Si desea contactar con la Revista de Foklore puede hacerlo desde la sección de contacto de la Fundación Joaquín Díaz >

Búsqueda por: autor, título, año o número de revista *
* Es válido cualquier término del nombre/apellido del autor, del título del artículo y del número de revista o año.

ORACIONES PARA EL DIA

MARTIN CEBRIAN, Modesto

Publicado en el año 1983 en la Revista de Folklore número 34.

Esta visualización es solo del texto del artículo.
Puede descargarse el artículo completo en formato PDF desde la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Revista de Folklore número 34 en formato PDF >

Los últimos números de la revista están disponibles en el servidor de la Fundación Joaquín Díaz >


Las oraciones que a continuación se dictan formaron y forman parte de la vida de unas personas que día tras día van esperando que la muerte les llame, sin miedo a enfrentarse a lo que saben tiene que ocurrir, y teniendo FE, ese paso en el vacío que a muchos nos falta. Una fe sin lucubraciones filosóficas, basada en la honradez de vida que en todo momento han intentado llevar.

En las cassettes grabadas al lado del humero, esperando poder conseguir algún romance o canción popular, encontrábamos algo más en la vida de estos hombres; un deseo de manifestar su existencia y dar respuesta, a su forma, del porqué de su vida, nos envolvía sin saber cómo ni por qué.

Mostramos a continuación un conjunto de oraciones que tal vez se encuentren en cualquier devocionario pero que sobre todo, como hemos dicho anteriormente, fueron y son parte, en muchos casos la más importante, en la vida de estas gentes. Gentes que van transmitiendo a sus hijos o nietos la costumbre aunque ésta se vaya o haya olvidado.

ORACIONES AL LEVANTARSE

* Nada más despertarse hacer la señal cruz y decir:

Jesús, José y María
os doy el corazón
y el alma mía.

* Después de vestido y arrodillado a los pies de la cama se dice:

Dios mio y Señor mío
en quien creo y espero
os adoro y os amo
con todo mi corazón.
Os doy gracias
por haberme creado,
redimido, hecho cristiano
y conservado en esta noche.
Os ofrezco en este día
mis pensamientos, palabras,
obras y trabajos.
Me pesa sí os he ofendido
pidiendo hagáis
no vuelva a ocurrir más. Amén.

Continuándose con esta oración a la Virgen:

Virgen y Madre de Dios
yo me entrego como hijo vuestro
y en honra y gloria de vuestra pureza
os ofrezco mi alma, cuerpo, potencias y sentidos
y os suplico me alcancéis la gracia
de no cometer jamás pecado alguno. Amén.

Se seguirá con una invocación al Angel de la Guarda:

Angel santo,
bajo cuya tutela y custodia
Dios me ha colocado.
En este día iluminadme,
defendedme, regidme
y gobernadme. Amén.

A LA HORA DE COMER

* Antes de comer se dirá:

Bendice Señor estos alimentos
que por tu bondad vamos a tomar
y haz que sirvan para mantenernos
en vuestro santo servicio. Amén.

* Después de comer se dirá:

Te damos gracias Señor
por los alimentos que hemos tomado
y haz que sirvan para provecho y honra tuya. Amén.

A LA HORA DEL TRABAJO

*Al comenzar el trabajo se dirá:

Os ofrezco Señor mío mi trabajo,
echad vuestra bendición sobre él
para que bien sirva a los demás. Amén.

*Durante el trabajo se dirá:

Dadme paciencia, Dios mío,
para que este trabajo que me aflige
sirva para perdonar mis pecados.
Que todo sea por Ti, Señor,
y para mayor gloria Tuya. Amén.

AL DAR EL RELOJ LAS HORAS EN PUNTO

Os ofrezco, Dios mío,
todos los instantes de esta hora
y concededme que los emplee
en cumplir vuestra santa voluntad. Amén.

CUANDO LE VIENE ALGUNA TENTACION

* Después de santiguarse se dirá:

Señor, dadme gracia
para no ofenderos jamás. Amén.

CUANDO SE HA CAIDO EN PECADO

Misericordia, Dios mío;
me pesa de todo corazón de haberos ofendido,
por ser Vos quien sois, bondad infinita,
y porque os amo sobre todas las cosas;
pésame mi buen Jesús, de haber pecado,
y con vuestra gracia propongo
morir mil veces antes que ofenderos. Amén.

