Si desea contactar con la Revista de Foklore puede hacerlo desde la sección de contacto de la Fundación Joaquín Díaz >

Búsqueda por: autor, título, año o número de revista *
* Es válido cualquier término del nombre/apellido del autor, del título del artículo y del número de revista o año.

UN PROGRAMA DE LAS FIESTAS PATRONALES DE MARANCHÓN DEL AÑO 1928

LOPEZ DE LOS MOZOS, José Ramón

Publicado en el año 2006 en la Revista de Folklore número 303.

Esta visualización es solo del texto del artículo.
Puede descargarse el artículo completo en formato PDF desde la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Revista de Folklore número 303 en formato PDF >

Los últimos números de la revista están disponibles en el servidor de la Fundación Joaquín Díaz >


A veces, algunas “cosas” que aparentemente pueden pasarnos desapercibidas representan, o mejor dicho, sirven para analizar pautas de comportamiento de años pasados que, aunque quizá no muy alejados en el tiempo, no dejan de tener su interés cultural e incluso su aquel y su gracia.

Pero estas “cosas” a que nos hemos referido pueden ser muy diferentes. Una de ellas son los antiguos programas de fiestas. Programas que, en los pueblos que gozaron de una economía saneada, como es el caso de Maranchón (Guadalajara), se imprimieron “a todo color” y como ejemplo traemos a estas páginas una muestra correspondiente al año 1928. Han transcurrido por tanto 78 años desde que aquellas fiestas tuvieron lugar.

Lleva por título: “Maranchón 1928 / Fiestas en honor de Nuestra Sra. la Virgen de los Olmos”, en su portada que, a modo de cartel o cromo, representa a dos “bellas” señoritas empeinetadas y con mantón de manila, bajo una guirnalda de flores y ante un fondo de árboles y un carrusel, y que aparece firmado por J. Bertrand (o Beltrant) y que nos recuerda en parte a esa España “cañí” en que el mundo de lo festivo multicolor estaba representado por la mujer –por el ideal de mujer– andaluza y levantina.

En realidad el título del programa es mucho más extenso de los que se ha dicho: “GRANDES FIESTAS / RELIGIOSAS Y POPULARES / QUE EN HONOR DE / SU EXCELSA PATRONA / NUESTRA SEÑORA / DE LOS OLMOS / SE CELEBRARAN / EN LA VILLA / DE / MARANCHÓN / (GUADALAJARA) / EN LOS / Días 7, 8, 9 y 10 de Septiembre / del año 1928” y todo ello rodeado por una composición de tipo cuasi modernista a modo de sencillo marco.

“ATENCIÓN / Comestibles, Alpargatas. / Cordelería, Espartos. / Artículos para labrador. / Aguardientes y Licores / de las mejores marcas. / Vinos de cosecheros de Aragón y Valdepeñas. / Especialidad en Azúcares. / Cafés con regalos y Thes. / Expendeduría de Tabacos. / FEDERICO MERODIO FORTEA / HORNO, número 21 / –¿Por qué vende tanto Fe– / derico? / –Porque vende muy baratos todos los artículos…”.

Éste puede ser un claro exponente de la manera de ser anunciado en aquellas fechas. Las tiendas eran auténticos almacenes de todo tipo de géneros, los más variados, desde una aguja de coser, hasta unas abarcas, pasando por lo que se anuncia: vinos y licores, cafés y thes (véase la forma de escribirlo), y por supuesto, tabaco.

No se necesitó mucha imaginación a la hora de realizar el programa de actos. En general, éstos se realizaban para el común regocijo y apenas si variaban de un año para otro y cuando lo hacían era mínimamente.

El día 7, a las doce, comenzaba la fiesta con un repique general de campanas, con lo que se procedía a la inauguración oficial a cargo a la Banda Municipal que recorría las principales calles de la población.

