Si desea contactar con la Revista de Foklore puede hacerlo desde la sección de contacto de la Fundación Joaquín Díaz >

Búsqueda por: autor, título, año o número de revista *
* Es válido cualquier término del nombre/apellido del autor, del título del artículo y del número de revista o año.

CANCIONES Y CUENTOS

DIAZ GONZALEZ, Joaquín

Publicado en el año 1983 en la Revista de Folklore número 31.

Esta visualización es solo del texto del artículo.
Puede descargarse el artículo completo en formato PDF desde la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Revista de Folklore número 31 en formato PDF >

Los últimos números de la revista están disponibles en el servidor de la Fundación Joaquín Díaz >


EL RELOJ DE LAS ANIMAS

Gran fiesta hay en el cielo
delante su Majestad,
y la Virgen del Consuelo
y la Santa Trinidad.

En el costado de Cristo
quisiera mi amor entrar,
a besar aquella sangre
para nunca más pecar.

En medio del paraíso
se oculta un árbol sin flor,
en cada ramita un ángel
y en el medio está el Señor.

Un alma le costó a Dios
padecer hasta morir,
para derramar su sangre,
sólo pecador por ti.

Si quieres fiel cristiano
alcanzar la salvación,
comulga los días de fiesta
con gran preparación.

El rosario rezarás
los días con gran fervor,
no gastes el tiempo ocioso
que es puerto de tentación.

Con las malas compañías
no tomes conversación,
si oyes algún pecado
no estés en tal perdición.

Trata de arrepentirte
y hacer buena confesión,
a todo mortal convidan
las ánimas en general,
del reloj que van a dar.

A la una un fuerte grito
que el corazón me devora.
¡No hay quien se acuerde de mí!
dice el ánima más sola.

A las dos entran las llamas.
Dicen con grandes lamentos:
testamentarios y amigos,
cumplir vuestro testamento.

A las tres un fuego vivo,
las ánimas nos avisan
para que las aliviemos
con oraciones y misas.

Ordeno, pues, a las cuatro
nuestras penas aquí dobles.
¿Cómo, pues, nos repartiste
esta limosna a los pobres?

San Jerónimo a las cinco,
llega a la puerta y las dice:
no traigo ningún consuelo,
pobrecitas infelices.

A las seis en general
un padrenuestro quisieran,
para que las aliviemos en
tan abundantes penas.

No nos echéis en olvido,
que el reloj marca las siete.
Darnos, pues, algún alivio,
mujer, hijos o parientes.

Si nos vierais padecer
a las ocho los tormentos,
la sangre del corazón
partiría los sentimientos.

La Virgen con nueve coros,
cuando dan las nueve llega,
y saca del purgatorio
las que han purgado sus penas.

La Virgen cuando se sube
a las diez, las que quedaron
por las que están en el mundo
al Señor le suplicamos.

Pecador las once son,
y en ellas contemplarás
que se ha de acabar el mundo
y como estamos te verás.

Ave María, a las doce
dicen con grande fervor,
por las que están en el mundo
diciendo aquí esta oración,
por vuestra preciosa sangre,
misericordia, Señor.

Oraciones recopiladas por Juliana Panizo Rodríguez de Trinidad Panizo, 78 años de edad, en Castroverde de Campos (Zamora).