AL TOQUE DE ORACION

-El Angel del Señor anunció a María

-Y concibió por obra del Espíritu Santo
(se reza el Ave María)

-He aquí la esclava del Señor

-Hágase en mi según tu palabra
(se reza el Ave María)

-El Hijo de Dios se hizo hombre

-Y habitó entre nosotros
(se reza el Ave María)

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.

Por los siglos de los siglos. Amén.

Bendito y alabado
sea el santísimo Sacramento del altar,
y la purísima e inmaculada Concepción
de María Santísima, Madre y Señora nuestra,
concebida sin mancha de pecado original
en el primer instante de su ser. Amén.

AL VESTIRSE O DESNUDARSE

Bendito y alabado
sea el Santísimo Sacramento del altar
la pura concepción de María Santísima
Madre de Dios y Señora Nuestra
concebida sin mancha
del pecado original
desde el primer instante
de su ser natural. Amén Jesús.

AL ACOSTARSE

* Se comienza con la siguiente oración:

Con Dios me acuesto
con Dios me levanto
de las gracias y dones
del Espíritu Santo
Dios delante, yo detrás.
Dios y Jesús de mi vida,
que en la cruz estás por mí
en la hora de la muerte
Señor acordaros de mí.
Cuatro cantones
tiene mi cama
cuatro ángeles la acompañan
San Juan, San Lucas,
San Pedro y San Gregorio
y el Señor mío Jesucristo en el medio.
Amén.

* Se puede continuar con la siguiente oración:

Tendido al verme sospecho
que está mi muerte cercana
¿me levantaré mañana?
¿será mi tumba este lecho?
Señor, ten siempre mi pecho
lleno de tu amor, de suerte
que no me asuste la muerte
y venga cuando Tú dispongas
con tal que al morir me pongas
donde pueda amarte y verte. Amén.

* Se puede seguir con la oración:

Jesucristo iba de caza
a cazar como solía
se ha encontrado con un rico
rico de mala "ancolía"
le pregunta si había Dios
que dijo que no le había.
Mira hombre lo que dices
que hay Dios y Santa María
que te puede dar la muerte
y también dar la vida.
Ha llegado aquél triste
a dormir detrás de una cortina
ha llegado la muerte a su lado
para hacerle compañía.
Dejadme muerte, dejadme,
dejad me tan sólo un día.
Me enmendaré mis pecados
de este alma mía.
Dijo la muerte: no quiero
que aquí mí Dios me envía
que te lleve a los infiernos
donde tú nunca saldrías.

* Se continuará con:

¡Oh! sepultura de muertos
qué olvidada te tenemos
tantos hombres y mujeres
se acuestan sanos y buenos
a la mañana amanecen
algunos muertos.
Señor, Señor,
que no sea yo uno de ellos,
que me dejes confesar
y recibir el Santísimo Sacramento. Amén.

* Se puede seguir con:

A acostarme voy
no sé si amaneceré
con Dios confieso y comulgo
y creo en su Santa Fe.

* Puede acabarse con:

Jesucristo guarde mi cuerpo,
Jesucristo guarde mi alma,
Jesucristo guarde mi cama. Amén.

PARA DECIR TODOS LOS VIERNES DEL AÑO

Por el rastro de la sangre
que Jesús va derramando
camina la Virgen María
en busca de su hijo amado.
A las tres leguas que anduvo
a una mujer ha encontrado:
-Dime cristiana mujer
si a Jesús has encontrado.
-Si, señora, le he encontrado
muy rendido y fatigado.
Una cruz lleva en sus hombros
de madera muy pesada.
Una soga en su garganta
que por ella van tirando.
Entre judías y judíos
va muy mal acompañado.
-Andemos, señora, andemos
hasta llegar al calvario,
por muy pronto que lleguemos
ya le habrán crucificado.
Ya le ponen la corona
ya le remachan los clavos
ya le dan la estocada
en su divino costado.
La sangre que derramaba
caía en un cáliz sagrado
el cáliz era de plata,
de plata sobredorada,
el hombre que la bebiera
seria bienaventurado
en este mundo será rey
y en el otro coronado.
El que esta oración
dijera todos los viernes del año
sacará un alma en pena
y la suya de pecado.
El que la oye y no la aprende
Jesucristo le reprende.
El que la sabe y no la dice
Jesucristo le maldice.
El día del juicio final
ya verá lo que le sucede. Amén.
____________
(I) Fueron recogidas estas oraciones en Villabrágima, de las siguientes personas: Agustina Gil (q. e. p. d.), Froilana Calvo y Gabina Cebrián.