Suponemos que después del mencionado recorrido –pues nada se dice al respecto– el personal se recogería en sus casas y daría parte de una comida que se nos antoja especial, y que seguiría con un animado mus o guiñote para hacer tiempo hasta las siete de la tarde en que se celebraban vísperas en el santuario de la Virgen (en Maranchón tanto mujeres como hombres, sea cual sea su condición económica, tienen una gran devoción a “su Virgen” y es raro ver, incluso actualmente, algún hombre en el bar mientras se celebra la misa en honor a la patrona, acudiendo incluso desde poblaciones relativamente alejadas: Barcelona, Valencia, Zaragoza, Madrid… y siendo muy generosas sus aportaciones económicas, tanto a la hora de pasar la bandeja, como a la hora de subastar las andas de la imagen al inicio de su procesión) y tras la cena acudir, a eso de las once a una, al baile público que se hacía en los entonces llamados Campos Elíseos.

Y a descansar hasta el día siguiente.

Día 8. A las siete de la mañana gran DIANA a cargo de la Banda Municipal (ojo al madrugón), para a las diez acudir, como es debido, a la “solemne función religiosa” –nuevamente en el santuario de la Virgen de los Olmos– en la que ocupará la “cátedra sagrada el elocuentísimo orador D. Domingo Blázquez Majarrés, Capellán del Colegio Prov. de las Mercedes y Predicador de S.M.”.

A las cinco de la tarde tenía lugar la corrida de novillos –toros que, en esta ocasión, como en casi todas las demás, eran lidiados, banderilleados y muertos a estoque –tres–, pertenecientes a la “acreditada ganadería” de don Heraclio Carreño, de Tavera de Arriba (Salamanca) y cuyos detalles iban en programa aparte.

Finalizaban los actos de ese día y según la hora de costumbre –de diez a una de la noche en el paseo de los Campos Elíseos– con el tradicional baile público y CINEMATÓGRAFO al aire libre (suponemos que por tales fechas y en aquel año –septiembre de 1928– los asistentes acudirían bien abrigados).

“LA / FÁBRICA / DE / BENIGNO BUENO GAITAN / Tejidos, nacionales y ex– / tranjeros, Comestibles, / Paquetería, Hierros co– / merciales, Batería de co– / cina, Muebles, Cordelería / y Calzado, Cristalería, / Loza, Porcelana y Curti– / dos, Camas doradas. / Artículos especiales para revendedores. / La casa más importante de la región. / PRECIO FIJO / MARANCHÓN”.

Éste es otro ejemplo de los grandilocuentes anuncios en que se ofrecía todo un extenso surtido de productos… Y tan importante era el comercio, conocido –por lo visto– en toda la región, que no necesitaba indicar dirección alguna.

Sigamos con el programa.

Nos habíamos quedado en el día 9 que, como el anterior, también comienza a las siete de la mañana con una GRAN DIANA y a las nueve, misa de requiem, esta vez en la iglesia parroquial, con sermón a cargo del mismo orador que lo hizo el día anterior.

Y a las cinco de la tarde, otra gran corrida de novillos –toros, tres, y por la misma cuadrilla. Y a las diez de la noche y hasta la una de la madrugada, nuevos bailes y proyecciones cinematográficas en el sitio acostumbrado.

El día 10 contiene alguna variación. A las siete de la mañana, diana; a las seis de la tarde, el baile; a las ocho de la noche, solemne SALVE de despedida a la Virgen y, a las once, nuevamente baile.

Manifestaciones sencillas del sentir popular en las que aparecen entremezclados tanto los actos religiosos como los profanos, como hasta hace bien pocos años ha venido ocurriendo de manera general.

Las variaciones, como se advirtió, son pocas. Y como siempre son las corridas de toros y los bailes públicos los que se llevan la palma del fervor festivo de la mayoría. Parece como si los actos estuviesen divididos en dos aspectos destinados uno de ellos a hombres y el otro a las mujeres, en exclusiva. Para los primeros, las corridas de toros y para las segundas, los actos religiosos: vísperas, función religiosa y despedida de la Virgen. Y, si acaso, puede añadirse alguna forma común para ambos: el baile y el cinematógrafo, al que también acudirían boquiabiertos los más pequeños.

