Si desea contactar con la Revista de Foklore puede hacerlo desde la sección de contacto de la Fundación Joaquín Díaz >

Búsqueda por: autor, título, año o número de revista *
* Es válido cualquier término del nombre/apellido del autor, del título del artículo y del número de revista o año.

Editorial

DIAZ GONZALEZ, Joaquín

Publicado en el año 1983 en la Revista de Folklore número 30.

Esta visualización es solo del texto del artículo.
Puede descargarse el artículo completo en formato PDF desde la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Revista de Folklore número 30 en formato PDF >

Los últimos números de la revista están disponibles en el servidor de la Fundación Joaquín Díaz >


Hablábamos en el pasado Editorial del deterioro ambiental al que se han visto abocados nuestros pueblos, por la desidia general. Dijimos que aún estábamos a tiempo de corregir, en parte, el yerro. Por fortuna pasaron ya a la historia las épocas aciagas en que se daba más valor a un comedor de Formica que a un antiguo mobiliario de tipo español o castellano. ¡Cuántos objetos habremos desechado por considerarlos inútiles, de los que se habrán aprovechado chamarilleros o anticuarios! No nos referimos a aperos o útiles de labranza que sólo tendrían cabida en un museo en estos momentos (como arados, trillos, yugos prensas, telares, etc.), sino a trajes, adornos, bordados, vasijas, cestos, molinillos, medidas de áridos o líquidos, botes, amuletos, medallas, relicarios, escapularios, juguetes, pinturas, grabados ,aleluyas y pliegos, instrumentos musicales, etc., etc. La lista sería interminable y más penosa cuanto más larga. ¿Por qué este desinterés -a veces vesania- hacia lo antiguo y tantas veces venerable? Dice el refrán que nunca es tarde si la dicha es buena, y, ¿qué dicha mejor que estar aún a tiempo de comprender y valorar en su justa medida la herencia de nuestros mayores? Ya que no está en nuestras manos reedificar castillos o iglesias que dejaron asolar nuestros antepasados, emprendamos la tarea de dar sentido a lo que todavía, por suerte, está al alcance de nuestra mano. Comencemos a reconstruir por la base.