algo intuía "El Empecinado" de farsa en todos los planes galos para alejar a la Corona española del pueblo y de nuestro país. Sin embargo, cuando decide acometer a los franceses es cuando se publica la Constitución de Bayona con lo cual quedaba rey de España el intruso José, hermano de Napoleón y después de ser afrentada su madre en Castrillo por un sargento de dragones francés. Es entonces cuando Juan Martín se echa al campo con un paisano de Cuevas de Provanco -pueblo segoviano a poco más de una legua de Castrillo- y eleva un solemne juramento.

GUERRA DE LA INDEPENDENCIA

Juramento de "El Empecinado":

"Juro -con recia voz clama-
contra franceses luchar,
perseguirlos, saquearlos,
y a cuantos pueda matar
hasta que salgan de España
mi empeño no ha de cejar
mientras haya un solo galo
en el suelo nacional".

Juramento que le llevará a los más sublimes sacrificios

Con esta resolución sale al camino real (de Burgos a Madrid), cerca de Aranda de Duero, y se dedica a "cazar franceses":

"El hacha y la podadera
serán muy pronto cambiados
por el trabuco y el sable:
la guerra por el arado".

Tras las primeras capturas de convoyes forma una pequeña partida con guerrilleros vallisoletanos, segovianos y burgaleses, muchos de los cuales eran amigos, familiares o paisanos:

y así, con más de veinte hombres,
con parientes y paisanos,
para saberse más fuertes
y juntar brazo con brazo
van al camino real,
cabalgan hacia Milagros (1),
buscando a Mariano Fuentes,
a Pescador y otros cuantos
con los que hacer la guerrilla.

iGuerra al francés han jurado!
Ya son más de treinta y seis
los guerreros castellanos.

Los primeros convoyes franceses son apresados con éxito y muy pronto se extiende una tupida red de campesinos y guerrilleros que impiden que los convoyes franceses se muevan con agilidad y confianza. Es por esta razón, por lo que, cuando los galos, tras las primeras sorpresas y pérdidas de convoyes quieren enviar de forma segura vituallas, mensajes, suministros, dineros o carros con armas; para asegurar su traslado envían un nutrido grupo de caballería especializada, la "gendarmerie de l'armé", para no dejarse sorprender por los guerrilleros que aparecen por toda la geografía española.

____________

(I) Milagros: pueblo burgalés en el sur de esta provincia y en el camino real donde iniciaron numerosos asaltos los guerrilleros.