El programa que comentamos consta de 27 páginas, en vertical, de 23 x 10 cm. y, curiosamente, en la página 6 aparece el cartel de las cuadrillas que actuaron los días 8 y 9: “Cuadrillas que actuarán los días 8 y 9 / Espadas / DANIEL OBÓN / y PACO CESTER / Sobresalientes DE espada, sin perjuicio de banderillear, / Francisco López, CHATILLO / y Matías ARISTOY. / Banderilleros: Jaime Val, MIAJICAS y Do– / mingo Ruiz, REVERTILLO.

/ En las corridas de toros, presidirá la Plaza la / AUTORIDAD CORRESPONDIENTE. / Amenizará ambos espectáculos la brillante ban– / da de música que dirige D. CLEMENTE BUENO; / tocando las más escogidas piezas de su repertorio. / Se observarán con todo rigor las disposiciones dictadas por la Autoridad para el régimen de las corridas de toros y novillos”.

Lo de la AUTORIDAD siempre se suele escribir con mayúsculas, excepto en la letra pequeña y, como es menester, las cosas que se hagan, habrán de hacerse ateniéndose a lo establecido por la Ley.

“Sastrería de Jerónimo Bueno García. Esmerada confección de trajes en general y gran especialidad en ropas talares. Barco, 12. Maranchón (Guadalajara)”.

Y también este otro:

“¿Quiere V. tener siempre buen humor? Beba VINOS y LICORES de la casa de Eusebio García. Calle de la Carretera, núm. 13”.

Ya hemos visto el programa, que es lo principal, y algún tipo de diferentes / semejantes anuncios comerciales.

Pero en un programa que se precie no debe faltar –ni antes ni hoy– algún que otro artículo o trabajo que dé a conocer a propios y extraños los valores culturales y tradicionales más importantes de la población en fiestas. Así sucedió en 1928.

Correspondió esta agradable tarea al maranchonero don Félix Tabernero y Sacristán, Doctor en Ciencias y Profesor de la Universidad de Sevilla, que escribió el trabajo titulado: “MARANCHÓN – SUS HABITANTES – SUS FIESTAS”, donde tras una breve introducción agradeciendo la inexcusable deferencia hacia el encargo, da unas pinceladas acerca de los valores más sobresalientes del pueblo de Maranchón y sus gentes: su elevación y clima en verano, que la convierten en una importante estación para el descanso veraniego, sus bellezas naturales y la Alameda, así como el, por entonces recientemente establecido, campo de aerostación, en la línea Madrid–Barcelona.

En lo que toca a sus habitantes, consecuentemente se hace referencia a su amplia cultura y a su laboriosidad, que en verano deja paso a unas actividades y en invierno a otras en busca de un sustento –en clara alusión al tráfico de ganado mular–. Y, para finalizar, con que sus fiestas “son algo majestuoso y sublime”, algo que quiere compararse con lo ciudadano, insistiéndose en que cuando se van acercando las fechas del 8 al 10 de septiembre no hay maranchonero, que por lejos que esté, no sienta nostalgia y acuda a las mismas, entre las que sobresalen los toros y las actuaciones de la Banda Municipal, “compuesta por más de 25 consumados artistas”, así como a los afamados bailes. Y en lo religioso la palabra de los mejores oradores del momento.

“ISIDORO GARCÍA TABERNERO / Compra y venta de pieles sin curtir. Venta de gasolina y aceites pesados. Hay automóvil de alquiler. Carretera, Núm. 19. Maranchón (Guadalajara)”

O este otro en la misma página:

“Ildefonso ATANCE CASTELLOTE. Casa de Huéspedes y Servicio de café. Calle del Arzobispo, N.º 3. Maranchón”.

Estamos en la página 11, donde termina el artículo mencionado de D. Félix Tabernero. Pero no queremos seguir adelante sin dejar nueva constancia de otros anuncios, quizá curiosos y llamativos en nuestros días:

“Venta de vinos al por mayor y al detall. ESTEBAN CENDEJAS. Plaza del Mercado, número 13. MARANCHÓN”.

“Parador de Juan Albacete. Carretera, número, 1. MARANCHÓN”.

“Servicio de café titulado FRONTÓN de PEDRO VILLAVIEJA GODEO. Carretera, 19. MARANCHÓN”.

“¿Quiere V. servirse bien? Visite la Peluquería Madrileña de Alejandro Bueno Hnos. Desinfección, prontitud y esmero. Calle del Barco, 12 (esquina al charco). Maranchón (Guadalajara)”.

Por desgracia el programa que consultamos para la realización de estas notas está falto de las hojas 13 a 16 y en ésta última finaliza un poema firmado por J. Albacete Fraile (Presidente de la “F.U.E.” y de la “A.E.M.” de Zaragoza). Pero aunque falten dichas páginas es posible todavía hacerse una idea de lo que tal composición reseña, mejor dicho, tales composiciones, puesto que de cuartetas se trata, de tipo satírico y burlón, alusivas a cierta persona de Maranchón:

Otro ciudadano
de esta “mi” villa,
es Tomasito Hernández
el “Zapatillas”.

Descansa los domingos
lunes y martes,
y el resto de semana
lo mismo que antes.

El hombre alegremente
trabaja en suela,
pues dice que su oficio
siempre consuela.

Aunque fabrica
buenos zapatos,
le duele la barriga
bastantes ratos.

Eres hombre simpático
flor de tu barrio,
no te molesten las bromas
del vecindario.

Una cosa le pido
a mi buen amigo,
que ruego me perdone
lo que le digo.

Las clásicas y tradicionales bromas versificadas que unos escribían a otros como se solía hacer en las fiestas de quintos, o en las cartas de candelas, a modo de sentencias sobre actuaciones de personas determinadas, actos juveniles, carnavaladas, etc.

“Tejidos. Confecciones. Perfumería. Antigua casa J. OTER. Ferretería. Comestibles. Muebles. Horno, Núms. 3 y 5. Maranchón”.

“Paquetería, mercería, quincalla y bisutería. Confitería y comestibles. Artículos para labrador. Alpargatas y cordelería. Sección completa de Loza y Cristal e infinidad de artículos. La casa preferida por el público, por la buena calidad de sus artículos. NO CONFUNDIRSE. Daniel Fernández, 15, Carretera, 15. Maranchón”.

Y desde aquí, página 9, hasta el final varios artículos y anuncios.

Comenzamos por una poesía “A Nuestra Virgen”, escrita por Álvaro BUENO, y compuesta por veintiuna estrofas, generalmente de ocho sílabas y cuatro versos.Un ejemplo:

Virgen de los Olmos, mía
Tu gracia, adornada y santa,
algo tiene en sí que encanta
que seduce y que extasía.

Si nos encuentras dudosos,
cercanos a la caída,
sea tu manto glorioso
quien nos levante en la vida.

Manto ese, cuyos colores
se muestran puros y bellos
y parece verse en ellos
retratarse dos amores.

El blanco, la pureza y la gloria; el amarillo trigueño, la alegría…

“La máquina SINGER para coser, es la alegría de todo hogar doméstico. No demore V. sus pedidos al agente de la Compañía en esta localidad SIMEON MARTINEZ. Grandes descuentos y facilidades de pago. Barco. Número 12. Maranchón”.

“Sastrería CENDEJAS. Horno, número 7. No compre V. ninguna prenda de vestir para caballero o niño, sin antes ver el inmenso surtido que presenta la sastrería de ISAAC CENDEJAS. Horno, número 7.– MARANCHÓN”.

Tienda de Comestibles de ANASTASIO FERNANDEZ. Calle de San Juan, número 6”.

“Gran H. Comercio. La Panificadora Moderna. MIGUEL BUENO. Recomendado para señores viajantes.

– Magnífico comedor para bodas.– Luz eléctrica y timbres en todas habitaciones.– Water clocs. Maranchón (Guadalajara)” (sic).

Este último no tiene desperdicio, dicho sea sin ánimo de risa, ya que en 1928 era raro encontrar un pueblo que en su fonda u hotel, si los había, tenía agua corriente para uso del retrete y luz eléctrica, con timbre incluido en cada habitación para llamar en caso de necesidad.

“Servicio de café y licores. Billares en el mismo local. ISAAC BUENO FORTEA. Calle de San Blas, núm. 2. MARANCHÓN”.

“El servicio mejor de transportes de MARANCHON a SALINAS, es el de JULIAN GARCIA. Se sirven a domicilio toda clase de mercancías con el mayor esmero y prontitud posible, respondiendo de toda clase de reclamaciones, faltas y averías, exceso de portes y almacenajes, a precios muy económicos. Calle del Olmo, Núm. 4. MARANCHÓN”.

A. RANZ DE MIGUEL, Secretario de Ayuntamiento, escribe el último artículo. Se titula “La tradición de un pueblo” y, en realidad, sólo se hacen algunas menciones a las verdaderas tradiciones de Maranchón. Está escrito con ese lenguaje propio de la época, quizá algo barroquizante y discursivo. Alusiones a los maranchoneros que acuden desde donde estén a rendir pleitesía a su Virgen de los Olmos, y quizá esta otra –más interesante y de mayor valor etnográfico, a nuestro entender, sobre el pasado festivo maranchonero – del

“…encierro de reses que para su conducción a la improvisada plaza, formaban una estrecha callejuela hombres, mujeres y niños, exhibiendo unos y otros las consabidas cayadas…”.

Finalizaremos con algunos anuncios más, que posiblemente harán las delicias de quienes ahora se anden por las ramas de los setenta y muchos años.

“Tienda de Comestibles. Vda. de Trifón Moreno. 8, calle Mayor, 8. Maranchón”.

“Peluquería Higiénica de Benedicto Aragonés. Practicante. Plaza del Mercado, núm. 12”.

“Gran Fábrica de Gaseosas y Agua de Seltz LA CAMELIA. LUIS VALERO MALLÉN. No dejen de visitar esta casa y refrescarán económicamente. Paseo de los Campos Elíseos. MARANCHÓN (Guadalajara)”.

Café de Isabel Bueno Castellote. Paseos de los Campos Elíseos, 1. MARANCHÓN”.

Y dos más: “La Constancia. Comercio de tejidos, paquetería, confecciones, curtidos y coloniales de JUAN FORTEA FRAILE. Calle Mayor, Núm. 22. MARANCHÓN. El comercio más importante de la región y el que mejor surtido presenta. Los cien mil compradores que diariamente visitan mi acreditado establecimiento, pregonan la bondad, duración y economía de los artículos arriba indicados. Crespones de seda y lanas, en diferentes clases y colores. Gran surtido en camisería para señora y caballero. Las mejores panas y paños para trajes de caballero, los vende esta casa”.

“Sandalio Arguedas Andrea. Automóvil alterno (días pares) de Maranchón a Salinas de Medinaceli. Salida de Maranchón, a las once horas. Llegada a Salinas de Medinaceli, a las doce horas. Salida de Salinas de Medinaceli, a las quince horas. Llegada a Maranchón, a las dieciséis horas. NOTA: Desde el día 10 al 15 de Septiembre, conviértese en diario este servicio”.

Se trata de un viaje de pocos kilómetros en el que se empleaba una hora, tanto para la ida como para la vuelta. Y se amplía a diario el servicio durante los días 10 al 15 de septiembre dado que era cuando terminaban las fiestas y las gentes volvían a sus residencias habituales mediante el tren, ya que la estación más cercana era, precisamente, la de Salinas de Medinaceli, en la raya con la provincia de Soria.

En Zaragoza, en los Talleres Editoriales del Heraldo de Aragón, se hizo este programa.

Hemos querido a lo largo de estas páginas dejar constancia de una forma de vivir y de sentir la fiesta, a través de unas sencillas manifestaciones, tanto civiles como religiosas, esperadas con ansiedad a lo largo de todo el año, especialmente por aquellos que se encontraban en la distancia, cumpliendo con su trabajo a fin de sacar adelante a su familia.

Quizá dentro de un tiempo no muy lejano prestemos más atención a estos programas que no dejan de constituir por si mismos una fuente de datos etnográficos.